Pasar al contenido principal
Miércoles, 21 Marzo 2018

“Las elecciones más pacíficas en más de medio siglo”: Santos

Por Ana María Saavedra

El presidente resaltó que en estas elecciones no se registraron hechos de violencia. Revisamos archivos del siglo pasado, consultamos a la MOE y analistas para verificar esta frase y Santos tiene razón.

Un día después de las elecciones legislativas, el presidente Juan Manuel Santos hizo un balance de los comicios y aseguró que “el pasado domingo vivimos las elecciones más pacíficas, más transparentes en más de medio siglo. Con el mayor número de candidatos, el mayor número de mesas de votación y una mayor participación. Las Farc ya desmovilizadas y desarmadas se presentaron como un partido político, cambiaron las balas por los votos”.

Colombiacheck verificó esta frase y la calificó como Aproximada, pues, excepto el tema de la transparencia -que es una percepción subjetiva-, el resto de afirmaciones del presidente Santos se ajustan a la verdad.

Para este chequeo consultamos bases de datos e informes de la Registraduría y de medios de comunicación (en la web y en un periódico impreso), a la MOE y analistas.

Camilo Mancera, coordinador jurídico de la MOE; Felipe Botero, codirector de Congreso Visible, y Juan Pablo Milanese, jefe del departamento de estudios políticos de la Universidad Icesi, coincidieron en que no se puede medir ni afirmar que estas elecciones hayan sido las más transparentes de los últimos 50 años.

​Mancera de la MOE, aseguró que esto es “imposible de determinar, en la medida que no se tiene toda la información en este momento. Solo para mostrar un ejemplo, sobre el fraude que denunció el MIRA, en 2014, cuando perdió sus curules, el Consejo de Estado determinó las irregularidades solo cuatro años después, cuando falló la demanda”.

El segundo boletín de la MOE daba cuenta de un total 1.290 reportes sobre presuntas irregularidades, como compra de votos y publicidad cerca a los puestos de votación. “Sabemos de la compra de votos por parte de la maquinaria de este domingo, eso pasó hace cuatro años y pasó antes”, dijo Botero.

Otro hecho, presentado el domingo, que deslegitima la afirmación de Santos acerca de la transparencia es el allanamiento a la sede en Barranquilla de la senadora electa Aída Merlano, donde encontraron $268’993.000 en efectivo, cuatro armas de fuego, certificados electorales, fotocopias de cédulas de ciudadanía, documentos y planillas electorales, listados con nombres de votantes y líderes, formatos firmados para certificar el compromiso de compra de voto y organigramas detallados de seguimiento y operación.

Las más pacíficas

Las declaraciones de Santos coincidieron con las dadas por el ministro del Interior, Guillermo Rivera, el día de las elecciones. “Es una jornada histórica. No hubo necesidad de trasladar ningún puesto de votación como ocurría en el pasado. Ningún ataque de ninguna organización ni del crimen organizado”.

Y la candidata a la vicepresidencia Claudia López también trinó: #EleccionesColombia2018 fueron las más pacíficas recientes: ¡Cero hechos violentos! La abstención bajó 5 puntos.

 

 

Colombiacheck verificó cada uno de los datos de las tres frases y estos (excepto el de la transparencia) son ciertos.

Camilo Mancera de la MOE explicó que no hubo ningún acto de violencia relacionado con las elecciones, salvo lo ocurrido en Pizarro, Nariño, y San Onofre, Sucre.

El informe de la MOE, que hace el seguimiento a lo ocurrido en la jornada, indicó que “por protestas de la comunidad en contra de la falta de cobertura de servicios públicos, al medio día seguían sin abrirse todos los puestos de votación del municipio de Francisco Pizarro, en Nariño. En el puesto de votación de Bocacerrada en San Onofre, Sucre, apenas pasado el mediodía, la Armada intentaba abrir el puesto, a pesar de las protestas de la comunidad por falta de servicios públicos”.

Ariel Ávila, analista del conflicto y subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, expresó que “en el 2008, cuando entré a trabajar en la MOE, los municipios afectados por violencia eran aproximadamente 380, ahora ese número bajó a 0. Lo de Pizarro es un hecho social. El día antes de estas elecciones un grupo salió por El Palo (Cauca) pero no pasó nada y la gente votó al otro día”.

Para verificar los actos de violencia en las últimas elecciones se revisaron los boletines de la MOE de 2014 y del plebiscito. En un documento, la MOE informó que “las elecciones de 2016 fueron las más tranquilas de los últimos 10 años, que es el tiempo que la plataforma de organizaciones de la sociedad civil reunida por la MOE lleva haciendo veeduría a los procesos electorales en el país”.

