Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 29 Marzo 2022

Sergio Fajardo exageró la cantidad de jóvenes desempleados en Colombia

Por Alexander Campos Sandoval

En un debate presidencial emitido por radio, el candidato presidencial de la coalición Centro Esperanza habló del desempleo juvenil en el país, ofreciendo una proporción de individuos y empleos que, según la información oficial, es errónea.

En el debate presidencial organizado por Prisa Media, emitido el pasado 27 de enero, varias intervenciones de Sergio Fajardo estuvieron centradas en los problemas que enfrenta el país en materia de empleo. Una de ellas incluyó el siguiente dato: “En Colombia, 1 de cada 3 jóvenes está desempleado”. 

Según Adrián Garlati, director del programa de economía de la Universidad Javeriana, el desempleo juvenil es un tema crucial en materia de política pública, en tanto permite tomar el pulso a los niveles de equidad social del país, así como de la composición del sector productivo y de las necesidades en términos de educación.

“El factor más importante a tener en cuenta es qué tan difícil le resulta a un joven insertarse en el mercado laboral, en relación con su falta de experiencia y su falta de capital social o contactos. ¿Cómo responde el Estado a ese posible desequilibrio?”, pregunta el académico.

Adelantamos una búsqueda en Google para cerciorarnos de que el dato de su afirmación estuviese publicado en algún informe. El artículo más reciente pertenece a un medio digital y data de julio del año pasado. Habla de “1 de cada 4 jóvenes”, lo que estadísticamente representa una amplia diferencia con la cifra pronunciada por Fajardo. Los datos provienen, según la nota de prensa, del informe mensual de mercado laboral publicado por el DANE.

De hecho, la información oficial en materia de empleo es la publicada por esta entidad, que mes a mes actualiza las cifras del mercado laboral en Colombia. Sus boletines desglosan los datos por regiones, períodos, géneros y grupos etáreos. Uno de los apartados se centra específicamente en la población joven, comprendida entre los 14 y los 28 años.

Para el momento del debate, los datos oficiales más recientes eran los publicados en diciembre de 2021, con información recopilada entre septiembre y noviembre del mismo año. Estos registraban una población joven desocupada de 1'293.000, más de la quinta parte de la población activa proyectada por la entidad en alrededor de 6'879.000 jóvenes, según el total nacional.

Con esa dimensión de la población activa, la tercera parte (con la que sería correcta la información afirmada por el candidato) sería de 2'293.000, un millón por encima de lo que arroja la estadística oficial de desempleados en el segmento.

También estaría errado el candidato si afirmara en ese momento que el desempleo juvenil afectaba a “1 de cada 4” e, incluso, sería un redondeo cuestionable si dijera “1 de cada 5” personas en ese grupo de la población. Esto porque, con base en los datos oficiales, la cuarta parte de la población activa sería 1'719.750 y la quinta parte sería exactamente 1'375.800.

Aparte del total de la población juvenil desempleada, el boletín ofrece también la tasa de desempleo juvenil. Esta cifra fue evaluada por el equipo de Paula Herrera-Idárraga, doctora en economía y profesora de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Javeriana.

El análisis de los datos del trimestre móvil septiembre - noviembre 2021, concluyó que al ser 18,8% la tasa nacional de desempleo juvenil, la relación fue de 2 desempleados por cada 11 jóvenes. Para las 23 ciudades y áreas metropolitanas, la tasa fue de 20,8%, 1 de cada 5 jóvenes. Por otra parte, para las mujeres en este mismo periodo, la tasa de desempleo juvenil fue más alta: 25,3%, que corresponde a 1 de cada 4 mujeres jóvenes.

Consultamos al candidato en busca del origen de la información que utilizó en su frase. Su campaña nos contestó con este boletín del DANE, asegurando que “el candidato hacía referencia a la población jóven que no estudia ni trabaja que, para el trimestre móvil noviembre 2021 - enero 2022 fue del 27,5%”. Sin embargo, esto no es posible, ya que esta información fue publicada el 11 de marzo, un mes y medio después de la afirmación de Sergio Fajardo.

El boletín técnico equivalente que estaba disponible al momento del debate, es este, publicado el 14 de enero y que corresponde al trimestre móvil septiembre - noviembre 2021. Para este período, la población de jóvenes que ni estudiaba ni trabajaba fue del 23,1%, que en la proporción planteada por Sergio Fajardo sería aproximadamente 1 de cada 4.

Sin embargo, el académico Adrián Garlati explica que hay un grave error conceptual al equiparar a la población desempleada con la que no estudia ni trabaja: “Los desempleados son personas que están buscando trabajo pero no lo encuentran. Otro grupo distinto son los inactivos: personas que por distintas razones no están buscando empleo. Una de esas razones es que están estudiando, por ejemplo. Por eso en el campo de los jóvenes, el segmento más preocupante es el de aquellos que no estudian ni trabajan, pero esos no son desempleados. Estamos hablando de grupos diferentes”.

