Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Sábado, 21 Octubre 2017

Sustitución, no erradicación, se pactó en el Acuerdo de La Habana

Por Sania Salazar

Así lo aseguró Elier Martínez, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda El Tandil, de Tumaco, donde han asesinado campesinos en medio de confrontaciones por la erradicación.

“Si hay un proceso de paz en el que dice que debe ser sustitución mas no erradicación, entonces como campesinos reclamamos que el Gobierno cumpla lo que pactó en La Habana”, aseguró Elier Martínez, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda El Tandil, de Tumaco, en entrevista con Blu Radio.

Elier hablaba del asesinato, en ese vereda el pasado 5 de octubre, de seis campesinos que trataban de impedir que la Policía erradicara cultivos de coca. Las autoridades investigan el hecho, pues pobladores de la zona señalan a los policías como los responsables de los disparos.

El asesinato de los campesinos es un hecho intolerable, pero debemos señalar que Martínez se equivoca en su afirmación, pues en el Acuerdo Final sí está contemplada la erradicación, por lo que calificamos la afirmación como falsa, aunque hay que anotar que los testimonios recogidos indican que la erradicación no se estaría haciendo en los términos acordados en La Habana.

Aunque el líder se refiere al Acuerdo Final, lo llamamos en varias oportunidades para corroborar la fuente en la que basó su afirmación, pero no logramos comunicarnos.

Si bien el Acuerdo basa la solución de los cultivos ilícitos en la sustitución, es decir, en la voluntad de las comunidades y en la concertación del proceso con ellas para cambiar esa actividad por el cultivo de productos legales, plantea la erradicación en dos casos: cuando los campesinos no lo hagan voluntariamente o cuando, ya firmado el convenio de sustitución, las familias incumplan los compromisos sin que haya una razón de fuerza mayor o un situación fortuita. Está previsto que en esos casos se erradicará manualmente, no sin antes socializar e informar a la comunidad.

“En los casos en los que no haya acuerdo con las comunidades, el Gobierno procederá a la erradicación de los cultivos de uso ilícito, priorizando la erradicación manual donde sea posible, teniendo en cuenta el respeto por los derechos humanos, el medio ambiente, la salud y el buen vivir. El Gobierno, de no ser posible la sustitución, no renuncia a los instrumentos que crea más efectivos, incluyendo la aspersión, para garantizar la erradicación de los cultivos de uso ilícito”, precisa el Acuerdo.

Tumaco, una situación compleja

Hay que recordar que Tumaco es el municipio colombiano con mayor número de hectáreas de coca. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Unodc, el año pasado había 23.148 hectáreas, que representan el 16% de los cultivos de coca que hay en el país.

Mario Lima, secretario de Gobierno (encargado) de Nariño, le explicó a Colombiacheck que en Tumaco se suscribieron acuerdos de sustitución voluntaria de cultivos con algunas organizaciones y productores. Acordaron que las autoridades no erradicarían forzosamente los cultivos de quienes se habían comprometido voluntariamente a cambiar de cultivo ni las plantaciones de menos de 3,8 hectáreas, pues se considera que de ahí en adelante son cultivos industriales ligados al narcotráfico.

Según Lima, el grupo de erradicadores empezó a arrancar las matas de los grandes cultivos, pero hay campesinos que tienen sus sembrados en medio de los industriales, una razón por la que campesinos bloquearon la labor de los erradicadores. Quienes no han firmado la intención de acogerse a los programas de sustitución también se han opuesto.

El encargado de la cartera de Gobierno explicó que la comunidad pide que las reglas y los tiempos de la erradicación sean claros. Además, reconoció que hay escepticismo entre las familias que han tenido que sembrar coca para sobrevivir porque no ven claras las garantías económicas que les permitan subsistir con otros cultivos, porque ni siquiera les han dicho qué sembrar. Lima indicó que la población no ve que el Gobierno trabaje en mejorar las vías para poder sacar los productos y comercializarlos, ni en infraestructura educativa, de salud y de agua potable.

Diana Montilla Moreno, encargada de derechos humanos de la Asociación de Juntas de Acción Comunal de los Ríos Mira, Nulpe y Mataje, Asominuma, coincidió con el funcionario en que la población está de acuerdo con la sustitución, pero que no ve garantías de vida digna en los planes alternativos que les ofrece el Gobierno. Además, aseguró que no se ha definido cuáles son los cultivos industriales y que el Gobierno no ha socializado la erradicación de esas áreas.

Hay que mencionar que campesinos de la zona han denunciado que narcotraficantes los amenazan de muerte si no se oponen a la erradicación.

