Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 08 Julio 2020

‘El presidente Duque encontró 200.000 hectáreas de droga (sic). No ha podido empezar a fumigar’: Verdadero, pero

Por Laura A. Gracia

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-Muchas gracias por contestarme con ese respeto, y ya solo para terminar y porque me muero de curiosidad, solo quiero saber si usted siente que Iván Duque ha sido el presidente que usted esperaba cuando lo puso en la presidencia- le preguntó León al jefe del Centro Democrático. 

-(sic) El presidente Duque encontró 200.000 hectáreas de droga (sic). No ha podido empezar a fumigar. 

Iván Duque asume la presidencia en agosto de 2018 en medio de las críticas a su antecesor por el aumento de los cultivos ilícitos.

En Colombia, como lo ha explicado Daniel Rico, investigador en temas de economías ilegales, existen tres monitoreos de cultivos ilícitos: “el primero que paga el Gobierno y calcula el Simci (Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos) de las Naciones Unidas, en este se censan las hectáreas de coca una vez al año desde 1999. El segundo es el más viejo y lo construye una agencia del sector defensa de los Estados Unidos (CNC) desde los años ochenta, usa más algoritmos que análisis de imágenes y por eso se publica más temprano. El nuevo sistema es el Siima (Sistema Integrado de Información y Monitoreo Antinarcóticos), que opera la Policía Antinarcóticos desde hace un par de años. De este se sabe poco y no difunde estimaciones de manera oficial”.

De estos monitoreos, el sistema oficial del Gobierno es el de las Naciones Unidas.

Según el informe “Colombia, monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2018”, publicado en agosto de 2019 por la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito, al 31 de diciembre de 2018, año de posición del presidente Iván Duque, se registraron 169.000 hectáreas cultivadas con coca. En 2017, el recuento de la ONU fue de 171.000 hectáreas.

Cultivos ilícitos en Colombia 2010-2019 según el Observatorio de Drogas

Gráfico tomado de Estadísticas Nacionales del Observatorio de Drogas de Colombia. 

Sin embargo, un reporte de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP, por sus siglas en inglés), daba una cifra de 208.000 hectáreas sembradas de coca en 2018. En 2017, la cifra para el Departamento de Estado de EE.UU., había sido de 209,000 hectáreas.

Finalmente, es cierto que desde el 2015 la Corte Constitucional colombiana prohibió el uso de glifosato para la erradicación de cultivos ilícitos por medio de aspersión aérea, aplicando el principio de precaución debido al resultado de un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que calificó el glifosato como “probablemente cancerígeno para los humanos”. 

Sin embargo, el gobierno del presidente Duque está reanudando la fumigación y este febrero de 2020, la Corte Constitucional colombiana concluyó que el Consejo Nacional de Estupefacientes debe definir la reanudación del Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos con Glifosato -PECIG-, con el cumplimiento de las condiciones de la Sentencia T-236 de 2017

Y aunque se precisaron y actualizaron las condiciones para la reanudación de la aspersión aérea con glifosato en más de 80 municipios colombianos, durante la pandemia de COVID-19, este 2020, se ha obstaculizado una de las condiciones: el derecho a la participación ciudadana y la consulta previa para comunidades étnicas. Así que la reanudación está suspendida por el momento. 

Entonces, si nos basamos en los datos de Estados Unidos sobre las hectáreas de coca en 2017 y 2018, Uribe se acerca a las cifras, mientras que las de la ONU son menores, aunque en ambos casos el número de hectáreas fue el más alto de los últimos años. Por esa razón, su afirmación es verdadera, pero.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 01 Junio 2016

"El dinero de Paz Colombia vendrá de los propios bolsillos de los colombianos"

Por Miriam Forero

Marta Lucía Ramírez: "Con el Plan Colombia el gobierno dio algo más de $100.000 millones de dólares, mientras que EE.UU. solo ha puesto unos $10.000 millones de dólares”.

La dirigente conservadora y excandidata presidencial, Marta Lucía Ramírez habló con la revista digital KienyKe en el marco de los 15 años del Plan Colombia y el anuncio del nuevo plan de apoyo del gobierno norteamericano, que ahora se llamará “Paz Colombia”, cuyo objetivo es ayudar a financiar el posconflicto. “Ese dinero vendrá de los colombianos. Con el Plan Colombia el gobierno dio algo más de $100.000 millones de dólares, mientras que EE.UU. ha puesto unos $10.000 millones de dólares”, aseguró Ramírez.

El medio hizo una interpretación de esa advertencia: “Esto significa que ese dinero para la lucha contra el narcotráfico vendría de los impuestos. Esto es justamente un problema teniendo en cuenta el déficit económico que se presenta por la baja del precio del petróleo”.

Por un lado, las cuentas de la exministra de defensa son reales. Según el especial multimedia que preparó la Presidencia de la República para la conmemoración, en la ejecución del Plan Colombia el gobierno nacional aportó $131.000 millones de dólares, equivalentes al 97% de los fondos totales usados, mientras que el gobierno del “Tío Sam” puso $10.000 millones de dólares, que significan el 3% de la inversión final.

Eso se explica por la naturaleza misma del plan: se trata de un acuerdo de cooperación en el que los dos países hacen inversiones para un propósito común. Así mismo, es muy probable que el renovado “Paz Colombia” mantenga el esquema con el que la alianza ha funcionado durante 15 años.

Aunque esto todavía no está establecido con precisión y el Congreso de Estados Unidos aún no ha aprobado la nueva ayuda, un grupo de congresistas de ese país emitió el 9 de febrero una resolución, en el marco del aniversario del Plan Colombia, en la que el Senado “reafirma su compromiso de continuar la alianza entre Estados Unidos y Colombia en asuntos de seguridad mutua, incluyendo cooperación antinarcóticos, combate trasnacional del crimen organizado y garantías de justicia para aquellos que han causado daños imborrables en nuestras poblaciones”.

En cuanto a la posibilidad de que parte del dinero para el posconflicto venga del bolsillo de los colombianos, Vicenc Fisas, director de la Escuela de Paz de la Universidad de Barcelona, que estudia conflictos y procesos de paz en todo el mundo, afirma que es lo normal e, incluso, recomienda que sea así. “Sería un agravio contra los países pobres y los que hoy están buscando refugio en Europa que Colombia sólo pidiera ayuda internacional para financiar la paz. Se debe acudir también a recursos propios a través de los ahorros que permite la reducción en la guerra, dinero de las élites colombianas y dinero de las Farc”.

De hecho, el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas le dijo a El Espectador que desde 2015 se ha destinado parte del presupuesto nacional ($13 billones) para financiar la implementación de puntos acordados en La Habana, como reparación de víctimas e inversión en el sector rural.

Sin embargo, el ministro del Posconflicto, Rafael Pardo, aclaró en una entrevista con Colprensa que el gobierno no planea generar más impuestos sino incentivos. “Tenemos la mitad de lo que necesitamos para la acción inmediata. Lo que tiene que ver con los acuerdos de la mesa va en el presupuesto. Lo que tiene que ver con el ministerio del Posconflicto, hemos pensado que sean más bien incentivos tributarios y no nuevos impuestos”.