En ese boletín, la MOE indicó que “la jornada electoral de 2016 tuvo apenas dos hechos aislados y de poco impacto, a saber, el uso de explosivos en inmediaciones de un puesto de Miraflores, Guaviare, aparentemente por parte de disidentes del Frente Primero de las Farc que rechazaron el Acuerdo de Paz; y actos de proselitismo en contra del plebiscito en un puesto de votación de El Tarra, Norte de Santander, por parte de la guerrilla del EPL”.

Teniendo en cuenta que en estas elecciones no se reportó ningún acto violento, tanto Santos, como Claudia López y Guillermo Rivera, tienen razón en su afirmación. Sin embargo, el presidente amplió su comparación al último medio siglo.

Para verificar la afirmación de Santos, hicimos una búsqueda manual de las elecciones legislativas, desde 1974 hasta 2014, en el archivo del diario El País de Cali. Y en cada una de estas fechas se presentaron actos de violencia. Los años 1994, 1998 y 2002 fueron los más violentos.

Ver la línea de tiempo más grande.

El ministro Rivera aseguró que “no hubo necesidad de trasladar ningún puesto de votación como ocurría en el pasado”. Colombiacheck verificó un informe de la Registraduría acerca de los traslados de mesas por problemas de orden público, desde 1994 hasta 2016, y en todas las elecciones fueron trasladadas mesas. Incluso, en el plebiscito trasladaron, según el documento, 38. Este año, según la MOE, no se presentó ningún traslado por orden público.

Los números más altos

En su declaración, el presidente también dijo que estas elecciones tuvieron el mayor número “de candidatos, el mayor número de mesas de votación y una mayor participación”.

En estas elecciones, según la Registraduría, se inscribieron 2.957 candidatos. En el informe del ente encargado de la organización electoral, se indica que las listas al Congreso superaron en un 25,93 % los aspirantes de las elecciones, con respecto a 2014 (2.348). En otro documento de la Registraduría se dan las cifras de las elecciones de 2010 y 2006 con 2.543 y 2.780 inscritos, respectivamente. Además, en la búsqueda manual en el diario El País, encontramos que en 1998 se inscribieron 1.010 candidatos.

Entonces, con estas cifras, podríamos decir que sí hubo un aumento en los candidatos. Sin embargo, Botero, de Congreso Visible, precisó que el aumento o disminución en el número de candidatos “no es un indicador de democracia. El número de mesas sí es un indicador de seguridad, dependiendo de si llegan a lugares a los que antes no llegaban”.

Al buscar en los históricos de resultados de la Registraduría, encontramos que el número de mesas en 2010 fue de 76.940; en 2014, de 97.417 y en 2018, 103.345.

Precisamente, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, aseguró que “la Fuerza Pública cubrió el 100% de los puestos y mesas de votación a nivel nacional, y es la primera vez en la historia electoral, que su cobertura se pudo desarrollar sin ninguna limitación”.

En las elecciones de 2014, el entonces ministro Juan Carlos Pinzón, indicó que “los 266.000 miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía que fueron movilizados en todo el país para garantizar la seguridad en las elecciones de Senado y Cámara de Representantes, cubren el 99,4 % de las mesas de votación”.

Finalmente, el presidente habló de la mayor participación en estos comicios. En este aspecto, coincidió con Claudia López, quien aseguró que la abstención bajó en 5 puntos. Al verificar esta información, encontramos que ambos tiene razón. La abstención en estas elecciones fue de 51%, mientras la de 2014, de 56%.

El informe Abtencionismo electoral en Colombia -realizado por el Centro de Estudios en Democracia y Asuntos Electorales de la Registraduría y la Universidad Sergio Arboleda- da las cifras de 1978 a 2010, y en todos estos años el porcentaje de abstencionistas en elecciones legislativas nunca fue menor al de este 2018.

Las siguientes visualizaciones* muestran los niveles de abstención y la cantidad de mesas de votación trasladadas en las elecciones del Congreso desde 1994:

 

 

* Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil
Elaborado en colaboración con Lorena Morales, de la Maestría en Periodismo de la Universidad del Rosario

Miércoles, 06 Marzo 2019

El PND no propone expropiar las pensiones

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Según Angélica Lozano, el PND plantea quitarle el ahorro pensional a quienes no alcanzan requisitos para cobrar una pensión, pero el proyecto impulsa realmente un ingreso vitalicio.