El gobernador de Nariño, Camilo Romero, criticó en BluRadio que el Gobierno ofrece programas de sustitución de cultivos ilícitos, pero se está demorando más de un año en entregar a cada familia las primeras ayudas económicas prometidas. Además, aseguró que les dieron el dinero solo a 1.800 familias de un total de 40.000 que deben cambiar de cultivo y que entregaron esos auxilios económicos en el sector de La Carretera, una zona distinta al sector de Alto Mira y Frontera, lugar donde se registró el homicidio de seis campesinos el 5 de octubre y donde asesinaron el pasado 17 de octubre al líder comunitario José Jair Cortés.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 02 Abril 2017

Pifia del Presidente revela incumplimiento en dejación de armas

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Según el Acuerdo Final, ya debería estar en manos de la ONU el 60% de las armas de las Farc. Hasta la fecha solo han entregado 140, lo que genera incertidumbre. Colombiacheck verificó que el cronograma de la dejación se incumplió y encontró que aún no existe uno nuevo.

La dejación de armas ha sido un tema que ha permitido unir a defensores y opositores del proceso de paz, los ha unido en torno a la confusión. Primero fue la senadora uribista Paloma Valencia quien con vehemencia sostuvo que las Farc no entregarían las armas, algo que Colombiacheck desmintió en “La Dejación de armas despalomó a la senadora Valencia”.

El turno luego fue para el senador Roy Barreras, quien se pasó de optimista y por medio de un trino (que después borró) manifestó que la dejación de armas de las Farc sería mucho más rápido de lo que inicialmente se pactó. Colombiacheck también desmintió esa afirmación por medio del chequeo “Roy Barreras mete y saca la pata en Twitter”.

Pasó el tiempo y nuevos personajes se refirieron al tema, pero el más importante fue Juan Manuel Santos, el presidente de los colombianos, quien trinó algo tan descabellado y falso, que en breve tuvo que eliminar el tuit de su cuenta de Twitter.

Tuit del presidente Santos sobre entrega de armas de las Farc

El 17 de marzo el Presidente se dejó llevar por la premura de las redes sociales y trinó que 14.000 armas de las Farc ya estaban en poder de la ONU, algo que resultó totalmente falso por lo que el primer mandatario tuvo que eliminar su tuit, claro está, sin retractarse por la avalancha desinformativa que generó. Se limitó a borrar el tuit y a publicar uno nuevo en el que manifestó:

 

 

El Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V) de la ONU negó tajantemente que haya recibido ese número de armas, aunque claro, lo hizo de manera diplomática por medio de un comunicado, el mismo 17 de marzo, después del trino eliminado.

“La Misión de la ONU tendrá el número total del inventario de las armas de las Farc cuando se concluya el proceso de registro e identificación, que está en curso. Grupos de observadores de la Misión ya se encuentran en campamentos de las Farc para la observación de las armas allí presentes. En estos sitios, la Misión recibirá progresivamente las armas bajo el monitoreo de sus observadores”.

En la misiva el MM&V aseveró que están trabajando en el inventario de las armas de las Farc y que hasta ahora solo tienen 140 armas dejadas por los farianos.

Colombiacheck, más allá de desmentir lo que el propio mandatario eliminó de su cuenta de Twitter o de advertir de la imprecisión de Santos, lo que ya realizó Las Dos Orillas, aprovecha este error para aclarar cómo va el panorama de la dejación de armas por parte de la guerrilla de las Farc y, sobre todo, señalar que en este tema en particular, se viene incumpliendo abiertamente con el Acuerdo Final.

¿Incumpliendo lo pactado?

“La Misión de la ONU en Colombia ha recibido 140 armas individuales de hombres y mujeres de las Farc quienes integran el Mecanismo de Monitoreo y Verificación. Ello corresponde a las etapas anunciadas el 28 de febrero”, dice uno de los apartes del comunicado.

Esa fecha, el 28 de febrero, pasará a la historia porque fue el día en que el Gobierno y las Farc decidieron realizar la dejación de armas de manera diferente a como quedó planteado en el Acuerdo Final promulgado en el Teatro Colón.

Según lo pactado en el Acuerdo Final, el día D+90 las Farc tendrían que dar el primer 30% de las armas en su poder. Ese D+90 ya pasó, era el 1 de marzo, la misma fecha que el MM&V señaló para iniciar “el proceso de verificación de la dejación de armas de las Farc”.

