Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 20 Marzo 2019

Imagen de hombres armados no tiene relación con la Minga Indígena

Por Ana María Saavedra

La foto en la que se ve a dos personas armadas con el mensaje “estos son los indígenas indefensos” no es de las protestas actuales y realmente fue tomada en 2012 en enfrentamientos entre las Farc y el Ejército.

Desde hace ocho días las organizaciones indígenas del norte del Cauca, reunidos en el Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, y la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, Acin, iniciaron una minga para protestar por varios incumplimientos del gobierno nacional, entre otros temas. 

Durante las protestas, las comunidades bloquearon la Vía Panamericana, arteria que comunica al suroccidente con el centro del país.

A propósito de estas protestas, en redes sociales empezó a circular una imagen de dos hombres armados, uno de ellos con apariencia indígena, con el mensaje irónico “estos son los indígenas indefensos”. 

La foto ha sido compartida en el grupo “Uribe es Colombia” de Facebook con el mensaje “Despierta Colombia”, también en varias cuentas de Twitter.

Pero en realidad la foto es de 2012 y retrata combates entre guerrilleros de las Farc y el Ejército en la zona de Jambaló y en Toribío, norte del Cauca.

Para encontrar el origen de la fotografía, realizamos una búsqueda inversa usando tanto Google imágenes como la herramienta Tineye

En estas búsquedas, encontramos que la foto fue utilizada en el reportaje “¡Enfrentados por el dominio! Las Farc y el Ejército llenan de armas el municipio colombiano Toribío (+fotos)”, publicado el 12 de julio de 2012 por el medio de comunicación www.noticias24.com.

En el informe se mezclan imágenes de integrantes de la Guardia Indígena con las de miembros de las Farc y del Ejército que se encontraban combatiendo. Además, la nota contiene varios errores. Por ejemplo, dice que el Ejército lanzó gases lacrimógenos a los indígenas, pero este método de control de protestas es potestad del Esmad de la Policía.

A pesar de esas imprecisiones, la nota nos sirvió para encontrar la fuente de la foto de los dos hombres armados: la agencia de noticias española EFE.

Con esa información y para conocer el contexto de esas fotografías, acudimos al reportero gráfico que las tomó: Christian EscobarMora, quien en 2012 trabajaba con la agencia EFE en el suroccidente del país.

EscobarMora nos relató que las fotos fueron tomadas luego de que un avión de la Fuerza Aérea se cayera en las montañas de Jambaló, Cauca. Los militares llegaron al lugar para recuperar los restos de la aeronave, por lo que se iniciaron enfrentamientos con guerrilleros de las Farc.

EscobarMora, que actualmente trabaja en Agencia Internacional de Fotoperiodismo MIRA-V, dijo que tomó las fotos durante un combate entre la guerrilla de las Farc y el Ejército mientras acompañaba a la Cruz Roja en un rescate de cuerpos de los pilotos muertos en el hecho.

Lo dicho por EscobarMora es confirmado por la información publicada por la propia agencia EFE a sus abonados. Con la ayuda del diario El País de Cali, que es abonado de este servicio, encontramos la imagen.

En el pie de foto de la agencia se asegura: “Jambaló, Cauca. Dos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, se dirigen a un refugio hoy 12 de julio de 2012 durante un enfrentamiento en el Ejército en Jambaló, departamento del Cauca,  poco después de que la Cruz Roja Internacional recogiera los cadáveres de los militares colombianos muertos en el avión que las Farc aseguraron derribaron ayer, se desencadenó un fuerte enfrentamiento entre la guerrilla y el Ejército que colocó a los periodistas bajo fuego”.

foto efe

Esa misma semana, la comunidad indígena Nasa de esta zona le exigió a las Farc y al Ejército que abandonaran su territorio, lo que originó un enfrentamiento entre miembros del Esmad de la Policía y la guardia indígena, luego de que estos acudieran al Cerro Berlín, donde estaban los militares, para desalojarlos del sitio por tratarse de uno de sus lugares sagrados. 

Luego de reconstruir esta historia, en Colombiacheck concluimos que la fotografía usada para señalar a los indígenas, a propósito del bloqueo en la Panamericana, no obedece a esa realidad.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 20 Octubre 2020

Minga indígena ya había llegado a Bogotá en los últimos diez años

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, recibió a la movilización indígena afirmando que hace diez años no se presentaba en la capital del país. Aunque sí es la más nutrida desde 2008, otras jornadas se han adelantado en 2015, 2018 y 2019.

Este domingo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, se presentó en el coliseo del Palacio de los Deportes, para darle la bienvenida a un nutrido grupo de comunidades que conforman la minga indígena, que inició el 10 de octubre en el departamento del Cauca y ahora se encuentra en la capital del país. 

Durante su discurso, la Alcaldesa afirmó: “La minga llega a Bogotá por la incapacidad del Presidente de la República y de su Gobierno de concertar antes con la minga. Hace diez años no venía la minga a Bogotá”. Así quedó registrado en esta emisión de Noticias Uno.

