Pasar al contenido principal
Miércoles, 22 Enero 2020

Uber no paga renta por cobros a tarjetas en Colombia, pero sí otros impuestos

Por José Felipe Sarmiento

Aunque el senador Jorge Robledo tiene razón en su afirmación, la empresa paga renta por diferentes conceptos, recauda IVA y responde por otros tributos.

El senador Jorge Enrique Robledo arremetió contra la empresa Uber, propietaria de la homónima aplicación móvil para el transporte de pasajeros, con el argumento de que “no paga impuesto de renta en Colombia por la totalidad de su negocio de taxis aquí”.

Tuit de Jorge Robledo sobre pago de impuestos por parte de Uber

El trino fue publicado en medio del debate que generó el anuncio de la plataforma con respecto a que dejará el país el próximo 31 de enero y que prepara una demanda contra el Estado, luego de que la Superintendencia de Transporte le impuso una multa por no haber dejado de prestar “servicios no autorizados” desde la primera vez que se le ordenó, en 2016. El congresista del Polo Democrático apoya el reclamo de los taxistas por supuesta competencia desleal de la compañía tecnológica, que fue el que llevó a estas medidas.

Robledo le confirmó a Colombiacheck que el mensaje se refiere a que el dinero que recauda la aplicación por transacciones virtuales no es un ingreso que pague renta en el país. Su afirmación es ‘verdadera pero…’ porque tiene razón en ese caso específico, pero la empresa sí paga otros impuestos en Colombia (contrario a lo que han dicho algunos seguidores del político, como el excandidato a la Cámara Sergio Fernández y la líder estudiantil Jennifer Pedraza, que la han acusado de no hacerlo).

Tuit de Sergio Fernández que acusa a Uber de no pagar "ningún impuesto"

Tuit de Jennifer Pedraza donde insinúa que Uber no paga impuestos

Uber Colombia S.A.S. aparece en la Cámara de Comercio de Bogotá con la matrícula mercantil 2376814 y el número de identificación tributaria (NIT) 900.676.165-2, como consta en el Registro Único Empresarial (Rues). La gerente de asuntos públicos de la sucursal, Camila Escallón, señala que la empresa “como entidad debidamente constituida en el país, cumple con sus obligaciones de impuesto de renta, IVA e impuestos municipales, entre otros”.

Uber Colombia SAS en el Registro Único Empresarial (Rues)

En el Portal de Información Empresarial (PIE) de la Superintendencia de Sociedades están sus estados de resultado integral de 2016 y 2017. En el primero, las ganancias de la compañía pasaron de 2.916 millones de pesos antes de impuestos a 675 millones después, una reducción de tres cuartas partes (76,8 por ciento) equivalentes a 2.241 millones de gasto por esa causa. En el segundo, se redujeron de 4.529 a 2.173 millones, un poco más de la mitad (2.356 millones, 52 por ciento), por la misma razón.

Estados de resultado de Uber Colombia para 2016 y 2017 en portal de la Supersociedades

Estos datos corresponden a tiempos en los que la aplicación apenas arrancaba en Colombia. Los más recientes son reservados, aunque un informe de Noticias Caracol del pasado 13 de enero estimaba que serían cerca de 20.000 millones de pesos anuales (9 por ciento de los 221.000 millones que recibe la Nación por “servicios desde el exterior”).

Lo que sí recauda Uber sobre su tarifa es el impuesto al valor agregado (IVA), por el que ha pagado 70.000 millones de pesos, según Escallón. Este es el único concepto de impuestos que la compañía ha hecho público en Colombia a través de medios en los últimos años. No obstante, la vocera de la empresa le dijo a Colombiacheck que en el transcurso de esta semana (hasta el 24 de enero) ampliará la información que entregó inicialmente.

Por su parte, el representante verde Mauricio Toro, que lidera una iniciativa para la regulación de este tipo de plataformas, explica que “Uber no paga renta sobre los ingresos que tiene en Colombia sino sobre el dinero que gira [la casa matriz en Estados Unidos] para la operación aquí”. Esto último incluye lo necesario para cubrir el salario de los empleados fijos (no los conductores) y el arrendamiento de sedes, por ejemplo. En cambio, los cobros a tarjetas de crédito se recaudan en el extranjero y, por tanto, no se declaran en el país.

El contador público especialista en tributación Henry Carvajal, profesor de la Universidad Central, dice que es la falta de reglamentación específica la que permite que las operaciones de Uber por medio de tarjetas se queden en el exterior. “Esos ingresos terminan no pagando renta porque no se consideran de fuente nacional”, explica. En contraste, aclara que sí quedan cubiertos por este impuesto los pagos en efectivo y otros servicios por los que sí le entra el dinero a la compañía en Colombia.

La diferencia con el IVA que encuentra el docente es, precisamente, que este gravamen sí tiene una norma específica que obliga a la empresa a pagarlo.

De modo que Robledo tiene razón en que algunas transacciones por viajes de Uber en Colombia le generan ingresos a la compañía que no pagan impuesto de renta en el país, pero eso no quiere decir que la empresa no responda por “ningún impuesto”, como lo han interpretado otros integrantes de su corriente política. Por eso es importante hacer la salvedad y la calificación queda en ‘verdadera pero…’.

Martes, 27 Noviembre 2018

Ley de financiamiento, ¿le pone IVA a los libros y no a las armas?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Ahora solo algunos libros pagan IVA y con la reforma tributaria todos pasarían a pagarlo. Las armas ahora no pagan el impuesto y con la reforma perderían beneficios tributarios.