El primer plazo para entregar el 30% de las armas de las Farc venció el 1 de marzo y el segundo plazo para entregar otro 30% también se cumplió ayer, 1 de abril. Sin embargo, por diferentes inconvenientes de ambas partes solo hasta el 1 de marzo se logró un consenso “para iniciar sin más demora el proceso de dejación de armas”. Por eso se puede afirmar que ambas partes incumplieron el literal 3.1.7.1 concerniente al procedimiento para la Dejación de las Armas que sin ambigüedades estableció:

“La recolección y almacenamiento en contenedores del armamento individual que permanece en poder de los (as) integrantes de las Farc dentro de los campamentos en las zonas se hace de manera secuencial y en tres fases así: Primera Fase: D+90, el 30% (1 de marzo), Segunda Fase: D+120, el 30% (1 de abril) y Tercera Fase: D+150, el 40% (1 de mayo), según la hoja de ruta del cronograma de eventos acordada por el Gobierno Nacional y las Farc que guía el proceso del Fin del Conflicto luego de la firma del Acuerdo Final”.

Aunque se incumplió con la primera fecha para la dejación de las armas, lo que sino cambió en la hoja de ruta señalada ese 28 de febrero es que sí habrá una dejación de armas de manera escalonada y que se mantiene el plazo del día D+180 como fecha máxima para la dejación de todas las armas de las Farc, “ la Misión empieza el proceso de verificación de la dejación de armas de las Farc que debe concluir, por acuerdo entre las partes, el día D+180, es decir el próximo 29 de mayo”, sentenció el comunicado del Mecanismo de Monitoreo y Verificación de la ONU .

¿De dónde surgió la confusión presidencial?

En un mundo ideal esta pregunta la tendría que responder el primer mandatario de los colombianos, lo buscamos pero no fue posible obtener una respuesta.

Santos o la persona que le gestiona sus redes sociales, podrían haberse dejado llevar por cifras parecidas pero muy muy diferentes. Según el MM&V, las primeras armas que se entregaron fueron solo 140 y no 14.000 como sostuvo el Presidente. Sumarle dos ceros al 140 resulta fatal a la hora de hablar de armas o de cualquier cosa.

Las 140 armas a las que se refirió el MM&V son de 140 integrantes de las Farc que hacen parte del comité de verificación y ya trabajan en distintas labores de monitoreo, por ende dejaron las armas.

De acuerdo al informe del secretario general sobre la Misión de las Naciones Unidas en Colombia, con corte al 24 de marzo de 2017, además de las 140 armas que entregaron estos farianos miembros del MM&V, lo que sigue es que “en breve” los demás integrantes de las Farc designados para promover actividades relacionadas con la paz, dejen sus armas en la Misión de la ONU. Pero eso todavía no ocurre.

¿Se cambió el cronograma de la dejación?

La respuesta es sí. Como ya lo mencionamos anteriormente las fechas pactadas para la dejación de armas se han incumplido abiertamente, de acuerdo con la ONU, el hecho de no tener listos los campamentos y las zonas a donde llegaron las Farc, contribuyó en gran manera al retraso de varios puntos del acuerdo, como la dejación de armas.

Si se incumplió con el cronograma, ¿hay listo uno nuevo para la dejación de armas? Respecto al tema Jean Arnault, director de la Misión de la ONU en Colombia, explicó en rueda de prensa del 29 marzo que “en los próximos dos días vamos a acordar con las Farc y en coordinación con la fuerza pública un cronograma detallado de este proceso de recolección y traslado de las armas en caletas a los contenedores”.

Hasta la fecha de publicación de este chequeo no se ha conocido el nuevo cronograma pero lo cierto es que sí habrá uno nuevo y que la fecha del D+180 (29 de mayo) para la dejación de la totalidad (100%) de las armas es un plazo que ambas partes quieren cumplir.

 

Actualización

En comunicado del 4 de mayo el MM&V anunció que el 5 de mayo ya tendría 1.000 armas más provenientes de las Farc, lo que sumaría unas 1.140 armas dejadas por los farianos. Sin embargo, el MM&V no se pronunció en lo absoluto sobre el incumplimiento en el Acuerdo Final referente a que el día D + 150 (1 de mayo) ya las Farc deberían haber dejado la totalidad de la armas. En entrevista con Red Más Noticias Iván Márquez, miembro de las Farc, sostuvo que la organización guerrillera solicitaría formalmente al MM&V una extensión para permanecer en las Zvtn y así poder culminar con la dejación de las armas. La extensión sería hasta el día D + 270, es decir, contrario a como se planteó en el Acuerdo Final en el que se estableció que los farianos estarían en las Zvtn hasta el D + 180 ó 29 de mayo.

Respecto al tema, el vicepresidente de los colombianos, Óscar Naranjo, sostuvo que "el plazo de dejación de armas no se va a modificar".