Vale recordar que la movilización indígena inició el 10 de octubre en el norte del Cauca, se concentró en Cali por algunos días y luego se trasladó a Bogotá, después de declarar que el presidente Iván Duque no acudió a su encuentro.

Así lo explica a Colombiacheck, Jorge Sánchez, coordinador del Comité Político del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC:

“Hemos citado al Gobierno y al Presidente en el departamento del Cauca, pero no ha escuchado. El año pasado también lo citamos en Monterilla, y no llegó. Lo hemos estado llamando en otras oportunidades para presentar estos temas, y no ha sido posible. Por eso llegamos a la ciudad de Bogotá para presentar nuestra posición. El Gobierno no atiende a las regiones”, reclama.

Sobre los motivos de la manifestación, explica: “Estamos llamando la atención sobre la situación de violaciones, asesinatos y masacres en el departamento del Cauca, en el suroccidente y en todo el país. Están violentando nuestro territorio. También, para llamar la atención por la paz, el tema lo están volviendo trizas y la guerra vuelve a nuestros territorios”.

Respecto a las declaraciones de la alcaldesa López, verificamos si realmente habían pasado diez años sin una manifestación de la minga indígena en la capital del país. 

Intentamos preguntarle al equipo de prensa de la Alcaldía cuál considera que fue la última minga que se presentó en la ciudad, en lo cual sustenta su afirmación. Pero no obtuvimos respuesta a través de su equipo de comunicaciones.

En una búsqueda documental, encontramos que si bien no hay antecedentes recientes de una movilización tan nutrida como la actual, que contempla cerca de 8.000 personas, la minga sí ha estado en Bogotá en otras ocasiones.

El episodio de tamaño similar se remonta a 2008, cuando llegó a la capital una movilización que sumaba alrededor de 10.000 indígenas. En ese momento, la llegada a Bogotá también se daba después de haber citado al entonces Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, a una reunión que nunca se dio en el departamento del Cauca.

Sin embargo, aunque de menor tamaño, en los últimos años sí se han presentado otras manifestaciones indígenas en Bogotá, provenientes de distintas regiones del país, lo que también es entendido como ‘minga’.

“La minga es un término de origen quechua que significa trabajo y sentir comunitario, para resolver un problema. Es una manifestación colaborativa. Y en ese caso hacen parte de la minga tanto las movilizaciones masivas de 2008, como otras que se han adelantado sin ser tan multitudinarias”, explica Jimmy Alberto Sevilla, vicegobernador del cabildo indígena Yanaconas de Cali, en conversación con Colombiacheck.

En ese sentido, encontramos al menos tres ocasiones en las que comunidades indígenas del país se han movilizado hacia la capital.

El 26 de noviembre de 2015, alrededor de 2.000 miembros de distintos cabildos del departamento del Cauca, liderados por el CRIC, se desplazaron hacia Bogotá en el marco de una movilización que llamaron ‘Minga por la Defensa de la Vida, el Derecho a la Protesta Social y la Jurisdicción Especial Indígena’. 

“Ahí se juntaron distintas expresiones y comunidades, no solo del Cauca, sino también del Tolima y de la Orinoquía. Caminamos por la 26 [avenida El Dorado] y se llegó hasta la Plaza de Bolívar”, recuerda Silsa Arias, vocera de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) y secretaria técnica de la Comisión Nacional de Comunicación de los Pueblos Indígenas (Concip).

En esa ocasión, la minga indígena denunciaba violaciones a la autonomía de sus territorios y protestaba por un proceso judicial en contra de Feliciano Valencia, líder político del pueblo Nasa, hoy Senador de la República.

Después, el 11 de noviembre de 2018, cerca de 500 miembros de comunidades indígenas de Riosucio y Carmen del Darién, Chocó, se movilizaron desde sus territorios hasta Bogotá, en una minga que tuvo como objetivo reclamar atención por la incursión de grupos armados en esta región del país. En ese momento también pretendieron reunirse con el Presidente de la República (Juan Manuel Santos) pero no se dio el encuentro.

 

Asimismo, el año pasado, una comisión del CRIC y la guardia indígena del Cauca se desplazó a Bogotá para manifestar el incumplimiento de acuerdos alcanzados con el Gobierno Nacional un año antes. Esto, en el marco de un paro nacional convocado por otras organizaciones sociales.

“En 2019 hubo una comisión que vino en diciembre, con la guardia indígena. Se estuvo acompañando la defensa de la vida y derechos humanos en el marco de una movilización nacional”, menciona el líder Sánchez, del CRIC.

De modo que, si bien desde 2008 no se veía una manifestación tan nutrida de las comunidades indígenas de Bogotá, no es preciso decir que hacía diez años la minga no tenía movilizaciones en la capital del país, por esa razón calificamos como cuestionable la afirmación de la alcaldesa Claudia López.