Pasar al contenido principal
Martes, 17 Julio 2018

¿Sin fracking el IVA subirá al 40%?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

En Twitter ha circulado una imagen que señala que, si no se explotan los yacimientos de petróleo no convencionales, los colombianos tendremos que pagar más impuestos para solventar el hueco fiscal. Información Falsa.

Pocas semanas después de que circularan por redes sociales unas fotografías que supuestamente mostraban el inicio del fracking en el lago de Tota (ver En el lago de Tota no se está haciendo fracking), una cuenta de Twitter comenzó a difundir una imagen que señalaba que, si se impedía la explotación de yacimientos de petróleo no convencionales, el IVA subiría al 40%.

Publicación falsa sobre subida de IVA sin fracking

La imagen no alcanzó a ser compartida de forma masiva, sin embargo, Colombiacheck decidió verificar la información por tratarse de un tema que preocupa a muchos.

Hablamos con varios expertos en temas tributarios y en política petrolera, quienes nos señalaron que todo lo que contiene el trino es falso.

“En primer lugar, la economía no está riesgo”, señala Nicolás Carrero, director de la firma de contadores y abogados Carrero y asociados, especializada en asuntos contables tributarios. “Sí tiene un hueco fiscal, producto de la caída de los precios del petróleo y del crecimiento que ha tenido el Estado en los últimos años”, explica.

Con la caída de los precios del petróleo, hace cuatro años, vino una reforma tributaria que aumentó algunos impuestos, como el impuesto a la riqueza y subió el IVA al 19%. Sin embargo, eso no quiere decir que si los precios vuelven a bajar o si se acaban las reservas de petróleo (que están para 5,7 años según el Ministerio de Minas), la única solución sería hacer fracking para evitar un nuevo aumento en los impuestos.

Óscar Vanegas, docente de la Universidad Industrial de Santander, experto en política petrolera, dice que la caída de los precios del petróleo afectó a Colombia porque la empresa que más ingresos genera producto de la extracción de hidrocarburos es Ecopetrol, con el 88% del total del recaudo. Si se caen los precios, Ecopetrol se ve afectada y es ahí donde está la pérdida de recursos para el Estado.

Pero, advierte Vanegas, este no es el caso para las multinacionales, porque estas no aportan prácticamente nada al presupuesto nacional, ya que están bajo un modelo de concesión que “consiste en que la participación para el país es cero”, dice Vanegas.

Antes de 2004, la explotación de hidrocarburos en Colombia funcionaba bajo contratos de asociación en los cuales las compañías y el Estado se repartían 50/50 las ganancias. Con la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), a través del decreto 1760 de 2003, se pasó al modelo de concesión.

Con ese cambio, “el State-take (la participación del país en esa renta) es muy bajo, porque lo único que recibimos son regalías”, sostiene Vanegas. Y las regalías hoy son apenas del 8%, de acuerdo con la ley 756 de 2002 (con el modelo de asociación, las regalías para el país eran del 15%).

Aunque la ley 756 establece, en su artículo 16, que Colombia puede recibir hasta el 25% en regalías, esto aplica solo para campos que produzcan más de 600.000 barriles diarios y, de acuerdo con el Ministerio de Minas, la producción actual total de Colombia está alrededor de los 865.000 barriles promedio día. Es decir, ningún campo petrolero llegará a los 600.000 barriles diarios con el modelo actual.

Pero, además de que el pago por regalías es mínimo, la misma ley establece que cuando se hace explotación de yacimientos no convencionales, como el fracking, se hace un descuento a las multinacionales del 40% en el pago de las regalías, lo que quiere decir que terminarían pagando apenas el 4,8%, en lugar del 8%. Y nada más, porque, nuevamente, la nación no tiene participación en la producción de ese petróleo.

De modo que, de acuerdo con Vanegas, en materia de política petrolera Colombia no pierde nada (pero tampoco gana nada) si no se hace fracking, porque son las multinacionales, y no Ecopetrol, quienes harían la explotación de yacimientos no convencionales. Esto porque los contratos, los bloques y los campos están entregados en concesión a estas compañías.

