Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 05 Mayo 2020

Tabla de pruebas Covid-19 por países de Suramérica es cuestionable

Por José Felipe Sarmiento

La mayoría de datos en el cuadro son ciertos, pero se la atribuyen a la OMS, que no es la fuente real. Además, la información de Venezuela tiene inconsistencias y hay errores en la de Brasil.

Una tabla que circula en Facebook y otras redes usa la imagen de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para validar su contenido: un supuesto informe del 9 de abril con el número de pruebas para diagnosticar Covid-19 que ha aplicado cada país o territorio de Suramérica, donde Venezuela lidera de lejos con 139.282, seguida por Chile con 68.353 y Brasil con 62.985; luego, Perú con 48.435 y Colombia con 34.910.

Supuesta tabla de la OMS con pruebas de Covid-19 por países de Suramérica

La tabla también incluye datos de casos confirmados, personas fallecidas a causa de la enfermedad y pacientes recuperados. En Colombia, fue compartida y viralizada por el exdiputado vallecaucano Sigifredo López.

Colombiacheck encontró que la mayoría de las cifras de la tabla son ciertas. Sin embargo, hay dudas sobre la confiabilidad de las estadísticas oficiales venezolanas, en especial para un periodo que incluye esa fecha. Pero sobre todo es cuestionable porque usa la imagen de un organismo internacional que nada tiene que ver con el reporte.

A pesar de tener el logo de la OMS, la misma imagen incluye una cuenta de Twitter ajena a esa entidad: @COVID19_ES. Esta se presenta a sí misma como la de un “medio de periodismo independiente”. Fue allí donde se publicó la tabla por primera vez, con base en el portal Worldometer, según informa otro trino en respuesta al primero.

El registro de esa página el 9 de abril en el archivo de internet WayBack Machine, un cuarto de hora antes de la publicación del trino, da cifras cercanas a las que aparecen en la tabla. Pero el sitio informa que parte de fuentes oficiales de cada país o, en ocasiones, toma la información de medios de comunicación confiables. Es decir que sus datos no vienen de la agencia de Naciones Unidas, como lo aparenta el reporte en Twitter.

En el caso de Colombia, por ejemplo, coincide con el informe que publicó ese día el Ministerio de Salud. El país llevaba 2.223 casos confirmados, entre ellos 174 recuperados y 69 pacientes muertos. Según el Instituto Nacional de Salud (INS), hasta ese momento se habían procesado 33.138 pruebas.

El problema es que las cifras oficiales de Venezuela presentaron varias inconsistencias en las primeras semanas de abril, por lo que estaban siendo cuestionadas, como contamos en otro chequeo. Es más, el portal de verificación de ese país EsPaja, integrante de las alianzas internacionales #DatosCoronavirus y LatamChequea, ya había desmentido otro mensaje en esa red social en el que se decía que “la OMS destruye las noticias falsas sobre Venezuela” con base en el mismo cuadro.

El medio venezolano aclaró que los reportes oficiales del ente internacional nunca incluyen datos de pruebas por países y encontró una diferencia de 321 casos y 16 muertos con respecto a la información del Ministerio de Salud de Brasil. Pero también reportó, igual que Cotejo y Efecto Cocuyo (otros aliados de Colombiacheck en ese país) las inconsistencias en los datos del gobierno de Nicolás Maduro entre el 31 de marzo y, justamente, el 9 de abril.

Los hallazgos revelaron falta de claridad sobre la cantidad y proporción de las llamadas “pruebas rápidas” (no recomendadas para diagnóstico) y las PCR (más confiables) sobre el total, aumentos vertiginosos en las cifras que exceden la capacidad de procesamiento del único laboratorio de Venezuela para hacer las segundas y contradicciones entre pronunciamientos públicos del vicepresidente de Comunicaciones, Jorge Rodríguez, y un reporte de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés).

De modo que el cuadro es cuestionable porque incluye información cierta en su mayoría, pero también los datos dudosos de Venezuela y un error sobre Brasil, además de usar la imagen de la OMS sin que esta sea la verdadera fuente de las cifras.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 03 Abril 2020

Los brotes de nuevas pandemias no ocurren cada 100 años

Por Laura Rodríguez Salamanca

Esta teoría, además de basarse en fechas y datos errados, deja por fuera a muchas otras enfermedades que azotaron al mundo.

