Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 21 Abril 2021

José Daniel López acertó en sus afirmaciones sobre la Ley del cine y la reforma tributaria

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El representante a la cámara de Cambio Radical erró en un par de detalles en los trinos que puso alertando sobre lo que haría al sector la reforma tributaria de 2021.

El tema del momento en los medios de comunicación es la tercera reforma tributaria, llamada también “Ley de solidaridad sostenible'', que presentó el gobierno de Iván Duque al Congreso de la República el 15 de abril de 2021. 

Al día siguiente, el representante a la Cámara por el partido Cambio Radical José Daniel López, publicó un hilo de Twitter haciendo una denuncia porque “la #ReformaTributaria deroga media Ley del Cine, dándole un golpe inexplicable a productores, actores y trabajadores del cine colombiano”.
 

En el segundo y tercer trino, López dice:

“Desde 2003 y hasta [la] pandemia, el cine colombiano tuvo un boom. En parte, gracias a la Ley del Cine (Ley 814 de 2003). La ‘Cuota para el Desarrollo Cinematográfico’ es una contribución parafiscal administrada por el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico…

Este fondo se dedica a subsidiar y estimular [la] producción cinematográfica en Colombia. #ReformaTributaria ELIMINA LA CONTRIBUCIÓN PARA EL DESARROLLO CINEMATOGRÁFICO y pone al Fondo a depender del Presupuesto General de la Nación, tomando como base el recaudo de 2019”.

Lo que menciona es en gran parte cierto; solo se equivoca en la precisión de un par de detalles. Por eso calificamos sus afirmaciones como Verdaderas, pero.

En efecto, al revisar el proyecto de ley de la reforma tributaria que presentó el gobierno, que conocemos hasta este momento, 21 de abril de 2021, y en el que se basó López para hacer el trino, dice sobre el Título II:

“Deroga a partir del 1 de enero de 2024 los artículos 5, 6, 7, 8, los numerales 1 y 6 del artículo 10, los artículos 13, 14 y 15 de la Ley 814 de 2003, y las demás disposiciones que resulten contrarias”. 

Los artículos 5, 6, 7 y 8 de la Ley 814 son todos los relacionados con la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico. El artículo 10 crea el FDC y en sus parágrafos cuenta cómo estarán constituidos sus fondos:

1: El producto de la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico, incluidos los rendimientos financieros que produzca.

6. Las sanciones e intereses que en virtud del convenio celebrado con el administrador del Fondo, imponga la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales por incumplimiento de los deberes de retención, declaración y pago de la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico.

El artículo 13 habla del “carácter de la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico”, el 14 de los “estímulos a la exhibición de cortometrajes colombianos” y el 15 de los “estímulos a la distribución de largometrajes colombianos”.

Esta misma información fue enviada por el representante José Daniel López para argumentar su afirmación cuando fue contactado por Colombiacheck.

Por su parte, el artículo 31 del proyecto de reforma tributaria dice: 

“ARTÍCULO 31º. APOYO A LA CULTURA. Con el fin de apoyar los objetivos de la Ley 814 de 2003 y la Ley 397 de 1997, a partir del año 2024, los recursos que se le asignen al Fondo para el Desarrollo Cinematográfico en el presupuesto nacional no podrán ser inferiores a la suma que se recaudó en la vigencia fiscal 2019 por concepto de la contribución parafiscal denominada ‘Cuota para Desarrollo Cinematográfico’. Dicha suma será ajustada, anualmente, con la inflación”.

Andrés Jaramillo Gallego, abogado del sector cinematográfico desde hace ocho años, le explicó a Colombiacheck que la Ley General de la Cultura (393 de 1997) habilitó la posibilidad de que se crearan fondos mixtos para el fomento y promoción de la cultura.

La industria cinematográfica se organizó y en 2003 salió la Ley del cine (814 de 2003), la mencionada por López, que en efecto hizo mucho de lo que menciona el representante en el primer trino objeto de esta verificación.

Jaramillo Gallego y Ómarjavier Umaña, abogado en derechos de autor cinematográficos, le dijeron a Colombiacheck que, en efecto, desde 2003 “el cine colombiano ha tenido un boom” y que este se debe, en parte, a la Ley del cine, como también dice López. Umaña dice que, incluso, el boom se mantiene, solo que con una nueva realidad por cuenta de la pandemia. 

Umaña argumenta que antes de 2003 en Colombia se hacían “por mucho, tres películas al año. Y en los 70 y 80 hubo años en los que no se hicieron películas. Actualmente se hacen 40 producciones audiovisuales, entre corto, medio y largometrajes”. 

