Pasar al contenido principal
Jueves, 16 Mayo 2019

Aunque cifras de endeudamiento que dijo Uribe son correctas, el país no está ‘quebrado’

Por Ana María Saavedra

El senador afirmó, acertadamente, que el nivel de endeudamiento de Colombia aumentó, pero eso no quiere decir que el país esté quebrado.

Con la llegada del nuevo gobierno, varias veces se ha repetido la frase “entregaron el país quebrado”. Lo dijo el presidente del Congreso Ernesto Macías en su discurso durante la posesión de Iván Duque el 7 de agosto pasado. También lo dijo el Centro Democrático en una publicidad publicada en varios medios de comunicación en esa misma fecha.

Recientemente, el senador y expresidente Álvaro Uribe lo repitió durante su visita a Pereira, como lo informaron medios de comunicación

“Entregaron el país quebrado, porque en el gobierno de Santos el nivel de endeudamiento de Colombia pasó del 43% al 56%, y bajo esas condiciones el presidente Iván Duque intenta ayudar a los sectores en crisis que piden ayuda”, señaló Uribe.

Uno de nuestros usuarios nos pidió que verificáramos esta frase del expresidente. 

En Colombiacheck ya habíamos verificado afirmaciones similares en el mencionado discurso de Macías y en una nota del portal El Nodo, en la que se aseguraba que “Santos deja el país en quiebra con una deuda externa de 126 mil millones de dólares”.

En esa ocasión encontramos que la deuda externa sí había aumentado, pero el profesor Julio César Alonso, director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, aclaró que aunque ese incremento no significa que el país haya caído en un default. Es decir, Colombia no ha dejado de pagar su deuda, ni le ha incumplido a sus acreedores.

Para hacer este nuevo chequeo, nos comunicamos con el equipo de prensa de Uribe y le preguntamos en qué se basaba el senador para decir que el aumento de esa deuda significa que el país esté quebrado. La respuesta que nos dieron fue: “esas cifras no se las inventa el expresidente Uribe. Puedes investigar el déficit fiscal que dejó Santos con las fuentes oficiales”. 

También nos remitieron este documento con cifras económicas de Uribe durante su gobierno.

1u

22

 

77

112

Buscamos en el Banco de la República las cifras de endeudamiento dadas por la oficina de prensa de Uribe y encontramos que sí se aproximan a la dadas en los boletines de 2011 y 2018

Pero Giovanni Reyes, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, concuerda con Alonso y dice que es una distorsión afirmar que el país esté quebrado debido al aumento de la deuda.

Reyes también recordó que, en materia económica, “los gobiernos Uribe se vieron beneficiados por el alza de los precios de la materia prima (petróleo y carbón) desde 2003 y hasta inicios de 2014”. La caída de estos, según Reyes, es una de las razones por las que la deuda pública aumentó. 

Por otra parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, (que en sus informes indicó que en 2017 Colombia tuvo la sexta deuda más alta de América Latina),  afirmó que “en 2018 la actividad económica [de Colombia] ha mostrado signos de recuperación, con ritmos de crecimiento anual que no se registraban desde 2015. Entre enero y septiembre la economía se expandió en un 2,5% anual, promedio que supera las tasas del 2,0% y el 1,8% correspondientes a 2016 y 2017 respectivamente”.

 

Es decir que, al poner la frase en contexto y verificar con expertos y fuentes documentales, aunque la deuda de Colombia sí ha aumentado, esto no significa que el país esté quebrado. Por esta razón, calificamos la afirmación del senador Uribe como cuestionable.

Viernes, 03 Agosto 2018

El “preocupante deterioro en seguridad” del que trinó Uribe es aproximado

Por Ana María Saavedra

Recientemente, mientras que el presidente saliente Juan Manuel Santos daba su discurso ante el nuevo Congreso, el expresidente y senador Álvaro Uribe comparó en Twitter sus años de gobierno con los de su sucesor y entregó cifras con las que quería mostrar un aumento de delitos.

En el trino, Uribe presentó cifras de diez delitos que aumentaron en 2017, con respecto a 2010, su último año como presidente.

 

 

Como se ve en el trino, Uribe mostró cifras, entre otras, de hurtos de vehículos, bancos, comercios y residencias, así como de extorsión, violencia sexual y voladura de oleoductos. En Colombiacheck le pusimos la lupa a su afirmación del “deterioro de la seguridad” y encontramos que es Aproximada.

Los datos que usó Uribe para su trino tienen como fuente un documento (que fue ya borrado de la red) del Ministerio de Defensa, que se basa en las estadísticas del Siedco de la Policía. En el informe se dan las cifras de 21 delitos, de los cuales 11 (el 52%) subieron.

Pero Uribe tiene razón en relacionar los delitos en alza con la seguridad, pues de la lista dada por el Ministerio, 11 de ellos afectan la seguridad ciudadana.

