Pasar al contenido principal
Viernes, 09 Agosto 2019

“¿Te pagan más o te pagan menos?”: Comparación de precio del dólar entre 2009 y 2019 es incorrecto

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Un trino compara el salario mínimo de 2009 y de 2019 en relación al precio del dólar para cada momento. Sin embargo, no tiene en cuenta la inflación ni los productos importados de la canasta familiar.

El pasado 6 de agosto, una tuitera publicó un trino para criticar la economía naranja y el eslogan (mal reseñado) “El futuro es de todos”; banderas del gobierno del Presidente de Colombia, Iván Duque. El trino decía: 

“Dólar 2009 $1.911 vs Dólar 2019 $3.460

Salario mínimo año 2009 = $497.000 / $1.911 = 260 Dólares

Salario mínimo año 2019 = $828.000 / $3.460 = 239 Dólares

¿te pagan mas o te pagan menos?

¡Ahí tienen su economía naranja y un país mejor para todos!”.

Efectivamente el precio del dólar estuvo en algún momento del año 2009 en 1.911 pesos, como se puede ver en esta tabla del Banco de la República.

Asimismo, el precio del dólar para el pasado 6 de agosto alcanzó los 3.459,47 pesos, como muestra esta otra tabla de la misma entidad.

Es cierto, además, que el salario mínimo de 2009 estuvo en 497.000 pesos; y que el salario mínimo actual es de 828.116 pesos. Todos estos valores reseñados en el trino son correctos.

Lo que no es correcto, sin embargo, es la comparación que hace al enfrentar el salario mínimo de 2009 convertido a dólares, con el de 2019 para decir que actualmente los colombianos ganan menos.

De acuerdo con Diego Guevara, docente de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional, quien dice que los salarios no pueden compararse en dólares, a menos que sean dólares PPA (paridad del poder adquisitivo).

Juan David Arias, analista de mercado de capitales, afirma, además, que la comparación hecha por la tuitera no tiene en cuenta tres elementos fundamentales. 

  1. El PPA, mencionado por Guevara, es decir, el poder adquisitivo relativo frente a las otras monedas.

  2. La inflación, que cambia anualmente. 

  3. Y la canasta familiar, que se ve afectada por el PPA dado que esta varía y los productos importados han cambiado a través de los años.

Pero además, el trino ignora que la devaluación de la moneda no se da solo por factores internos (como el gobierno de Duque, como ella señala), sino también por factores externos. Y para el segundo punto, la caída de los precios del petróleo sigue siendo un factor que afecta la economía de Colombia, sumado a la pelea actual entre Estados Unidos y China que está afectando los mercados de todo el mundo. 

Arias cuenta que una de las monedas más transadas es el dólar australiano y hace dos años, con la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, tuvo una caída de 30 centavos, cuando bajó del 0,90 al 0,30. “Con el peso hemos tenido una devaluación del 20 por ciento en un año”, dice Arias. Y aunque Duque pueda tener la culpa de algunas cosas, no es responsable de todo. “Es más un tema de macroeconomía”, concluye el analista.

Por lo cual, dado que los valores usados en el trino son correctos pero se utilizan para llegar a conclusiones equivocadas, calificamos las afirmaciones como cuestionables.

Martes, 03 Diciembre 2019

Peñalosa acierta en desempleo de 2019, aunque aumentó en su alcaldía

Por José Felipe Sarmiento

El alcalde de Bogotá sacó pecho con que sí hubo disminución en la tasa de desocupación en la ciudad entre enero y septiembre, aunque la cifra empeoró a lo largo de su administración.

Con una gráfica que compara la tasa de desempleo de Bogotá en los trimestres móviles desde enero-marzo hasta julio-septiembre de este año, el saliente alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa, sacó pecho en Twitter por la reducción en esa cifra y dijo que la más reciente es “inferior en 0,6 puntos porcentuales a la nacional en el mismo periodo (10,6 por ciento)”.

Captura de pantalla del tuit de Peñalosa sobre desempleo en Bogotá

La fuente de los datos, como se lee abajo del diagrama, es el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE). La comparación que hace el mandatario distrital coincide con las tasas de desocupación que calcula esa entidad dentro de sus datos sobre mercado laboral, tanto para el trimestre más reciente y su comparación con la cifra nacional para el mismo periodo, como en los valores correspondientes a los anteriores desde enero-marzo.

Sin embargo, la calificación es ‘verdadera pero…’ porque el balance de su administración en esta materia es negativo: en sus cuatro años de alcaldía, el desempleo subió. Además, la comparación que hace el DANE es con el mismo trimestre del año anterior y no entre trimestres de un mismo año.

Al igual que otros datos económicos, el empleo se ve afectado por factores ligados a los ciclos anuales (festivos, cosechas, etc.), por lo que la comparación más acertada es entre periodos iguales. En palabras del analista económico José Roberto Acosta, “por la naturaleza estacional del mercado laboral, se debe comparar con el mismo periodo de años pasados y cualquier otra referencia es, metodológicamente, una falacia o un error”.

En este caso, la tasa en la capital subió cuatro décimas, pues en julio-septiembre de 2018 era de 9,6 por ciento. Desde 2016, cuando tuvo esta misma proporción, la cifra se ha mantenido cercana a ese rango para estos meses, con un máximo de 10,1 por ciento en 2017. No obstante, en el mismo periodo de 2015 (último año de la administración anterior) fue de 8,8 por ciento. Es decir que el desempleo a corte de septiembre sí aumentó en esta alcaldía.

Además, 2019 tampoco ha sido un año de recuperación para la ciudad en términos generales. Al comparar cada uno de los siete trimestres móviles presentados en la gráfica de la Alcaldía con los mismos periodos del año anterior, cinco presentan aumento y solo en dos hubo reducción.

Colombiacheck incluso fue más allá y comparó los 13 trimestres móviles desde agosto-octubre de 2018 hasta el mismo periodo de 2019, que acaba de publicar el Dane, con los respectivos de un año antes. El desempleo empeoró en 11, incluyendo el último de 9,6 a 10,1 por ciento.

Lo que se le puede reconocer a Peñalosa es que, en el último año, el desempleo en Bogotá ha crecido menos que a nivel nacional. Para septiembre de 2017, la ciudad llegó a estar ocho décimas por encima del país; el año pasado, la brecha se redujo a una y ahora está, tal como dijo, seis por debajo. Pero el hecho de que las cifras sean ciertas no quita que la comparación esté mal hecha y que el balance de su administración en conjunto sea otro.