Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 05 Noviembre 2019

No está en debate ley que contempla ‘cárcel a religiosos por predicar a horas impropias’

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Según una cadena de WhatsApp, la “ley para la protección doméstica” está supuestamente en curso en el Senado de la República. Es falso que actualmente se esté discutiendo.

A través de WhatsApp está circulando una cadena que sostiene que se está debatiendo, en el Senado de la República, “la iniciativa de ley para la protección doméstica”. Esta ley, supuestamente, “contempla -Carcel a religiosos por predicar a horas impropias. -Sanción a congregaciones que tengan un volumen alto al momento de celebrar su culto.  -Sanción a quienes anden por las calles y visitando los hogares incomodando a los peatones y violentando la integridad de la familia. Se ha discutido incluso como una violación a la libertad de culto el imponer la lectura de la Biblia” (sic.). 

Esta es la cadena completa:
 

Cadena religiosa

La información que circula en redes, sin embargo, es falsa, pues la misma cadena se ha compartido en distintos países desde hace varios años.

Contactamos a la Secretaría General del Senado de la República, en donde nos confirmaron que, después de verificar los libros radicadores y el sistema digital existente en la Sección de Leyes, lo dicho en la cadena no es cierto.

De igual manera, hablamos con algunos congresistas quienes nos confirmaron que no se está discutiendo ninguno de los puntos que plantea el mensaje de WhatsApp en el legislativo.

El senador José Luis Castro dijo a Colombiacheck: 

Esta es una oportunidad importante para invitar a la ciudadanía a que interactúe con la página web del Senado. En la página encontrarán las órdenes del día de todas las plenarias del Senado. En estos documentos se detallan los proyectos de ley y de acto legislativo que se discutirán en las próximas plenarias. Y no hay ninguno semejante a lo que se afirma en esta cadena falsa. De la misma manera, en el orden del día de la Comisión Primera del Senado, comisión en la cual se darían eventuales modificaciones relacionadas con ‘cárcel’, ‘sanciones’ y derechos en los términos de la cadena falsa, no hay ningún proyecto de ley con esas características”.

Canales del Congreso

Revisamos las gacetas del Congreso* del mes de octubre y no encontramos ninguna referencia al tal proyecto de “ley para la protección doméstica”.

Hicimos una búsqueda, además, entre los proyectos de ley radicados ante el legislativo entre 2018 y 2019 que contengan las palabras “protección doméstica” y la búsqueda no arrojó ningún resultado.

Buscamos dentro de los canales de YouTube de la Cámara de Representantes y del Senado, por algún video que tuviera en el título las palabras “protección doméstica”. En el canal del Senado solo salió un resultado (el proyecto de ley de trabajadores domésticos de 2016), y en el canal de la Cámara, dos: protección para la fauna y flora y protección para las mujeres víctimas de violencia sexual; ambos de 2017.

Una cadena que se reutiliza

Al hacer la búsqueda de algunos apartes de la cadena en Google, dimos con artículos de medios nacionales e internacionales que ya habían verificado la autenticidad de la información de la cadena.

El 13 de octubre de 2017, Caracol Radio escribió que Gregorio Eljach Pacheco, secretario general del Senado, “certificó que no existe ningún proyecto de ley radicado en ese sentido en el último año, ni en esa corporación, ni en la Cámara [d]e Representantes, y que por supuesto tampoco es cierto que vaya a empezar la discusión de una ley en ese sentido”.

La cadena, según pudo determinar Caracol Radio, surgió inicialmente en República Dominicana, en donde sí cursó en el Congreso un proyecto que “tiene como objetivo regular el ejercicio de la libertad religiosa, de conciencia y de cultos en el país”, según informó el 26 de junio de 2016 Diario Libre, un medio de ese país. Sin embargo, cuenta el diario, el “proyecto de ley que discute la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Senado” no habla de específicamente de lo que dice la cadena.

En otro artículo, Diario Libre explica cuáles son las prohibiciones que haría el proyecto de ley, y entre ellas no se encuentran las mencionadas en la cadena.

Por otro lado, la búsqueda que hicimos en Google también arrojó dos resultados en otros países.

Una publicación en un grupo de Facebook en México:

Página de FB

Y una verificación hecha por nuestro colegas chequeadores de Bolivia Verifica, publicada el pasado 28 de agosto: “Falso que el Senado trata una ley que sancione a congregaciones cristianas por sus actividades religiosas”.

Así que concluimos que es falso que se esté contemplando en Colombia una ley que contemple enviar a la cárcel a religiosos por predicar a horas impropias.

