Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 28 Junio 2021

Encontrar a personas desaparecidas no implica que denuncias sean falsas como dice Paloma Valencia

Por José Felipe Sarmiento

Este artículo forma parte del chequeo múltiple a un video en el que la senadora del Centro Democrático hizo varias críticas al Paro Nacional 2021.

“Claro que todos rechazamos el abuso de la fuerza, si es que se presenta, pero también tenemos que respetar los derechos que tienen los policías a ser juzgados en debido proceso y con presunción de inocencia. Nos dijeron que había un montón de desaparecidos, ya más de 300 han aparecido porque no estaban tan desaparecidos, eran falsas denuncias”.

Estas declaraciones forman parte de un video publicado en las redes sociales de la senadora Paloma Valencia en el lanza críticas al Paro Nacional 2021, que Colombiacheck decidió verificar en un chequeo múltiple.

Aunque la cifra es correcta. La interpretación que hace la congresista del Centro Democrático para descalificar las denuncias de desapariciones en el marco del Paro Nacional 2021 es errónea. Por tanto, la afirmación es cuestionable.

En efecto, la Fiscalía General de la Nación ha dicho que ha encontrado a más de 300 personas que habían sido reportadas como desaparecidas en las protestas contra el gobierno de Iván Duque. La vicefiscal, Martha Mancera, le dijo a Caracol Radio el 11 de junio de 2021 que el organismo ha conseguido localizar a 335 ciudadanos.

Esto no quiere decir que hayan sido denuncias falsas. Incluso, en caso de que lo fueran, podrían ser consideradas un delito que les da hasta tres años de cárcel a los denunciantes de conductas que en realidad nunca se cometieron.

Sin embargo, la misma Fiscalía General de la Nación ha dicho que en el Sistema Penal Oral Acusatorio (SPOA), la base de datos donde se registran las noticias criminales, apenas hay cuatro denuncias formales de desapariciones forzadas relacionadas con las protestas a corte del 16 de junio de 2021. No ha informado del archivo de ninguna.

Como se detalló en otro chequeo reciente a declaraciones similares del presidente, los datos citados por Valencia se refieren a los resultados de la activación del mecanismo de búsqueda urgente, una herramienta legal que está diseñada precisamente para encontrar a “las personas que se presume que han sido desaparecidas”.

El hallazgo de la persona no implica que no haya existido desaparición. Así lo explicó Colombiacheck en la verificación anterior:

El abogado y defensor de derechos humanos [Leonardo González Perafán, coordinador de proyectos del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz] advierte que el hecho de encontrar una persona (en algunos casos, las han hallado muertas) tampoco quita el hecho de que, por un lapso de tiempo, su paradero haya sido desconocido. “Cuando a una persona la detienen y no la dejan ver, se declara como desaparecida”, dice. En pocas palabras, lo que cambia es que ya no lo está, pero lo estuvo.

La penalista y docente universitaria Diana Muñoz Castellanos coincide en que la desaparición forzada se configura independientemente de si la persona aparece al poco tiempo viva o muerta. “Lo que importa es que el Estado negó la información sobre su paradero”, asegura.

En efecto, el Código Penal establece que este delito consiste en someter a una persona “a privación de su libertad cualquiera que sea la forma, seguida de su ocultamiento y de la negativa a reconocer dicha privación o de dar información sobre su paradero, sustrayéndola del amparo de la ley”. No pone tiempos mínimos.

La definición de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, que entró en vigencia en Colombia en 2012 tras su aprobación en la Ley 1418 de 2010, es similar aunque especifica que de ser “obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado”. Tampoco especifica la duración.

Aunque hay casos en los que no se cumplen las condiciones para el delito, porque la persona aparece sin haber sido privada de la libertad, eso no descalifica todas las denuncias. De hecho, al 17 de junio todavía había 84 búsquedas activas según la Fiscalía, que utiliza el eufemismo de “personas no localizadas”; la cifra es la misma que informó la vicefiscal una semana antes.

Indepaz ha registrado al menos 346 casos en total. Sin embargo, como también se explicó en el chequeo pasado, no todas las solicitudes al mecanismo de búsqueda han sido aceptadas porque en algunos casos ha sido insuficiente la información disponible sobre las identidades de las personas desaparecidas.

