Pasar al contenido principal
Lunes, 22 Abril 2019

El departamento del Cauca es donde más asesinan dirigentes sociales

Por Sania Salazar

El departamento es uno de los más afectados con los asesinatos de líderes sociales, según concluyen diversas fuentes, ¿por qué?

Terminada la Minga indígena que tuvo la vía Panamericana cerrada por 29 días, Darío Tote, vocero de ese movimiento indígena e integrante del Consejo Regional Indígena, Cric, manifestó preocupación por la seguridad de quienes participaron en la protesta.

“Nos preocupa el derecho a la vida porque el departamento del Cauca es donde más se asesina a dirigentes sociales, a dirigentes de derechos humanos y esta es una de las grandes preocupaciones, que después de la Minga venga esa situación, porque se nos ha señalado como lo peor”, manifestó en entrevista con RCN Radio.

Tote le dijo a Colombiacheck que la situación de violencia contra los líderes es “oficial” y que la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, los organismos de derechos humanos y la comunidad internacional saben que el Cauca es el departamento donde más asesinan líderes sociales de distintas organizaciones.

Después de revisar varias fuentes Colombiacheck califica la afirmación de verdadero, pero, porque como ya lo habíamos explicado, hay varias organizaciones que hacen seguimiento a estos asesinatos utilizando diferentes metodologías, por lo que hay varias cifras al respecto y no necesariamente el Cauca aparece en todas como el de mayor número de asesinatos, pero sí en los primeros lugares.

Un informe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, publicado en diciembre de 2018, indica que según la oficina del alto comisionado para los derechos humanos de Naciones Unidas, desde la firma del Acuerdo de Paz en noviembre de 2016, se han verificado 163 asesinatos de líderes sociales y defensoras de los derechos humanos y se ha informado de 454 casos en total. “Estos asesinatos se concentran principalmente en tres departamentos: el Cauca, Norte de Santander y Antioquia”, puntualiza el informe.

Un trabajo que cruza la información de diversas fuentes el portal de datos Datasketch muestra las cifras que ubican al Cauca como el departamento con mayor número de víctimas, con 114 líderes asesinados desde 2016. Según ese portal, el segundo departamento con mayor número de víctimas es Antioquia, con 73 asesinados.

Gráfico Datasketch

Según el más reciente informe del programa Somos Defensores correspondiente al primer semestre de 2018, en ese periodo asesinaron a 77 líderes. La mayoría de los casos se registraron en Cauca (13), en Antioquia (12) y en Norte de Santander (10).

Un artículo publicado por  la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, en febrero pasado indica que el norte del Cauca concentra la mayor cantidad de hechos de victimización a nivel departamental en los últimos años.

“La salida de las Farc-EP de la ecuación de la guerra en 2016, la entorpecida implementación del Acuerdo de Paz y la recomposición de estructuras armadas enfocadas en fortalecer su capacidad de control sobre distintas economías ilegales, han contribuido en gran medida, con el recrudecimiento de los altos niveles de victimización contra líderes y lideresas sociales”, señala Pares en el documento.

Según esa Fundación, los distintos tipos de victimización, incluyendo los no letales, apuntan principalmente a quienes impulsan procesos de defensa de derechos étnicos y colectivos, a líderes y lideresas involucrados en procesos de sustitución de cultivos de uso ilícito, a quienes trabajan por la implementación del Acuerdo de Paz y a quienes promueven o participan en candidaturas y procesos políticos alternativos.

“Los indígenas encabezan la lista de líderes asesinados con un poco más del 40% de todos los hechos registrados, la mayoría ocurridos en municipios como Corinto, Buenos Aires y Santander de Quilichao”, señala el informe de Pares, que además explica que los grupos sociales con mayor cantidad de víctimas son las comunidades afrodescendientes, y las comunidades campesinas, así como líderes y lideresas comunitarios que encabezan procesos sindicales, culturales, comunales y de defensa del acuerdos de paz.

“Tristemente, los ataques a líderes y lideresas en el caso del norte del Cauca hay que verlas, por un lado, a través del acumulado histórico de décadas de persecución a los procesos sociales que reivindican el derecho a decidir sobre sus territorios y, por otro, de cara a una realidad histórica que mezcla las nuevas dinámicas sociales y comunitarios y los viejos conflictos que siguen palpitando en la región”, concluye el informe.

Giovanny Yule, dinamizador político del sistema de gobierno propio del Cric y líder de la Minga, explica que el Cauca ha sido fuerte  históricamente en organización social de los pueblos indígenas, campesinos, afros, sindicatos y otros sectores sociales “eso le hace estorbo a quienes quieren perturbar el equilibrio y la armonía de la comunidad como los narcotraficantes y los grupos armados ilegales, pero también a los grandes terratenientes que quieren seguir acumulando más tierras en detrimento de las comunidades indígenas, afros y campesinas”.

Yule dice que en ese territorio los grupos armados se han puesto a la orden de los narcotraficantes y concluye que es una lucha en buena parte territorial, pero también política y cultural.

Durante la presentación del “Tercer informe del estado de la implementación del acuerdo de paz” del Instituto Kroc de estudios internacionales de paz, de la Universidad de Notre Dame, Borja Paladini, director de la entidad, aseguró que la seguridad de los líderes sociales y los excombatientes es una de las principales preocupaciones que tienen, pues los líderes no se sienten seguros y eso pone en riesgo la implementación territorial del acuerdo de paz.

