Pasar al contenido principal
Lunes, 05 Diciembre 2016

Lizcano defendió legitimidad del Congreso con cifra engañosa de votaciones

Por Sania Salazar

El Presidente del Congreso defendió la legitimidad de esa corporación para refrendar el acuerdo de paz con las Farc usando cifras totales de votación y aseguró que fueron mayores a las del plebiscito, lo que no es cierto.

El Congreso refrendó el nuevo acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc, decisión que no estuvo exenta de polémica pues hubo quienes pusieron en duda la legitimidad del legislativo para hacerlo. Mauricio Lizcano, su presidente, defendió la idoneidad de esta corporación para la refrendación argumentando que “para el Congreso hubo más votos que para el Plebiscito”.

 

 

 

 

Los argumentos de Lizcano están claros en estos dos trinos que fueron publicados tanto en su cuenta personal de Twitter como en la de RCN Radio.

Colombiacheck llamó a Lizcano y le dejó un mensaje en WhatsApp solicitando una entrevista sobre el tema, pero no hemos recibido respuesta. Entonces para saber qué tan cierto es su argumento, revisamos las cifras de ambas votaciones.

Los 14 millones de votos de los que habla Lizcano son el total de sufragios depositados en las elecciones de 2014 para el Senado, que incluyen los nulos y los no marcados. Pero, siendo estrictos, los votos que sirvieron para elegir a los actuales senadores fueron apenas 10.925.592.

En el plebiscito, los votos válidos (los marcados con alguna de las dos opciones posibles, sí o no) fueron 12.808.858. Es decir: la votación por el plebiscito superó a la del Senado por 1.883.266 sufragios, al contrario de lo que dice el senador.

Si comparamos también los votos por la Cámara, encontramos que el total de tarjetones que sirvieron para elegir a los actuales representantes fueron 11.129.722 (sumados votos departamentales, indígenas y afrodescendientes). Son 1.679.136 menos que los sufragios por el plebiscito.

Hay que aclarar que los votos por Senado y Cámara se analizan por separado porque se trata de dos circunscripciones diferentes, la del primero es nacional y la de la segunda es territorial.

Después de comparar ambas cifras y basados solo en números, en Colombiacheck calificamos las frases del Presidente del Congreso como engañosas, pues aunque parten de datos ciertos anuncian una conclusión insostenible.

Ahora bien, ¿la legitimidad del Congreso para refrendar el acuerdo de paz se mide solo en votos?

La encuesta Colombia Opina, realizada por Ipsos Napoleón Franco en marzo de este año, encontró que el 82% de los 1.008 consultados en 13 ciudades del país desconfía del Congreso.

Para Felipe Botero, codirector del observatorio Congreso Visible, la discusión sobre si el Congreso es representativo viene, precisamente, de la decisión de llevar los acuerdos allá para refrendarlos e implementarlos, “la oposición dice que el Congreso no es representativo y por lo tanto tenemos que hacerlo en otro lado o revocarle el mandato. Eso es problemático porque es cuestionar una institución simplemente porque en este momento no nos gusta que sea la que esté tomando esa decisión”.

Botero indica que la historia colombiana ha demostrado que las instituciones son sólidas y que el país tiene una larga trayectoria de elecciones que se consideran, en su mayoría, libres, transparentes y justas.

“La democracia colombiana tiene problemas en su funcionamiento, los partidos son históricamente clientelistas y están alejados del sentir nacional, pero no por ello cuestionamos que el Congreso sea la piedra angular de la democracia; las elecciones se hacen frecuentemente y la gente acude a las urnas a votar de forma libre para elegir un Congreso y un Presidente y eso le da una legitimidad especial al Congreso de la República”, argumenta Botero.

El codirector de Congreso Visible recuerda que en el país ha habido “congresos como el de la parapolítica, que tal vez fue la crisis reciente más aguda de una institución política en el país y en ese momento no nos hicimos la pregunta sobre su representatividad”.

Visto bueno del Consejo de Estado

La Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado conceptuó que el Congreso puede refrendar el nuevo “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, suscrito por el Gobierno y las Farc el 24 de noviembre luego de que el primer acuerdo no pasó en el plebiscito realizado el 2 de octubre.

“De acuerdo con el artículo 133 C.P. –que consagra la representación popular en cabeza de los miembros de cuerpos colegiados de elección directa– y en ejercicio de la función constitucional de control político, la refrendación por parte del Congreso debe entenderse como un voto de confianza respecto de la política al mando en el manejo de la paz, con el fin de que la acción pública y estatal en la materia tenga el mayor grado de legitimación democrática posible, producto de la seria discusión y deliberación acerca de los problemas cuya solución reclama con insistencia la sociedad, por manera que las iniciativas, planes y compromisos asumidos por el Estado en el acuerdo suscrito con las Farc cuenten con una base sólida de estabilidad política”, indica el concepto.

¿El del Congreso es un respaldo político?

Para Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral, MOE, se debe partir de que estamos frente a un acuerdo distinto al que se sometió al plebiscito, como lo han dicho Gobierno y Farc, que establece otros mecanismos de refrendación.

“El Congreso tiene la absoluta legitimidad para hacer un debate y aprobar una moción en la que reconoce ese acuerdo como legítimo, lo refrenda y le da vida política”, asegura, y resalta que ese respaldo político del Congreso no tiene ningún otro efecto.

