Pasar al contenido principal
Jueves, 21 Marzo 2019

De la Calle puso palabras sobre la JEP en la boca de Duque

Por José Felipe Sarmiento

Unas declaraciones del presidente sobre la ley estatutaria de la JEP causaron diversas interpretaciones en febrero. No es claro que al objetarla se haya contradicho a sí mismo, como afirmó el exnegociador.

El excandidato presidencial Humberto de la Calle, quien fue el jefe del equipo del gobierno de Juan Manuel Santos que negoció la paz con las Farc, le dijo al diario El País de España que “en el mes de febrero del año 2019 el presidente (Iván) Duque declaró que no iba a objetar la ley estatutaria (de la Justicia Especial para la Paz, JEP) porque no podía hacerlo, y porque no podía enfrentar a la Corte Constitucional”.

La versión del exnegociador hace parte una una entrevista publicada por el periódico europeo el pasado 15 de marzo. Cinco días antes, el mandatario colombiano objetó seis apartes del proyecto que consideró “inconvenientes” y, de esta manera, devolvió la iniciativa al Congreso para que decida si ratifica lo que ya había aprobado y que la Corte avaló o, por el contrario, le hace modificaciones que resuelvan las preocupaciones del Ejecutivo.

Para De la Calle, esta decisión fue contradictoria con el supuesto anuncio hecho con anterioridad por Duque. El excandidato se basó en la cita textual que trajo a colación el columnista Pascual Gaviria el pasado 13 de marzo en El Espectador. Según el texto, las palabras del presidente fueron:

“Yo no voy a entrar a controversias con la Corte Constitucional, tengo una preocupación, pero desafortunadamente esa preocupación no es objetable porque salió del texto… Es preferible tener ley estatutaria que no tenerla porque se necesitan normas claras y no la incertidumbre normativa”.

Duque sí usó esas expresiones a mediados de febrero. Primero, en el encuentro que sostuvo el 16 de ese mes con colombianos en Washington (Estados Unidos); luego, ante medios de comunicación tras su regreso a Colombia, el día 18. Las frases fueron retomadas en múltiples notas periodísticas. La mayoría se basó en un cable de la agencia Colprensa y varias titularon que el primer mandatario había descartado la objeción.

“Tengo una preocupación, pero desafortunadamente esa preocupación no es objetable porque salió del texto”, señaló el presidente en referencia a la inclusión en la JEP de los delitos sexuales cometidos contra niños en el marco del conflicto armado. El registro también quedó en video y fue presentado en Noticias Caracol y Noticias Uno, aunque con interpretaciones diferentes: respectivamente, que se estaba evaluando la decisión y que era probable la objeción ante las presiones del partido Centro Democrático.

Pese a la falta de claridad en el mensaje, Duque había expresado su intención de examinar en detalle la ley durante los días que tenía para ello desde antes de irse para Washington, en entrevista con RCN Radio el 15 de febrero. Además, el comunicado de Presidencia sobre la reunión con colombianos en la capital estadounidense ignoró las declaraciones de ese día sobre la JEP, es decir que no había un anuncio oficial sobre el tema.

La oficina de prensa solo destacó una respuesta al debate el 20 de febrero. Ese día, de nuevo, el presidente enfatizó en que el proyecto era “importante”, pero advirtió que se tomaría todo el plazo para evaluar el articulado, “obrando dentro de los tiempos que me da la ley”.

El 10 de marzo, finalmente, se materializaron las seis objeciones justo cuando se vencía el plazo para la decisión y Duque hizo el anuncio en alocución presidencial. Resulta cuestionable afirmar que esto contradijo su posición previa, porque nunca anunció expresamente que la fuera a sancionar.

Viernes, 29 Junio 2018

Los #TBT contra Duque

Por Carlos González

Después del triunfo de Iván Duque en las elecciones presidenciales, las redes sociales han revivido noticias viejas sobre Iván Duque y su círculo, sacándolas del contexto actual. Esta estrategia también fue usada en la campaña contra Gustavo Petro.

Aunque no pueden ser consideradas como noticias falsas, usuarios en redes sociales han compartido información descontextualizada que causa el mismo efecto que las ‘fake news’.

La particularidad en este caso es que las noticias sí son reales, pero fueron publicadas hace cuatro, ocho o, incluso, hace 16 años.

