Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 16 Agosto 2019

El metro de Bogotá sí está trazado en el POT, aunque puede ser ajustado

Por José Felipe Sarmiento

Miguel Uribe, candidato a la Alcaldía, dijo que el plan vigente no ordena un recorrido para la primera línea del sistema férreo. Pero sí lo hace, solo que admite cambios con base en estudios.

El candidato a la Alcaldía de Bogotá por varios partidos Miguel Uribe Turbay afirmó, en un debate en la emisora W Radio, que “no existe” un trazado para la primera línea de metro en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá, porque el recorrido definido en el año 2000 fue derogado en 2003. Según dijo, “el Plan Maestro de Movilidad de 2006 establece que, con base en estudios, el alcalde determinará el trazado”.

Suargumento fue retomado por el portal El Nodo, que reprodujo el video de esa declaración del aspirante.

Captura de pantalla de la nota de El Nodo

Pero la afirmación es cuestionable, porque tergiversa lo que en realidad dicen ambas normas al respecto. La historia comienza con el POT original de 2000, expedido en la primera administración de Enrique Peñalosa (no en la de Antanas Mockus, como dijo Uribe). El artículo 176 define un trazado en ‘U’ de una línea de metro dividida en dos tramos: el primero, desde Kennedy por Puente Aranda hacia el Centro y, luego, a la calle 72 con Caracas por el oriente; el segundo, desde ahí hacia Engativá.

La administración Mockus sí le hizo cambios al plan en la revisión de 2003, a la que se refiere el exsecretario de Gobierno. Pero ninguna modificación tocó el recorrido del metro contemplado allí. De hecho, este aparece idéntico al primero en el artículo 188 del decreto de 2004 que compiló los dos anteriores, bajo la administración de Luis Eduardo Garzón.

Esta es la norma que está vigente, debido a la nulidad del POT que Gustavo Petro decretó en 2013. Así lo reconocen el glosario técnico del Catastro Distrital y la memoria justificativa del nuevo plan que pretende expedir Peñalosa en su saliente administración.

El Plan Maestro de Movilidad de 2006 tampoco dice la frase que Uribe le atribuye sobre la potestad de la Alcaldía para definir el recorrido del metro. El artículo 61, que es el que se refiere a este sistema de transporte, establece que “cuando las condiciones de movilidad de la ciudad lo exijan, la administración distrital adoptará el metro, y adelantará los estudios pertinentes de factibilidad como componente del Sistema de Transporte Público Integrado”.

En junio pasado, Peñalosa le agregó otros artículos que tampoco dicen eso. Hablan es de la habilitación de vías existentes para el sistema férreo, las condiciones de edificabilidad de la infraestructura necesaria (como alturas y tipos de construcción), los patios, la integración con otros medios masivos de transporte, entre otras disposiciones que no cambian el trazado de 2004.

No obstante, la Secretaría de Planeación Distrital sí ha hecho esa interpretación. En un concepto de 2017 para la Empresa Metro de Bogotá, afirma que el Plan Maestro de Movilidad es “prevalente” y que, por eso, al decir que la ciudad adoptará el metro con base en estudios, le da la facultad de determinar el trazado a la administración distrital.

El ingeniero civil Darío Hidalgo, doctorado en Planeamiento de Transporte Urbano, contradice esa lectura de las normas. “Los planes maestros de movilidad no pueden derogar el POT, porque es una norma superior”, explica. Sin embargo, también señala que todos los trazados de metro desde la administración de Samuel Moreno (2008-2011) han sido distintos al de esa norma porque “no es una camisa de fuerza” y se puede ajustar de según los estudios técnicos.

Por su parte, el arquitecto urbanista Carlos Roberto Pombo, director de la Sociedad de Mejoras Públicas y Ornato de Bogotá, considera que “los planes maestros sí pueden reglamentar lo que está en el POT”, que es distinto a cambiarlo o ‘tumbar’ su contenido.