“Los ciudadanos delegamos en el Congreso nuestra representación, si creemos que no es legítimo porque son unos vagos, unos bandidos, el que no puede lo menos no puede lo más, y lo menos, la verdad, es una moción, si no es legítimo para eso, mucho menos es legítimo para hacer actividades legislativas, que es su labor”, concluye Barrios.

Lunes, 26 Junio 2017

Las mentiras, ligerezas, engaños y verdades que verificamos sobre el adiós a las armas

Por Colombiacheck

Lo impensable pasó, por eso Colombia vive días históricos. Ayer, la Misión de las Naciones Unidas, ONU, en Colombia anunció que tenía en su poder el conjunto de las armas individuales de las Farc.

“Al día de hoy, la Misión tiene almacenado el conjunto de las armas individuales de las Farc registradas: 7.132 armas, salvo aquellas que, de conformidad con la Hoja de Ruta, servirán para dar seguridad a los 26 campamentos de las Farc hasta el 1 de agosto de 2017”, dice el comunicado publicado ayer.

Hoy se realizará en la Zona veredal transitoria de normalización de Mesetas, en Meta, el acto protocolario de finalización de la entrega de armas y con ella, el grupo armado ilegal llega a su fin, comenzando el tránsito hacia la reinserción en la sociedad y la actividad política.

Sobre la dejación de armas de las Farc detectamos seis frases falsas, una ligera, una engañosa y una verdadera.

El hecho es complejo de entender, no solo por lo inviable que parecía hace unos años, sino por lo que significa para los guerrilleros y para el resto del país. También por los inconvenientes y retrasos que sufrió el proceso.

Colombiacheck presenta este compendio de verificaciones a lo largo de nuestro primer año de trabajo para ayudar en la comprensión de un acontecimiento histórico, para recordar las confusiones y engaños para los que tuvo que pasar uno de los principales compromisos que el Gobierno y las Farc pactaron en La Habana, el cual hoy dejará de ser una promesa y se convertirá en realidad.

La dejación de armas ‘despalomó’ a la senadora Valencia

Hace un año Paloma Valencia, senadora del Centro Democrático, afirmaba que las Farc no dejarían las armas. En este chequeo demostramos su falacia y hoy la historia lo ratifica.

Roy Barreras mete y saca la pata en Twitter

El fervor que siente Roy Barreras por la paz es tan grande que en ocasiones lo lleva a ver las cosas demasiado buenas. El senador del partido de la U tuvo que borrar un mensaje impreciso en su Twitter.

“Si gana el sí se desarman miles de guerrilleros. Si gana el no, no”, Navarro

Algo profético resultó la advertencia de perogrullo que hizo Antonio Navarro Wolf antes de salir a votar el plebiscito: “De ganar el no habría otras opciones para darle continuidad al proceso que pretende desarmar a las Farc”, pero fue un duro golpe a la legitimidad del mismo.

“Los guerrilleros no podrán presionar votación del plebiscito con armas porque ya las habrán entregado”, Lizcano

A pesar de ser un fervoroso defensor del proceso de paz, Mauricio Lizcano, presidente del Congreso, se equivocó al afirmar que las Farc ya no tendrán las armas en su poder al momento de la votación del Plebiscito.

Pifia del Presidente revela incumplimiento en dejación de armas de las Farc

En abril pasado encendimos las alarmas pues según el Acuerdo Final ya debía estar en manos de la ONU el 60% de las armas de las Farc. Hasta ese momento el grupo guerrillero solo había entregado 140, lo que generó gran incertidumbre. Colombiacheck verificó que el cronograma de la dejación se incumplió y, lo que fue más preocupante, encontró que para esa fecha todavía no existía uno nuevo.

Incertidumbre por cifra de armas que dejarán las Farc

También en abril, en medio de la crisis por el incumplimiento del cronograma de dejación de armas, el Ministerio de Defensa dijo que serían 14.000 las que dejarían las Farc, pero el Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU dio una cifra bastante menor, “aproximadamente unas 7.000”, según su director, Jean Arnault. ¿Por qué la gran diferencia? ¿Qué pasaba en ese momento?

Farc: de acusador a acusado en el tema de armas y caletas

“Asalto del 26 de marzo a caleta de armas en Putumayo ordenado por mindefensa Villegas sin informar a ONU y Farc, viola protocolos firmados”, denunció Iván Márquez, miembro de las Farc. Su aseveración resultó falaz porque la guerrilla no cumplió en su momento con su parte: dar información sobre sus caletas.

¿Es válido hablar de desarme total sin que las Farc dejen las caletas?

Aunque Carlos Antonio Lozada, miembro del secretariado de las Farc, afirmó que el 20 de junio todos los integrantes de esa guerrilla habrían dejado las armas, esto no resultó del todo cierto pues, además del nuevo plazo, ese día todavía faltaban por dejar las que tienen encaletadas en 949 depósitos.

El desarme del IRA se demoró siete años

La frase es de Catalina Botero, decana de la Facultad de derecho de la Universidad de los Andes. Conocer su historia nos permite pensar en las dificultades que aún tendremos los colombianos para asegurarnos que se cumpla con la implementación de todo lo pactado en La Habana, y aunque las demoras son normales en ese tipo de procesos, los estándares internacionales recomiendan hacerlo con la mayor celeridad posible.