Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Jueves, 24 Octubre 2019

Chequeo a las propuestas de movilidad y transporte de cuatro candidatos a la Alcaldía de Medellín

Por Juan Camilo Montoya E. – El Colombiano

EL COLOMBIANO en alianza con RedCheq revisó las iniciativas más llamativas en esta materia de los candidatos a la Alcaldía: Santiago Gómez, Daniel Quintero, Alfredo Ramos y Juan Carlos Vélez.

Santiago Gómez, llamado el candidato de la continuidad con el movimiento Seguimos Contando con Vos, plantea en la página 33 de su programa de gobierno la “implementación de 3.000 bicicletas eléctricas que nos permitan llegar con este sistema público a las laderas y cubrir todo el territorio de la ciudad”.

Cuestionable

Al consultarle por este proyecto, Gómez destacó la efectividad del programa de bicicletas públicas del Área Metropolitana, EnCicla, pero que “solo tiene estaciones en los barrios planos. Con bicis eléctricas podríamos llegar a estaciones en barrios de montaña como La Milagrosa, por ejemplo”, indicó.

Según el cálculo del candidato, una bicicleta eléctrica vale entre 2 y 4 millones de pesos, es decir que sería un proyecto que no pasaría de los 10.000 millones de pesos. “Ese es el sueño mío, que alguien que estudie en el centro tome la bicicleta y vaya a su casa en La Milagrosa, se ahorra pasaje, hace ejercicio y le aporta al aire”, agregó.

Pero su propuesta, aunque bien intencionada, estaría lejos de convertirse en realidad. El Plan Maestro Metropolitano de la Bicicleta del Valle de Aburrá no contempla este proyecto. De hecho el Área Metropolitana, autoridad de movilidad de Medellín y de los municipios alrededor, establece en dicho plan que la expansión del sistema de bicicletas públicas debe hacerse hacia la “zona valle” y no hacia las laderas.

Mauricio Mesa, coordinador del colectivo Siclas, considera que entregar 3.000 bicicletas eléctricas en cuatro años es imposible. “Puede comprar las bicicletas, pero no hay ciclorrutas para conectar las estaciones. Para las inclinaciones de Medellín se requieren bicicletas de 350 vatios, pero no habría técnicos para esa demanda tan grande. No se trata de dinero, sino de tener experiencia”, afirmó Mesa.

Daniel Quintero, candidato del movimiento Independientes, propone un metro subterráneo en la página 32 de su programa de gobierno “Un salto al futuro”. “Metro Subterráneo de Sabaneta, Envigado, Poblado, Centro, Robledo, Castilla y Doce de Octubre: empezaremos los estudios técnicos y financieros para la construcción de una nueva línea de Metro. Actualizaremos el Plan Maestro del Metro”, dice el documento.

Verdadero pero

El aspirante a la Alcaldía argumenta que es necesario utilizar el subsuelo por la alta densidad poblacional de la ciudad y el avance del vehículo y las motos. Entre las ventajas para él están: menores tiempos de construcción, menor compra de predios, no hay que paralizar la ciudad para su construcción. “Nuestra propuesta coincide con los corredores actuales y propone utilizar el subsuelo en tramos de alto costo predial como El Poblado y el centro”, expresó.

Añadió que es una propuesta para estudiar y repensar la ciudad del 2050, cuando se estima que la ciudad tendrá 5 millones de automotores. Resaltó varias ventajas, según él, como la conexión de varios municipios, asistir la Línea A del Metro cuando tiene fallas y que no implica la reducción de carriles en las vías.

Lo primero a tener en cuenta es que esta iniciativa no hace parte del Plan Maestro del Metro

Al ser consultado, el candidato expresó que: “Es una idea que entraremos a estudiar, haciendo los respectivos estudios de factibilidad de la mano de la Empresa Metro. El recorrido propuesto coincide con los que ha estructurado el plan maestro del metro. Adicionalmente, nos hemos reunido con sus directivas incluido el gerente de la empresa Metro y fue muy bien recibida”. 