La congresista del Centro Democrático usó la cifra aislada de personas encontradas para negar una práctica que organizaciones de la sociedad civil han calificado como “sistemática” en el actuar de la Policía durante el paro, como lo reportaron en un informe a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y sobre la cual todavía hay mucha incertidumbre. Su argumento es, por tanto, cuestionable.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 17 Mayo 2021

Declaración de Policía que califica denuncia de presunto abuso sexual en Popayán como  ‘noticia falsa’ es cuestionable

Por Andrés Felipe Martínez

La Policía Nacional ‘desmintió’ la denuncia de un presunto abuso contra una mujer de 17 años en Popayán, quien posteriormente se quitó la vida. Sin embargo, su explicación no responde realmente a los hechos denunciados. La Fiscalía investiga el caso.

El pasado jueves 13 de mayo, en hechos que investiga la Fiscalía, una adolescente de 17 años de edad se habría quitado la vida en su vivienda, en el barrio El Uvo de Popayán.

La noche anterior, el miércoles, la joven había sido conducida por uniformados del Esmad a una Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía de esa ciudad, en medio de las manifestaciones que se desarrollaban por el paro nacional.

Durante esa detención temporal, la joven habría sido víctima de violencia sexual, según la versión denunciada por varias organizaciones de derechos humanos y de acuerdo con una publicación que la misma joven realizó en su cuenta de Facebook.

Pantallazo del facebook de allisonEn respuesta, la Policía Nacional calificó como una “noticia vil y ruin” que estaba siendo “replicada de manera irresponsable a través de redes sociales”. Para justificar ese calificativo, desmintió hechos que no hacen parte de las denuncias, por ejemplo, que la joven haya fallecido en instalaciones oficiales.

Vale la pena contar, primero, que según la información de la Alcaldía de Popayán, la adolescente fue conducida a la URI a las 9:10 de la noche del miércoles 12 de mayo. 

Esa conducción por parte de miembros del Esmad quedó registrada en una transmisión en vivo en Facebook, de la cuenta JuanoRadio. 

Desde el minuto 10:06 hasta el 15:10, se ve cómo la menor forcejea con cuatro y a veces cinco uniformados, quienes la sujetan de sus extremidades. La menor cae al piso en varias ocasiones, y es tomada de nuevo por los oficiales. Entre sus quejas, se le alcanza a escuchar: “suélteme que me está quitando el pantalón”; y en otro momento, dicen los uniformados: “¿Una mujer le va a ganar a cuatro varones?, la chimba”.

La menor estuvo retenida por dos horas en la URI, hasta las 11:00 de esa noche, cuando “fue entregada a su abuela, de acuerdo a la minuta de ingreso y salida de la URI”, explicó la Alcaldía. 

Al día siguiente, en la mañana, la joven publicó en su perfil de Facebook su versión sobre lo sucedido, citando la transmisión en vivo. “(...) solo porque estaba grabando me cogieron, en medio de eso me bajaron el pantalón, me manosearon hasta el alma, en el video queda claro que yo les digo que me suelten porque me están desnudando, quitando el pantalón”. 

Después de conocerse su fallecimiento, varios colectivos de derechos humanos denunciaron que la menor había sido víctima de violencia sexual por parte de los agentes de la Policía. 

Uno de ellos, la organización nacional Casa de la Mujer, a través de Twitter: “efectivos policiales abusaron sexualmente de chica que fue detenida arbitrariamente en la noche de ayer #12M en las instalaciones de la Uri.  La chica fue liberada y nos informan que se suicidó”. 

Y así lo advirtió también la ONG Oxfam Colombia, que solicitó a las autoridades “realizar investigaciones correspondientes de manera eficaz, exhaustiva y transparente, de manera que se cuente con el esclarecimiento de los hechos”. 

Otro comunicado fue publicado en conjunto por varias oenegés, entre ellas la Corporación Justicia y Dignidad, Asfupaz y Ciudad en Movimiento: 

“Lamentamos la muerte de la menor, quien en la noche de ayer 12 de mayo de 2021 fue detenida y llevada a la URI, quien después de sufrir violencia sexual por parte de agentes de la Policía, hoy decide terminar con su vida en la ciudad de Popayán. Alertamos a las organizaciones defensoras de DDHH e instituciones garantes a realizar veeduría y tomar acciones de protección frente a lo acontecido”.

La Policía Nacional, en su cuenta de Twitter, usó la imagen de este comunicado y escribió sobre ella en letras rojas “Mentira infame”. 

Y en la descripción de trino, señaló:  “Nuevamente la Policía Nacional es atacada por una noticia vil y ruin, la cual es replicada de manera irresponsable a través de redes sociales, victimizando a una familia que pierde un ser querido el día de hoy. #RompaLaCadena”.

