Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 23 Octubre 2018

Universidad Nacional recibe aproximadamente al 8% de sus aspirantes

Por Sania Salazar

La frase del líder estudiantil Alejandro Palacio es Aproximada porque se basa en una cifra que el exrector Ignacio Mantilla redondeó.

Durante un debate entre la ministra de educación, María Victoria Angulo, y el líder estudiantil Alejandro Palacio, sobre el déficit presupuestal de las universidades públicas, realizado en el programa Mejor Hablemos, Palacio aseguró que la Universidad Nacional solo acepta el 8% de su demanda.

Palacio, estudiante de ciencia política y economía de la Universidad Nacional y representante ante el Consejo Superior Universitario de esa institución, le dijo a Colombiacheck que tomó la cifra de una columna del exrector de esa universidad Ignacio Mantilla publicada en el diario El Espectador en 2016.

En la columna Mantilla dice que, para el primer semestre de 2017, se presentaron para pregrado 70.741 aspirantes y que el total de cupos era “de aproximadamente 5.500”.
“Este porcentaje de cobertura es muy bajo (menor que el 8%), pero sería irresponsable aumentar el número de admitidos sin el correspondiente incremento de recursos, especialmente para la contratación de más profesores”, explica Mantilla.

Según las cifras de Mantilla, los admitidos son alrededor del 7,77% del total de aspirantes.

Unimedios, la agencia de noticias de la Universidad Nacional, informó que para el primer semestre de 2019 se presentaron 75.706 aspirantes a los programas de pregrado. La mayoría (50.003) pertenecientes a estratos 2 y 3, y la mayoría también menores de 18 años. En la oficina de admisiones de la Nacional le dijeron a Colombiacheck que la información completa sobre los admitidos se conocerá a finales de octubre.

Ricardo Gómez Giraldo, director de educación de Proantioquia y exrector de la Universidad de Caldas, explicó que la tasa de absorción de la Nacional es normal porque se trata de una universidad pública de alto prestigio y calidad. Pero también aclaró que la situación es diferente según las carreras, pues hay unas para las que hay muchos aspirantes para pocos cupos, como por ejemplo medicina, y hay otras donde hay más cupos que aspirantes.

Ese porcentaje de admisión de la principal universidad pública del país “significa que necesitamos más universidades públicas, porque la tasa de graduación de bachillerato se ha incrementado muchísimo. El sistema está demandando más oferta para personas que no tienen cómo pagar matrículas en universidades privadas. El sistema de educación universitario debe abrir más cupos”, recalcó Gómez Giraldo.
El exrector recordó que la Nacional decidió, a finales de los 90, no crecer en cupos para mantener la calidad, e indicó que hay universidades públicas que han crecido en cupo, pero no son universidades con tanto énfasis en la investigación como la Nacional ni tenen profesores de dedicación exclusiva como la Nacional. “Hay una gran diferencia entre esa universidad y el resto”, concluyó.

Actualización

Un día después de publicar esta nota el exrector Mantilla publicó en su cuenta de Twitter cifras de admisión a pregrados en la Universidad Nacional en 2017.

Estas cifras quieren decir el primer semestre de 2017 fue admitido el 9,49% de los aspirantes, mientras que para el segundo semestre del mismo año la Universidad Nacional admitió al 13,6% de quienes presentaron el examen de admisión.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 04 Abril 2018

La ‘peñalosada’ de Iván Duque con la Universidad de Harvard

Por José Felipe Sarmiento Abella

Por varios meses el candidato del Centro Democrático se jactaba de haber hecho varias especializaciones, una de ellas en Negociación de la prestigiosa institución. Todo resultó falso.