El pasado 18 de febrero inició en el Congreso la discusión sobre el Plan Nacional de Desarrollo para el periodo 2018-2022. Y a propósito de los debates que se han impulsado desde entonces, la senadora Angélica Lozano publicó un trino en la mañana del 4 de marzo en el cual afirma que el artículo 117 del plan “es la expropiación del ahorro pensional de los que no se pensionan”.

Colombiacheck revisó la información contenida en el trino y encontró que es falsa, principalmente, porque quienes hayan llegado a la edad de pensión y no cumplan con los requisitos para recibir un salario mínimo mensual, tienen la opción de elegir si prefieren retirar el total de sus ahorros en lugar de que su dinero entre a los Beneficios Económicos Periódicos, o Beps.

Lo que dice Lozano

Antes de hablar con distintos abogados y economistas sobre el tema, consultamos a la senadora para que nos explicara las razones de su interpretación.

Lozano le dijo a Colombiacheck que habla de “expropiación” porque “si en diez días la gente no pide la devolución, su ahorro pasa a Beps” y que “hoy este ahorro es heredable a sus sucesores. Con el 117 deja de ser individual y va a una cuenta común Beps, por lo tanto deja de ser heredable … Lo llamo expropiado porque no le será devuelto completo, como es hoy, ni a sus herederos, si muere”, afirma.

Además, nos dijo que hoy el promedio de ingresos en los Beps es de 40.000 pesos y que, si se aprueba el artículo 117, el valor pasará a depender de lo ahorrado. Finalmente, adjuntó la siguiente tabla de, según dijo, dos ejemplos en fondo público y privado “con el promedio devuelto el año pasado”:

Imagen Lozano
 

“Cuatro millones en total; 16.000 y pico mes en Beps”, dice la senadora. “Claro, el Beps sube si el monto total ahorrado que no se devuelve es mayor”.

Esta misma información la publicó en un segundo trino:

Los Beps

Los Beps son un mecanismo creado para ayudarles a las personas que no alcanzan a tener una pensión a tener un ingreso en la vejez. De los 23 millones de trabajadores con los que cuenta Colombia actualmente, de acuerdo con Mauricio Olivera, expresidente de Colpensiones, cerca del 40 por ciento tienen ingresos por debajo del salario mínimo; es decir que están fuera del sistema pensional.

En Colombia, la Constitución Política y la ley 71 de 1988 determinan que ninguna pensión podrá ser inferior al salario mínimo legal mensual, razón por la cual quienes cotizan deben hacerlo al menos por ese mismo valor, según le explicaron a Colombiacheck Olivera, y Jorge Llano, vicepresidente técnico de Asofondos.

Entonces, para todas las personas que llegan a la edad de pensión, pero no alcanzaron a cotizar las 1.300 semanas que exige la ley, el gobierno nacional creó en 2012 los Beneficios Económicos Periódicos (Beps).

Olivera fue uno de los creadores de estos beneficios cuando fue Viceministro de Empleo y Pensiones de Rafael Pardo, y explica que se ideó como un mecanismo para impulsar a las personas a hacer un ahorro que luego les sirviera como ingreso en la vejez. Pero advierte: “no es una pensión”.

La idea de los Beps es que quienes no tienen un ingreso mensual constante vayan ahorrando a medida que puedan hacerlo y que tengan un incentivo: por lo ahorrado, el gobierno les da un 20 por ciento adicional y lo administra para entregarles un ingreso mensual hasta que fallezcan.

Actualmente, en el supuesto de que una persona llegue a la edad de pensión (57 años para las mujeres y 62 para los hombres) y no tenga las semanas suficientes para pensionarse, se le devuelve el ahorro que haya hecho aportando al sistema de pensiones, como primera opción. Pero, si lo prefiere, puede ingresar a un Beps.

Con el artículo 117 el orden de las opciones se invierte: el dinero del ahorro va a un Beps, a menos que en un plazo de 10 días la persona informe que prefiere recibir su dinero en un solo pago.

El artículo en cuestión dice:

ARTÍCULO 117o. PROMOCIÓN DE LOS BENEFICIOS ECONÓMICOS PERIÓDICOS.

