Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 22 Enero 2020

Uber no paga renta por cobros a tarjetas en Colombia, pero sí otros impuestos

Por José Felipe Sarmiento

Aunque el senador Jorge Robledo tiene razón en su afirmación, la empresa paga renta por diferentes conceptos, recauda IVA y responde por otros tributos.

El senador Jorge Enrique Robledo arremetió contra la empresa Uber, propietaria de la homónima aplicación móvil para el transporte de pasajeros, con el argumento de que “no paga impuesto de renta en Colombia por la totalidad de su negocio de taxis aquí”.

Tuit de Jorge Robledo sobre pago de impuestos por parte de Uber

El trino fue publicado en medio del debate que generó el anuncio de la plataforma con respecto a que dejará el país el próximo 31 de enero y que prepara una demanda contra el Estado, luego de que la Superintendencia de Transporte le impuso una multa por no haber dejado de prestar “servicios no autorizados” desde la primera vez que se le ordenó, en 2016. El congresista del Polo Democrático apoya el reclamo de los taxistas por supuesta competencia desleal de la compañía tecnológica, que fue el que llevó a estas medidas.

Robledo le confirmó a Colombiacheck que el mensaje se refiere a que el dinero que recauda la aplicación por transacciones virtuales no es un ingreso que pague renta en el país. Su afirmación es ‘verdadera pero…’ porque tiene razón en ese caso específico, pero la empresa sí paga otros impuestos en Colombia (contrario a lo que han dicho algunos seguidores del político, como el excandidato a la Cámara Sergio Fernández y la líder estudiantil Jennifer Pedraza, que la han acusado de no hacerlo).

Tuit de Sergio Fernández que acusa a Uber de no pagar "ningún impuesto"

Tuit de Jennifer Pedraza donde insinúa que Uber no paga impuestos

Uber Colombia S.A.S. aparece en la Cámara de Comercio de Bogotá con la matrícula mercantil 2376814 y el número de identificación tributaria (NIT) 900.676.165-2, como consta en el Registro Único Empresarial (Rues). La gerente de asuntos públicos de la sucursal, Camila Escallón, señala que la empresa “como entidad debidamente constituida en el país, cumple con sus obligaciones de impuesto de renta, IVA e impuestos municipales, entre otros”.

Uber Colombia SAS en el Registro Único Empresarial (Rues)

En el Portal de Información Empresarial (PIE) de la Superintendencia de Sociedades están sus estados de resultado integral de 2016 y 2017. En el primero, las ganancias de la compañía pasaron de 2.916 millones de pesos antes de impuestos a 675 millones después, una reducción de tres cuartas partes (76,8 por ciento) equivalentes a 2.241 millones de gasto por esa causa. En el segundo, se redujeron de 4.529 a 2.173 millones, un poco más de la mitad (2.356 millones, 52 por ciento), por la misma razón.

Estados de resultado de Uber Colombia para 2016 y 2017 en portal de la Supersociedades

Estos datos corresponden a tiempos en los que la aplicación apenas arrancaba en Colombia. Los más recientes son reservados, aunque un informe de Noticias Caracol del pasado 13 de enero estimaba que serían cerca de 20.000 millones de pesos anuales (9 por ciento de los 221.000 millones que recibe la Nación por “servicios desde el exterior”).

Lo que sí recauda Uber sobre su tarifa es el impuesto al valor agregado (IVA), por el que ha pagado 70.000 millones de pesos, según Escallón. Este es el único concepto de impuestos que la compañía ha hecho público en Colombia a través de medios en los últimos años. No obstante, la vocera de la empresa le dijo a Colombiacheck que en el transcurso de esta semana (hasta el 24 de enero) ampliará la información que entregó inicialmente.

Por su parte, el representante verde Mauricio Toro, que lidera una iniciativa para la regulación de este tipo de plataformas, explica que “Uber no paga renta sobre los ingresos que tiene en Colombia sino sobre el dinero que gira [la casa matriz en Estados Unidos] para la operación aquí”. Esto último incluye lo necesario para cubrir el salario de los empleados fijos (no los conductores) y el arrendamiento de sedes, por ejemplo. En cambio, los cobros a tarjetas de crédito se recaudan en el extranjero y, por tanto, no se declaran en el país.

El contador público especialista en tributación Henry Carvajal, profesor de la Universidad Central, dice que es la falta de reglamentación específica la que permite que las operaciones de Uber por medio de tarjetas se queden en el exterior. “Esos ingresos terminan no pagando renta porque no se consideran de fuente nacional”, explica. En contraste, aclara que sí quedan cubiertos por este impuesto los pagos en efectivo y otros servicios por los que sí le entra el dinero a la compañía en Colombia.

La diferencia con el IVA que encuentra el docente es, precisamente, que este gravamen sí tiene una norma específica que obliga a la empresa a pagarlo.

De modo que Robledo tiene razón en que algunas transacciones por viajes de Uber en Colombia le generan ingresos a la compañía que no pagan impuesto de renta en el país, pero eso no quiere decir que la empresa no responda por “ningún impuesto”, como lo han interpretado otros integrantes de su corriente política. Por eso es importante hacer la salvedad y la calificación queda en ‘verdadera pero…’.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 13 Abril 2018

Bajar impuestos, la receta Trump a la colombiana

Por Carlos González

Dos candidatos presidenciales, Iván Duque y Germán Vargas, han prometido bajar impuestos a las empresas. Esto beneficiaría a unos cuantos, pero según estudios y expertos abriría más el hueco fiscal y tocaría subir otros impuestos. Colombiacheck verificó que esta propuesta es engañosa.

