Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 29 Mayo 2020

Farc sí ha dado información de 308 desaparecidos

Por Sania Salazar

Aunque la información no siempre es los suficientemente precisa para obtener resultados, ya se identificó al primer desaparecido por los datos aportados por un exguerrillero. La familia recibió sus restos.

En una carta abierta a directores de medios de comunicación y periodistas, el líder del partido Farc, Rodrigo Londoño, aseguró el pasado 22 de mayo que han “entregado información referente a 308 personas que han sido dadas por desaparecidas”.

Colombiacheck califica la información como “verdadero, pero”, porque si bien la la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, UBPD, confirmó la cifra y recordó que ya se identificó a la primera persona gracias a la información aportada por un exguerrillero de Farc, también indicó que la información suministrada no siempre tiene la precisión necesaria para obtener buenos resultados.

En el equipo de prensa del partido le dijeron a Colombiacheck que entregaron a la UBPD información para identificar y ubicar 308 personas desaparecidas durante el conflicto armado incluyendo a guerrilleros de los que no se supo más después de enfrentamientos y bombardeos, y de personas que murieron en acciones de Farc, entre otros. Especificaron que la entrega de esos datos se viene haciendo desde la mesa de negociación de La Habana.

En la UBPD confirmaron que Farc ha entregado, con corte a primer trimestre de 2020, información sobre 308 personas desaparecidas en 16 departamentos.

Pantallazo Unidad busqueda desaparecidos

Durante la más reciente rendición de cuentas de la UBPD, realizada la semana pasada de manera virtual, Angie Fernández, subdirectora de análisis, planeación y localización de esa entidad, dijo que Farc ha entregado información variada, que hay datos, por ejemplo, de personas que no habían sido reportadas como desaparecidas. Se ha entregado información sobre características físicas e información de la persona, pero también información relacionada con la manera en la que actuaba el grupo en diferentes zonas, lo que les permite entender si hay una diferencia cuando se trataba de personas que murieron en confrontaciones o personas cuya desaparición se dio en otro contexto.

“Hemos recibido información sobre las características de algunos lugares y en menor medida información precisa, entonces ¿qué hemos hecho con esta información? Además de recopilarla y estandarizarla, hemos empezado a hacer planes de trabajo para precisarla”, explicó.

Fernández dijo que se tiende a pensar que lo que se ha entregado son coordenadas, pero que son pocos los casos en los que se tienen esos datos. “Se tienen  informaciones importantes que pueden contribuir a que encontremos un lugar con mayor facilidad o algunas características que nos orientan, pero esa información es necesario contrastarla para precisar que, cuando estamos hablando de un lugar, no estamos refiriéndonos a una montaña entera o a una vereda, sino a un perímetro delimitable, al que se puede acceder”. 

Fernández señaló que, si bien hay casos en los que la precisión de la información recibida es muy alta, hay otros casos en los que no y aseguró que en todos hay que corroborarla porque incluso basados en datos precisos han encontrado que la zona es de difícil acceso por seguridad o por condiciones climáticas o geográficas. 

Ya hay una madre que sabe qué pasó con su hijo

En la UBPD recordaron que el proceso de búsqueda es complejo y por ende demorado (puede tardar años) y resaltaron que es una labor articulada de varias entidades como el Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, y el Instituto de Medicina Legal, entre otros. Por ello resaltaron la celeridad con la que encontraron los restos de Diego Chica Tamayo, gracias, según ellos, a la información que entregó un exguerrillero de las Farc.

La identificación de Chica Tamayo, quien tenía 14 años cuando la exguerrilla lo reclutó en Caquetá, se tardó 10 meses y en diciembre de 2019 le entregaron los restos a su madre, quien lo buscó durante 18 años.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 16 Octubre 2017

El conflicto ha dejado 139 miembros del Ejército desaparecidos

Por Sania Salazar

La cifra es de miembros del Ejército desaparecidos en actos del servicio y la trinó el Comandante del Ejército. Habría un subregistro por falta de denuncias.

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas el pasado 30 de agosto el Comandante del Ejército Nacional, general Alberto José Mejía, recordó en un trino a los 139 miembros de esa institución desaparecidos en actos del servicio.

 

 

Luego de consultar varias fuentes, Colombiacheck califica la afirmación como aproximada, pues encontramos una cifra ligeramente mayor, pero sobre todo, porque hay información que indica que hay un subregistro de estos casos.

Consultamos a la oficina de prensa del Ejército para tener precisión acerca de lo que quiso decir el general, pero al momento de publicar esta nota no hemos recibido respuesta de la pregunta formulada el pasado 3 de octubre.

En la página web del Ejército encontramos un par de notas al respecto, en las que indican que actualmente hay “139 desaparecidos entre oficiales, suboficiales, soldados y personal civil al servicio de la Fuerza”. Además, la primera desaparición forzada de un miembro de esa institución se registró el 12 de marzo de 1997.

Consultamos a la Unidad de Víctimas, donde nos explicaron que trabajan con la Fuerza Pública en la depuración de esas cifras, por lo que no son públicas todavía. Además, nos explicaron que han pedido tener mucho cuidado con las cifras que sea han conocido públicamente porque esos datos están en proceso de verificación.

José Espejo Muñoz, coronel retirado y asesor de comunicaciones de la Fundación Dignidad Respeto y Honor, (que trabaja con miembros activos y retirados de las Fuerzas Militares y de Policía heridos en combate y sus familias) asegura que los desaparecidos son 141, dos más de los que señala el comandante del Ejército, pero también aclaró que hay un subregistro, porque muchas familias no denunciaron los hechos.

Espejo Muñoz se basa en cifras de la Unidad de Víctimas y dice que, en total, son 147 desaparecidos sumando al Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada, 266 sumando a la Policía.

“Las circunstancias de las desapariciones en la mayoría de casos se han dado en desarrollo de operaciones militares y a causa de acciones perpetradas por las organizaciones al margen de la ley Farc, ELN y Autodefensas, que han retenido y desaparecido a estos integrantes del Ejército sin volver a dar señales de vida de ellos”, indica la nota del Ejército.

Espejo Muñoz indicó que muchas de las desapariciones se registraron mientras los militares estaban de civil, de permiso o de vacaciones. Además, indicó que se registraron desapariciones de civiles que trabajaban con las Fuerzas Militares, como conductores o secretarias, de militares mientras desarrollaban labores de inteligencia y de militares en combate.

Según el Ejército, la mayoría de las desapariciones se han registrado en Antioquia, Caquetá, Putumayo, Santander, Meta y Chocó. Además, que 1998 fue el año en el que más uniformados desaparecieron, seguido por 2000 y 2004.

¿Qué dice el DIH sobre desaparición forzada?

Juan Manuel Bravo, asesor jurídico del Comité de la Cruz Roja en Colombia, explicó que el Derecho Internacional Humanitario, DIH, no prohibe el delito de desaparición forzada, pero sí tiene normas que buscan prevenirlo y que en el caso de este delito no se diferencia entre civiles y combatientes.

“Me refiero a normas relacionadas con la obligación que está prevista en el DIH que tienen los combatientes de registrar los datos personales de los capturados del bando enemigo y, en lo posible, de informar a la familia del detenido o al grupo enemigo que se tiene esa persona retenida”, indicó

Bravo precisó además, que las partes en conflicto están obligadas a que cuando los combatientes mueren, sean del mismo bando o del enemigo, están obligado a buscarlos, recoger los muertos en combate y darles un tratamiento digno, que implica, entre otras cosas, sepultar el cuerpo y registrar los datos para poder informar en algún momento al enemigo, o a la familia, sobre ese muerto. “El registro de los desaparecidos tiene la única motivación de evitar las desapariciones”.

El asesor del CICR recordó que el Estatuto de Roma, de la Corte Penal Internacional, tipifica la desaparición forzada como un crimen de lesa humanidad, aunque no lo considera crimen de guerra.

Espejo Muñoz dice que esperan que la verdad que se comprometió a contar la exguerrilla de las Farc sirva para saber qué pasó con muchos de esos miembros del Ejército, y militares y policías en general, pues aunque en estas fuerzas hay oficinas encargadas de hacerle seguimiento a los casos y de ayudar en la gestión de acciones que lleven a encontrarlos, siente que ha faltado esfuerzo del Estado para encontrarlos.

Pero en la columna de opinión titulada En el Día Internacional del Desaparecido, Rodrigo Uprimny, Director de Dejusticia y profesor de la Universidad Nacional, le llama la atención a la sociedad en general sobre la magnitud de esta tragedia "la dimensión de la desaparición forzada en Colombia es tan escandalosa que debería haber producido movilizaciones ciudadanas masivas para exigir el castigo a los responsables y el esclarecimiento de la suerte de los desaparecidos. Sin embargo, no ha sido así" y continua "en general los familiares de los desaparecidos han tenido que enfrentar solitariamente su angustia y su dolor infinitos, debido a la indiferencia o incluso hostilidad de las autoridades y de muchos colombianos".