Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 05 Noviembre 2019

No está en debate ley que contempla ‘cárcel a religiosos por predicar a horas impropias’

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Según una cadena de WhatsApp, la “ley para la protección doméstica” está supuestamente en curso en el Senado de la República. Es falso que actualmente se esté discutiendo.

A través de WhatsApp está circulando una cadena que sostiene que se está debatiendo, en el Senado de la República, “la iniciativa de ley para la protección doméstica”. Esta ley, supuestamente, “contempla -Carcel a religiosos por predicar a horas impropias. -Sanción a congregaciones que tengan un volumen alto al momento de celebrar su culto.  -Sanción a quienes anden por las calles y visitando los hogares incomodando a los peatones y violentando la integridad de la familia. Se ha discutido incluso como una violación a la libertad de culto el imponer la lectura de la Biblia” (sic.). 

Esta es la cadena completa:
 

Cadena religiosa

La información que circula en redes, sin embargo, es falsa, pues la misma cadena se ha compartido en distintos países desde hace varios años.

Contactamos a la Secretaría General del Senado de la República, en donde nos confirmaron que, después de verificar los libros radicadores y el sistema digital existente en la Sección de Leyes, lo dicho en la cadena no es cierto.

De igual manera, hablamos con algunos congresistas quienes nos confirmaron que no se está discutiendo ninguno de los puntos que plantea el mensaje de WhatsApp en el legislativo.

El senador José Luis Castro dijo a Colombiacheck: 

Esta es una oportunidad importante para invitar a la ciudadanía a que interactúe con la página web del Senado. En la página encontrarán las órdenes del día de todas las plenarias del Senado. En estos documentos se detallan los proyectos de ley y de acto legislativo que se discutirán en las próximas plenarias. Y no hay ninguno semejante a lo que se afirma en esta cadena falsa. De la misma manera, en el orden del día de la Comisión Primera del Senado, comisión en la cual se darían eventuales modificaciones relacionadas con ‘cárcel’, ‘sanciones’ y derechos en los términos de la cadena falsa, no hay ningún proyecto de ley con esas características”.

Canales del Congreso

Revisamos las gacetas del Congreso* del mes de octubre y no encontramos ninguna referencia al tal proyecto de “ley para la protección doméstica”.

Hicimos una búsqueda, además, entre los proyectos de ley radicados ante el legislativo entre 2018 y 2019 que contengan las palabras “protección doméstica” y la búsqueda no arrojó ningún resultado.

Buscamos dentro de los canales de YouTube de la Cámara de Representantes y del Senado, por algún video que tuviera en el título las palabras “protección doméstica”. En el canal del Senado solo salió un resultado (el proyecto de ley de trabajadores domésticos de 2016), y en el canal de la Cámara, dos: protección para la fauna y flora y protección para las mujeres víctimas de violencia sexual; ambos de 2017.

Una cadena que se reutiliza

Al hacer la búsqueda de algunos apartes de la cadena en Google, dimos con artículos de medios nacionales e internacionales que ya habían verificado la autenticidad de la información de la cadena.

El 13 de octubre de 2017, Caracol Radio escribió que Gregorio Eljach Pacheco, secretario general del Senado, “certificó que no existe ningún proyecto de ley radicado en ese sentido en el último año, ni en esa corporación, ni en la Cámara [d]e Representantes, y que por supuesto tampoco es cierto que vaya a empezar la discusión de una ley en ese sentido”.

La cadena, según pudo determinar Caracol Radio, surgió inicialmente en República Dominicana, en donde sí cursó en el Congreso un proyecto que “tiene como objetivo regular el ejercicio de la libertad religiosa, de conciencia y de cultos en el país”, según informó el 26 de junio de 2016 Diario Libre, un medio de ese país. Sin embargo, cuenta el diario, el “proyecto de ley que discute la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Senado” no habla de específicamente de lo que dice la cadena.

En otro artículo, Diario Libre explica cuáles son las prohibiciones que haría el proyecto de ley, y entre ellas no se encuentran las mencionadas en la cadena.

Por otro lado, la búsqueda que hicimos en Google también arrojó dos resultados en otros países.

