Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 03 Mayo 2022

El exalcalde de Medellín y candidato mencionado por Otoniel es Luis Pérez, no Federico Gutiérrez

Por José Felipe Sarmiento

Un artículo del portal paisa NT24 cambia el contexto del testimonio del narcotraficante para relacionar al aspirante de la coalición Equipo por Colombia a la Presidencia con el Clan del Golfo.

En la nota titulada “Exalcalde de Medellín entre los aliados del Clan del Golfo según Otoniel” (sic), publicada el 21 de abril de 2022, el portal antioqueño NT24 relaciona unas declaraciones de ese narcotraficante con el candidato presidencial de la coalición Equipo por Colombia, Federico Gutiérrez.

“Ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) declaró Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, cabecilla del Clan del Golfo que un exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia están entre los aliados del Clan del Golfo” (sic), dice el primer párrafo.

Enseguida, el segundo señala: “Durante la época de mayor auge en Antioquia por parte del Clan del Golfo se encontraba al mando de Medellín Federico Gutiérrez, que está vinculado por tener nexos con grupos criminales y que para el inicio de su administración este Clan se expandió a nivel en Antioquia” (sic).

Luego, el texto recoge algunos señalamientos hechos por el capturado exjefe de la organización criminal, próximo a ser extraditado a Estados Unidos, relacionados con desviación de recursos hacia ese grupo armado por medio de contratos, así como reuniones entre líderes políticos y paramilitares de 1999 a 2004, cuando Úsuga era parte de las extintas AUC. También dice que los implicados serán investigados.

Colombiacheck encontró que el artículo es cuestionable, pues mezcla eventos ciertos de forma engañosa para relacionar a Gutiérrez con el grupo narcotraficante que lideraba Otoniel. Con la información disponible en ese momento, se podía saber que no era ese exalcalde de Medellín al que se refería el exjefe del Clan del Golfo, como se confirmó luego. 

Al buscar en Google “candidato presidencial Otoniel” con resultados del 20 al 22 de abril de 2022, lo primero que aparece es un artículo del diario El Tiempo con la misma fecha que el de NT24 titulado “Los políticos que mencionó ‘Otoniel’ ante JEP; habrá compulsa de copias”. En el texto se informa que entre estos estaría “un exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia”, sin especificar quién ni si era candidato presidencial.

Otro resultado es un video de Noticias Caracol del 20 de abril en el que la periodista Catalina Vargas informa que “alias Otoniel entregó detalles de políticos, gobernadores, alcaldes, empresarios, universidades, de algunos exmiembros del DAS, también de algunos exmiembros del Gaula y de la Fuerza Pública, que al parecer habrían sido pagados por algunos miembros de las AUC y también por algunos miembros del Clan del Golfo”. Así que tampoco hizo referencia a ninguno de los aspirantes a la jefatura de Estado.

Por otro lado, teniendo en cuenta el dato de El Tiempo, cabe recordar que Gutiérrez sí ocupó la Alcaldía de Medellín de 2016 a 2019, pero ni siquiera ha aspirado a la Gobernación de Antioquia y mucho menos ha llegado a ella.

En cambio, en los últimos 35 años, que es el tiempo que ha transcurrido desde el ingreso de Úsuga a la ilegalidad a finales de los 80, como ya lo ha corroborado Colombiacheck, hay cinco políticos que sí han ocupado ambos cargos:

Dos de ellos están en el tarjetón presidencial de 2022: Pérez, por el grupo significativo de ciudadanos (firmas) Colombia Piensa en Grande, y Fajardo, por la coalición Centro Esperanza.

Por tanto, en general o solo contando a los presidenciables, para el momento en el que NT24 publicó su nota, se sabía que el aspirante del Equipo por Colombia no cumplía con el perfil descrito sobre la persona mencionada por Otoniel. Sin embargo, ni siquiera menciona a Fajardo o a Pérez, quienes sí cabían en la descripción conocida hasta entonces que publicó El Tiempo.

Además, el texto relaciona la expansión del Clan del Golfo tras la firma de la paz entre el Estado y las FARC con la administración de Gutiérrez en la capital antioqueña. Los tiempos coinciden, pero este proceso se dio en otras áreas del departamento e incluso en sus vecinos, áreas que escapaban a la jurisdicción sobre la que ejercía funciones el entonces mandatario municipal.

Según un análisis de la Fundación Ideas para la Paz publicado en octubre de 2021:

“Las AGC [Autodefensas Gaitanistas de Colombia, como se autodenomina el grupo armado] comenzaron un proceso de expansión y fortalecimiento producto de la desmovilización de las FARC con el que llegaron al norte del Chocó, al norte de Antioquia y a algunas zonas del sur de Córdoba. Sin embargo, este proceso se desaceleró con el lanzamiento de la segunda fase de la Operación Agamenón, en 2017”.