Homicidio

 

Cifras de homicidio

 

Secuestro simple

Cifras de secuestro simple

Secuestro extorsivo

Cifras de secuestro extorsivo

Extorsión

Cifras de extorsión

Hurto a personas

Cifras de hurto a personas

Hurto de residencias

Cifras de hurto a residencias

Hurto de entidades financieras

Cifras de hurto a entidades financieras

Hurto al comercio

Cifras de hurto al comercio

Hurto de carros

Cifras de hurto de carros

Hurto de motos

Cifras de hurto de motos

Piratería terrestre

Cifras de piratería terrestre

 

Como se ve en los gráficos, los hurtos y la extorsión se han incrementado en una gran proporción, mientras que el homicidio ha bajado.

Al analizar los gráficos del Ministerio de Defensa vemos cómo, a partir del 2016, varios de los delitos se dispararon.

Los hurtos a personas aumentaron en un 216%, de motos en 116%, de residencias en 118%, de comercios en 253% y las extorsiones aumentaron en un 309%.

La frase de Uribe es cierta, aunque tiene dos peros. El primero es que Uribe solamente usó del informe los delitos en alza. La segunda se relaciona con un cambio de metodología al contabilizar las cifras, que según la Policía y la Fiscalía, ocasionó esos picos tan altos.

Por qué han aumentado los delitos de seguridad ciudadana

Hugo Acero, experto en seguridad, analizó este tema en un artículo publicado en Razón Pública en febrero pasado, en el que explicó que “el problema de inseguridad ciudadana no es nuevo y ha tenido una tendencia creciente en los últimos años sin que los gobiernos de turno tomaran medidas para abordarlo”.

Acero comparó los delitos en la era de Uribe y la de Santos e indicó que los hurtos no han dejado de aumentar en estos últimos quince años (salvo el de automotores). Y son precisamente estos los delitos que hoy más afectan y preocupan a los ciudadanos.

Cifras d delitos de mayor impacto

En su informe, Acero concluyó que la política de Seguridad Democrática de la presidencia de Uribe no fue tan totalmente exitosa en materia de seguridad como algunos quieren verla. También criticó la falta de una política en este tema en la era Santos.

“El Estado no ha tenido una política de seguridad ciudadana y convivencia que responda a los requerimientos ciudadanos. Aunque bajo el primer gobierno del presidente Santos y bajo el liderazgo del consejero de seguridad Francisco Lloreda se formuló una política en este campo, la iniciativa fue abandonada cuando este último salió a los dos años de gobierno”, escribió Acero en Razón Pública.

Para Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, el aumento de casos de robos a motos se debe a varios factores. Por un lado, la mayoría de estos vehículos son hurtados bajo la modalidad de halado (robarse un vehículo que está parqueado). “Como en esta modalidad no usan la fuerza ni armas de fuego, la Policía hace capturas y en muchos casos, los jueces sueltan a los ladrones”, indicó.

Otra de las razones es el aumento del parque de motos. Según un informe de La República que cita a la Andi, “en los últimos 10 años, el parque de motocicletas [creció un] 233%, al pasar de 2,3 millones de unidades en 2007 a 7,7 millones a 2017”.

Durante una transmisión de Facebook Live de su balance en general, el presidente Santos reconoció el problema. Aunque dijo que algunos indicadores han mejorado, “no [ha sido] así en algunos delitos, los hurtos, los robos de celulares. Ahí tenemos que ser mucho más efectivos y más eficientes, es una corresponsabilidad con los alcaldes, es un desafío permanente en cualquier ciudad y país del mundo”.

Sin embargo, Daniel Rico, exinvestigador de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, aseguró que no todo lo relacionado con los delitos debe endilgársele al presidente, pues también depende de las iniciativas y políticas de los alcaldes y gobernadores.

Además, un informe de la FIP que analizó los delitos en las principales ciudades, concluyó que los delitos se han comportado de maneras muy diversas en las cinco ciudades más grandes del país.

Cambia metodología

Los hurtos y extorsiones tuvieron su pico más alto a partir del 2016. De acuerdo con el director de seguridad ciudadana de la Policía, el general Ómar Rubiano, esos picos también se relacionan con los cambios en la metodología.

Por una parte, desde el 2016 la Policía y la Fiscalía integraron sus sistemas estadísticos (Siedco y Spoa, respectivamente) para tener un mayor conocimiento de la seguridad del país. Y entre julio y agosto del año pasado empezó a operar la herramienta Adenunciar, en la que se puede denunciar en línea.

ADenunciar y la integración de datos generan inevitablemente un incremento en los registros de las noticias criminales, y hacen que las series estadísticas en el sistema Siedco de la Policía, antes y después del inicio de estos proyectos, no sean totalmente comparables”, se dijo en un comunicado.

Hay que anotar, sin embargo, que en Adenunciar solo se pueden reportar el hurto a comercio, personas, residencias, la extorsión, los delitos informáticos y pornografía infantil.

Los delitos que no menciona Uribe

Pero lo que dice el senador Uribe no es del todo preciso porque en su lista solamente menciona los delitos que han aumentado.

Al revisar el informe del Ministerio, vemos cómo disminuyeron los homicidios, el secuestro (tanto simple como extorsivo), la piratería terrestre, actos de terrorismo, atentados contra la infraestructura, voladuras de torres de energía (las de oleoductos subió), ataques a puentes, acciones de grupos al margen de la ley y víctimas de minas.

Sin embargo, la mayoría de estos delitos se relacionan con el conflicto armado, un tema en el que se enfocó Santos con el proceso de paz.