Así pues, la cifra de Sergio Fajardo es exagerada y no cuenta con respaldo estadístico. Además, la aproximación que realizó utilizando el porcentaje de jóvenes que no estudian ni trabajan es conceptualmente errónea.  Por estos motivos la calificamos como falsa.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Jueves, 25 Julio 2019

El mayor desempleo se registra en ciudades sin fuerte migración venezolana

Por Sania Salazar

Las cifras del Dane, de Migración Colombia y un experto consultado respaldan la frase del exministro Juan Camilo Restrepo.

En entrevista con la periodista María Isabel Rueda en el periódico El Tiempo, el exministro y analista económico Juan Camilo Restrepo aseguró que “las cifras de los mayores desempleos se están registrando en las ciudades donde no llega la migración venezolana, mientras que ciudades como Cúcuta, por ejemplo, o Bucaramanga no son las más altas de desempleo en el país”.

Colombiacheck califica la información como verdadera, pues las fuentes consultadas ratifican lo que dijo el exministro.

Restrepo le dijo a Colombiacheck que se basó en las cifras del trimestre marzo-mayo que publicó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, que muestran que el desempleo más alto se está registrando en ciudades donde también hay migración venezolana, pero no son las más expuestas a esa migración.

Restrepo resaltó que las cifras del Dane lo que muestran es que las tasas más altas de informalidad están en las ciudades más expuestas a la migración venezolana, Cúcuta, Riohacha y Sincelejo, pero el desempleo formal se está registrando en ciudades a donde no llega tanto la población migrante.

“Claro que tiene un peso relativo importante (la migración), pero las cifras del Dane muestran que no se puede atribuir el desempleo solamente al fenómeno de la migración venezolana, esa migración está influyendo en la informalidad en las regiones fronterizas, pero hay un problema estructural de desempleo muy serio que trasciende el fenómeno venezolano”, puntualizó Restrepo.

Las cifras del Dane a las que se refiere Restrepo muestran que las ciudades que registraron mayores tasas de desempleo en el trimestre marzo-mayo de 2019 fueron Quibdó, Chocó (19,7 por ciento), Valledupar, Cesar  (16,7 por ciento), e Ibagué, Tolima (16,6 por ciento). Mientras que cifras de Migración Colombia indican que Bogotá, Norte de Santander, La Guajira, Atlántico y Antioquia son las regiones donde se han radicado un mayor número de venezolanos. Según la entidad, a 31 de marzo de 2019 había en el país 1’260.594 Venezolanos.

Cúcuta registró un desempleo del 15,5 por ciento y Bucaramanga del 10,6 por ciento.

Imagen Migración Colombia

El análisis “Elementos para una política pública frente a la crisis de Venezuela” publicado por Fedesarrollo en noviembre de 2018 señala que las seis ciudades que concentraban la mayor cantidad de migración proveniente de Venezuela eran, en su orden, Bogotá (15.6%), Barranquilla (8.6%), Cúcuta (6.1%), Medellín (4.1%), Cartagena (3.8%) y Cali (2.6%).

Lo anterior muestra que, efectivamente, las ciudades con mayor desempleo actualmente no coinciden con las ciudades donde se está concentrando la población venezolana.

Mario Zambrano, Coordinador de Cúcuta Cómo Vamos, le dijo a Colombiacheck que indiscutiblemente la migración venezolana tiene efectos en el mercado laboral, “pero no se puede decir que el aumento del desempleo en Cúcuta y su área metropolitana y en algunas otras ciudades de Colombia, pero hablo especialmente de la zona de frontera, se deba exclusivamente a la migración porque estaríamos haciendo un análisis equivocado. Antes de que se diera este proceso migratorio Cúcuta y su área metropolitana tenía tasas de desempleo por encima del promedio nacional, lo que quiere decir que el desempleo no es causa de la migración, la migración lo refuerza porque hay un aumento de la fuerza laboral”, indicó Zambrano.

Para el coordinador de Cúcuta Cómo Vamos la causa del desempleo tiene que ver con las estructuras económicas que existen dentro de la zona de frontera, especialmente en el caso de Cúcuta. “En municipios y ciudades como Cúcuta, que tienen un bajo nivel de industrialización y un tejido económico débil y con una dependencia en cierto momento fuerte del ciclo económico venezolano, se generaron unos niveles de dependencia y de vulnerabilidad frente a acontecimientos como los conflictos diplomáticos o conflictos de cierre de frontera”, elementos que hay que distinguir, resalta Zambrano.

Para él, el agravante es una alta tasa de informalidad que tiene la región antes de la migración, lo que tiene que ver con la calidad del empleo.

Finalmente, Zambrano aseguró que no se puede concluir a la ligera que sea la migración la que está afectando el desempleo en el país, pues aunque reconoce un impacto asegura que hay otros elementos como la política económica y laboral del país y características regionales que están incidiendo en las cifras, además del contexto internacional.