Una publicación en un grupo de Facebook en México:

Página de FB

Y una verificación hecha por nuestro colegas chequeadores de Bolivia Verifica, publicada el pasado 28 de agosto: “Falso que el Senado trata una ley que sancione a congregaciones cristianas por sus actividades religiosas”.

Así que concluimos que es falso que se esté contemplando en Colombia una ley que contemple enviar a la cárcel a religiosos por predicar a horas impropias.

 

*Dando cumplimiento a lo preceptuado en el artículo 157 de la Constitución Política de Colombia de 1991; el Senado de la República ha de publicar la totalidad de los proyectos de ley que les son puestos a su consideración y todo lo concerniente a su debido trámite legislativo.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 21 Enero 2021

Nueva política de privacidad de WhatsApp no hará que todo lo enviado ‘se pueda publicar’

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Y reenviar cadenas no “protege tu equipo”, ni evita que entren en funcionamiento las nuevas reglas de uso de la aplicación de mensajería.

Nuevamente, tras el anuncio de la aplicación de mensajería WhatsApp del cambio en su política de privacidad, comenzó a circular en redes sociales otra cadena que informa sobre los supuestos cambios que esto implica para los usuarios.

El mensaje que circula por la red social, y que también se ha viralizado en Facebook (1, 2, 3 y 4), señala que “mañana” (sin estipular una fecha) “comienza la nueva regla de WhatsApp que permite usar tus fotos”. De manera que “todo lo que has publicado”, dice la cadena, “se podrá publicar a partir de hoy [nuevamente sin decir qué fecha], incluso mensajes eliminados” y que estos “podrán ser utilizados en juicios contra ti”. Pero esto no es cierto.

Al igual que en la otra cadena que ya habíamos revisado en Colombiacheck, en esta también se asegura que la manera de evitar que esta nueva política entre en vigor es “un simple copiar/pegar” a diez grupos el mensaje: “No doy permiso a Whatsap ni a ninguna organización asociada a Whatsap, como facebook, e Instagram para usar mis imágenes, información, mensajes, fotos, mensajes eliminados, archivos, etc.” (sic). Sin embargo, como ya habíamos explicado, esto no tiene ningún sentido. 

La nueva política de privacidad de WhatsApp no incluye que toda la información enviada a través de la aplicación pueda ser publicada. Pero además, enviar a grupos la cadena tampoco impide que entre en rigor el cambio en las políticas de la empresa.

Al igual que con la cadena que verificamos antes en el chequeo “No, WhatsApp no ha anunciado que el uso de la aplicación ‘costará dinero’”, Colombiacheck contactó al equipo de WhatsApp Latinoamérica para confirmar la veracidad de lo que afirma la nueva cadena que circula en la red social. 

La empresa nos remitió a la página Respuestas a las preguntas sobre la Política de privacidad de WhatsApp, en la cual la red social busca responder “algunas de las preguntas más comunes” que recibieron en los últimos días “después de la reciente actualización de nuestra Política de privacidad”. 

Y al igual que en el caso anterior, la página no habla de que los cambios le permitan a WhatsApp publicar toda la información que haya sido compartida a través de la aplicación. 

De hecho, como ya contamos, WhatsApp utiliza un mecanismo de cifrado de extremo a extremo que impide que la empresa sepa cuál es el contenido de los mensajes enviados entre dos o más personas que sostienen una conversación en su plataforma. 

“WhatsApp no puede saber si uno envió X o Y mensaje”, señaló José Luis Peñarredonda, investigador en cultura digital, quien explicó en el chequeo anteriormente mencionado que cada mensaje enviado por la plataforma está asociado con un identificador único que es codificado en cuanto sale de un celular. Ese mensaje viaja encriptado a través del sistema de la empresa, y es decodificado apenas es recibido por el remitente. Por eso WhatsApp no puede leerlos.

Ahora bien, sobre el asunto de que WhatsApp puede “usar las fotos de las personas” es una afirmación parcialmente cierta. Cuando uno acepta las políticas de uso de WhatsApp (que hay que aceptar obligatoriamente para poder utilizar la aplicación), acepta ceder los derechos de toda la información que circula en ella. No porque WhatsApp como empresa la vaya a utilizar para venderla (ese no es su negocio), sino porque se necesita para que pueda funcionar la aplicación; básicamente para que el mensaje que una persona envía se replique en el chat de aquella que lo recibe.

