Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 08 Octubre 2021

Falso, no se ha reportado la muerte de ningún niño por el Juego del Calamar en Colombia

Por Mónica Ospino Orozco

Ha empezado a circular en redes sociales la noticia de que un niño fue asesinado por su padre tras perder en el Juego del Calamar. Encontramos que es falso. No hay registros de tal muerte.

La popular serie coreana de Netflix, El juego del calamar, que se ha convertido en un fenómeno del streaming en el mundo, ya ha dado hasta para la propagación de noticias falsas como la que circula desde hace unos días en Facebook.

El pasado lunes 4 de octubre está página de Facebook, denominada El Informativo, publicó una breve nota con el titular: ‘El juego del calamar la serie de neflix ya deja el primer niño muerto en Colombia’ (sic).

A renglón seguido aseguran:
“Atención padres de familias a los niños de nuestro territorio, se pudo conocer que ya están iniciando a jugar el juego del calamar causando la primera tragedia.

El niño fue encontrado sin vida luego de jugar al famoso juego, se presume que su mismo padre fue quien le quitó la vida al menor argumentando que ganó.

Muchos padres de familia piden a neflix la eliminación por completo de la serie ya que es muy sangrienta e invita a la muerte.

Usted que opina de esto?” (sic).

La publicación se acompaña además de dos fotografías, una en la que se ve de espaldas a un técnico de la Sijín, de pie, en la parte trasera de una Van similar a las que usa ese cuerpo policial en sus investigaciones y la otra fotografía es una de las escenas más populares de los primeros capítulos de la serie coreana.

Este post, de acuerdo con una herramienta de Facebook a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, ha sido compartida por más de 1.400 personas y ha tenido un alcance de 125.000 en los últimos cuatro días.

Cabe recordar que la mencionada serie de Netflix tiene como trama, que un grupo de 456 personas, desesperadas y ahogadas en deudas, son atraídas para participar en un juego sangriento de supervivencia en el que tienen la oportunidad de ganar cerca de US$39 millones si logran pasar seis desafíos. ¿El truco? Si pierdes, mueres.

Pero al hacer una análisis de la publicación podemos encontrar varios elementos con los que se puede detectar que esta es una noticia falsa:

 

  1. No identifica fuente alguna de la información: “se pudo conocer que ya están iniciando a jugar el juego del calamar causando la primera tragedia” (sic).
  2. No se precisa el lugar en donde ocurrieron los hechos: “el niño fue encontrado sin vida luego de jugar al famoso juego”.
  3. Hace presunciones sin sustento documental o testimonial: “se presume que su mismo padre fue quien le quitó la vida al menor argumentando que ganó”.
  4. Por último lanza una pregunta con la que busca enganchar en el debate a sus seguidores: Usted que opina de esto?


Además en Colombiacheck también hicimos una búsqueda en Google con la frase usada en el titular y los resultados no arrojaron coincidencias con la noticia que se difunde en esta página sino con artículos y análisis diversos de la serie en páginas informativas y especializadas en streaming.

Adicionalmente, realizamos nuevas búsquedas en Google con otras combinaciones de palabras como: Muere niño por juego del calamar en Colombia y Niño es asesinado por su padre tras jugar el juego del Calamar y de nuevo los resultados no arrojan ninguna coincidencia que corrobore la supuesta noticia de El Informativo.

También consultamos en la sección de noticias de la página de la Policía Nacional con la palabra clave, Calamar y los resultados solo arrojan información relativa al municipio de Calamar, Guaviare, pero nada vinculado con la supuesta muerte de un niño por causa de este juego.

Aparte de esto, al buscar la foto del perito de la Dijín en google encontramos que esta ha sido usada en noticias (1, 2,) acerca del asesinato de un niño por su propio padre en Palmira, pero este hecho no tiene relación con la serie del Calamar.

De hecho, nos comunicamos con voceros de la Secretaría de Seguridad de Palmira, quienes nos aseguraron que “esa noticia no es así. Sí es cierto que un niño murió asesinado por su padre, pero lo que se ha podido conocer del caso, hasta ahora, pues sigue en investigación, es que el papá del menor estaba bajo la influencia de sustancias psicoactivas y en un arrebato violento agredió a varios miembros de su familia y quien llevó la peor parte fue el niño”.

El capitán González, del comando de Policía Valle y quien conoció del caso, aseguró, por su parte que, “nada que ver con la serie de Netflix el lamentable asesinato de este niño. Seguimos investigando, pero el papá llegó a su casa bajo el efecto de sustancias alucinógenas y atacó a su familia”.

Así es que tras estas evidencias concluimos que es falsa la noticia que asegura que en Colombia murió un niño por jugar el juego del calamar con su padre.

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 24 Octubre 2019

A Bogotá no le va tan bien en reducción de homicidios como dice Peñalosa

Por Sania Salazar

Bogotá sí tiene tasas más bajas que las ciudades del país con las que las compara el mandatario, pero las tasas de la capital del país no son menores que las de otras ciudades “grandes” que menciona la Alcaldía.

En una entrevista de hace unos días con Blu Radio, el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa dijo: "Tenemos muchos mejores resultados que cualquier ciudad grande en homicidios por 100 mil habitantes".

