Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 12 Noviembre 2020

Trump no inició nuevos conflictos bélicos, pero fue incapaz de cerrar los existentes

Por Mónica Ospino Orozco

El presidente de Estados Unidos prometió acabar con las guerras que su país libraba, pero no pudo cumplir su propósito. En su gestión fortaleció militarmente algunas intervenciones y no es el mandatario pacífico que pintan en algunos en redes sociales.

Hace cuatro años, cuando era candidato, el presidente de Estados Unidos Donald Trump prometió acabar las “interminables guerras” en las que estaba implicado su país y traer de regreso a casa a los soldados.

Y ahora, después de unas elecciones presidenciales en las que su contrincante, Joe Biden, fue declarado el ganador, pero que Trump no ha querido reconocer, circula en Facebook una imagen con el título ‘Los presidentes de USA y sus guerras’.

En la imagen aparecen los mandatarios estadounidenses desde Ronald Reagan hasta Donald Trump y al lado de la foto de cada uno hay un listado de las “guerras” en las que, según la imagen, ha estado implicado. El espacio dedicado a Trump aparece en blanco.

Pero no es preciso decir que, como presidente, Trump no haya estado involucrado en ninguna guerra.

Los presidentes de la imagen son Ronald Reagan (1981-1989), George H.W. Bush (1989-1993), Bill Clinton (1993-2001), George W. Bush (2001-2009), Barack Obama (2009- 2017) y Donald Trump (2017-2021). 

En Colombia la pieza se hizo viral en esta página de Facebook en la que un usuario la publicó con un texto que asegura que “lo quieren fuera de la Casa Blanca porque no fue bueno para el negocio de la guerra! Todos tienen guerras. Trump, no” (sic).

La publicación ya tiene más de 172 comentarios y 381 compartidos, pero fue marcada por Facebook con una alerta de desinformación, pues ya ha sido verificada por chequeadores independientes que, como Colombiacheck, hacen parte del programa 3PFC de Facebook.

En Colombiacheck también nos dimos a la tarea de verificar la veracidad de las afirmaciones que contiene la pieza viral y encontramos que sus afirmaciones son cuestionables.

La guerras de Estados Unidos

En su historia, Estados Unidos ha intervenido formalmente en cinco conflictos (contra 11 países): contra Gran Bretaña en 1812, en la guerra méxico-americana de 1846, en la guerra contra España en 1898, contra Alemania y el imperio Austro-Húngaro en 1917 (lo que significó su entrada en la Primera Guerra Mundial) y contra Italia, Alemania, Japón, Hungría, Bulgaria y Rumania entre 1941 y 1942 (lo que tuvo como consecuencia su entrada en la Segunda Guerra Mundial).

Estas declaraciones formales son las que han sido autorizadas por el Congreso de los Estados Unidos y son las que permanecen en el archivo del Senado de ese país, que se puede consultar en este enlace.

Es decir que ninguno de los presidentes de Estados Unidos mencionados en la imagen ha sido autorizado formalmente por el Congreso para declarar una guerra.

Pero ha habido otras ocasiones en las que Estados Unidos ha participado en guerras, aunque sin esa autorización formal de guerra. Ese es el caso, por ejemplo, de la invasión de Irak de 2002, durante el gobierno de George W. Bush. Esa vez, el Congreso aprobó la resolución 114 de 2002 bajo el título de “Autorización para el uso de fuerza militar en contra de Iraq”.

Esa misma fórmula se ha usado en otras ocasiones, como cuando Reagan intervino con con tropas en 1983 en Líbano, o cuando en 1991 George H.W. Bush participó en la guerra del Golfo Pérsico. Y, como lo describe el diario USA Today en este chequeo, cuando “Clinton, con la autorización de las Naciones Unidas y dinero del Congreso, llevó a Estados Unidos a la guerra de Bosnia y Obama a la guerra civil de Libia en 2011 en circunstancias similares”

Dado que ambos enfrentamientos militares se denominan guerras, para efectos de esta verificación de hechos, los consideraremos nuevas guerras en las que entró el país.

¿Es Trump un presidente pacífico?

