Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 21 Enero 2022

En África no desapareció el COVID-19 con el 6% de vacunación

Por Alexander Campos Sandoval

Tanto los datos de propagación del COVID-19 en ese continente como la población vacunada en sus países desmienten la información que circula en redes sociales.

“África solo está vacunada en un 6% y el COVID prácticamente ha desaparecido… Los científicos están «desconcertados». En África nadie se está vacunando y no hay Covid en el continente”. Esto es lo que afirma una imagen que circula en Twitter y Facebook desde noviembre de 2021. Sin embargo, todas estas afirmaciones son falsas.

Para comprobarlo, buscamos primero la fecha en que el continente africano alcanzó el porcentaje de vacunación mencionado en la imagen. Dado que esta no especifica a qué se refiere con el 6% que cita, podría tratarse de la población que ha recibido al menos una dosis de la vacuna o de la población con esquema completo de vacunación. De tratarse de al menos una dosis, ese 6% se consiguió el 5 de octubre de 2021 según las métricas de Our World in data. Para el 1 de noviembre, el continente alcanzó el 6% de ciudadanos con esquema completo de vacunación.

De entrada es falso que en África “nadie se está vacunando”, como asegura la desinformación. De hecho, el proceso de inmunización en los países del continente ha continuado hasta alcanzar el 15,2% de personas vacunadas al menos con una dosis a corte del 19 de enero de 2022. 

Ahora bien, un día después de alcanzar el 6% de población vacunada con al menos una dosis (octubre 6) África registró 11.734 nuevos contagios de Covid-19, según datos del Reuters Covid-19 Tracker. Esta misma fuente registra 6.926 nuevos contagios en el continente en noviembre 3, dos días después de alcanzar el 6% de población con esquema completo de vacunación. 

Es falso, pues, que en África “el covid prácticamente ha desaparecido” como asegura la desinformación. Un informe del Centro de Documentación Europea de Almería consignó que entre el 7 y el 14 de enero de 2022 África superó los 10 millones de contagios y alcanzó un acumulado de 231.691 muertes. Países como Marruecos y Sudáfrica reportaron una media de más de 6.000 contagios diarios en esa semana. 

La actualización más reciente de los datos en el Reuters Covid-19 Tracker expone que para el 16 de enero de 2022 se reportaron 24.450 nuevos casos de COVID-19 en África, por lo cual es falso que “no hay Covid en el continente”.

La raíz de la desinformación puede estar en una mala interpretación del siguiente fragmento del artículo “El misterio africano: El COVID-19 no causó estragos”, publicado el 19 de noviembre de 2021 en Los Angeles Times: “Menos del 6% de la población de África está vacunada. Pero la OMS viene diciendo desde hace meses que África «es una de las regiones del mundo menos afectadas» por el virus en sus informes semanales”.

Si bien el artículo destaca la baja letalidad del COVID-19 en el continente africano, no dice que nadie se esté vacunando, ni se sugiere que el virus prácticamente haya desaparecido, como afirma la desinformación. Las posibles respuestas que se ofrecen en el texto para las cifras de África pasan por otros aspectos como, por ejemplo, tener una población más joven que la de Europa, contar con menor gentrificación en las ciudades, gozar de una cultura que pasa mayor tiempo al aire libre y tener experiencia reciente en epidemias como el ébola, la malaria y el polio.

No a la vacuna Pfizer

Una de las publicaciones de la imagen en Facebook sumó a la desinformación el siguiente interrogante: “Qué raro que justo cuando África dijo no a la vacuna Pfizer se vino la nueva cepa !!! [¿]Así o más claro?”. También es falso que el continente haya rechazado la vacuna de Pfizer.

La desinformación parte de la mala interpretación de la noticia ‘Sudáfrica retrasa entregas de vacunas contra el COVID-19 porque tiene demasiado stock’, registrada en noviembre de 2021, cuando el gobierno de Sudáfrica (solo uno de los 54 países que componen el continente) solicitó a las farmacéuticas Pfizer y Johnson y Johnson retrasar la entrega de nuevas vacunas al país.