En la oficina de prensa de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia nos explicaron que el alcalde establece la comparación en tasa de homicidios con capitales colombianas  como Barranquilla, Medellín y Cali durante los últimos tres años y basado en las cifras de la Policía. Pero también nos dijeron que se pueden comparar los resultados de Bogotá con Washington (Estados Unidos), Caracas, (Venezuela) y São Paulo (Brasil) durante los últimos tres años, aunque no indicaron de qué fuente tomaban esos datos.

Calificamos la afirmación de Peñalosa como cuestionable porque, aunque le cuadran las cuentas al comparar a Bogotá con otras capitales del país, no le pasa lo mismo con las ciudades extranjeras mencionadas. Sao Paulo (Brasil), que es una de las capitales que mencionaron en la Secretaría de seguridad, tiene tasas menores que las de Bogotá en los últimos cuatro años. Además, en la comparación están dejando de lado otras ciudades latinoamericanas con tasas inferiores a las de la capital colombiana.

La tasa de Bogotá

Según datos de la Policía Nacional, en 2016 se registraron 1.264 homicidios en Bogotá. Para ese año la proyección de población del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, calculaba la población de la capital en 7’980.001 habitantes, lo que quiere decir que la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes era de 15,8. (El Dane ya no tiene disponible en su página la proyección de población, pero Colombiacheck pudo consultarlas porque habíamos guardado el archivo).

Según la misma fuente, en Bogotá en 2017 hubo 1.134 asesinatos y la población se calculaba en 8’080.734 de personas, por lo que la tasa de homicidios era de 14,0. 

En 2018 hubo 1.064 asesinatos y había una población proyectada de 8’181.047 personas, por lo que la tasa de homicidios era de 13,0.

Las cifras del Forensis, del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, indican que para Bogotá esas tasas fueron ligeramente mayores: de 16,3 en 2016. 14,2 en 2017 y 13,3 en 2018.

Las cifras de la Policía indican que las tasas de los demás ciudades colombianas mencionadas eran:

Barranquilla

2016: tasa de 30,8 (377 homicidios. 1’223.616 habitantes). 

2017: tasa de 28,5 (351 homicidios. 1’228.271 habitantes).

2018: tasa de 25,4 (314 homicidios. 1’232.462 habitantes).

Medellín

2016: tasa de 21,4 (533 homicidios. 2’486.723 habitantes). 

2017: tasa de 23,0 (577 homicidios. 2’508.452 habitantes).

2018: tasa de 24,7 (626 homicidios. 2’529.403 habitantes).

Cali 

2016: tasa de 53,4 (1.281 homicidios. 2’394.925 habitantes). 

2017: tasa de 51,1 (1.239 homicidios. 2.420.114 habitantes).

2018: tasa de 47, 3 (1.157 homicidios. 2.445.405 habitantes).

 

En estas tres ciudades las cifras de Forensis también fueron ligeramente más altas:

Para Barranquilla 32,6 en 2016. 29,2 en 2017 y 27,1 en 2018.

Para Medellín 21,9 en 2016. 23,3 en 2017 y 25,0 en 2018.

Para Cali 55,7 en 2016. 51,5 en 2017 y 49,0 en 2018.

Las tres ciudades tuvieron tasas más altas de homicidio que la de Bogotá en los últimos tres años.

Bogotá no es la mejor en la comparación internacional

Revisamos las tasas de las ciudades extranjeras mencionadas por el equipo de prensa de la Secretaría de Seguridad y encontramos que, según el Instituto Igarapé,de Brasil, São Paulo tiene tasas más bajas que Bogotá: en 2016 la tasa fue de 7,6. En 2017 de 6,6 y en 2018 de 5,5.

Las demás ciudades mencionadas tuvieron tasas más altas que la de Bogotá.

En Washington la tasa de homicidios en 2016 fue de 20,3. En 2017 de 17 y en 2018 de 23,3. 

En Caracas en 2016 la tasa fue de 75. En 2017 de 54,7 y en 2018 de 36,8.

Pero Katherine Aguirre, investigadora del Instituto Igarapé, le advirtió a Colombiacheck que Peñalosa está dejando de lado en su comparación “ciudades grandes”, como las calificó Peñalosa, que pueden tener cifras más bajas que Bogotá. Por ejemplo Ciudad de México tuvo una tasas inferiores en 2016 (10,8) y en 2017 (11,9). Lo mismo pasa con Lima (Perú), 2016 (7,7) 2017 (8) y con Buenos Aires (Argentina), 2016 (4,1) y 2017 (4,7).

Aguirre resaltó que la escogencia de las ciudades extranjeras para la comparación es arbitraria y señaló que hay muchas ciudades grandes de Europa, África, Asia y América que tienen tasas más bajas que Bogotá. Además señaló que esas reducciones se deben a los contextos propios de cada ciudad.

Aunque es cierto que la tasa de homicidio se ha reducido en los últimos años en Bogotá y que es más baja que las de las otras tres ciudades colombianas mencionadas, no es más baja que la de otras “ciudades grandes” del mundo. Por eso, calificamos esta afirmación de Peñalosa como cuestionable.