En su presidencia de ya casi cuatro años, Trump no ha iniciado una guerra o intervenido en un conflicto nuevo, a diferencia de algunos de sus predecesores. Pero sí continuó y apoyó con recursos y tropas las intervenciones militares de su país que venían en curso de la era Obama y no ha cumplido con su promesa de traer a los soldados desplegados en el extranjero.

Sin embargo, como dijo un artículo del New York Times de octubre de este año, “aunque sus defensores insisten en que merece crédito por evitar cualquier nueva intervención importante de Estados Unidos, lo que lo convierte en el primer presidente en décadas en hacerlo, Trump ha desplegado miles de soldados adicionales en el Golfo Pérsico en respuesta a las crecientes tensiones con Irán, lo que algunos analistas advierten que podría desembocar en una guerra candente si es reelegido. También ha hecho poco para reducir las principales bases militares estadounidenses en lugares como Qatar y Bahrein”.

Con este análisis coincide el director del Laboratorio de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Icesi de Cali, Vladimir Rouvinski, quien le aseguró a Colombiacheck que, “si bien la respuesta a esta publicación no es tan simple, como ocurre con casi todas las estrategias de desinformación, puedo decir que Trump no inició ni una sola nueva guerra tradicional, pero no terminó ninguna de las que prometió que iba a terminar, una vez se convirtió en Presidente. Los Estados Unidos todavía tienen tropas en Siria, Irak, Cuba y Afganistán. No ha puesto fin a ninguna guerra ni ha retirado por completo a las tropas estadounidenses de ningún país del Medio Oriente”. 

Además, dijo Rouvinski, “Trump aumentó muchísimo el uso de las herramientas de las guerra híbridas, incluyendo la salida de muchos de los acuerdos que garantizaron paz, por ejemplo, el acuerdo nuclear con Irán y el otro acuerdo nuclear con Rusia. O sea, dejó el mundo más peligroso de lo que era antes en realidad, pero a mucha gente le cuesta tener una idea clara sobre este asunto”.

En el citado reportaje del diario neoyorquino, la analista Dana Stroul, miembro del Instituto para la política del cercano oriente de Washington, aseguró que “el presidente incluso ha aumentado la presencia militar estadounidense en Arabia Saudita. Ninguna de esas fuerzas se ha retirado durante su mandato. Su retórica no coincide con la realidad de las fuerzas estadounidenses desplegadas hoy en Oriente Medio". 

Por otra parte, el politólogo, docente de la Universidad del Valle y doctor en Ciencia Política, Carlos Vladimir Gómez, dice que “para hacer este análisis hay que considerar varios aspectos en en la política exterior de Estados Unidos, la relaciones internacionales, bilaterales y multilaterales para poder saber si Trump es un presidente proclive a la paz o no. Y claramente, poniendo en balanza todos estos aspectos, y no solo el hecho de haber iniciado una guerra, el balance es más bien desfavorable … el mundo retrocedió bastante, es decir, el hecho de que Estados Unidos se haya retirado de acuerdos tan importantes en materia de medio ambiente, de reglamentación laboral, de armas y tantos otros aspectos, es más bien negativo. No podemos ver tan en blanco y negro la guerra y la paz, pues la paz implica otras dimensiones que se relacionan con el bienestar, con el goce efectivo de los derechos humanos con el tema de la seguridad humana, pero también con aspectos relacionados con la resolución y transformación de los conflictos”.

Para Gómez, sin embargo, hay un solo episodio positivo de la administración Trump, en referencia a su supuesto pacifismo, y es el hecho de haber logrado un acuerdo de normalización de relaciones en el Medio Oriente entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Pero el balance en general no logra ser positivo”.

Por todo esto, concluimos que las afirmaciones de la pieza objeto de este chequeo son cuestionables. Como presidente, Trump no inició nuevos conflictos, pero tampoco cerró los existentes y de hecho fortaleció militarmente otras confrontaciones.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 23 Noviembre 2020

La mafia no marcó votos a favor de Biden en Pensilvania

Por Mónica Ospino Orozco

Una publicación en Facebook reproduce la desinformación de un medio estadounidense que aseguró, sin pruebas, que un jefe de la mafia de Pensilvania marcó 300.000 boletas electorales fraudulentas a favor de Joe Biden en ese estado. Comprobamos que todo es falso.