Esa ley crea la “Cuota para el desarrollo Cinematográfico” y es explicada en el artículo 5:

Para apoyar los objetivos trazados en esta ley y en la Ley 397 de 1997, créase una contribución parafiscal, denominada Cuota para el Desarrollo Cinematográfico, a cargo de los exhibidores cinematográficos, los distribuidores que realicen la actividad de comercialización de derechos de exhibición de películas cinematográficas para salas de cine o salas de exhibición establecidas en territorio nacional y los productores de largometrajes colombianos.

Esa cuota se obtiene a partir de las ganancias de la venta de boletos en salas de cine, sean películas colombianas o no. Exhibidores, distribuidores y productores deben dar un porcentaje de sus ganancias que va para el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC). Es decir que cada vez que una persona va a una sala de cine está contribuyendo con este fondo. 

Aquí está el error de López. Él dice que “la ‘Cuota para el Desarrollo Cinematográfico’ es una contribución parafiscal administrada por el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico”. Pero esto es impreciso. El artículo 9 de la ley del cine dice:

“Artículo 9°. Administración de la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico. Reglamentado por el Decreto Nacional 352 de 2004. Los recursos de la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico y los que en esta ley se señalan ingresarán a una cuenta especial denominada Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, la cual será administrada y manejada mediante contrato que celebre el Ministerio de Cultura con el Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica creado de conformidad con el artículo 46 de la Ley 397 de 1997” (la negrilla es nuestra).

La cuota no puede ser administrada por el FDC porque es una cuenta. La misma página web del fondo dice: “El FDC es una cuenta bancaria que recibe los dineros recaudados a través de la cuota parafiscal que pagan exhibidores, distribuidores y productores como resultado de la exhibición de obras cinematográficas nacionales y extranjeras en Colombia”. “Es como si yo dijera que mi cuenta de ahorros administra mi plata”, explica Jaramillo Gallego.

El fondo es el administrado y PROIMAGENES Colombia, es la encargada de recaudar, administrar y ejecutar los recursos, según la página del FDC.

Colombiacheck contactó al representante José Daniel López, quien reconoció su error en este punto.

Más adelante el representante dijo: “Este fondo se dedica a subsidiar y estimular [la] producción cinematográfica en Colombia” y le dijo a Colombiacheck que la información había salido de los numerales uno y dos de la ley 814: 

ARTÍCULO 11. DESTINACIÓN DE LOS RECURSOS DEL FONDO PARA EL DESARROLLO CINEMATOGRÁFICO. Los recursos del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico se ejecutarán con destino a:

1. Concesión de estímulos e incentivos iguales a los previstos en los artículos 41 y 45 de la Ley 397 de 1997, incluidos subsidios de recuperación a la producción y coproducción colombianas.

2. Estímulos y subsidios de recuperación por exhibición de obras cinematográficas colombianas en salas de cine.

Jaramillo Gallego dice que en estricto sentido sí se podría decir que la ley habla de “subsidios”, por lo cual López tendría razón, “pero el grueso del fondo son estímulos por concurso”, señala el experto. La página del Sistema Nacional de Cultura, por ejemplo, no menciona dentro de los objetivos del fondo los subsidios:

“El [Fondo Mixto para la Promoción Cinematográfica] tendrá como principal objetivo el fomento y la consolidación de la preservación del patrimonio colombiano de imágenes en movimiento, así como de la industria cinematográfica colombiana, y por tanto sus actividades están orientadas hacia la creación y desarrollo de mecanismos de apoyo, tales como: incentivos directos, créditos y premios por taquilla o por participación en festivales según su importancia”. (La negrilla es nuestra).

Las formas de apoyo del FDC están en su página web, pero mencionaremos tres de ellas: 

  1. Financia (sin que quienes ganan el estímulo deban devolver el dinero) proyectos cinematográficos colombianos en todas las etapas de su realización. No cubren el 100 % de la producción pero sí una parte.
  2. Promoción del cine a través de festivales.
  3. Costeo de los tiquetes de viaje de ganadores o nominados a premios internacionales de cine.

Finalmente, el representante de Cambio Radical dice en su trino: “#ReformaTributaria ELIMINA LA CONTRIBUCIÓN PARA EL DESARROLLO CINEMATOGRÁFICO y pone al Fondo a depender del Presupuesto General de la Nación, tomando como base el recaudo de 2019”.

Lo que dice López es en esencia verdadero, pero pierde una palabra: “parafiscal”. El proyecto de reforma tributaria que hoy conocemos eliminaría “la contribución parafiscal para el desarrollo cinematográfico”. 

