Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 14 Julio 2019

El falso tiquete de Santrich a Cuba

Por Pablo Medina Uribe

Aunque el paradero de "Jesús Santrich" sigue siendo desconocido, la supuesta prueba que dio un portal para asegurar que el exjefe guerrillero había viajado a Cuba desde Venezuela tiene muchas inconsistencias.

El sábado 13 de julio, el portal El Expediente publicó un trino con el siguiente mensaje: "Dato: Recibimos información según la cual Jesús #Santrich viajó a Cuba después de pernoctar sobre suelo venezolano, en el 'campamento Santrich'. Se mueve con apoyo del G2 desde época del proceso de paz".

La única prueba que aportaron para estas afirmaciones fue una foto de una pantalla de un computador que publicaron en un trino posterior en la que, al parecer, se ve una reserva de tiquete de avión a nombre de Seuxis Paucias Hernández Solarte, el nombre de pila de alias "Jesús Santrich", en un vuelo de Caracas a La Habana.

Seuxis

Pero este "pantallazo" tiene varias inconsistencias.

Primero, en el pantallazo se ve que la reserva es para el vuelo V0111 de Conviasa, la aerolínea nacional venezolana, el domingo 7 de 2019 a las 2:30 p.m.

Sin embargo, al revisar la página de Conviasa, encontramos que el vuelo V0111, aunque sí realiza el trayecto Caracas-La Habana, lo hace los miércoles y no los domingos.

v0111

Esto lo verificamos revisando la página de Flight Radar, un servicio que rastrea todos los vuelos comerciales del mundo, donde vimos que, efectivamente, el vuelo que hace el trayecto Caracas-La Habana los domingos a las 2:30 p.m. es el V0100, mientras que el V0111 que aparece en el pantallazo de El Expediente vuela los miércoles a las 7:00 a.m.:

V0111V0111

Incluso, el texto "Domingo, 07 de Julio de 2019" parece haber sido añadido sobre la foto del pantallazo, como se ve en esta ampliación de la imagen:

Magnifier

Y debajo del texto "Precio de Ida", donde en la página de Conviasa mostraría el número de pasajeros, el texto en el pantallazo parece haber sido borrado, como se ve en esta comparación:

PasajerosPasajeros

En la página de la aerolínea comprobamos que los vuelos de ida y vuelta entre Caracas y La Habana cuestan 360 dólares y que el precio se muestra como "Precio de Ida y Vuelta".

En el pantallazo, también se ve el precio de 360 dólares, pero sólo se lee "Precio de Ida". Es más, la página de Conviasa no permite comprar vuelos internacionales solo de ida, pues exige comprar el regreso también:

Ida

Por otra parte, el nombre de "Jesús Santrich" sí es Seuxis Paucias Hernández Solarte, como se ve en varios documentos legales que lo mencionan (aunque a veces su segundo nombre es escrito "Pausias" o "Pausis"). Y el número "92275786", que aparece en el pantallazo de la supuesta reserva, sí corresponde a la cédula de "Santrich", como muestran las mismas menciones legales.

Pero cualquiera hubiera podido ingresar estos datos en la página de Conviasa. Además, en el pantallazo, su cédula aparece como si fuera su pasaporte ("PA") y es poco probable que haya incluido su nombre entero, pues la página de Conviasa solo pide primer nombre y primer apellido al reservar un tiquete:

Conviasa

Finalmente, como señalaron varios usuarios en internet, en el pantallazo no se ve ninguna confirmación de compra. Incluso, parece ser simplemente una búsqueda de itinerario, pues la pestaña de la página que se ve subrayada con color naranja es "Datos de Viaje", mientras que las pestañas de "Datos de pasajero y Pago" y de "Revisar y Finalizar" no están subrayadas y parecen ser pasos sucesivos para efectivamente comprar un tiquete.

Por todas estas razones, calificamos el supuesto tiquete de Santrich a Cuba como falso.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 28 Agosto 2016

“Nunca vamos a saber qué pasó con las víctimas de las Farc”, Óscar Iván Zuluaga

Por Miriam Forero

Veamos por qué se pifia el excandidato presidencial por el Centro Democrático, cuando quiso señalar de inválido el acuerdo final de paz ya que supuestamente no ayudará a esclarecer la verdad sobre las desapariciones.

En el video que difundió el excandidato presidencial como reacción a la firma del acuerdo final, Zuluaga incluyó esta advertencia sobre el acceso a la verdad de lo que ocurrió con las víctimas de las Farc como una de las razones por las que considera ilegítimo el texto resultante del proceso de paz.

 

 

Sin embargo, el punto cinco del acuerdo, que aborda el tema de las víctimas y la justicia transicional, incluye varios aspectos que se encaminan a contribuir con la verdad. Por un lado, establece la creación de una Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, que estará encargada de investigar qué sucedió durante el conflicto.

Esa comisión será independiente y extra-judicial, es decir, los testimonios que allí se recojan no funcionarán como confesiones o pruebas para procesos penales, con lo cual se busca que las personas implicadas tengan más libertad para hablar con la verdad.

Además, el acuerdo contempla una Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, labor en la que las Farc -al igual que el gobierno- se comprometieron a aportar toda la información que tengan disponible.

Según la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, luego de este acuerdo que fue anunciado en octubre de 2015 y cuyas acciones humanitarias se pondrían en marcha de inmediato, el equipo de exhumaciones de la Fiscalía duplicó su fuerza de trabajo y priorizó nueve municipios, en los que se han logrado desenterrar más de 1.000 cadáveres de posibles desaparecidos en razón del conflicto.

Finalmente, aunque lo acordado incluye amnistía para los culpables de delitos políticos y conexos, y penas alternativas para quienes cometieron crímenes de lesa humanidad, una condición indispensable en ambos casos para que los guerrilleros accedan a esos beneficios es contar la verdad, lo que ayudará a saber qué pasó con las víctimas de las Farc por las que reclama Zuluaga en su video.

Si bien estos tres aspectos no garantizan el conocimiento total de la verdad y parten de la voluntad de quienes participaron en la comisión de esos delitos para contar lo que ocurrió, no hay razón para afirmar, como lo hace Zuluaga, que nunca se sabrá qué pasó con las víctimas de las Farc.