Las elecciones de Estados Unidos siguen siendo blanco de las desinformaciones virales, que han sido alimentadas por los reclamos del presidente Donald Trump de que fue víctima de fraude y que por eso perdió su oportunidad de ser reelegido.

En este video publicado en Facebook y que reproduce la desinformación de un diario llamado The Buffalo Chronicle, se ha hecho viral en Colombia. En este, una voz en off, asegura que un jefe de la mafia italiana de Pensilvania conocido como Joseph Salvatore Merlino habría participado en un esquema de fraude del partido Demócrata, que consistió en marcar con marcadores Sharpie, al menos 300.000 boletas electorales a favor del candidato y hoy presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

La publicación, que ya cuenta con más de 2200 reproducciones y 257 comentarios, sin embargo, ya ha sido marcada por la red social Facebook con un aviso de advertencia de contenido falso, pues nuestros colegas de AP lo verificaron.

La denuncia de fraude del mencionado video comienza así: “la sombra de la duda sobre el resultado de la elección presidencial en Estados Unidos no se disipa. Ahora, surgen nuevos testimonios que testifican la participación de organizaciones criminales detrás de la emisión fraudulenta de votos en el estado de Pensilvania. De acuerdo con medios de la zona hay indicios de que organizaciones criminales vinculadas con la mafia italiana que opera en Filadelfia estuvieron detrás de una operación para amañar al menos 300.000 votos a favor del candidato demócrata Joe Biden. La arriesgada acción fue atribuida al jefe criminal Joseph Salvatore Merlino, de acuerdo con el diario The Buffalo Chronicle. La motivación para los mafiosos sería recuperar la influencia política hace tiempo perdida allí”.

La publicación ya fue chequeada por nuestros colegas de la sección de chequeo de datos de la agencia The Associated Press, AP, que encontraron que “John Meringolo, abogado de Merlino, calificó las afirmaciones como una ‘ficción’. El abogado neoyorkino dijo a The Associated Press en una llamada que él y su cliente niegan categóricamente todo lo que se dice en el texto. Agregó que la afirmación que circula puede ser desmentida a través del hecho de que su cliente ya no está en Filadelfia y no tiene autorización para salir de Florida. Merlino se encuentra actualmente en libertad supervisada después de haber permanecido en una prisión federal”.

De acuerdo con la indagación de AP, “Merlino se declaró culpable de un cargo por apuestas en 2018 después de que un jurado no logró consenso en un juicio criminal en el que él enfrentaba cargos más severos como crimen organizado y fraude. Inicialmente había sido sentenciado a 24 meses en una prisión federal, y a un año de libertad bajo supervisión en el Distrito Sur de Florida, de acuerdo con registros judiciales”.

Por su parte, Jane Roh, una vocera de la Oficina del Fiscal de Distrito de Filadelfia, dijo a la AP en un correo electrónico que “nada que coincida con la descripción de lo que se dice aquí ha sido reportado para su investigación criminal al Grupo Especial Electoral en Oficina del Fiscal de Distrito”.

Adicionalmente, AP, consultó a varios expertos electorales estadounidenses que confirmaron que un fraude como el descrito sería prácticamente imposible.

“Mathew Weil, director del Proyecto de Elecciones en el Bipartisan Policy Center, dijo en un correo electrónico a la AP que si este esquema hubiese ocurrido, se habrían registrado 300.000 boletas electorales excedentes en el conteo oficial. “Eso obviamente es falso y sería fácil detectarlo en la revisión de boletas”, dijo.

Marc Meredith, politólogo de la Universidad de Pensilvania, dijo a la AP en un correo electrónico que “existen muchos candados” para prevenir que ocurra el tipo de fraude que se describe en la historia sin que sea detectado.

Así que tras este análisis concluimos que la publicación de Facebook que asegura que la mafia participó en un esquema de fraude en favor de Biden es falsa.