Esta misma ONG ya advertía en 2015, antes de la alcaldía de Guitérrez, que se había consolidado la presencia del Clan del Golfo en Medellín “gracias a un complejo entramado de redes criminales que les permiten tener el dominio territorial y, con ello, el control de la población y la regulación de diversas actividades, tanto ilegales como legales”. De modo que NT24 hizo una asociación engañosa entre una cosa y la otra.

La administración del actual candidato sí ha sido cuestionada por vínculos con la Oficina de Envigado, una compleja red criminal de la ciudad que en 2013 pasó de enemiga a aliada del Clan, según el medio especializado Insight Crime. Su primer secretario de Seguridad, Gustavo Villegas, fue capturado mientras ocupaba ese cargo y luego fue condenado por colaborar con esa organización ilegal.

El exfuncionario también ocupó las secretarías de Gobierno con Fajardo, quien primero lo tuvo como director de Paz y Reconciliación, y Hacienda con el parapolítico Ramos, entre otros cargos en la ciudad y el departamento bajo diferentes administraciones. Incluso trabajó con los gobiernos nacionales de Andrés Pastrana, como negociador en su fallido proceso de paz con el ELN, y Álvaro Uribe, como miembro de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación surgida del acuerdo para la desmovilización de las AUC.

Sin embargo, NT24 solo afirma vagamente que Gutiérrez “está vinculado por tener nexos con grupos criminales” en relación con el citado testimonio de Otoniel que en realidad no lo tocaba. Es decir que le cambió el contexto a este último para que pareciera que se había referido al aspirante presidencial de la coalición derechista, cuando no era así.

Dos días después, el 23 de abril de 2022, el diario El Espectador finalmente publicó el nombre del exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia mencionado por Úsuga ante la JEP y resultó ser el también candidato presidencial Pérez Gutiérrez. El exjefe del Clan del golfo lo señaló de tener una relación cercana con el extraditado alias Mi Sangre, otro exparamilitar y narcotraficante.

El candidato de Colombia Piensa en Grande negó la acusación y la calificó como un “refrito” en diferentes medios de comunicación (1, 2, 3).

El 1 de mayo, la columna del periodista Daniel Coronell en la revista digital Cambio reveló el listado completo de 63 personas mencionadas. Gutiérrez no aparece, Pérez sí.

De modo que la nota de NT24 es cuestionable porque tergiversa lo dicho por Otoniel para asociarlo con cuestionamientos a Gutiérrez a pesar de que el candidato del Equipo por Colombia no cumplía con el perfil señalado por el narco y finalmente se supo que efectivamente no era la persona mencionada por él.

Además, no es la primera nota engañosa de ese portal contra el mismo aspirante presidencial, pues Colombiacheck ya había verificado una sobre un video también sacado de contexto en el que supuestamente abuchean al expresidente Uribe por hacerle campaña, cuando la grabación en realidad era de 2018. En ese chequeo se explica que el contenido del sitio está enfocado a favor del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y el candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, e incluso ha sido cuestionado antes por medios locales.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 16 Junio 2022

Esta foto no demuestra que Francia Márquez esté practicando brujería ni santería

Por Alexander Campos Sandoval

La narrativa que acusa de bruja a la candidata vicepresidencial del Pacto Histórico descontextualiza y estigmatiza un acto simbólico de carácter internacional.

Publicaciones en Facebook, Twitter (1, 2) y el portal IFM asocian a Francia Márquez con la  “santería” y la “brujería” utilizando una foto en que está la candidata vicepresidencial en mitad de una ofrenda de flores, frutas, semillas y velas encendidas. 

En redes sociales la imagen ha sido publicada con mensajes como “Si usted es cristiano y apoya a esta mujer para Vicepresidenta del país está apoyando la santería y la brujería. Ojo con eso”, mientras en el portal IFM noticias (que ya hemos chequeado otras dos desinformaciones contra el Pacto Histórico y Francia Márquez) usan la imagen para la nota ‘La brujería de Francia Márquez’. En la publicación también aseguran que “Gustavo Petro y Daniel Quintero, quienes también han utilizado este tipo de rituales que se acercan más a los rituales de santería con el fin de garantizar el triunfo en las elecciones a las que se presentan o para mantenerse en el poder”.