En cualquier caso, Hidalgo recuerda que desde 2008 se han adelantado estudios para ajustar el recorrido y definir las características de la primera línea. Estos explican las diferencias de lo que quedó en el plan hace 19 años frente a las propuestas de Moreno, Petro y Peñalosa. Esta última, que a grandes rasgos corresponde al tramo 1 original, es la que está plasmada en la declaratoria de importancia estratégica por parte del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) de 2017 y es la que está en licitación.

RedCheq

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 03 Octubre 2019

Uribe Turbay acierta en presupuesto de la U. Distrital, aunque omite fuentes

Por José Felipe Sarmiento

El candidato a la Alcaldía de Bogotá dio cifras reales, pero no todo lo pone la ciudad. Además, la administración había proyectado un bajón de recursos para la institución en 2019, que el Concejo evitó.

El aspirante a alcalde de la capital Miguel Uribe Turbay dijo, en una entrevista con Uniminuto Radio, que la Universidad Distrital Francisco José de Caldas “tenía 280.000 millones de presupuesto en 2015, [mientras que] hoy tiene 360.000 millones de pesos” (minuto 53:16 del video).

La campaña del candidato a la Alcaldía de Bogotá por múltiples partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos no contestó sobre las fuentes de esta afirmación.

Colombiacheck, por su parte, encontró que las cifras coinciden con los reportes definitivos de la entidad educativa en sus informes de ejecución de ingresos de cada diciembre y agosto de 2019, que es el más reciente. Esto quiere decir que los datos toman en cuenta no solo los montos fijados con anterioridad a cada vigencia en las resoluciones de presupuesto sino también las adiciones que se hacen a lo largo de cada año.

Hasta ahí, la afirmación es verdadera. Pero no todo es mérito de la administración de Enrique Peñalosa, que empezó en 2016 y en la que el Uribe fue secretario de Gobierno por tres años.

Lo primero que hay que aclarar es que no todos los recursos de la institución provienen del Distrito, aunque sí la mayoría. De los 283.815 millones de pesos que ingresaron a la universidad en 2015 (cifra que coincide con la que dio Uribe), 170.815 millones fueron transferidos a ella por la administración central de la ciudad, 60 por ciento. La Nación puso 32.820 millones y por estampilla llegaron 25.200 millones más, entre otras fuentes.

En lo que va de 2019, la Distrital ha recibido 361.014 millones de pesos (de nuevo, acierta el candidato). Un poco más de dos tercios de esa plata ha salido del bolsillo de la ciudad, 242.423 millones. El resto también ha tenido orígenes diversos: 24.390 millones del Gobierno Nacional, por ejemplo.

De hecho, el presupuesto de este año para la universidad fue bastante debatido. La Secretaría de Hacienda había proyectado solo 302.640 millones de pesos para la institución en esta vigencia. Esto hubiera representado una caída de 3,36 por ciento frente a los 313.171 millones que le habían aprobado para 2018 y un bajón de 6,55 por ciento con respecto a los 323.860 millones que finalmente recibió en ese año.

El golpe se debía a factores ajenos a la Alcaldía. Según la misma universidad, las causas principales fueron “los cambios normativos en la aplicación de la estampilla y los giros por recaudo del impuesto CREE que no se continuaron recibiendo, pues este cobro finalizó en 2017”. Entre tanto, era mínimo el impacto en la Distrital de los compromisos firmados por el presidente, Iván Duque, con directivas, docentes y estudiantes de instituciones públicas de educación superior tras el paro nacional universitario del año pasado.

A pesar de esto, la administración de Bogotá había planeado aumentar sus transferencias a la universidad en un monto insuficiente para compensar la situación. Fue un llamado de atención del rector, Ricardo García, lo que llevó a la aprobación en el Concejo de mayores recursos por parte de la ciudad para el ente educativo.

La calificación de ‘verdadera pero’ se debe, entonces, a que el presupuesto de la Universidad Distrital tiene diversas fuentes diferentes a la administración de la ciudad, aunque estos sean mayoría y el total sí haya aumentado desde 2015 en los montos que dice Uribe. Además, a que en el último año estuvo a punto de bajar por cuenta del proyecto de presupuesto que la Secretaría de Hacienda llevó al Concejo.

RedCheq