Bajo esta modalidad, una de las notas que más se ha viralizado en los últimos días es una que afirma que el electo presidente, Iván Duque, eliminará las primas extralegales para empleados públicos. La noticia, que fue publicada por Semana en 2002 bajo el título “Se eliminarán primas extralegales a funcionarios públicos”, explica que el expresidente Álvaro Uribe Vélez decidió eliminar estos reconocimientos para reducir el gasto del Estado a través del Decreto 1919 de 2002, lo que en su momento provocó el rechazo de las centrales obreras de todo el país.

Noticia de Semana sacada de contexto

La nota fue publicada en la revista en 2002, pero se ha querido presentar como si fuera vigente y Duque estuviera pensando en tomar esta medida. Desde las comunicaciones del próximo mandatario han resaltado que dicha información es falsa y otros usuarios han aclarado que se trata de una nota publicada hace 16 años.

Una de las razones por las que se ha propagado este tipo de contenidos es que las personas, aún después de elecciones, quiere seguir reafirmando posiciones, explicó Carlos Arias, experto en temas políticos, quien insistió en que, a pesar de esto, sí es evidente que la difusión de noticias falsas ha descendido en las últimas semanas.

Aunque esta fue una práctica que también se utilizó durante la campaña presidencial, pues opositores de Petro compartieron noticias de sus declaraciones sobre Hugo Chávez o su simpatía por el régimen venezolano, haciéndolas pasar como actuales.

Publicación fuera de contexto sobre relación entre Petro y Chávez

Así mismo, se compartían a diario noticias sobre cifras de desplazamiento, heridos por la guerra en el Hospital Militar e información relacionada con la paz, sin ser actual, solo para reafirmar que la mejor opción era apostar por el candidato que promovía esta opción.

Para Mauricio Guerrero, profesor de sociología de la Universidad Icesi de Cali, en términos de cómo se manejan las estrategias digitales se puede montar un portal para difundir noticias falsas o hacer uso de estas noticias viejas, que es mucho menos costoso pues no se requiere de redactores, de una página web o de publicidad, únicamente de buscar información publicada por otros y publicarla en redes sociales, a las que la mayoría de gente tiene acceso.

“La información es real, solo que traída desde el pasado. Estas prácticas parten de un usuario que está en la capacidad de acceder al archivo digital de todos los medios y entiende sobre la información para replicarla”, agrega Guerrero.

“En el tema digital el rótulo es muy poderoso, cuando se comparte en las redes sociales aparece es el título y el ‘copy’ que se le escribe, no la fecha. Muchas veces la gente lo comparte sin entrar, sin darle click, por eso las personas piensan que es una noticia actual, lo que lleva a la confusión”, finaliza.

Carrasquilla y la reducción del mínimo

La reducción del salario mínimo es otra noticia que ha revivido desde que Duque es presidente. En 2008, Alberto Carrasquilla, quien fue ministro de Hacienda entre 2003 y 2007, bajo el gobierno de Uribe, manifestó que el salario mínimo en Colombia era muy alto y que, para generar más empleo y hacer más competitivo al país, era necesario reducirlo.

La noticia salió a flote nuevamente debido al rol que desempeña el economista en la comisión de empalme con el saliente gobierno de Juan Manuel Santos, por lo que opositores a Duque en redes han expresado que la intención del nuevo gobierno será reducir el mínimo.

Publicación fuera de contexto sobre Carrasquilla y el salario mínimo

 

Publicación sin contexto sobre Carrasquilla y el mínimo

 

Cuando compartían la noticia en las redes sociales, en muchos de los ‘copy’ no aclaraban que era de 2008. Tampoco en el título que aparece en la nota en Facebook o Twitter. Solamente, al dar click en el portal que la compartió se aclara que la propuesta es de 2008.

Aunque es una noticia fuera de contexto, vale mencionar que Carrasquilla siempre ha mostrado su posición respecto al mínimo, por lo que lo normal es que siga pensando de la misma manera.

Según datos comparados de los bancos centrales de varios países de Latinoamérica, en un artículo de la Revista Semana, Colombia tiene actualmente uno de los salarios mínimos más bajos de la región, pues si se lleva a dólares, quedaría en US$295 (incluido el subsidio de transporte), por debajo de países como Argentina (US$544), Chile (US$456) o Uruguay (US$431).

Sin embargo, un informe de la Ocde de 2015 señala que el ingreso mínimo es Colombia es uno de los más altos del mundo en relación al ingreso medio de la población, pues alcanza el 81% de esta cifra.

A pesar de la discusión, esta información sobre una reducción del salario mínimo también ha sido desmentida y se ha dicho que estas fueron declaraciones de 2008, por lo que no pueden ser descontextualizadas.