En Facebook, Twitter y otras redes sociales están circulando imágenes y videos que establecen la teoría de que en el año 20 de cada siglo hay un brote de una nueva pandemia. Incluso, Shock.co publicó un artículo al respecto. 

La fecha de la que parte cada publicación es distinta: algunas inician en 1320, otras en 1520 y en 1720. Pero, a grandes rasgos, la mayoría plantean la siguiente línea del tiempo: 1) En 1320 ocurrió la peste bubónica. 2) En 1420 el mundo sufrió la peste negra. 3) En 1520 el Imperio Azteca fue azotado por la viruela. 4) En 1620 la peste italiana mató a cientos de personas. 5) En 1720 ocurrió la plaga de Marsella. 6) En 1820 surgió la primera pandemia de cólera. 7) En 1920 se propagó la llamada gripe española. Y en 2020 tenemos a la pandemia del Covid-19. 

Algunas publicaciones se limitan a presentar la información como un dato curioso, pero otras, incluso, aseguran que el supuesto patrón de brotes se debe a una conspiración. “Amigos no pueden ser tan inocentes de lo que en realidad está pasando. Se llama nuevo orden mundial. Reducen la población mundial. Pasa cada 100 años”, dice una de las imágenes. “¿Fue este virus propagado deliberadamente por una organización?”, se pregunta en la descripción de su publicación una usuaria de Facebook. 

Sin embargo, encontramos que esta teoría se basa en datos errados y no incluye dentro de su “análisis” a muchas otras pandemias. Por ejemplo, el primer brote de la peste bubónica, llamada la Plaga de Justiniano por Justiniano I del Imperio Bizantino, no se registró en 1320, sino en el año 541 d.C. Y hubo un segundo brote en 1347: la peste negra; que entonces no ocurrió en 1420. 

La “pandemia” de viruela en el Imperio Azteca en realidad fue una epidemia. Es decir, no afectó a diversos países al mismo tiempo. Por su parte, la plaga italiana, que se produjo entre 1629 y 1631, no fue una nueva pandemia, sino un nuevo brote de la peste bubónica. Y aunque la peste de Marsella si ocurrió en 1720, tampoco fue una pandemia, sino el último brote de epidemia de peste registrado en Francia. 

Con respecto al cólera, la Organización Mundial de la Salud escribió en un artículo: “la primera pandemia, o epidemia mundial, comenzó en 1817 a partir de la zona de endemicidad de Asia sudoriental, y posteriormente se propagó a otras partes del mundo”. Y la llamada coloquialmente gripe española, también recibe el nombre de la pandemia de gripe del 1918 por el año en que se confirmó su primer caso. 

Además, esta teoría deja de lado a muchas otras pandemias que no encajan dentro de las fechas. El siguiente mapa de la historia de las pandemias, desarrollado por el “Consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por Sars-CoV-2/COVID-19” en establecimientos de atención de la salud hace un recuento de estas. 

 

Mapa "Consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por Sars-CoV-2/COVID-19"
 

No hay patrón

Para estar completamente seguros y confirmar la posibilidad de que no existe ningún patrón en el surgimiento de brotes de nuevas pandemias, consultamos con un par de expertos. Diego Rosselli, médico neurólogo del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, nos dijo: “este tipo de enfermedades de conglomerados de seres humanos están más asociadas con la vida humana que con ritmos inherentes propios. La gente que cree que el universo, la naturaleza, las infecciones responden a cierto número recurren a lo que nosotros llamamos en investigación cherry picking, que consiste en escoger las cerecitas que quieren mostrar y que coinciden con el planteamiento que se hace”. 

Por su parte, el microbiólogo e infectólogo Otto Sussmann respondió: “Uno no puede definir que haya un patrón en el tiempo para que aparezca una epidemia. No existe. De hecho, hace un tiempo nosotros hablábamos de que cada diez años podíamos tener una epidemia de influenza por los cambios propios que tenía el virus, pero eso también nos lo desvirtuó el mismo virus”. 

Así que, como demuestran los datos históricos y según las respuestas de los expertos que consultamos, es falso que en el año 20 de cada siglo haya un brote de una nueva pandemia.

 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus