Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Sábado, 06 Febrero 2021

Corte Constitucional no ‘eliminó’ el uso del lenguaje inclusivo

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La sentencia T-344/20 hace una aclaración previa sobre el uso, en esa providencia, del masculino genérico. Pero esto no crea precedente ni impide su uso en otros contextos.

Desde la noche del 3 de febrero comenzó a circular en redes sociales el fragmento de un fallo de la Corte Constitucional que señala: “En la presente providencia el uso de los sustantivos masculinos genéricos se entiende que incluye en su referencia, en condiciones de plena igualdad y equidad, a hombres y mujeres sin distinción de sexo”. Y que, siguiendo las recomendaciones de la Real Academia Española, RAE, en materia del uso del lenguaje inclusivo, “en el texto de esta sentencia se prescindirá de la doble mención del género por considerarse innecesaria”. 

El tema continuó en la conversación de las redes sociales, particularmente Twitter, con opiniones a favor y en contra del texto mencionado anteriormente. Algunas de las cuales, sin embargo, contenían afirmaciones engañosas.

Una publicación de Facebook compartió, por ejemplo, una imagen, que también circuló en WhatsApp, que sostiene que “por fin no se volverá a escuchar todos y todas, jueces y juezas”. 

Carlos Felipe Mejía, senador del partido Centro Democrático, afirmó en su perfil de Facebook: “Importante fallo de la Corte para detener ideologías de género que dividen la sociedad”.

Y la revista Semana, al informar la noticia sobre el fallo, tituló: “Polémica: ¿Por qué la Corte Constitucional le dice ‘no’ al lenguaje inclusivo en Colombia?”.

Estas tres afirmaciones son cuestionables porque desconocen que el fragmento sobre lenguaje inclusivo del fallo no hace parte de la decisión de la alta corte. De hecho, el fallo ni siquiera tiene como tema central el lenguaje inclusivo.

La sentencia T-344 de agosto de 2020 fue dictada por el hoy exmagistrado Luis Guillermo Guerrero, junto con sus pares Alejandro Linares y Antonio Lizarazo (quienes salvaron parcialmente su voto). Esta providencia revisó dos tutelas de dos mujeres víctimas de violencia intrafamiliar que pedían protección, pues en instancias anteriores, los jueces que recibieron sus casos fallaron en su contra.

En medio de la revisión de los casos de las mujeres, el fallo hace una “aclaración previa” en la que se refiere al fragmento que circuló en redes: “El uso de los sustantivos masculinos genéricos se entiende que incluyen a hombres y mujeres”. 

Lina Fernanda Buchely Ibarra, PhD en Derecho de la Universidad de los Andes y docente de la Universidad Icesi, le explicó a Colombiacheck que las decisiones judiciales están divididas en dos partes: por un lado está la ratione decidendi, y por el otro, el obiter dicta. 

“La ratio es fundamentalmente la parte de la sentencia que es vinculante. La otra [el obiter] es considerada contexto y no hace parte de la argumentación, entonces no es vinculante”, dice Buchelly. 

Sobre este mismo tema se refirió Diego Castillo, especialista en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario: “La ratione decidendi es lo que hace que todos los jueces tengan que seguir esa misma línea. O sea, se vuelve un precedente. Los jueces se ven obligados a hacer caso de ese precedente. Pero no así con los obiter dicta”. 

Y la aclaración previa que hace la sentencia sobre el lenguaje inclusivo no hace parte de la ratio decidendi porque ese no es el asunto del que trata la sentencia, “no tiene referencia directa con el problema jurídico”, dice Buchelly. Simplemente está haciendo comentarios generales, una aclaración preliminar, sobre cómo se va a expresar.

Lina Céspedes, abogada y magíster en estudios de género, dice que la aclaración es como una convención en un mapa que indica cómo hay que leerlo. Pero no es una convención universal que indique cómo se deben leer todos los mapas. 

El abogado Mario Cajas, jefe Departamento de Estudios Jurídicos de la Universidad Icesi, por su parte señala: “La aclaración de la Corte en este fallo solo tiene el alcance de fijar un estilo en el mismo. De ninguna manera fija un precedente u ‘obliga’ a acogerlo en los demás fallos o por otros operadores jurídicos”.