La vacuna Pfizer BioNtech hacía parte del proceso nacional de inmunización desde el 3 de mayo del 2021, cuando aterrizó en Johannesburgo el primer lote. Según un vocero del Ministerio de Salud de Sudáfrica citado en la noticia, para el 24 de noviembre el país contaba con dosis suficientes como para continuar con la vacunación durante cinco meses. Esto porque, a pesar de contar con el 35% de su población vacunada, el ritmo de inmunización resultó más lento de lo proyectado inicialmente.

Por lo expuesto, calificamos esta imagen como falsa, en tanto el COVID-19 no ha desaparecido en África y el proceso de vacunación avanza en los países del continente.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 13 Octubre 2021

No, la FDA no dijo que las vacunas contra el COVID-19 matan a dos personas por cada vida salvada

Por Cindy A. Morales

La afirmación falsa no fue hecha por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), sino por un empresario que está en contra de las vacunas y que estaba en un evento de ese organismo.

“La FDA en su reunión virtual de ayer: “Fuimos engañados por (Pfizer) acerca de la seguridad de la vacuna… Los ataques cardíacos son 71 veces más altos que otras vacunas”, dice una publicación en Facebook compartida el pasado 21 de septiembre.

Mensajes similares también compartidos en esa red social y en Twitter han indicado que esa vacuna contra el COVID-19 “mata a dos personas por cada vida salvada”. Otros usuarios de Facebook señalaban que la afirmación la había hecho Steve Kirsch, “asesor del Comité de Vacunas Covid-19 de la FDA”.

FDA-Vacunas

Sin embargo, ni las declaraciones son de la FDA, Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, ni Kirsch es asesor de esta entidad, al contrario, se trata de un magnate de la tecnología que se ha convertido en un difusor de desinformación, como se muestra en este artículo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).  

 Las publicaciones comparten una captura de pantalla de una reunión virtual en YouTube del Comité asesor de vacunas y productos biológicos relacionados (VRBPAC, por sus siglas en inglés) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). La imagen indica que el evento se realizó el viernes 17 de septiembre y que se inició a las 8:30 a.m.

La afirmación no la hizo el FDA

En efecto, dicho evento virtual se llevó a cabo ese 17 de septiembre como se puede ver en su página de internet y en el canal de YouTube del Comité.

Sin embargo, es falso que las afirmaciones viralizadas provengan de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. En realidad, las realizó Kirsch, quien no es miembro ni trabaja para la FDA, como ese mismo organismo se lo confirmó al servicio de verificación de la agencia de noticias estadounidense Reuters - que forma parte de la red internacional de verificadores IFCN, a la que pertenece Colombiacheck-.

Kirsch participó en ese evento, como se puede ver a partir de las 4:20:15 horas del video, tras presentar una solicitud para hablar en la audiencia pública, que era una de las secciones de la actividad de la FDA y donde cualquier persona podía tener la palabra. Así quedó especificado en el comunicado de prensa de la FDA.

“Las personas interesadas pueden presentar datos, información u opiniones, oralmente o por escrito, sobre asuntos pendientes ante el comité”, indicó la agencia.

En su intervención, Kirsch se presentó a sí mismo como director ejecutivo del Fondo de Tratamiento Precoz del COVID-19 (CETF, por sus siglas en inglés), una plataforma que promueve el uso de medicamentos antivirales contra el nuevo coronavirus.

El empresario empezó su presentación diciendo que quería enfocarse en el “elefante en la habitación” del que nadie quiere hablar refiriéndose luego a que la vacuna Pfizer/BioNTech “mata a más personas de las que salva”. El magnate también afirmó que “los datos demuestran que los infartos son 71 veces más frecuentes con esa vacuna en comparación con cualquier otra”.

Kirsch cita varios documentos para sustentar su afirmación. El primero es un estudio publicado el pasado 28 de julio en medRxiv, un portal que distribuye informes preliminares sobre ciencias de la salud.