Sin embargo, Ramiro Márquez, exgerente del Metro, dijo que se atiene exclusivamente al Plan Maestro del Metro, hecho con rigor y contemplando lo más conveniente en movilidad sostenible. Para Márquez se trata de una idea que no está contemplada, por eso no amerita un análisis profundo porque el plan está debidamente fundamentado. Es muy completo y para que entre algo debe tener una orientación clara. Aunque sé que con el tiempo se pueden introducir modificaciones”.
 
Pero para el candidato Quintero, el plan maestro del metro no define tecnologías, en cambio sí corredores, y en ese orden de ideas, asegura que su propuesta coincide con los corredores actuales. “El próximo año habrá que actualizar el PMOT y en nuestra administración el Plan Maestro del Metro que cuando termine nuestro periodo tendrá sólo cinco años de vida, lo que le impide incluir proyectos de largo plazo. Será la oportunidad para repensar la ciudad del 2050 cuando se estima que la ciudad tendrá 5 millones de automotores”, afirmó.

Quintero asegura que introducir la propuesta en el plan y es viable y reitera que es necesario pensar en el futuro. Sin embargo, los proyectos de expansión del Metro están orientados en otros sectores y con diferentes modelos, por eso consideramos que su afirmación es verdadera pero...

Alfredo Ramos, candidato por el Centro Democrático, propone un proyecto muy ambicioso. En la página 81 de su programa de gobierno, plantea desarrollar “conjuntamente con los municipios aledaños y particularmente con los del Valle de
San Nicolás, el circuito de transporte público masivo de oriente, que conecte el sistema metro de Medellín con el aeropuerto José María Córdova de Rionegro. Esto impulsaría el progreso y la internacionalización de Medellín y Antioquia”.

Verdadero

“Esta es una oferta del plan de expansión del Metro, el Metro quiere aprovechar los buses a gas que van a subir de la 30 para generar un corredor vial que parta de Exposiciones y que llegue hasta el aeropuerto. Muchas personas diariamente hacen ese viaje”, dijo Ramos.

Efectivamente esta propuesta hace parte del plan de expansión. Para Alejandro Echeverri, director del Centro de Estudios Urbanos y Ambientales (Urbam), este proyecto es necesario porque “las relaciones de intercambio funcional, económico y humano entre los valles de Aburrá y de San Nicolás, cada vez son mayores y se incrementan aceleradamente. Estos dos valles se están convirtiendo en un territorio  complementario e interdependiente. Para hacerlos sostenibles es y será necesario un sistema de transporte público integrado y de alta calidad”.

La última afirmación avala que esta propuesta de Ramos no solo sea viable sino necesaria. Sin embargo, el experto afirmó que es prioritario elaborar un estudio riguroso para definir cuál debería ser la capacidad, las rutas y la tecnología. 

Juan Carlos Vélez, candidato de Medellín Avanza, en la página 75 de su programa destaca la ampliación de la Autopista Sur a seis carriles, desde Punto Cero hasta el Puente del Pandequeso. 

La iniciativa establece que los árboles se trasplantarán (ya que son árboles de poca altura) y que la obra se pagará con recursos del Área Metropolitana.

Verdadero

“Con este proyecto eliminaríamos el separador central de la Autopista. Habría que mover algunas redes de servicios públicos, pero es un proyecto que no tiene mayor costo si tuviéramos que adquirir predios o derribar inmuebles”, explicó el candidato.

El aspirante asegura que no requiere que se haga una gran inversión y tampoco comprar tierras.

Esta iniciativa también está contemplada desde hace varios años. Martín Alonso Pérez, arquitecto y experto en desarrollo urbano, señaló que esa idea “fortalece la columna vertebral de la movilidad norte sur del Valle de Aburrá. La propuesta es viable, hace mucho tiempo está y dentro de las posibilidades en términos de ejecución es válida”.

Pérez coincide en que no es una obra muy costosa, que complementa las mejoras viales no solo en sentido norte sur, sino sur norte que están en ejecución. 

“Está en el Plan Maestro de Movilidad del Área Metropolitana, así que es coherente”.
 