En ese sentido, la Corte Constitucional no “acabó con el todos y todas”, ni le dijo “‘no’ al lenguaje inclusivo”. Por el contrario, este alto tribunal se ha referido en más de una ocasión al lenguaje inclusivo (aunque no exclusivamente para asuntos de género).

Quizá la sentencia más conocida en este sentido es la C-804 de 2006 que surgió de una demanda al Artículo 33 del Código Civil porque, esta norma, utiliza “el vocablo ‘hombre’ en su uso equivalente a género masculino para hacer referencia tanto a varones como a mujeres lo que implica ubicar a la mujer en una situación de dependencia y subordinación”. 

En esta sentencia, la corte le dio la razón al demandante, declaró inconstitucional la redacción original del artículo y afirmó: 

“El lenguaje es a un mismo tiempo instrumento y símbolo. Es instrumento, puesto que constituye el medio con fundamento en el cual resulta factible el intercambio de pensamientos entre los seres humanos y la construcción de cultura. Es símbolo, por cuanto refleja las ideas, valores y concepciones existentes en un contexto social determinado. El lenguaje es un instrumento mediante el cual se configura la cultura jurídica. Pero el lenguaje no aparece desligado de los hombres y mujeres que lo hablan, escriben o gesticulan quienes contribuyen por medio de su hablar, escribir y gesticular a llenar de contenidos las normas jurídicas en una sociedad determinada”.

En la sentencia C-042 de 2017, que trata sobre lenguaje inclusivo para casos de personas con discapacidad, la Corte Constitucional señaló que “en este sentido, [el lenguaje] puede ser modelador de la realidad o reflejo de la misma, proyectándose en el lenguaje jurídico y constituyéndose así en un factor potencial de inclusión o exclusión social”. Y citó otras 14 sentencias (incluida la C-804/06) en las que se refiere al lenguaje inclusivo.

Estas sentencias sí han creado precedente, porque tomaron decisiones de fondo sobre el tema. 

Ahora bien, más allá de esta sentencia, en términos generales la Corte Constitucional no puede “prohibir el uso del lenguaje inclusivo”.

“Las prohibiciones tienen que ser razonables y es completamente irrazonable que alguien controle la manera en que uno debe hablar. La única que se solicita, y es una especie de requisito, es un lenguaje respetuoso, por ejemplo a la hora de presentar derechos de petición”, dice Castillo, y explica que se puede desestimar un derecho de petición si está redactado de manera irrespetuosa. 

“Es lo único que se puede exigir en materia de lenguaje. Pero no pueden prohibir de ninguna manera usar o no una especie de lenguaje”, concluye Diego Castillo.

El carácter simbólico de la aclaración

Los cuatro especialistas coinciden en que, por tratarse de una alta corte, esta aclaración tiene un fuerte potencial simbólico.

Según Céspedes y Castillo, es posible que la aclaración sí dé pie para que otros jueces la referencien y no quieran usar el lenguaje inclusivo. Pero, nuevamente, no porque la sentencia “obligue” a hacerlo, pues esta no tiene ningún efecto jurídico vinculante.

“El impacto en lo jurídico es que le da un golpe duro a unas conquistas respecto al lenguaje incluyente, a la necesidad que el Estado nombre a hombres y mujeres, y cuando quiera nombrarlos a los dos, haga un esfuerzo de inclusión”, dice Lina Céspedes.

La polémica en este caso, dice Céspedes, está en “reconocer el poder del lenguaje y no desconocer cuánto nos preocupa el lenguaje, porque si no, no vigilaríamos los insultos”. 

De modo que calificamos como cuestionables las afirmaciones que circulan en redes que señalan que con la sentencia T-344/20 se prohíbe el uso del lenguaje inclusivo.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Viernes, 16 Agosto 2019

Es verdad que Bogotá es la única ciudad que planea tener mujeres peatones en todos sus semáforos

Por Isabel Caballero Samper

Aunque muchos usuarios criticaron a la alcaldía por un trino al respecto, Bogotá es la primera ciudad en convertir a la peatón mujer en la regla y no en la excepción.