Es decir, como usuario uno cede los derechos sobre la información pero solo para que la empresa lo utilice para garantizar el servicio de mensajería. 

Los colegas verificadores españoles Maldita revisaron esta misma cadena y publicaron un chequeo el 20 de enero en el que explican que “como pasa con todas las redes sociales y plataformas que usamos, a WhatsApp le concedemos una serie de licencias cuando empezamos a usarlo. Entre ellas, que pueden usar el contenido que subimos a la plataforma (como nuestra foto de perfil) para gestionar nuestra cuenta y tratar los mensajes que enviamos para hacer que lleguen de un contacto a otro”.

Jorge Morell, abogado especializado en derecho tecnológico y en el análisis de los Términos y Condiciones de las plataformas, le explicó a Maldita: 

“Todo lo que generas en el servicio (mensajes, fotos, audios y demás) es tuyo pero se lo prestas a ellos para que puedan moverlo de aquí para allá, pero siempre vinculado al servicio objeto de WhatsApp: la mensajería. Esa licencia que les damos es mundial, gratuita [ya que no nos pagan por ello], no exclusiva [ya que esas cosas puedes ponerlas en otros sitios], y sublicenciable y transferible para facilitar que terceros accedan a ello”.

“Legalmente hablando, según explica Morell, esa licencia es la que permite que el mensaje que mandas a tu madre a través de WhatsApp se le muestre a ella en su aplicación, ya que técnicamente WhatsApp no podría ‘cederlos’ a un tercero (en este caso, tu madre) sin tu permiso”, complementa Maldita.

Esto mismo nos confirmaron José Luis Peñarredonda y Cristina Vélez, cofundadora de Linterna Verde.

Para Vélez, sin embargo, la falsedad de la cadena, que como mencionamos circuló en España, pero también en Argentina, radica principalmente en la sugerencia de que reenviando el mensaje a 15 contactos se pueda impedir que entre en curso la nueva política de la aplicación. Nuevamente: porque los datos circulan cifrados dentro de la misma y no hay manera de que esta se entere de que un usuario le envió a otro el mensaje en el que no autoriza el cambio.

“Cuando se entra a WhatsApp se firman unos términos y condiciones, para poder utilizarla, que no se pueden cambiar”, dice Cristina Vélez. Y agrega: “Nada está en las manos de los usuarios de WhatsApp que puedan hacer para modificar las condiciones de uso de la misma. Lo único que se puede hacer es no usarla”. Porque básicamente, plantea la investigadora, el uso de la aplicación está supeditado a hacerlo bajo las reglas de la misma.

Colombiacheck le preguntó a Vélez y a Peñarredonda cuál es el propósito de estas cadenas, tanto de la verificada anteriormente como de la que trata este chequeo, pues a simple vista no parecen tener el propósito de robar los datos de quien la recibe (como la modalidad del delito informático llamado phishing sobre el que escribimos en este Explicador y tratamos en este episodio de Chequeo Amplificado). Lo que respondieron los especialistas es que no parece buscar usufructuar ningún bien de los usuarios de la red social sino, simplemente, “trollear” o “jugar” con quienes la reciben. 

Para Vélez es un misterio el propósito detrás de ello pues “no parece tener las lógicas de la desinformación”, que tiene unos fines políticos o económicos. Para Peñarredonda, sin embargo, es posible que estas cadenas tengan el objetivo de “bajar las defensas” de quienes las reciben, pues tras recibir múltiples veces cadenas “inofensivas”, que no generan consecuencias con su reproducción, es posible que no esten atentos y alerta cuando reciban una que sí pretenda algún fin.

En cualquier caso, en Colombiacheck confirmamos que, una vez más, no es cierto que las nuevas políticas de WhatsApp le permitan a la empresa usar los datos personales de los usuarios para, incluso, usarlos en contra de los mismos; ni que se revierta el efecto de las políticas al enviar cadenas a determinado número de contactos. 

Reiteramos, además, la importancia de verificar toda la información que reciba en redes sociales bien sea a través de internet, o consultando los chequeos que realizamos y publicamos en colombiacheck.com y nuestras redes sociales.