RedCheq

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 12 Junio 2020

Infraestructura no es ‘principal generador de empleos’, como dijo alcalde de Ibagué

Por José Reinaldo Morera Molina - RedCheq

Según las cifras de Ibagué Cómo Vamos, la infraestructura estaría en el quinto lugar de los sectores que más genera puestos de trabajo en la ciudad.

El alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, publicó el pasado 30 de mayo un video en su cuenta oficial de Facebook donde asegura que, con la reactivación de los locales comerciales que se acojan al Decreto 749 (en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus COVID-19), se han puesto en marcha más de 50.000 empleos nuevos. 

Además, en la misma publicación, Hurtado afirma que “la infraestructura es el principal motor generador de oportunidades de empleo”; según él, en Ibagué la infraestructura “ocupa más de 21.000 puestos de trabajo”.

Sin embargo, Andrés Hurtado citó cifras que están fuera de contexto y se confundió al decir que se generaron nuevos empleos, pues estos ya existían.

Colombiacheck contactó al alcalde y a su equipo de prensa para intentar aclarar la fuente de información en la cual basó su afirmación, pero hasta el momento de publicar, no fue posible obtener su declaración. 

Reactivación económica en Ibagué

El 28 de mayo de 2020 el Gobierno Nacional permitió mediante el Decreto 749 la apertura del comercio al por mayor y al detal desde el 1 de junio hasta el 1 de julio. Esta orden incluye el funcionamiento de centros comerciales y actividades inmobiliarias, y permite, dentro de sus 43 excepciones, la ejecución de obras de infraestructura y construcción.

La Alcaldía de Ibagué, para permitir la reapertura de los establecimientos comerciales de la ciudad, habilitó una página de control para aprobar y hacer seguimiento de los locales que volvieron a funcionar. Esta plataforma ha permitido tener registro de cómo se está reactivando la economía en la ciudad.

Sobre las cifras mencionadas por Hurtado, las que más se aproximan son los 51.723 empleos activos en el sector comercial antes de la cuarentena citados por Ormet Tolima, institución encargada de medir el desarrollo de la región, y los 21.885 puestos de trabajo que se reactivaron a partir del primero de junio. Esta última cifra fue publicada en el boletín de la Alcaldía de Ibagué correspondiente al pasado 30 de mayo.

De los 21.885 puestos de trabajo que volvieron a funcionar, 7.470 pertenecen a los 12 centros comerciales de la ciudad y el restante a locales de ventas al por menor.

Además, la infraestructura no es la principal generadora de empleo en la ciudad, pues este sector se posiciona en el quinto lugar con un total de 17.231 puestos de trabajo activos antes de la cuarentena, de acuerdo con Ormet Tolima. Por eso es falsa la afirmación de Hurtado cuando dijo que la infraestructura “ocupa más de 21.000 puestos de trabajo”. 

El principal generador de empleo en Ibagué, de acuerdo con cifras de Ibagué Cómo Vamos, es el comercio con 51.723 puestos de trabajo.

El desempleo, un problema que aqueja a Ibagué incluso antes de la cuarentena 

Carlos Salazar, director del Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad de Ibagué, le dijo a Colombiacheck que, si bien es cierto que la pandemia ha acentuado el desempleo, “este ha sido un problema que viene de antes”. 

Como hemos contado en  otros chequeos, Ibagué ha reducido con el pasar de los años su fuerza de trabajo. La tasa de ocupación (TO), indicador que mide la cantidad de personas que se encuentran trabajando, pasó del 59,9 por ciento en 2016 al 42,2 por ciento en 2020, y la tasa de desempleo incrementó del 16,8 por ciento en 2019 al 25,1 por ciento en 2020 de acuerdo con el último boletín del segundo trimestre del 2020 publicado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). 

Además, Salazar también asegura que el desempleo en la ciudad se debe a factores sociales como la informalidad. El porcentaje de la población ocupada de manera informal en Ibagué, según el Dane, es del 54,2 por ciento. 

Para Salazar, las condiciones en las que está operando el empleo informal luego de la reactivación económica es algo que aún no se puede medir, por lo cual, no se puede determinar el impacto real de esta medida a la fecha.