Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 31 Julio 2021

No, en Dinamarca no obligan a los agricultores a sembrar el 5% de sus tierras en flores de campo

Por Mónica Ospino Orozco

Una publicación de redes sociales se ha hecho viral al asegurar que en el país nórdico para proteger a las abejas se obliga a los agricultores a sembrar flores de campo. Verificamos que esto es falso.

Dinamarca es ejemplo en la protección ambiental y los impuestos que los daneses deben pagar por el agua, la energía e, incluso, por tener un vehículo con motor de combustión son de los más altos del mundo, al punto que en ese país se dice popularmente que si compras un carro pagas dos.

Pero en días recientes la fama danesa de protección al medio ambiente ha saltado a las redes sociales con una desinformación. Una publicación que circula en páginas de Facebook, como esta, asegura que en ese país: “los agricultores tienen que cultivar el 5% de sus terrenos con flores de campo para las abejas por ley. A veces copiar es bueno”.

La publicación se acompaña con una colorida fotografía de un campo lleno de flores.

Sin embargo, pudimos verificar que no existe tal ley y que es falsa la publicación, que ha sido compartida más de 400.000 veces y ha tenido un alcance de más de trece millones de vistas, según una herramienta a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, una alianza en la lucha contra la desinformación.

Nuestros colegas chequeadores de AFP Factual quienes ya verificaron este contenido encontraron que “la Agencia de Agricultura danesa confirmó que en Dinamarca, la ley no obliga a los agricultores a desarrollar el 5% de sus áreas en barbechos florales ni a crear fronteras de campos con mezclas de flores”.

“En Dinamarca, las áreas dedicadas a barbechos florales, barbechos polinizadores y linderos de campos sólo representan una pequeña proporción de todas las áreas declaradas como áreas de interés ambiental”, subrayó la Agencia de la Agricultura a nuestros colegas.

De acuerdo con la nota de AFP Factual, “el gobierno danés dice que promover la biodiversidad se ha convertido en una de las prioridades del país. En diciembre de 2020, el Ministerio de Medio Ambiente estableció un presupuesto especial para naturaleza y diversidad dotado con 888 millones de coronas (119 millones de euros; 145 millones de dólares). Pero este ‘paquete’ prevé principalmente el establecimiento de bosques y nuevos parques naturales nacionales y la preservación de especies en peligro de extinción”.

Sin embargo, la Unión Europea (Dinamarca es estado miembro) sí promueve prácticas similares, para incentivar el uso sostenible del suelo entre los agricultores, a quienes bajo unas condiciones particulares les entrega algo denominado ‘pagos por ecologización’ que consiste en que los agricultores europeos “reciben el pago directo ecológico si cumplen tres prácticas obligatorias que benefician al medio ambiente (en particular, al suelo y la biodiversidad)”.

De acuerdo con las condiciones impuestas por la normativa europea, “las tres acciones que deben poner en marcha los agricultores son:

  • Diversificar los cultivos: una mayor variedad de cultivos hace que el suelo y los ecosistemas sean más resistentes
  • Mantener pastos permanentes: los pastos apoyan la captura de carbono y protegen la biodiversidad (hábitats)
  • Dedicar el 5% de las tierras de cultivo a zonas beneficiosas para la biodiversidad: superficies de interés ecológico (SIE), por ejemplo, árboles, setos o tierras en barbecho que mejoran la biodiversidad y los hábitats”.

Así es que la afirmación de que por ley en Dinamarca los agricultores deben cultivar el 5% de sus terrenos en flores de campo es falsa, pues las leyes danesas, aunque estrictas en la protección del medio ambiente, no contemplan esta medida.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 18 Mayo 2018

De la Calle y la supuesta conspiración con las Farc en Venezuela

Por Sania Salazar

A De La Calle lo han tildado de amigo de los miembros de la Farc, una foto que circula en Facebook.com ha intentado difundir la teoría de una conspiración entre el candidato y esa guerrilla hoy desmovilizada.

En Facebook ha rotado una foto de Humberto De La Calle reunido con los jefes de las Farc, Iván Márquez y el extinto Alfonso Cano, compartida en un grupo llamado “Pueblo unido en contra del comunismo y el socialismo” y difundida por cadenas de Whatsapp y Twitter.

El texto que acompaña la foto, compartida 90 veces, asegura que fue tomada en 1986 en Venezuela y promueve la teoría conspirativa que el ahora candidato presidencial era amigo de ambos guerrilleros y que debido a esa cercanía, lo nombraron como jefe negociador del Gobierno de Juan Manuel Santos con esa guerrilla. Un señalamiento que es falso.

Con nuestras aliadas, Chicas Poderosas, chequeamos la foto y encontramos que la imagen es real, pero fue tomada en 1991, durante los diálogos del Gobierno de César Gaviria con la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar. De La Calle era ministro de Gobierno de esa administración.

 

 

Guillermo Cuéllar, director general de la campaña de De La Calle, aseguró que han encontrado muy poco contenido falso sobre él, pero que este no ha tenido fuerza en redes, muy probablemente, porque quienes lo han publicado no le han pagado publicidad.

Cuéllar aseguró que detectaron los primeros intentos de difundir información falsa a principios de este año, pero que fueron “muy chambones y esporádicos”. Prefirió no revelar los contenidos hallados, precisamente para evitar que se difundan. Además, explicó que se trata de contenidos de páginas de internet que se distribuyen por redes sociales.

Colombiacheck detectó además, que lo más recurrente en Facebook son las opiniones que van en contra del papel desempeñado por De La Calle como jefe negociador del Gobierno con la exguerrilla de las Farc y del Acuerdo Final que desarmó ese grupo, en las que se le acusaba de entregarle el país a las Farc y lo culpaban de que el acuerdo iba a conducir a la impunidad. Cuellar reconoció esas críticas y aseguró que solo las ocultan cuando contienen insultos o groserías.