Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 01 Junio 2016

"El dinero de Paz Colombia vendrá de los propios bolsillos de los colombianos"

Por Miriam Forero

Marta Lucía Ramírez: "Con el Plan Colombia el gobierno dio algo más de $100.000 millones de dólares, mientras que EE.UU. solo ha puesto unos $10.000 millones de dólares”.

La dirigente conservadora y excandidata presidencial, Marta Lucía Ramírez habló con la revista digital KienyKe en el marco de los 15 años del Plan Colombia y el anuncio del nuevo plan de apoyo del gobierno norteamericano, que ahora se llamará “Paz Colombia”, cuyo objetivo es ayudar a financiar el posconflicto. “Ese dinero vendrá de los colombianos. Con el Plan Colombia el gobierno dio algo más de $100.000 millones de dólares, mientras que EE.UU. ha puesto unos $10.000 millones de dólares”, aseguró Ramírez.

El medio hizo una interpretación de esa advertencia: “Esto significa que ese dinero para la lucha contra el narcotráfico vendría de los impuestos. Esto es justamente un problema teniendo en cuenta el déficit económico que se presenta por la baja del precio del petróleo”.

Por un lado, las cuentas de la exministra de defensa son reales. Según el especial multimedia que preparó la Presidencia de la República para la conmemoración, en la ejecución del Plan Colombia el gobierno nacional aportó $131.000 millones de dólares, equivalentes al 97% de los fondos totales usados, mientras que el gobierno del “Tío Sam” puso $10.000 millones de dólares, que significan el 3% de la inversión final.

Eso se explica por la naturaleza misma del plan: se trata de un acuerdo de cooperación en el que los dos países hacen inversiones para un propósito común. Así mismo, es muy probable que el renovado “Paz Colombia” mantenga el esquema con el que la alianza ha funcionado durante 15 años.

Aunque esto todavía no está establecido con precisión y el Congreso de Estados Unidos aún no ha aprobado la nueva ayuda, un grupo de congresistas de ese país emitió el 9 de febrero una resolución, en el marco del aniversario del Plan Colombia, en la que el Senado “reafirma su compromiso de continuar la alianza entre Estados Unidos y Colombia en asuntos de seguridad mutua, incluyendo cooperación antinarcóticos, combate trasnacional del crimen organizado y garantías de justicia para aquellos que han causado daños imborrables en nuestras poblaciones”.

En cuanto a la posibilidad de que parte del dinero para el posconflicto venga del bolsillo de los colombianos, Vicenc Fisas, director de la Escuela de Paz de la Universidad de Barcelona, que estudia conflictos y procesos de paz en todo el mundo, afirma que es lo normal e, incluso, recomienda que sea así. “Sería un agravio contra los países pobres y los que hoy están buscando refugio en Europa que Colombia sólo pidiera ayuda internacional para financiar la paz. Se debe acudir también a recursos propios a través de los ahorros que permite la reducción en la guerra, dinero de las élites colombianas y dinero de las Farc”.

De hecho, el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas le dijo a El Espectador que desde 2015 se ha destinado parte del presupuesto nacional ($13 billones) para financiar la implementación de puntos acordados en La Habana, como reparación de víctimas e inversión en el sector rural.

Sin embargo, el ministro del Posconflicto, Rafael Pardo, aclaró en una entrevista con Colprensa que el gobierno no planea generar más impuestos sino incentivos. “Tenemos la mitad de lo que necesitamos para la acción inmediata. Lo que tiene que ver con los acuerdos de la mesa va en el presupuesto. Lo que tiene que ver con el ministerio del Posconflicto, hemos pensado que sean más bien incentivos tributarios y no nuevos impuestos”.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 10 Julio 2019

El mosquito espía de las redes es solo una maqueta

Por José Felipe Sarmiento

Aunque sí hay investigaciones que buscan crear drones tan pequeños como insectos, todavía no existe un modelo con características como las que enumera un meme.

Una cadena que se ha movido por diferentes redes sociales muestra la imagen de un supuesto mosquito robot con el nombre “Insect Spy Drone 5G” y asegura que “ya [está] en producción”. El meme, que es una captura de pantalla de una publicación de Facebook, también dice que el aparato cuenta con diferentes equipos y capacidades: desde cámara y micrófono hasta una aguja para tomar muestras de ADN o instalar dispositivos subcutáneos de rastreo.

Meme viral cuestionable sobre supuesto mosquito robot Insect Spy Drone 5G

Un lector le pidió a Colombiacheck verificar si esa tecnología de verdad existe. El portal de chequeo estadounidense Snopes que, como Colombiacheck, es miembro de la Red Internacional de Fact-Checking (IFCN), ya había revisado exactamente la misma imagen, con el mismo texto en 2012, solo que en inglés.

En ese entonces, el sitio encontró que se trataba de una maqueta conceptual sobre cómo debería lucir un micro vehículo aéreo de esas características, no de una foto. Además, que la posibilidad de que un robot de ese tipo pudiera llevar a cabo las funciones atribuidas por la publicación todavía parecían “más ficción especulativa que que realidad”.

No obstante, el artículo advertía que sí había investigaciones encaminadas a la invención de drones basados en el vuelo de los insectos. Desde entonces, la ciencia ha hecho avances pero todavía son insuficientes para producir un ‘mosquito espía’.

“Hay muchos retos por superar para que [pequeños sistemas aéreos no tripulados] puedan ser usados en aplicaciones comerciales y militares rutinarias”, señalaba el el ingeniero aeronáutico indio Inderjit Chopra, asesor de la NASA y doctorado en el MIT, en octubre de 2018 durante un simposio con sede en la Universidad de Maryland, donde es profesor destacado y director de un centro de investigación.

El Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Washington, por ejemplo, tiene un Laboratorio de Robótica de Insectos Autónomos. Sus modelos más recientes todavía están lejos de lo que muestra el meme. Apenas en 2018 logró el primer despegue por un instante de un robot inalámbrico del tamaño de una avispa, porque a esa escala no se ha conseguido que tengan autonomía de vuelo con el peso que representa una batería incorporada (la fuente de energía de este era un rayo láser), entre otras dificultades.

En abril pasado, el laboratorio publicó un rediseño con cuatro alas en lugar de dos, que mejora la capacidad de carga. “Estos pasos serán necesarios para que robots tan pequeños tengan aplicaciones útiles”, concluye este estudio.

De hecho, la misma universidad ha buscado recientemente otras alternativas. Una de ellas es la instalación de microdispositivos en insectos reales con la capacidad de cargarlos, pues se pueden usar baterías más pequeñas cuando no se necesita que estas provean la energía para volar u otras funciones que el animal hace por sí mismo.

Los insectos robot que vuelan hoy en día son mucho más grandes que un mosquito. Un caso es MetaFly, un dron con forma de mariposa con 19 centímetros de largo y 29 de envergadura, que está en camino a producción gracias a la financiación colectiva. Hace dos años, la Universidad de Oxford, a través de su compañía Animal Dynamics, produjo Skeeter, un robot de 12 centímetros inspirado en las libélulas y financiado por el Ministerio de Defensa británico.

El modelo “Insect Spy Drone 5G”, por lo menos por ahora, no existe. Hay avances que buscan crear modelos similares, pero ninguno es funcional. Por eso, calificamos esta publicación como “cuestionable”.