“Ecopetrol tenía seis bloques de explotación, pero ya devolvió cinco y solo se queda con Valle Medio Magdalena. Y en ese bloque, dado el caso, quien haría fracking sería la empresa socia de Ecopetrol: Occidental Petroleum”, afirma el profesor de la UIS.

Dependencia del petróleo

El petróleo sí sigue siendo un producto que genera altos recursos para el Estado. Según el Ministerio de Minas, en promedio, la renta petrolera (impuestos, regalías, dividendos) ha representado el 10% del presupuesto general de la Nación en los últimos ocho años.

Pero, tanto Vanegas como Luis Álvaro Pardo, investigador de Justicia Tributaria, sostienen que el país dejó de depender del petróleo hace tiempo por cuenta de dos factores: uno, el cambio al modelo de concesiones; y dos, la diversificación de la economía que generó la caída de los precios del petróleo de hace cuatro años.

Además porque, adicional a los porcentajes mínimos que entregan las multinacionales en regalías, el Estado colombiano les otorga todo tipo de exenciones tributarias que terminan por disminuir aún más las ganancias para el país por la explotación de hidrocarburos.

Solo por poner un ejemplo, una investigación realizada por Pardo y otros miembros de Justicia Tributaria, encontró que por cada peso que pagan estas compañías, el Estado les permite que deduzcan 10,80 pesos (esta investigación fue hecha con datos de 2015. La actualización con cifras de 2016 está por publicarse en el portal Justicia Tributaria, según la fuente). De modo que, nuevamente, que no se haga fracking no afecta en nada a la economía colombiana.

Y finalmente, según Carrero, es imposible siquiera pensar que, si existiese algún beneficio económico para el país con el fracking, el IVA subiría al 40% de no hacerlo. Esto porque ningún país del mundo tiene un IVA tan alto y ahora Colombia, como miembro de la OCDE, no podría subirlo a más del 20%, que es el promedio de la mayoría de países pertenecientes a esta organización.

Para Carrero es evidente que quienes hicieron la imagen usaron el Impuesto al Valor Agregado (IVA) por ser un tributo que “le pega a todo el mundo. La intención detrás es presionar para que se deje hacer fracking.”

Jueves, 08 Marzo 2018

No hay lapiceros borrables en las presidenciales

Por Sania Salazar

En la segunda vuelta volvió a circular la noticia falsa de que se usarán lapiceros borrables para hacer fraude. Un audio enviado por Whatsaap asegura que "van a legalizar los votos y borrar la mayoría de votos para un solo candidato". También circula un video de los supuestos lapiceros. Un video similar había circulado en las elecciones parlamentarias en marzo pasado.

Un video que circula por Whatsaap advierte que en los puestos de votación pondrán lapiceros con tinta que se borra al exponerla a una fuente de calor. “Llega un momento en el que uno no sabe qué es verdad, qué no es verdad”. Para saber qué tan cierto era, Colombiacheck averiguó en primer lugar si el dichoso lapicero existía. Lo encontró en una papelería de Bogotá y, efectivamente, la tinta se borra al exponerla al calor de un secador de pelo, tal como dice el video, o al del fuego.

Revisamos entonces el Proceso Número SA 009 de 2017 en el Secop I, por medio del que la Registraduría contrata el suministro de los kits electorales para las elecciones de Congreso y Presidencia, que se realizarán este año. Encontramos que en la página 36 del componente técnico del contrato aparece la solicitud de 395 mil “esferos de tinta morada” para los cubículos de votación. Pero en la página 46 del mismo documento se solicitan 40.200 marcadores borrables para kit didácticos. Por correo electrónico la Registraduría le aclaró a Colombiacheck que “los kit didácticos y marcadores borrables, son únicamente utilizados para y en las capacitaciones que se están brindando como apoyo a las personas de la entidad”.

Indagamos, también, los mecanismos de fraude que se conocen y el funcionamiento de las mesas de votación. Concluimos que, aunque existen los lapiceros borrables, este sería un mecanismo muy evidente y difícil de fraude, por lo que es poco probable que se use. ¡Mira el video para saber por qué!