Pasar al contenido principal
Domingo, 12 Noviembre 2017

Alias Romaña, de la Farc, exagera cifras de homicidios en Tumaco

Por Sania Salazar

Si bien algunas de las fuentes consultadas indican un aumento de los asesinatos en Tumaco ninguna de las cifras se acerca a la que mencionó el exguerrillero.

Henry Castellanos Garzón, más conocido en la exguerrilla de las Farc como Romaña, dijo en una entrevista publicada el pasado 21 de octubre en Colombia2020 que “el índice de asesinatos este año es de 420”, refiriéndose a la situación de orden público en Tumaco.

Romaña es el líder de la Farc en el Espacio Territorial de capacitación y reincorporación de la Variante, en Nariño, por lo que en la entrevista llamó la atención sobre los homicidios que se han registrado últimamente en ese departamento. Intentamos ubicarlo a través del grupo de prensa de la Farc para preguntarle cuál es la fuente de esa cifra, pero hasta el momento no hemos podido hablar con él.

Entonces Colombiacheck consultó varias fuentes y califica la afirmación como inflada.

Las cifras del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses indican que entre enero y septiembre de 2017 se registraron 122 homicidios en ese municipio. La entidad publicará las cifras correspondientes a octubre en las próximas semanas.

Según la misma entidad, en ese mismo periodo del 2016 asesinaron a 93 personas.

El Centro de Investigación y Educación Popular / Programa por la Paz (Cinep/PPP) publicó una cifra más reciente en el informe Tumaco ¿víctima de quién?. La documento indica que entre enero y el 20 de octubre de este año se han registrado 150 asesinatos, según la alcaldía del municipio.

Consultamos también a la Fundación Ideas para la Paz, FIP. La entidad se basa en cifras de la Dijín, de la Policía, publicadas en el portal de Datos abiertos abiertos del Gobierno colombiano. Esos datos indican que entre enero y agosto de 2017 se registraron 119 asesinatos en Tumaco. Según los datos de la FIP, en el mismo periodo del año pasado asesinaron a 94 personas. Las cifras indican un aumento del 27% con respecto al año pasado. Según la FIP en el 2016 hubo 147 homicidios en ese municipio.

Para Oswaldo Zapata, investigador del Área de seguridad y política criminal de la FIP, si el comportamiento de los homicidios durante los últimos cuatro meses de 2017 sigue la tendencia de los primeros ocho meses, el año podría terminar con un incremento del 22% en el número de casos y del 20% en la tasa de homicidios con respecto a 2016.

En conclusión, ninguna de las cifras, en número de casos o en tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, se acerca a la denunciada por Romaña, por lo que no parece haber salido de una fuente oficial. Si bien es importante llamar la atención sobre los asesinatos en Tumaco y sobre la situación de seguridad allí, es importante también tener cuidado con las cifras para no desinformar.

S.O.S permanente por Tumaco

“Las Farc cumplieron y se replegaron con el proceso de paz, esto causó un vacío de poder que trajo consigo una disputa que va incrementándose. Con ello, el homicidio, contrario a la tendencia nacional aumentó”, indica la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, sobre Tumaco en el informe La guerra por Tumaco.

Pares asegura además, que en Tumaco operan 11 grupos criminales que se pelean “metro a metro” el poder del puerto con el agravante de que “el botín es inmenso y la ausencia institucional también”.

No se puede olvidar que Tumaco es el municipio colombiano con mayor número de hectáreas de coca. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc, el año pasado había 23.148 hectáreas, que representan el 16% de los cultivos de coca que hay en el país.

“La grave situación que padecen se explica por el histórico abandono estatal y por la presencia y accionar de diversos grupos armados que se disputan el control territorial”, es el diagnóstico del informe del Cinep sobre la actual situación del municipio.

Además, el informe recuerda que las comunidades que viven en el Pacífico nariñense han sido históricamente excluidas en lo social y que en las últimas tres décadas han sido afectadas por la violencia política, las violaciones a los derechos humanos y las infracciones al Derecho Internacional Humanitario, DIH.

Jueves, 01 Junio 2017

¿Es válido hablar de desarme total sin que las Farc dejen las caletas?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Aunque Carlos Antonio Lozada, miembro del secretariado de las Farc, afirmó que el 20 de junio todos los integrantes de esa guerrilla habrán dejado las armas, esto no es del todo cierto pues ese día todavía faltarán por dejar las que tienen encaletadas en 949 depósitos.