Ese mensaje es seguido de otro trino con un video del brigadier general Ricardo Alarcón, comandante de la regional suroccidente de la Policía, en el que reitera la calificación de “noticia falsa, vil y ruin” refiriéndose a las denuncias, y explica tres argumentos que, sin embargo, no hacen parte de lo manifestado por las oenegés. 

“Primero, la menor nunca pisó instalaciones policiales. (...) la menor es trasladada a las instalaciones de la URI de la Fiscalía”, dice el brigadier general.

Sin embargo, ni el comunicado citado por la Policía en Twitter, ni las otras denuncias, manifestaron que la adolescente fuera llevada a una instalación policial. La información ha coincidido en que fue conducida a la URI de la Fiscalía. 

“Segundo, una vez se establece que se trata de una menor de edad, se activa el protocolo de protección a la integridad de este tipo de población y es entregada en óptimas condiciones a su abuela materna”, dice Alarcón.

Una versión distinta manifestó la familia de la menor, citada por la Comisión de Garantías y Derechos Humanos de la Coordinación Departamental del Paro, de la que hacen parte varias redes de defensa de derechos humanos. 

“Se ven moretones en el cuerpo, la niña dice que le dolía el estómago y la habían manoseado”, dice la Comisión citando a la abuela materna que recibió a la adolescente en la URI.

Luego continúa el brigadier general:

“Tercero, en la noticia manifiestan que los hechos tuvieron ocurrencia la noche del día de ayer. La Policía Nacional el día de hoy [13 de mayo] conoció sobre la muerte de una joven de 17 años que corresponde a la joven que fue conducida a las instalaciones de la URI el día de ayer. Los hechos ocurrieron el día de hoy en la mañana en el lugar de residencia de esta joven”.

Al igual que el primer punto, las denuncias no manifiestan que el fallecimiento ocurriera en el mismo momento de la conducción. Sino al día siguiente, en un caso que sería de suicidio. 

En ese sentido, se puede decir que el brigadier general Alarcón califica de ‘noticia falsa’ versiones que no hacen parte de los hechos denunciados por las organizaciones de derechos humanos. 

Consultamos al oficial sobre sus afirmaciones, y a través de su equipo de comunicaciones contestaron que “el brigadier general se refiere a noticias que han estado circulando en redes sociales”. 

Además, su vocero de comunicaciones corroboró que las imágenes de la transmisión de Facebook sí corresponden al caso de la menor, y que fue “un recorrido de 100 metros, aproximadamente, hacia la URI”.

Nuestra editora, Ana María Saavedra, también escribió en Twitter de la Policía estas preguntas, ya que el oficial hablaba de una “noticia falsa”.

Aparte de las declaraciones de Alarcón y el trino de la Policía, en redes sociales publicaron las imágenes del comunicado de varios organizaciones sociales y al que la Policía le puso el rótulo de Mentira Infame, junto a otras fotos de un trino de Temblores con una nota de El Espectador y de la menor con el logo de falso. 

pantallazo contra menor

Frente a la denuncia de abuso sexual, la Fiscalía publicó este trino en el que la vicefiscal, Martha Janeth Mancera, anunció que se “conformó equipo especializado para esclarecer hechos ocurridos con una menor de 17 años en #Popayán por presunta agresión sexual y su posterior muerte”.

También publicaron este comunicado:

Asimismo, la Procuraduría comunicó que abrió una indagación preliminar contra integrantes de la Policía, por la “presunta retención, agresión sexual a una menor de edad”. 

Al tiempo, cuatro uniformados que habrían participado en la conducción habrían sido separados del cargo para atender las investigaciones, según informó Caracol Radio.

Ayer nuestros colegas de Cuestión Pública y Volcánicas publicaron un hilo de Twitter con la reconstrucción forense de los videos:

En el marco de las manifestaciones del paro nacional, entre el 28 de abril y el 12 de mayo de 2021, la organización Temblores ha documentado 16 casos de violencia sexual y tres casos de violencia basada en género, en todo Colombia. 

En Popayán las organizaciones sociales también denunciaron otro caso de presunto abuso sexual contra otra joven de 18 años por parte de Policías, que, según la denuncia, la amenazaron con “lamerla” y “violarla”, tras detenerla en medio de una marcha del Paro Nacional.  El Espectador habló con la mamá de la joven,  quien ratificó la denuncia.

Con todos estos elementos calificamos como cuestionable lo dicho por el general Alarcón en su video en el que asegura que es una “noticia falsa”. Los hechos en este momento son investigados por la Procuraduría y la Fiscalía. La menor sí denunció en su Facebook una presunta agresión sexual y en el comunicado de las organizaciones sociales no dicen que la menor haya sido víctima de abuso sexual en “una instalación policial”.