En repetidas oportunidades los aspirantes a la presidencia por el Centro Democrático, Iván Duque, y por firmas y Cambio Radical, Germán Vargas, han hecho propuestas de reducir la carga impositiva para las empresas como una forma de impulsar la economía y generar empleo.

Muy parecida a la receta que le permitió al polémico empresario estadounidense Donald Trump lograr la presidencia de los Estados Unidos. Una propuesta popular porque los empresarios se quejan, aquí y allá, de que tienen demasiados impuestos.

En Estados Unidos se encontró, por ejemplo, que la reducción del impuesto a la renta para las empresas del 35% al 20% incrementaría en 8% los ingresos del 1% más rico de la población de ese país, mientras que para las clases más bajas, esta medida no tendrá ningún impacto.

Sin embargo, la receta genera votos, aunque en la práctica tiene sus problemas.

En el caso colombiano según el exsenador Duque los impuestos para las empresas oscilan entre el 50% y en algunos casos el 80% de la tasa de tributación, como lo explicó en una columna publicada en el diario El Tiempo.

La propuesta de Duque es bajar los tributos a un 20%. Esto generó la respuesta del también candidato y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien le criticó que reducir la carga impositiva a las empresas solo aumentó el déficit y bajarla más creará insostenibilidad para las finanzas del Estado. El candidato agregó que esta propuesta no genera más empleo sino más desigualdad social, que llevará a la clase media a la pobreza.

 

En este sentido, según un reciente estudio de Fedesarrollo, en el que analizó la reforma tributaria de 2016, advierte que el impacto de una rebaja del impuesto de la renta a las empresas va a representar una caída sostenida de los ingresos del Estado, que pasará de 15,3% del PIB en 2018 a 14,8% en 2021. Pero más allá del impacto de una rebaja de impuestos a las empresas, hay quienes advirtieron que las cifras que está manejando Duque son exageradas y que las empresas tienen un nivel de impuestos no tan altos como lo muestra el candidato del Centro Democrático. José Roberto Acosta, miembro de Justicia Tributaria, una ONG que hace estudios académicos en materia de impuestos, le explicó a Colombiacheck que diferentes análisis del Banco de la República, la Universidad Nacional y y Anif, indican que la carga tributaria para las empresas oscila en tres rangos: 26,3%, 29,5% y 32,5%. Es decir cifras lejanas a las que señalan Duque y Vargas Lleras. En cuanto a Vargas Lleras, su propuesta incluye rebajar la renta de las empresas hasta 30%, además de eliminar otros gravámenes, como el impuesto a la riqueza o la renta presuntiva, lo cual terminará beneficiando a los grandes capitales, como pasa en Estados Unidos. {source}

 


De esta manera, Acosta calificó las propuestas de populistas, pues en este momento, el déficit fiscal de Colombia le impide hacer una reducción de cerca del 20% en el impuesto a la renta para las empresas, como se ha planteado. Acosta coincide con Fedesarrollo que esto incrementaría entre 0,5% y 1% del PIB el déficit fiscal.

Además, indicó que es muy importante para el país volver a cumplir la regla fiscal en el corto plazo, que le impide al Estado endeudarse más allá del 3,5% del PIB y con estas propuestas, la única manera de lograrlo sería subiéndole los impuestos a los trabajadores.

La teoría de ambos candidatos es que al reducir los impuestos para las empresas, esto estimulará la generación de empleo, incrementará la producción y a su vez moverá la economía por el consumo de los empleados.

Para Germán Montoya, jefe de estudios económicos de Asobancaria, el tema es bastante debatible. Para este experto la reducción de impuestos puede estimular o no el consumo y el empleo, pero también depende de cada empresa, que es independiente si decide o no contratar más trabajadores o invertir lo que se ahorran en pagar deudas o generar rendimientos para sus propietarios.

 

 

En el pasado, precisamente en 2003, el expresidente Álvaro Uribe, a través de una reforma tributaria, permitió que los empresarios dedujeran una parte (30%) del impuesto de renta a través de la inversión en activos fijos productivos. Con esto, el ahora senador buscaba promover la inversión y el empleo. Si se miran las estadìsticas anuales del Dane, de enero de 2003 al mismo mes del año siguiente, el desempleo subió 9 puntos básicos, pues pasó de 16,1% a 17%. Aunque en 2005 bajó 4 puntos porcentuales hasta 13,2%, al final de su gobierno la cifra llegó a 14,6%.

 

 

 

Otro estímulo que trabajó dicho gobierno fue el de los contratos de estabilidad jurídica. En 2005, se aprobó una norma para disminuir los riesgos de los inversionistas por posibles cambios normativos, pues se les aplicaba la norma que estuviera vigente al momento de firmar el contrato. Como se puede observar en la tabla, el efecto en reducción del desempleo no fue significativo.

Gustavo Cote, exdirector de la Dian, explicó que estas medidas no garantizaban un aumento del empleo, aunque sí una mayor inversión extranjera. Pues para los capitales que llegan al país es importante encontrar bajas tasas tributarias, eso hace atractivos y les da competitividad a los países, dijo el experto.

Otro problema al que se enfrentarán los candidatos en su intento de rebajar los impuestos tiene que ver con las calificadoras de riesgo, como Standard & Poor’s o Fitch Ratings, que han advertido de los riesgos para el país y su nota crediticia si se llegan a bajar los impuestos.

Por el momento, todo está en propuestas y hará falta que ambos candidatos respondan cómo van a sustituir estos ingresos fiscales.