En el evento en que los afiliados al Sistema General de Pensiones obtengan como

prestación sustituta una devolución de saldos o indemnización sustitutiva de vejez, estos recursos serán trasladados al mecanismo de los Beneficios Económicos Periódicos para el reconocimiento de una anualidad vitalicia en las condiciones legales vigentes, excepto en el evento en que el afiliado manifieste su decisión de recibir dicha prestación, dentro de los 10 días hábiles siguientes a la notificación del documento o acto que la define. El gobierno reglamentará la materia y las especificaciones para la asesoría por parte de las administradoras de pensiones.

Por lo cual es falso lo que dice Lozano de que el ahorro se “expropia” y de que con la propuesta del PND no le devuelven la plata. Además porque los Beps no tienen comisión o cobro alguno. Todo lo contrario, como ya mencionamos, los Beps contemplan un subsidio del 20% sobre el valor de lo ahorrado.

Ingresos mensuales

En su primer trino, Lozano dijo que con los Beps se les daría a las personas 40.000 pesos mensuales, que luego precisó como un valor aproximado del año pasado en la respuesta que dio a Colombiacheck. Esta cifra es cuestionable porque depende del régimen al cual estén afiliadas las personas.

De acuerdo con cifras promedio de Asofondos con corte a diciembre de 2018, los fondos devolvieron a quienes no pudieron pensionarse 35 millones en el Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad ,(o Rais, administrado por los privados) y 4,8 millones de pesos en el caso del Régimen de Prima Media (o RPM, el sistema público administrado por Colpensiones),

Eso significa en Beps un ingreso vitalicio mensual de 280.000 pesos en el primero y 36.000 en el segundo. “Los valores exactos del ingreso vitalicio se determinan con la fórmula de cálculo del gobierno para Beps”, según explica Llano.

Ahora, no es muy claro de dónde saca Lozano que con el artículo 117 el ingreso mensual de Beps serían 16.667 pesos como indica su tabla, pero en el segundo trino que compartió de alguna manera rectifica al decir que “en concreto dependería de lo cotizado”.

Lo que dice el vicepresidente técnico de Asofondos sobre el tema es que ni siquiera los 40.000 pesos que menciona Lozano inicialmente es cierto “a futuro para todos los afiliados de RPM". Según Llano, aunque hoy ese es el promedio (36.000 pesos) no es cierto que necesariamente en un futuro se mantenga ese mismo promedio.

La heredabilidad

El último tema sobre el cual la senadora Angélica Lozano basa su crítica al artículo 117 del proyecto de ley del PND tiene que ver con la heredabilidad de los ahorros pensionales.

Actualmente, si una persona fallece el ahorro pensional se hereda a su cónyuge o a sus hijos. Y así se mantiene con la propuesta de Plan de Desarrollo.

Pero, según Lozano, el articulado crearía un cambio por el que, cuando una persona ingresa su dinero a Beps y fallece, el ingreso bimensual no sería heredable. Esto es falso, pues actualmente los Beps no son heredables y el PND tampoco haría ninguna modificación en este sentido.

Y la razón de ello la explica Rodrigo Galarza, abogado financiero y exvicepresidente de Asofondos. Al ser los Beps un mecanismo de incentivo que involucra un subsidio del gobierno, no puede extenderse a los familiares del ahorrador en caso de fallecimiento. “¿Con qué dinero se completa el excedente (subsidio) de las personas?”, pregunta y responde Galarza: “Pues con plata del gobierno que son los impuestos de todos”.

Ese subsidio del 20 por ciento también debe entenderse como una ayuda significativa que suministra el gobierno, porque de no contar con él, el ingreso que recibirían las personas sería aún menor y probablemente no cubriría todos los años que esta persona viva, en caso de superar la expectativa de vida (75 años para los hombres y 81 para las mujeres).

Finalmente, volviendo nuevamente a lo que mencionamos al principio, los Beps no son una pensión y, por lo tanto, no son comparables, de acuerdo con Galarza.

Un ‘empujón’

Para Galarza, el tema criticable del artículo 117 es que otorgue un plazo de tan solo diez días para que las personas tengan que tomar una decisión. Pero, al mismo tiempo, supone que esto se debe a que al estar estas personas por fuera del mercado laboral por haber cumplido la edad de pensión, necesitan una solución rápida o se quedan sin ningún ingreso.

Según Llano, es más conveniente contar con un ingreso mensual vitalicio durante la vejez, en lugar de entregar un solo pago que muchos no van a saber administrar.

Y de acuerdo con Jorge Restrepo, economista y analista, esta propuesta se corresponde con la teoría del premio Nobel de economía Richard Thaler, quien escribió un libro sobre los “empujones” para tomar decisiones razonables. Restrepo publicó un hilo sobre el tema.