Ayer la Alcaldía de Bogotá publicó en su cuenta de Twitter un trino que decía que “Bogotá es la primera ciudad en el mundo en establecer un ícono femenino como ícono estándar en sus semáforos” y contaba que después de un sondeo digital y en las calles, los ciudadanos habían decidido apodarla “Prudencia”.
Trino archivado de la Alcaldía de Bogotá sobre los semáforos

Colombiacheck consultó con la Secretaría de Movilidad y nos explicaron que a medida que los semáforos existentes vayan completando su vida útil van a ir siendo reemplazados con los nuevos semáforos inteligentes que vienen de fábrica con la figura del peatón mujer. El nuevo ícono de los semáforos es una muñeca con un vestido, ojos grandes de venado, pelo hasta los hombros y que mueve los brazos por encima de la cabeza mientras cruza la calle. En el futuro todos los semáforos de la ciudad van a tener el ícono femenino.
 

La Secretaría de Movilidad explicó que los íconos femeninos que se han usado en otras ciudades suelen ser acetatos con la silueta que se utilizan para campañas temporales o intervenciones en cierto semáforos de la ciudad que no son usadas en todos los semáforos como estándar. En Colombiacheck nos pusimos a la tarea de confirmar esto y encontramos que es verdad.
 
El primer país en usar imágenes de mujer en sus semáforos fue Holanda en el año 2000. Sophie, como fue apodado el ícono que buscaba retratar un imagen femenina realista, está en algunos semáforos de varias municipalidades holandesas y desde el 2013 también en algunas ciudades canadienses gracias a un convenio entre ambos países. El propósito del proyecto es llamar la atención de los transeúntes al hecho de que predominantemente se utilicen figuras masculinas para representar a todo el mundo.

Sophie, la mujer en los semáforos holandeses y canadienses (imagen tomada de The City Fix)
 Sophie, la mujer en los semáforos holandeses y canadienses (imagen tomada de The City Fix)

 

En Alemania, la ciudad de Zwickau introdujo en 2004 un personaje femenino en algunos de sus semáforos y a partir de ahí muchas ciudades alemanas, especialmente en el este, siguieron el ejemplo. La “mujer del semáforo”, o Amplefrau, es la versión femenina del famoso “hombrecito del semáforo”, o Ampelmännchen, el famoso ícono de los semáforos de Berlín oriental antes de la reunificación que se ha convertido en una de las más famosas imágenes de la ciudad. Pero en ninguna parte del país esta mujercita con dos trencitas es la regla. 

La ciudad de Dortmund intentó pasar una ordenanza para que el 50 por ciento de sus semáforos tuvieran a la mujercita pero fracasó. E incluso en Berlín la propuesta de ponerla en algunos semáforos de la ciudad fue rechazada por el Senado por considerarla un cliché anticuado de lo que significa ser mujer.

El clásico hombrecito berlinés y su versión femenina (imagen tomada del blog The Smart Way Round)

El clásico hombrecito berlinés y su versión femenina (imagen tomada del blog The Smart Way Round)

En Fuenlabrada, un suburbio de Madrid, España, primero hicieron un proyecto piloto con 25 semáforos en 2006 en los que a un lado había una mujer y al otro un hombre. Y al siguiente año siguieron con la segunda fase del proyecto instalando inicialmente cuatro semáforos en los que el muñequito se cambiaba de hombre a mujer cada dos segundos con el plan de ir cambiando todos los semáforos de la ciudad progresivamente. Para 2017, 40 semáforos tenían los íconos de hombre y mujer. Además, las señales de paso de peatones también tienen en algunos casos figuras de mujer.

Semáforos y señales peatonales en Fuenlabrada, cerca de Madrid (imágenes tomadas de ABC Madrid y El País)1Semáforos y señales peatonales en Fuenlabrada, cerca de Madrid (imágenes tomadas de ABC Madrid y El País)2

Semáforos y señales peatonales en Fuenlabrada, cerca de Madrid (imágenes tomadas de El País y ABC Madrid)

En Melbourne, Australia, hubo un proyecto piloto fallido en el que instalaron figuras femeninas en 10 semáforos durante un periodo de prueba de 12 meses en 2017, financiados por una organización no gubernamental. Pero el experimento no sentó bien y fue muy criticado.

Señal temporal en Melbourne (imagen tomada de ABC News)

Señal temporal en Melbourne (imagen tomada de ABC News)

En otros casos, se trató de conmemoraciones temporales como en Lugo, España, donde el día de la mujer de 2006 pusieron transparencias en los semáforos para cambiar a los muñecos por muñecas durante ese único día. 