Horas previas al debate en Teleantioquia, circuló por las redes sociales la foto de una carta que le había dirigido la prestigiosa Universidad de Harvard al estudiante de doctorado en finanzas de la Universidad de Chicago, Alejandro Hoyos, en la que le aclaraba que el aspirante a la presidencia por el Centro Democrático, Iván Duque, había completado dos cursos, uno de cinco días en 2004 (sobre capital privado y de riesgo) y otro de seis días en 2008 (de negociaciones estratégicas). Cursos, no especializaciones como el candidato y su equipo han promovido a lo largo de su campaña presidencial.

Esta carta de Harvard hizo que muy rápidamente los administradores de la página web de Duque eliminaran la frase en la que el candidato presidencial aseguraba que había hecho "varias especializaciones, entre ellas una en negociación en la Universidad de Harvard".

El caso recuerda el famoso episodio de la hoja de vida del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien durante años se presentó como doctorado en Administración Pública, aunque en realidad nunca cursó ese posgrado.

Si bien los requisitos para aspirar a la presidencia no incluyen títulos de especializaciones o doctorados, llama la atención que este candidato haya maquillado su hoja de vida con títulos que no ha cursado.

Hoyos, quien ha trabajado con el Banco Mundial y el Interamericano de Desarrollo (BID), ventiló el caso por su cuenta de Twitter y ha logrado que la campaña empiece a desmontar la frase que le alude las especializaciones a Duque. En el BID fue donde Duque hizo gran parte de su carrera. Su último cargo allí fue como jefe de la División de Cultura, Creatividad y Solidaridad, antes de llegar al Senado de la mano del expresidente Álvaro Uribe en 2014.

 

 

“Soy economista, trabajé en el Banco Mundial en Washington y en el BID en Bogotá y conozco a muchos que trabajaron en el BID. (...) Sabía que muchos de los logros que él se acreditaba no eran ciertos”, le explicó el denunciante a Colombiacheck. Entonces le envió un mensaje a la Universidad de Harvard para que le confirmaran qué estudios había hecho en esa reputada institución el candidato que hoy lidera la intención de voto a la Presidencia.

Hoyos, además de demostrar que Duque hizo esos cursos cortos, también encontró que el político fue admitido en el programa de Gerencia Financiera Pública en un Mundo Cambiante, pero se retiró sin terminarlo.

 

 

Colombiacheck hizo su propia revisión de diferentes perfiles del candidato y encontró el mismo texto -que ya fue corregido- que Hoyos en la página. La afirmación de la supuesta especialización también aparece en un video que acompañaba esa biografía y en la descripción de otra pieza de campaña disponible en YouTube.

Ver descripción del otro video: https://www.youtube.com/watch?v=pmzb--dAHqg.

Incluso Wikipedia contenía esa información hasta el 4 de abril en la tarde y citaba como fuente el sitio oficial de Duque.

Es más, en la presentación de Duque para el debate presidencial del pasado martes, organizado por la revista Semana y el canal regional antioqueño, también se mencionó el título de Harvard. Notas de prensa y columnas de opinión en medios nacionales e internacionales alcanzaron a replicar la información. Entre estos, el New York Times de Estados Unidos, Cambio 16 de España, El Colombiano, El Heraldo, La Opinión y Kienyke.

No obstante, en otros espacios sí se habla de su paso por las aulas de Harvard como “estudios ejecutivos”, “cursos” u otros términos menos específicos. Es el caso de los perfiles de Duque en LinkedIn y Congreso Visible, así como su folleto oficial de propuestas de campaña.

Intentamos obtener una respuesta de la campaña sobre el tema pero no nos dieron una oficial. Nos enviaron un mensaje por WhatsApp con la biografía correcta del candidato y negaron que la página mencionara especializaciones.

 

Actualización

Después de publicada esta nota, la Universidad de Harvard aclaró que Duque sí terminó en 2005 un tercer curso, de 13 días, sobre Instituciones Financieras para el Desarrollo de la Empresa Privada que aparece en su perfil de LinkedIn. No obstante, esto tampoco configura una especialización en esa institución, por lo que nuestra calificación se mantiene en que la frase de su campaña que lo presentaba con ese título es falsa.