El pasado 29 de mayo fue el último día en que el presidente Juan Manuel Santos tuvo las facultades extraordinarias aprobadas por el Congreso de la República para desarrollar por medio de decretos las distintas iniciativas que permitan dar cumplimiento al Acuerdo Final de paz firmado con las Farc.

Ese fin de semana, con lunes festivo incluido, el presidente Santos puso su rúbrica sobre 23 decretos con fuerza de ley, todos firmados entre el 26 y el 29 de mayo, según la página de Presidencia de la República.

Además de la maratónica firmatón del Presidente, ese mismo lunes festivo, el mandatario colombiano anunció por medio de una alocución presidencial: “decidimos que la entrega de las armas no se terminará mañana (30 de mayo) como estaba previsto, sino dentro de 20 días”, explicó. Frente a la extensión del plazo se pronunció Carlos Antonio Lozada, cuyo nombre de pila es Julián Gallo Cubillos.

 

 

La afirmación de este miembro del secretariado de las Farc es engañosa porque el 20 de junio esa guerrilla no habrá dejado la totalidad de las armas de sus integrantes sino apenas las armas individuales que cada guerrillero tiene en los diferentes campamentos y zonas veredales en los que la guerrilla está concentrada, así lo estableció el Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU, Mm&v, en un comunicado del 29 de mayo.

“A partir del 1 de junio y hasta el 20 de junio, la totalidad de los integrantes de las Farc - EP, incluyendo las milicias, habrán hecho dejación de armas y tránsito a la legalidad, salvo aquellos que deban realizar tareas de identificación de caletas, extracción de armamento y seguridad de los campamentos existentes en las Zvtn”, apunta el documento.

En definitiva, no se puede afirmar categóricamente que el 20 de junio próximo los excombatientes de las Farc habrán dejado la totalidad de sus armas porque en esa fecha aún faltarán por ser dejadas las que están encaletadas.

Un tema sin duda espinoso y que es criticado con fuerza por los opositores al Acuerdo Final toda vez que, como lo calculó el propio Lozada, se trata de unos 949 depósitos aproximadamente. Al menos así lo contamos en Colombiacheck a comienzos de mayo, “Farc: de acusador a acusado en el tema de armas y caletas”.

Por cuanto las caletas farianas también hacen parte de las armas que tendrá que dejar esa guerrilla, Colombiacheck califica la aseveración de Lozada como engañosa.

¿Lozada se contradice?

Según el comunicado del Mm&v, las caletas de las Farc solo serán dejadas hasta el 1 de septiembre. Lo curioso de todo el asunto es que el propio Lozada en una entrevista concedida a la revista Semana el 6 de mayo pasado, manifestó que la dejación de las armas encaletadas por parte de las Farc se podría hacer en tres meses, “si se dispone de la logística adecuada”, explicó.

Es decir, las declaraciones del propio Lozada a Semana desmintieron su trino del 29 de mayo. En aquella oportunidad él reconoció la complejidad y el retraso en cuanto al otro tipo de armas que tienen que ser dejadas por las Farc, las que están en las 949 caletas, y por ello solicitó tres meses más para lograrlo.

Colombiacheck buscó a Lozada para conocer su punto de vista sobre el tema y para saber de dónde saco los datos que sustentan su afirmación, pero hasta el momento no ha obtenido una respuesta.

Según manifestó Lozada en la entrevista con Semana, la dejación de las armas encaletadas por parte de las Farc ha sido un proceso complejo en buena parte porque los lugares en los que está el material bélico son de difícil acceso y ubicación. Además, para esta labor es necesario el acompañamiento de algunos integrantes de las Farc que están en las zonas y campamentos veredales. El meollo del asunto, según el comandante guerrillero, es que a varios de ellos se les ha tardado su salida de estos lugares porque el proceso de cedulación se ha retrasado.

Sobre la dejación de armas es fundamental aclarar que el Acuerdo Final, en su página 222 (protocolo para la dejación de las armas), diferenció entre los tipos de material bélico que dejarán las Farc: las armas individuales y el armamento inestable.

Este último tipo de material bélico (las caletas) tiene plazo de ser dejado hasta el 1 de septiembre pero las armas individuales sí deben dejarlas a más tardar el 20 de junio, es decir, si todo lo pactado se cumple, el 20 de junio se podrá decir que los guerrilleros de las Farc ya dejaron sus armas individuales pero no se podrá afirmar, como lo hizo Lozada, que “la totalidad de integrantes de las Farc habrán dejado las armas”.

Para decir esto hay que esperar a la dejación de las caletas que está presupuestada para el 1 de septiembre, en ese momento sí se podrá afirmar que las Farc se desarmó totalmente.