El representante le dijo a Colombiacheck que esa precisión ya estaba hecha en el trino anterior, cuando dijo que “la cuota es una contribución parafiscal”. En Colombiacheck consideramos, sin embargo, que es importante la precisión porque podría interpretarse que la reforma tributaria elimina por completo la contribución para el desarrollo cinematográfico.

Los expertos explican que lo que haría la reforma tributaria no es eliminar el FDC, como afirman algunos, sino quitarle la contribución parafiscal. Es decir, que los recursos no vendrían de la boletería sino directamente del Presupuesto General de la Nación. 

Sobre lo que dice López de que se tomaría la base gravable de 2019, Jaramillo explica que es cierto: “Como el 2019 hubo un recaudo para el FDC como de 30.000 millones, van a poner eso cada año, supuestamente, e irán subiendo con la inflación”.

De acuerdo con Jaramillo Gallego y Umaña, la inconformidad de esta propuesta dentro del sector es porque pone al fondo a depender directamente de la voluntad política de los gobiernos y a competir con asuntos que para algunos fuesen más importantes que la cultura, como la salud o la educación. Y señala el primer abogado, que si es por ayudarle al sector en medio de una crisis por la pandemia y la falta de asistencia a las salas de cine, igual la ley 814 permite que el gobierno gire dinero directamente al FDC sin necesidad de reformar la norma.

Es más, lo hizo este año, según Jaramillo Gallego: “El FDC hoy está muy golpeado porque solo hemos tenido un millón de espectadores en salas. Entonces el gobierno les dio una ayuda de 5.000 millones de pesos para solventar la crisis”.

De modo que lo dicho por el representante José Daniel López es en gran medida cierto, aunque comete algunos errores en los detalles de sus afirmaciones.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 21 Mayo 2021

Duque sacó pecho en entrevista sobre el paro con cifras de vacunación fuera de contexto

Por José Felipe Sarmiento

Ni el aumento de dosis en el tiempo ha sido tan constante ni Colombia va tan bien frente al resto de América Latina. Primera entrega sobre la entrevista de Noticias Caracol al Presidente en medio del Paro Nacional 2021.

El 17 de mayo de 2021, el presidente Iván Duque participó en una entrevista con el director de Noticias Caracol, Juan Roberto Vargas, y la directora del programa Los Informantes, María Elvira Arango, en el marco del Paro Nacional de 2021 que inició el 28 de abril y se ha mantenido durante 24 días.

En uno de los segmentos, los entrevistadores lo cuestionaron sobre el ritmo de la vacunación contra el COVID-19 en Colombia. El mandatario respondió que el plan de inmunización avanza cada vez más rápido. “El primer millón [de dosis aplicadas] nos tardó 28 días. El último millón, seis días”, afirmó. También dijo que “cuando usted desagrega, no por fecha sino por día de inicio en los días que llevamos de vacunación, nuestro promedio hoy es el tercero mayor de América Latina”.

Colombiacheck verificó ambas afirmaciones y encontró que una es “verdadera pero”, sobre todo porque le falta contexto, y la otra cuestionable, porque consiste en una comparación poco clara que omite un dato fundamental: el tamaño de la población de cada país.

El primer y el último millón

VERDADERA PERO...

“El primer millón [de dosis aplicadas] nos tardó 28 días. El último millón, seis días”.

De acuerdo con los datos oficiales recopilados por el portal estadístico Our World in Data, a Colombia le tomó 29 días llegar al primer millón de dosis aplicadas: lo hizo el 17 de marzo y puso la primera el 17 de febrero. El presidente se descachó solo por un día.

En el último millón, la equivocación fue igual. El día de la entrevista, el país llegó a 7,54 millones de dosis aplicadas. El 10 de mayo, ocho días antes, llevaba 6,48 millones. O sea que poner la diferencia le tomó exactamente una semana.

Sin embargo, el aumento del ritmo no ha sido tan constante como el mandatario lo hace parecer con ese dato. En un chequeo de marzo de 2021, por ejemplo, Colombiacheck encontró que el número de aplicaciones diarias era muy variable y que el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, estaba celebrando de manera prematura un récord de 100.000 dosis a pesar de que el promedio móvil de siete días todavía no llegaba a ese punto.

Dos meses después, el panorama ha mejorado pero sigue lejos de ser estable. Solo en la semana previa a la entrevista, el país tuvo días en los que aplicó alrededor de 200.000 dosis y otros en los que no llegó ni a la mitad.