En Wellington, Nueva Zelanda, donde en 2009 cambiaron algunos semáforos cerca del Parlamento para celebrar que este fue el primer país en darles a las mujeres el derecho al voto en 1893. 

En España en 2016 pusieron en Valencia la imagen de una mujer en un extremo del cruce y de un hombre en el lado contrario en 20 semáforos para celebrar el Día Internacional de la Mujer (y en 2018 en un barrio popular llamado Ciudad Fallera instalaron semáforos con peatones de hombres y mujeres vestidos con ropas tradicionales de la región). 

Y en Vilnius, Lithuania, instalaron en 2018 semáforos con ideogramas de mujer en una de las calles más importantes del centro de la ciudad para celebrar los 100 años del derecho al voto de las mujeres.

Ícono femenino en los semáforos de Vilnius (imagen tomada de France 24)Ícono femenino en los semáforos de Valencia

Semáforo de Ciudad Fallera

Ícono femenino en los semáforos de Vilnius (imagen tomada de France 24), Valencia (imagen tomada de El País) y Ciudad Fallera (imagen tomada de El País)
 

También hay ejemplos de homenajes a personajes históricos como en Wellington, Nueva Zelanda, donde instalaron ocho semáforos en honor de la activista por el derecho al voto de las mujeres Kate Sheppard en 2014 y a Carmen Rupe, mujer trans activista de los derechos LGBT, en 2016. 

En un suburbio de Melbourne, Australia, instalaron un semáforo en honor de Mary Rogers, la primera mujer concejal del estado de Victoria, en 2016.

Kate SheppardCarmen PaduraMary Rogers

Kate Sheppard (imagen tomada de The Spinoff) y Carmen Padura (imagen tomada de Stuff) en Wellington y Mary Rogers en Melbourne (imagen tomada de ABC News)
 

Y por otro lado, han existido campañas de solidaridad con la población LGBT que incluyen mujeres en parejas de lesbianas (además de parejas de hombres gays y otros signos para mostrar la diversidad sexual). 

En 2015 la capital de Austria, Viena, instaló parejas del mismo sexo en sus semáforos para coincidir con el festival de Eurovisión, el Life Ball para recoger fondos para los afectados de sida o VIH y el Festival del Orgullo.

 En 2016, en la Plaza de Trafalgar en Londres, Inglaterra, fueron instaladas 50 señales temporales con varios símbolos de diversidad sexual que incluían parejas de mujeres y símbolos del género femenino entrelazados. 

En 2017, Madrid, España, instaló 288 luces alusivas a la diversidad sexual en 72 cruces de la ciudad que quedarían de manera permanente. 

En Canberra, la capital de Australia, fueron instaladas ocho luces peatonales de parejas del mismo sexo en 2018. 

En ese mismo año en Manchester, Inglaterra, fueron instalados 34 semáforos peatonales temporales similares a los utilizados en Londres. Y las más recientes fueron en Colonia, Alemania, fueron instaladas 20 luces peatonales de manera temporal para el Festival del Orgullo de 2019.

Pareja lesbiana en Madrid (imagen tomada de El País), parejas diversas en Colonia (imagen tomada de DW)Pareja lesbiana en Madrid (imagen tomada de El País), parejas diversas en Colonia (imagen tomada de DW)

Pareja lesbiana en Madrid (imagen tomada de El País), parejas diversas en Colonia (imagen tomada de DW)

Parejas de mujeres en Viena (imagen tomada de El País) y en Canberra (imagen tomada de ABC News)Parejas de mujeres en Viena (imagen tomada de El País) y en Canberra (imagen tomada de ABC News)

Parejas de mujeres en Viena (imagen tomada de El País) y en Canberra (imagen tomada de ABC News)

Símbolos de diversidad utilizados en Londres y Manchester (imagen tomada del Twitter de @PrideInLondon)

Símbolos de diversidad utilizados en Londres y Manchester (imagen tomada del Twitter de @PrideInLondon)

Pocas horas después de publicarlo, la Alcaldía de Bogotá borró el trino que estaba causando incredulidad entre los usuarios de Twitter. Consultamos con la Secretaría de Movilidad y nos explicaron que lo borraron porque "no era tan claro" y por eso "generó muchos comentarios negativos" y que pronto estarían publicando nuevo contenido “para explicar mejor el tema”. En todo caso, en Colombiacheck verificamos el trino original y encontramos que era verdadero.