Este artículo atiza la narrativa de que tanto Márquez como Gustavo Petro tienen relación con la santería, la brujería, el chamanismo o el satanismo. Incluso, en los últimos días circulan audios en WhatsApp que, sin sustento, afirman que la campaña del Pacto Histórico incluye prácticas oscurantistas. En ellos, supuestas autoridades religiosas del cristianismo aseguran que, durante sus viajes por el país, Gustavo Petro ha realizado amarres, conjuros y rituales. En otro de los audios se llama a Francia Márquez  como “la bruja mayor”.

Al buscar la imagen usada en las publicaciones encontramos que fue tomada durante un evento al que asistió la candidata y lideresa ambiental durante su visita a Florencia, Caquetá, el pasado 23 de abril y fue originalmente publicada por la usuaria de Twitter @vivitoce, quien se identifica como simpatizante del Pacto Histórico.

Asimismo, Francia Márquez publicó este trino:
 

En Colombiacheck contactamos a María Argensola Quintero, miembro de la comunidad emberá y líder indígena de Florencia, quien hace parte del colectivo de mujeres indígenas de esa ciudad que organizó el evento del 23 de abril. Sobre los símbolos y elementos que se aprecian en la imagen, explicó:

Yo trabajo mandala hace muchísimos años, igual que mis compañeras indígenas. Para nosotros, el mandala es la herramienta de trabajo para la sanación del alma, el cuerpo, el espíritu y la mente. Para conectarnos con la Pachamama y de acuerdo al espacio donde estamos. A donde yo llego, abro mandala. Eso no es satánico. Nuestra pachamama da frutos, alimentos y, como verás ahí, hay de todo de lo que da la tierra. Eso pusimos y está nuestro color púrpura que nos identifica como mujeres, como femeninas. Hay palo de agua, tambora, kena y sonajeros para cantar cantos de conexión al universo. Se armoniza el espacio con esencias de eucalipto o romero y se comparte una bebida que se llama caguana del pueblo Uitoto”.

La noción de mandala, mencionada por Quintero, hace parte de tradiciones como la budista, la hinduista e incluso está presente en la cultura japonesa

María Quintero afirma que el nombre de esta escenografía es “mandala de la Esperanza” y que ha viajado a México, Nicaragua, Brasil, Estados Unidos e incluso en actos de la ONU. Dice además que se ha usado en colegios, asociaciones, colectivos y universidades para la construcción de memoria histórica. “Que no vengan ahora a tratar de apretar a Francia porque hicimos un mandala en Caquetá”, concluye la lideresa.

Por su parte, el exsecretario general de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Higinio Obispo, nos explicó que los elementos de la imagen representan “una ofrenda a la naturaleza. Nosotros hacemos, de acuerdo a cada espiritualidad, ofrendas, pagos, sanaciones, en aras de la armonía de todos. Ni siquiera es en honor a una persona si no para todos los seres vivientes”.

El concepto de ofrenda a la naturaleza mencionado por Obispo es famoso y existe en numerosos países de Latinoamérica como Perú, México, Bolivia y Guatemala, a veces bajo el nombre de ofrenda a la Madre Tierra o a la Pachamama.

Asimismo, para identificar si existen elementos asociados a la santería en la imagen, consultamos a Ethan Tejeda, doctor en humanidades y profesor de la Escuela de Estudios Literarios de la Universidad del Valle, quien ha investigado el sincretismo cultural y religioso de la población afrocolombiana:

En la imagen no se advierte una disposición tipo altar, que es propia de las prácticas yorubas. No parece estar presente ninguna forma del candomblé. En esa imagen se encuentran lo afro, lo indígena y lo hispánico. Parece más un ejercicio pedagógico que un asunto ritual. Hay elementos sincréticos, pero no se evidencia la presencia de ídolos, de palo de santo o de elementos de la religiosidad afrocaribeña”.

El candomblé al que se refiere el profesor es una religión de procedencia africana extendida por América Latina. En ella se adaptan prácticas de la religión yoruba que, como se ve en el capítulo 14 de “El exilio de los dioses: religiones afrohispanas”, entiende la santería como parte de la relación de los creyentes con sus deidades. En los rituales de ‘sacrificio’ que se realizan dentro de esta doctrina se utilizan los elementos simbólicos citados por Tejeda, que no están presentes en la fotografía en la que aparece Francia Márquez.

Las narrativas de desinformación en las que acusan a Petro o a Francia Márquez de satanismo ya las hemos verificado. Incluso, editaron un video para hacer creer que Petro afirmaba tener un pacto con Satanás.

Así pues, es falso que la foto compartida en redes sociales demuestre que Francia Márquez practique santería o brujería.