 

*Dando cumplimiento a lo preceptuado en el artículo 157 de la Constitución Política de Colombia de 1991; el Senado de la República ha de publicar la totalidad de los proyectos de ley que les son puestos a su consideración y todo lo concerniente a su debido trámite legislativo.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 31 Mayo 2019

Cadena de Whatsapp desinforma sobre cumplimiento de las partes en acuerdo de paz

Por Sania Salazar

No es cierto que el Instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, que le hace seguimiento a la implementación del Acuerdo Final en Colombia, le otorgue porcentajes de cumplimiento a cada una de las partes firmantes del mismo.

Circula una cadena de Whatsapp que asegura: “el informe de cumplimiento de acuerdos: El Gobierno incumplió el 90% de los acuerdos, las Farc cumplieron al 90%. Universidad de Notre Dame”.

Cadena de Whatsapp

Después de revisar varias fuentes, Colombiacheck califica la afirmación como falsa, pues el Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz de la Universidad de Notre Dame, EE.UU., que efectivamente hace seguimiento a la implementación del Acuerdo Final en Colombia, no otorga porcentajes al cumplimiento de las partes firmantes del Acuerdo. Lo que hace es evaluar el avance de los compromisos pactados.

Hay que recordar que en el Punto 6 del Acuerdo Final firmado en La Habana por el Gobierno y la exguerrilla de las Farc se pactó la creación de un mecanismo de verificación con un componente internacional para comprobar el estado y avances de la implementación del Acuerdo, que además debe “identificar retrasos o deficiencias, brindar oportunidades de mejoramiento continuo, así como contribuir a fortalecer su implementación”.

El Instituto Kroc hace parte de ese mecanismo, en el que le quedaron encargadas las tareas de diseñar la metodología para identificar los avances de los acuerdos “que permita medir el cumplimiento de los acuerdos, lo suficientemente preciso y que permita en tiempo real, la toma de decisiones y los ajustes, todo ello en el marco de una lógica de mejoramiento continuo de las capacidades de ejecución en la construcción de la paz”.

David Huey, representante del Instituto Kroc en Colombia, le explicó a Colombiacheck que la metodología consiste en asignarle categorías de cumplimiento a cada punto pactado en el Acuerdo, “cero” para lo que no ha arrancado, “uno” para lo que está en marcha y “tres” para lo completado. “Eso es generalmente objetivo, pero hay algo de subjetividad de los analistas en Estados Unidos de cuando una disposición ha pasado de una categoría a otra, pero hay toda una metodología rigurosa y justificada cuando una disposición se gradúa de una categoría a otra”.  

Huey indicó que se trata de un ejercicio técnico y académico que no evalúa las partes, porque no les parece constructivo y porque polarizaría el debate alrededor de la implementación, lo que evalúan es si los acuerdos se implementan o no.

“Lo que nos interesa es, de manera muy objetiva, tener una metodología en la cual todo el mundo pueda confiar, aunque nada es ciento por ciento perfecto, pero la rigurosidad académica es lo que genera la garantía de la objetividad del ejercicio, por ende nunca haríamos ese tipo de calificación al que se refiere la cadena de Whatsapp”, indicó Huey.

El representante del Instituto Kroc en Colombia concluyó que es demasiado simplista sacar conclusiones como las del mensaje de Whatsapp porque un acuerdo de paz tiene fases, responsabilidades mutuas porque un actor puede cumplir rápidamente muchas disposiciones porque le compete en esa fase del proceso y otro tiene la responsabilidad a largo plazo.

El Instituto saca un informe anual sobre el estado de la implementación en el que presenta porcentajes que muestran el nivel de avance de los compromisos. En el más reciente se puede ver cómo presentan los resultados. Según ese informe, al 30 de noviembre de 2018, de las 578 disposiciones a las que le hacen seguimiento, 391 (68%) están en algún nivel de implementación.

Instituto Kroc


Este gráfico presenta el estado de la implementación a noviembre de 2018. “El 23% de los compromisos se han implementado completamente, el 12% tiene un nivel de avance intermedio, y un 33% tiene un nivel de avance mínimo. En síntesis, el 68% de los compromisos del Acuerdo Final se encuentran en algún nivel de implementación—mínima, intermedia o completa”, indica el informe.

Instituto Kroc

En este gráfico muestran el estado de la implementación según cada punto del Acuerdo. Según Kroc, desde diciembre de 2016 los mayores avances en términos de implementación completa se continúan observando en el Punto 3 (Fin del Conflicto) y el Punto 6 (Implementación, Verificación y Refrendación). Los niveles más bajos de implementación completa se evidencian en el Punto 1 (Reforma Rural Integral) y el Punto 4 (Solución al problema de las drogas ilícitas). Así mismo, los niveles más altos de implementación no iniciada, es decir, compromisos que a la fecha no han iniciado su implementación, se encuentran en el Punto 2 (Participación Política) y el Punto 5 (Acuerdo sobre las víctimas del conflicto).

En el Instituto Kroc resaltaron que si bien son la instancia acordada por las partes como componente técnico de verificación de la implementación son totalmente independientes.

*Foto tomada del Facebook de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.