Dicho documento, que no ha sido revisado ni certificado por pares, dice que 18 participantes, de los 44.000 voluntarios que participaron de los ensayos de la vacuna de Pfizer/BioNTech, murieron durante los seis meses después de recibir la vacuna. Y que otros 16 fallecimientos se presentaron en el grupo que recibió el placebo. El estudio, sin embargo, aclara que las muertes no están vinculadas directamente con la vacuna y que ésta cumple con los requisitos para ser segura.

La vacuna COVID-19 de Pfizer es la única aprobada por la FDA en Estados Unidos. Las vacunas Moderna y Johnson & Johnson también se usan en ese país, pero bajo una autorización de uso de emergencia.

Los datos del VAERS en Estados Unidos

El magnate también cita al VAERS (Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas, por sus siglas en inglés). Esta base de datos es un sistema de advertencia temprana para monitorear eventos desfavorables ocurridos después de la vacunación. Cualquier persona vacunada puede hacer una notificación.

Dicho sistema es manejado por los  Centros para el Control y  la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y la FDA.

La página de los CDC, sin embargo aclara que “los informes de reacciones adversas enviados al VAERS después de la vacunación, incluidos los casos de muertes, no significan necesariamente que una vacuna haya causado un problema de salud”.

Y añade: “algunos informes pueden contener información incompleta, imprecisa, coincidente o no verificable (… ) La mayoría de los informes enviados al VAERS son voluntarios, lo que significa que están sujetos a parcialidades. Los datos de los informes del VAERS siempre deben interpretarse teniendo en cuenta estas limitaciones”.

Desde el 14 de diciembre, cuando empezó la vacunación contra el COVID-19 en Estados Unidos, 401 millones de dosis de vacunas se han aplicado en ese país, de acuerdo con cifras de OurWorldinData. De acuerdo con el VAERS, en ese mismo periodo “se han recibido 8.390 informes de muerte (0,0021%) entre las personas que recibieron una vacuna”, pero aclara que “una revisión de la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, la autopsia y los registros médicos, no ha establecido un vínculo causal con las vacunas COVID-19”. 

Aún si todas las muertes registradas en el VAERS estuvieran relacionadas con la vacuna, la información dada por Kirsch sobre que de acuerdo con ese sistema “por cada vida salvada, dos personas mueren”, no coincide con los datos.

Sobre los paros cardíacos

El VAERS también ha recibido notificaciones sobre diversas enfermedades como Guillain-Barré, trombosis y anafilaxia, pero no hay datos sobre  ataques cardíacos. La única información relacionada con padecimientos del corazón son alertas de miocarditis y pericarditis.

De acuerdo con los CDC, al 29 de septiembre -fecha más reciente de actualización- “se han recibido 1.590 informes de miocarditis o pericarditis entre personas de 30 años o menos que recibieron la vacuna COVID-19. La mayoría de los casos se han notificado después de la vacunación con ARNm COVID-19 (Pfizer-BioNTech o Moderna)”.

De esas 1.590 alertas, se han confirmado 906 casos. Sin embargo, esa entidad advierte que “la mayoría de los pacientes con miocarditis o pericarditis que recibieron atención respondieron bien a los medicamentos, se sintieron mejor rápidamente y pudieron regresar a sus actividades diarias normales”.

Vacunas seguras

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que vacunarse es una de las mejores formas para protegerse contra el COVID-19 y que todas las vacunas son seguras. “Las vacunas contra la COVID-19 protegen contra esta enfermedad porque inducen inmunidad contra el virus SARS-Cov-2 que la causa, es decir, reducen el riesgo de que este cause síntomas y tenga consecuencias para la salud”, explica el organismo sanitario.

En resumen, no es cierto que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) dijera que las vacunas contra el COVID-19 “mataran a más personas de las que salvaban”. La afirmación falsa la hizo el magnate de la tecnología Steve Kirsch durante una audiencia pública organizada por la FDA, pero de la que no es representante.