Foto portada: Fernando Acalo. Tomada de la página del Cric.

Jueves, 29 Agosto 2019

Bolsonaro no dijo que fuera a destruir la reserva indígena Raposa Serra do Sol sino a desmarcarla. Pero sí dijo que les va a dar fusiles a los finqueros

Por Isabel Caballero Samper

En un video se ve al presidente de Brasil diciendo que va a destrozar una reserva indígena y a armar a terratenientes. Calificamos el video de Verdadero, pero.

El senador Iván Cepeda compartió en Twitter un video con el logo de la ONG Survival International en el que presidente de Brasil Jair Bolsonaro, según los subtítulos en español, dice que va a “destrozar” la reserva indígena Raposa Serra do Sol y que va a “darles armas a todos los terratenientes”. El senador agregó el comentario: “Bolsonaro: promotor de crímenes contra la Humanidad,” que no chequeamos por ser una opinión.

 

Colombiacheck revisó el video y encontró que hay algunas imprecisiones en la traducción de los subtítulos. Principalmente, Bolsonaro no dice que vaya a “destrozar” Raposa Serra do Sol, una reserva indígena en el estado de Roraima, lo que dice es que la va a “desmarcar”, que igual que en español tiene el sentido de eliminar una demarcación o un lindero. En portugués destrozar se podría decir destroçar, destruir o estilhaçar. De manera que aunque Bolsonaro sí está diciendo que va a acabar con la reserva indígena, lo está diciendo en un sentido jurídico y no en un sentido literal. 

El audio del video, que fue publicado originalmente en las redes en inglés y español de Survival International el 29 y 30 de octubre del 2018 respectivamente, dice:
Alô cá estado de Roraima, eu Jair Bolsonaro. Em 2019 vamos desmarcar [a reserva indígena] Raposa Serra do Sol. Vamos dar fuzil e armas a todos os fazendeiros.
“Hola aquí estado de Roraima, soy Jair Bolsonaro. En el 2019 vamos a desmarcar [la reserva indígena] Raposa Serra do Sol. Vamos a dar fusil y porte de armas a todos los finqueros.”

El error de traducción de Survival en español se repite en los subtítulos en la versión en inglés que dice “rip up”, que significa rasgar o hacer pedazos. En la cuenta de @SurvivalBrasil no aparece el video, pero parece que la cuenta no estaba activa en la época pues no hay ningún trino entre septiembre de 2017 y febrero de 2019.
 

Survival International es una organización internacional con carácter consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas que trabaja por los derechos de los pueblos indígenas y tribales alrededor del mundo.
 
Bolsonaro había ganado la segunda ronda de elecciones el 28 de octubre de 2018 y tomó posesión el 1 de enero de 2019, por eso en los videos de Survival dice que es el presidente electo de Brasil. Pero en realidad el video original fue publicado por primera vez en YouTube el 21 de enero de 2016, cuando Bolsonaro era senador, mes y medio antes de presentarse oficialmente como precandidato a las elecciones presidenciales.

En el video completo se oye como Bolsonaro dice que los fusiles con los que quiere armar a los terrateniente son para que no los “importunen” los “marginales del MST”. El MST, Movimiento de los Trabajadores sin Tierra, es una organización social que busca impulsar la reforma rural en Brasil. 

Luego Bolsonaro promete que va a construir adentro de la reserva la hidroeléctrica del río Cotingo, un proyecto por el que ha abogado el gobierno de Roraima.

La reserva indígena Raposa Serra do Sol queda en el extremo norte de Brasil, en el estado de Roraima que colinda con Venezuela y Guyana, y tiene un área 1,7 millones de hectáreas y unos 20.000 habitantes, indígenas principalmente de la etnia Macuxi. El proceso de identificación y legalización de esta reserva ha generado mucho conflicto, especialmente con cultivadores de arroz a gran escala y ganaderos que llegaron a la región en 1970. Pero también con el gobierno del estado de Roraima y con mineros ilegales, pues según un mapa del Servicio Geológico de Brasil las principales reservas mineras de Roraima, que incluyen diamantes, oro y otros minerales, están adentro de las reservas indígenas Raposa Serra do Sol y Yanomamo, que es aún más grande.

El proceso de identificar el área de la reserva Raposa Serra do Sol comenzó en los años 70 y terminó en 1993 y sólo hasta 2005 se logró la declaración oficial. En 2009 la Corte Suprema de Brasil declaró que el área de la reserva debería ser de uso exclusivo para los pueblos indígenas y se inició un proceso de evicción y reasentamiento de los finqueros no indígenas, que a pesar de que serían compensados dijeron que se trataba de un caso de “robo legalizado”.

Desde hace mucho tiempo Bolsonaro ha atacado las reservas indígenas con comentarios violentos y racistas. Y su primer decreto, publicado el mismo día de su posesión, le quitó la responsabilidad de demarcar territorios indígenas a FUNAI, la agencia de temas indígenas que depende del Ministerio de Justicia, para entregársela al Ministerio de Agricultura que puso en control de la antigua presidenta del lobby agroindustrial.
 
En conclusión, la intención de Bolsonaro es que la reserva indígena Raposa Serra do Sol pueda ser aprovechada económicamente para la ganadería extensiva, la siembra de arroz a gran escala, la minería y la producción de energía hidroeléctrica. De manera que decir que prometió “destrozarla” cuando dijo “desmarcarla” es exagerado pero no falso. Además sí prometió “a dar fusil y porte de armas a todos los finqueros”.