En general, los domingos tienden a dar resultados particularmente bajos, como lo ha señalado la epidemióloga Silvana Zapata Bedoya. El analista de datos Jorge Galindo también ha advertido que todavía hace falta mayor velocidad para tener a un 70 % de la población vacunada al terminar el año.

A pesar de esto, Duque recalcó en el programa su promesa de que habrá 35 millones de personas completamente vacunadas para el 31 de diciembre de 2021. Por esa falta de contexto al dato, que se descacha ligeramente pero en general es cierto, su afirmación es “verdadera pero”.

El tercer promedio latinoamericano

CUESTIONABLE

“Cuando usted desagrega, no por fecha sino por día de inicio en los días que llevamos de vacunación, nuestro promedio hoy es el tercero mayor de América Latina”.

La afirmación no aclara si el presidente se refiere al promedio móvil de los últimos siete días o al general desde el inicio del plan de vacunación. Tampoco especifica si es por dosis aplicadas en bruto o con relación a la población. Colombiacheck le preguntó al equipo de comunicaciones de la Casa de Nariño pero, hasta el momento de publicar esta nota, no ha llegado ninguna respuesta.

Al revisar todas las posibilidades, la única que le da la razón al mandatario es la menos adecuada para comparar. Esto hace que su frase sea cuestionable.

El día de la entrevista, Colombia completó 90 jornadas de inmunización contra el COVID-19 desde el 17 de febrero. Las fechas correspondientes para cada uno de los países de América Latina se pueden ver en la siguiente tabla, elaborada con base en notas de prensa y comunicados de autoridades sanitarias*.

Fechas de inicio y día 90 de vacunación contra COVID-19 por países en América Latina

Primero hay que aclarar que Paraguay, Guatemala, Uruguay, Honduras y Nicaragua todavía no han completado 90 días de vacunación pero están próximos a hacerlo. En estos casos, Colombiacheck usó las cifras más recientes disponibles en Our World In Data al 20 de mayo de 2021 para hacer las comparaciones.

Al revisar el promedio de dosis aplicadas a diario con base en el total que cada país llevaba para la fecha correspondiente, es cierto que Colombia tiene el tercero más alto de la región: 84.000 vacunas al día. Solo la superan Chile y Brasil con 100.000 y 350.000 aplicaciones en promedio cada jornada, respectivamente.

El problema de esta comparación es que no tiene en cuenta otras variables. La más evidente es el tamaño de cada país, como había pasado también en el citado chequeo al ministro Ruiz. Uruguay, con 3,5 millones de habitantes, no necesita la misma cantidad de vacunas que Brasil, donde viven 213 millones de personas.

Así como este último lleva la delantera en gran medida porque tiene que vacunar a más gente, casi todos los países que están por debajo de Colombia en el escalafón del presidente son también menos poblados. México es la única excepción.

Al revisar la tasa de dosis con respecto a la población acumulada en los primeros 90 días, el promedio de Colombia cae al sexto puesto con 14,8 aplicaciones diarias por cada 100 habitantes. El líder es Uruguay con 70,4 y le sigue Chile con 47,4 vacunas al día. El tercero, República Dominicana, casi duplica la cifra colombiana porque puso una media de 28,8 en el mismo tiempo (de hecho, arrancó el mismo día).

Otro aspecto a tener en cuenta es que, como el mismo presidente lo señaló para Colombia al resaltar la reducción de tiempos en poner el último millón de dosis frente al primero, cada país ha ido aumentando su ritmo de manera diferente. Por eso Colombiacheck revisó cuál fue el promedio móvil de siete días que alcanzó cada uno en la fecha correspondiente, es decir cuántas vacunas diarias pusieron de la jornada 84 a la 90.

Colombia es cuarta, con 151.000 dosis diarias en promedio durante la semana previa a la entrevista. La superan Brasil (941.000), Chile (219.000) y México (199.000).

Sin embargo, al ajustar la comparación de acuerdo con las proporciones de la población de cada país, el promedio colombiano es el sexto con 0,30 dosis puestas al día por cada 100 habitantes durante esa última semana. Los tres primeros superan el triple de esa cifra, ya que pusieron más de una vacuna en la misma relación con su número de habitantes. Estos son Uruguay (1,31), Chile (1,15) y República Dominicana (1,01).

En resumen, Duque presentó la comparación que más le convenía entre la vacunación de Colombia y la de América Latina. Esta es cuestionable porque está sesgada en gran medida por el tamaño de la población de cada país e ignora otras variables, por lo que hay formas más adecuadas de contrastar que resultan menos halagüeñas.

* A continuación están enlazadas las fuentes para las fechas de inicio de la vacunación por países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Cuba no tiene datos de vacunación en Our World in Data.