Colombiacheck sigue revisando las propuestas de la ley de financiamiento que generan polémica entre los colombianos (lea: Las pensiones tendrán un impuesto con la ‘Ley de financiamiento’).

Esta vez decidimos mirar qué tanto de cierto hay detrás de las publicaciones en Twitter y Facebook que señalan que, con la reforma tributaria, los libros sí tendrían que pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), mientras que las armas no.

Estos son algunos de los comentarios que encontramos en las redes:
 

Antes de empezar con las explicaciones sobre la propuesta tributaria, Erick Behar, decano de la Facultad de ciencias económicas, administrativas y contables de la Universidad Central, advierte que en este caso no se puede “mezclar peras con manzanas” al meter dentro de un mismo canasto artículos tan dispares como los libros y las armas. 

Cada uno merece un análisis por separado para poder comprender lo que implica su tributación en el marco de una propuesta de reforma económica.

Algunos libros ya pagan IVA (y la reforma haría que todos pagaran)

Para revisar cómo está definida la tributación de los libros dentro de la ley de financiamiento hay que seguir algunos pasos.

Revisamos los artículos 424 y 476 del Estatuto Tributario vigente, en los que se especifican los productos libres de IVA, y encontramos que no se hace mención a los libros.

Colombiacheck contactó a Paola Andrea Gómez, quien trabajó como abogada tributarista en la dirección de arte del Ministerio de Cultura, y nos explicó que actualmente, sin la ley de financiamiento, igual los libros ya pagan IVA.

Esto se debe, de acuerdo con Gómez, a que la última reforma tributaria (Ley 1819 de 2016) les quitó a los libros la exención en el pago de impuestos que traía desde que se promulgó la ley del libro (la 98 de 1993).

No obstante, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) determinó quitarles el IVA únicamente a los libros que fueran de carácter científico y cultural, “según calificación que hará el Gobierno Nacional”, asunto que quedó establecido en el artículo 478 del Estatuto Tributario.

Los libros que están por fuera de esa categoría, como comics, historietas o libros álbum, actualmente deben pagar un IVA del 19%.

La modificación que propone la ley de financiamiento, en su artículo 87, es precisamente derogar el artículo 478 del Estatuto Tributario. De modo que todos los libros, sin excepción alguna, empezarían a pagar un IVA del 18%, según la modificación de tarifa propuesta por el gobierno Duque. 

Esto incluye también los libros académicos que hacen parte de los útiles escolares de niños y jóvenes.

Las armas perderían beneficios tributarios con la reforma

El tema de las armas es más complejo. Lo primero a tener en cuenta es que dentro de la categoría “armas” no solo entran las pistolas y revólveres. Se trata también de armas de uso militar: sistemas de defensa e inteligentes de orientación militar, cañones, fusiles, lanzacohetes, granadas, bombas, misiles, entre otros. 

En Colombia, el Estado es quien ostenta el monopolio de la fuerza; lo que quiere decir que es el único que puede comprar y vender armas en el país. Lo que entonces también quiere decir que es, casi exclusivamente, el único comprador de armas del país.

Si algún particular o una empresa privada de seguridad quisiera adquirir un arma (de forma legal), tiene que acudir a Indumil, la empresa de producción y venta de armas del Estado colombiano.

Entonces, volviendo al tema tributario, actualmente las armas están completamente exentas del pago de IVA. Desde su producción (porque Colombia produce armas) hasta su comercialización. Esto fue posible gracias, también, a la última reforma tributaria. 

Para el decano Behar, no es un asunto que debiera generar tanta polémica, pues si el Estado es quien ostenta el monopolio de la fuerza y es casi exclusivamente el único comprador de armas en el país, sería un absurdo que se clavara impuestos a sí mismo.

Además, ponerse impuestos tendría dos grandes consecuencias, según el decano. La primera, que el precio de las armas subiera tanto que hiciera más rentable importarlas en lugar de fabricarlas (con todo y lo que esto implica en materia de producción, rentabilidad y empleos). 

Y segundo, que entonces el presupuesto asignado al Ministerio de Defensa tendría un menor rendimiento frente a la adquisición de estos productos. Lo que para Behar produciría, a la larga, que el presupuesto en defensa subiera, ya que el país no va a dejar de adquirir ni producir armamento para su producción.

Ahora bien, la ley de financiamiento lo que propone es mantener sin IVA las armas de guerra de uso privativo de las fuerzas Militares y la Policía Nacional, con excepción de los revólveres, pistolas y armas blancas. Así está escrito en el artículo 2 de la reforma. Y aplica exactamente de la misma manera según la partida 93.01 del artículo 424 del Estatuto Tributario vigente al día de hoy.

La ley de financiamiento, sin embargo, modifica la manera en que estas están libres del pago de IVA, pues pasa su tributación de exenta a excluida.

Erick Behar publicó una columna de opinión en la revista Dinero donde explica un poco más a fondo el tema y esclarece cuál es la diferencia entre exento y excluido:

“Un bien exento causa el IVA con una tarifa del 0%, y sus productores pueden solicitar devoluciones por el IVA que se pagó para insumos en la producción... Un bien excluido, en cambio, no causa el IVA y no permite devoluciones”.

Esto lo que quiere decir, de acuerdo con Behar, es que al contrario de lo que se está diciendo en las redes sociales, lo que hace la ley de financiamiento es quitarle beneficios a quienes producen armas, pues ya no se les hará una devolución del IVA que pagaron por la compra de materias primas para su manufactura.

Además, si un privado o un particular quisiera adquirir un revólver, una pistola o un arma blanca, sí tendría que pagar el IVA, ya que estos productos no están incluidos dentro de la exclusión del pago hecha por el gobierno.