Pasar al contenido principal
Jueves, 16 Junio 2016

El cuentazo de Uribe

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Álvaro Uribe es el autor de uno de los más grandes mitos sobre el proceso de paz: “Mantener a los guerrilleros rasos con un auxilio de $1.8 millones durante cinco años mientras se preparan profesionalmente”. Luego de la culminación de los acuerdos de paz, su cuento quedó totalmente desmitificado. Los guerrilleros recibirán el 90% de un salario mínimo y solo durante dos años.

El cuentazo del auxilio por $1.8 millones que el gobierno nacional le pagaría a los guerrilleros desmovilizados de las Farc, nació en diciembre de 2014, época en la que el proceso de paz vivió una de sus tantas crisis.

En esa temporada decembrina, las Farc tomaron como rehén al general del Ejército, Rubén Darío Alzate, quien cayó en manos del grupo armado en el departamento de Chocó, donde según explicó, se encontraba adelantando una labor social, vestido de civil y sin su esquema de seguridad.

Su retención, que ocasionó que los diálogos en La Habana fueran suspendidos por decisión del presidente Juan Manuel Santos, finalizó luego de 14 días cuando el jefe guerrillero, ‘Pastor Alape’, lo regresó a la libertad, no sin antes tomarse una foto en la que salen abrazados y que según el alto oficial, “fue un ‘show’ en el que me obligaron a participar”.

Es justo luego de esa liberación cuando el senador Álvaro Uribe emite un comunicado, publicado por el diario El Espectador, en el que señala ocho exigencias que supuestamente habrían hecho las Farc para reanudar el proceso de paz.

Aunque la información nunca fue confirmada oficialmente, el exmandatario aseguró en su momento que era auténtica. Luego de verificar la información, Colombiacheck encontró que no había sustento que respalde la afirmación de que las Farc recibirán $1.8 millones de manutención.

Luego, el 24 de agosto de 2016, cuando finalizó la negociación, se pudo establecer que realmente el estipendio para los integrantes de las Farc que se acojan al proceso de paz, corresponderá a un 90% del salario mínimo, unos $620.508 pesos al día de hoy.

Como el mito de los $1.8 millones hizo carrera en redes sociales y mucha gente lo creyó, el jefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de la Calle, salió a desmentir el rumor en la revista Semana.

Ese fue el origen del mito de los sueldos para los guerrilleros que, luego de 20 meses con el cierre de las negociaciones, se cayó del todo. El cuentazo de Uribe se comentó en los pasillos, en las oficinas, por las redes sociales, en el campo y en cualquier sitio de la geografía nacional. Durante el tiempo que el mito estuvo vigente y a pesar de que fue desmentido, Uribe Vélez nunca reveló su fuente o la forma cómo obtuvo dicha información.

El Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en el numeral (3.2.2.7) “Garantías para una reincorporación económica y social sostenible” en la parte concerniente a la Renta Básica establece que será el 90% de un mínimo lo que recibirán los miembros de las Farc luego de que salgan de las zonas de concentración. Este estipendio será sólo por dos años y desde que no tengan “un vínculo contractual que les genere ingresos”, concluye el documento.

Un poco de contexto

Con el acuerdo final quedó en evidencia que el gobierno tenía razón cuando en varias oportunidades, por medio de sus canales de comunicación, reiteró que la ayuda a los guerrilleros que se acojan al proceso de paz, nunca sobre pasaría lo que recibe cualquier desmovilizado en Colombia.

En la actualidad, según datos de la ACR, los excombatientes que pertenecieron a un grupo armado ilegal y se desmovilizaron pueden recibir mensualmente un subsidio que oscila entre $160.000, $320.000 y $480.000 pesos, todo depende del nivel de cumplimiento frente a los compromisos pactados. Si no cumple con nada, no recibe nada.

Además de ese beneficio mensual, los excombatientes pueden recibir otra ayuda denominada inserción económica, la cual se da por una sola vez durante todo el proceso de reintegración. Algo que también se les dará a los integrantes desmovilizados de las Farc del proceso de paz negociado en La Habana.

Ese beneficio puede ser invertido en vivienda, educación, creación de unidad de negocio o fortalecimiento de la misma. Los excombatientes de las Autodefensas Unidas de Colombia pueden recibir hasta $2 millones y los desmovilizados de otros grupos armados (ELN y EPL) hasta $8 millones.

Los desmovilizados de las Farc, según el acuerdo final, recibirán dos millones (por una única vez) luego de que culminen los 180 días dentro de las zonas de concentración en las cuales se dará el proceso de dejación de armas; por otra parte recibirán ocho millones, también por una única vez, para el emprendimiento de un proyecto productivo que puede ser individual o colectivo.

Adicional a lo anterior, los participantes de las Farc que se acojan a los acuerdos tendrán pago de seguridad social por un periodo determinado y tendrán acceso a programas de educación, vivienda, recreación y deporte, de la misma forma como sucede con los demás desmovilizados de otros grupos armados que han dejado las armas.

Es importante aclarar que el acuerdo final en el apartado 3.2.2.7 en el que se aborda el tema de la Renta Básica deja claro que la asignación mensual se dará “cuando el benefiario acredite que ha continuado con su ruta educativa”, nada novedoso respecto a las demás personas que han participado en los programas de reincorporación controlados por la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). Sino cumplen con el programa de reincorporación no se les otorgan los beneficios, así son los lineamientos de la ACR.

Actualización

El Gobierno nacional logró la aprobación del Acuerdo Final en el Congreso pese a haber perdido el plebiscito y de esta manera inició la implementación de lo acordado. Una de las medidas que más indignó a los uribistas fue el hecho que a la Unidad Nacional de Protección podrían llegar hasta 1.200 farianos (de manera gradual) con un sueldo de $1.825.843 mensuales para servir de escoltas a los mismos líderes de las Farc, así quedó establecido en el decreto presidencial 302 de 2017.

Este decreto le dio cuerda a los uribistas para sostener que lo del $1.8 millones para los guerrilleros no era cuento chino sino toda una realidad, sin embargo, como lo contó Colombiacheck en "Centro Democrático se alarma por programa de escoltas para las Farc" este beneficio solo podría ser hasta máximo el 17% de los integrantes del grupo en proceso de dejación de armas y no de manera generalizada, como en su momento lo contó el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe. “Mantener a los guerrilleros rasos con un auxilio de $1.8 millones durante cinco años mientras se preparan profesionalmente”, dijo.

Debido a que lo del asunto del $1.8 millones para los farianos no fue del todo una mentira y actualmente hasta el 17% de integrantes de las Farc se podrían hacer con ese sueldo, Colombiacheck cambia la calificación de este chequeo. De "Falsa" a "Inflada" teniendo en cuenta que si habrá un porcentaje de guerrilleros con ese beneficio pero no serán todos como en su momento sostuvo el exmandatario Uribe.

Jueves, 01 Junio 2017

¿Es válido hablar de desarme total sin que las Farc dejen las caletas?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Aunque Carlos Antonio Lozada, miembro del secretariado de las Farc, afirmó que el 20 de junio todos los integrantes de esa guerrilla habrán dejado las armas, esto no es del todo cierto pues ese día todavía faltarán por dejar las que tienen encaletadas en 949 depósitos.

El pasado 29 de mayo fue el último día en que el presidente Juan Manuel Santos tuvo las facultades extraordinarias aprobadas por el Congreso de la República para desarrollar por medio de decretos las distintas iniciativas que permitan dar cumplimiento al Acuerdo Final de paz firmado con las Farc.

Ese fin de semana, con lunes festivo incluido, el presidente Santos puso su rúbrica sobre 23 decretos con fuerza de ley, todos firmados entre el 26 y el 29 de mayo, según la página de Presidencia de la República.

Además de la maratónica firmatón del Presidente, ese mismo lunes festivo, el mandatario colombiano anunció por medio de una alocución presidencial: “decidimos que la entrega de las armas no se terminará mañana (30 de mayo) como estaba previsto, sino dentro de 20 días”, explicó. Frente a la extensión del plazo se pronunció Carlos Antonio Lozada, cuyo nombre de pila es Julián Gallo Cubillos.

 

 

La afirmación de este miembro del secretariado de las Farc es engañosa porque el 20 de junio esa guerrilla no habrá dejado la totalidad de las armas de sus integrantes sino apenas las armas individuales que cada guerrillero tiene en los diferentes campamentos y zonas veredales en los que la guerrilla está concentrada, así lo estableció el Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU, Mm&v, en un comunicado del 29 de mayo.

“A partir del 1 de junio y hasta el 20 de junio, la totalidad de los integrantes de las Farc - EP, incluyendo las milicias, habrán hecho dejación de armas y tránsito a la legalidad, salvo aquellos que deban realizar tareas de identificación de caletas, extracción de armamento y seguridad de los campamentos existentes en las Zvtn”, apunta el documento.

En definitiva, no se puede afirmar categóricamente que el 20 de junio próximo los excombatientes de las Farc habrán dejado la totalidad de sus armas porque en esa fecha aún faltarán por ser dejadas las que están encaletadas.

Un tema sin duda espinoso y que es criticado con fuerza por los opositores al Acuerdo Final toda vez que, como lo calculó el propio Lozada, se trata de unos 949 depósitos aproximadamente. Al menos así lo contamos en Colombiacheck a comienzos de mayo, “Farc: de acusador a acusado en el tema de armas y caletas”.

Por cuanto las caletas farianas también hacen parte de las armas que tendrá que dejar esa guerrilla, Colombiacheck califica la aseveración de Lozada como engañosa.

¿Lozada se contradice?

Según el comunicado del Mm&v, las caletas de las Farc solo serán dejadas hasta el 1 de septiembre. Lo curioso de todo el asunto es que el propio Lozada en una entrevista concedida a la revista Semana el 6 de mayo pasado, manifestó que la dejación de las armas encaletadas por parte de las Farc se podría hacer en tres meses, “si se dispone de la logística adecuada”, explicó.

Es decir, las declaraciones del propio Lozada a Semana desmintieron su trino del 29 de mayo. En aquella oportunidad él reconoció la complejidad y el retraso en cuanto al otro tipo de armas que tienen que ser dejadas por las Farc, las que están en las 949 caletas, y por ello solicitó tres meses más para lograrlo.

Colombiacheck buscó a Lozada para conocer su punto de vista sobre el tema y para saber de dónde saco los datos que sustentan su afirmación, pero hasta el momento no ha obtenido una respuesta.

Según manifestó Lozada en la entrevista con Semana, la dejación de las armas encaletadas por parte de las Farc ha sido un proceso complejo en buena parte porque los lugares en los que está el material bélico son de difícil acceso y ubicación. Además, para esta labor es necesario el acompañamiento de algunos integrantes de las Farc que están en las zonas y campamentos veredales. El meollo del asunto, según el comandante guerrillero, es que a varios de ellos se les ha tardado su salida de estos lugares porque el proceso de cedulación se ha retrasado.

Sobre la dejación de armas es fundamental aclarar que el Acuerdo Final, en su página 222 (protocolo para la dejación de las armas), diferenció entre los tipos de material bélico que dejarán las Farc: las armas individuales y el armamento inestable.

Este último tipo de material bélico (las caletas) tiene plazo de ser dejado hasta el 1 de septiembre pero las armas individuales sí deben dejarlas a más tardar el 20 de junio, es decir, si todo lo pactado se cumple, el 20 de junio se podrá decir que los guerrilleros de las Farc ya dejaron sus armas individuales pero no se podrá afirmar, como lo hizo Lozada, que “la totalidad de integrantes de las Farc habrán dejado las armas”.

Para decir esto hay que esperar a la dejación de las caletas que está presupuestada para el 1 de septiembre, en ese momento sí se podrá afirmar que las Farc se desarmó totalmente.