Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 22 Enero 2020

Uber no paga renta por cobros a tarjetas en Colombia, pero sí otros impuestos

Por José Felipe Sarmiento

Aunque el senador Jorge Robledo tiene razón en su afirmación, la empresa paga renta por diferentes conceptos, recauda IVA y responde por otros tributos.

El senador Jorge Enrique Robledo arremetió contra la empresa Uber, propietaria de la homónima aplicación móvil para el transporte de pasajeros, con el argumento de que “no paga impuesto de renta en Colombia por la totalidad de su negocio de taxis aquí”.

Tuit de Jorge Robledo sobre pago de impuestos por parte de Uber

El trino fue publicado en medio del debate que generó el anuncio de la plataforma con respecto a que dejará el país el próximo 31 de enero y que prepara una demanda contra el Estado, luego de que la Superintendencia de Transporte le impuso una multa por no haber dejado de prestar “servicios no autorizados” desde la primera vez que se le ordenó, en 2016. El congresista del Polo Democrático apoya el reclamo de los taxistas por supuesta competencia desleal de la compañía tecnológica, que fue el que llevó a estas medidas.

Robledo le confirmó a Colombiacheck que el mensaje se refiere a que el dinero que recauda la aplicación por transacciones virtuales no es un ingreso que pague renta en el país. Su afirmación es ‘verdadera pero…’ porque tiene razón en ese caso específico, pero la empresa sí paga otros impuestos en Colombia (contrario a lo que han dicho algunos seguidores del político, como el excandidato a la Cámara Sergio Fernández y la líder estudiantil Jennifer Pedraza, que la han acusado de no hacerlo).

Tuit de Sergio Fernández que acusa a Uber de no pagar "ningún impuesto"

Tuit de Jennifer Pedraza donde insinúa que Uber no paga impuestos

Uber Colombia S.A.S. aparece en la Cámara de Comercio de Bogotá con la matrícula mercantil 2376814 y el número de identificación tributaria (NIT) 900.676.165-2, como consta en el Registro Único Empresarial (Rues). La gerente de asuntos públicos de la sucursal, Camila Escallón, señala que la empresa “como entidad debidamente constituida en el país, cumple con sus obligaciones de impuesto de renta, IVA e impuestos municipales, entre otros”.

Uber Colombia SAS en el Registro Único Empresarial (Rues)

En el Portal de Información Empresarial (PIE) de la Superintendencia de Sociedades están sus estados de resultado integral de 2016 y 2017. En el primero, las ganancias de la compañía pasaron de 2.916 millones de pesos antes de impuestos a 675 millones después, una reducción de tres cuartas partes (76,8 por ciento) equivalentes a 2.241 millones de gasto por esa causa. En el segundo, se redujeron de 4.529 a 2.173 millones, un poco más de la mitad (2.356 millones, 52 por ciento), por la misma razón.

Estados de resultado de Uber Colombia para 2016 y 2017 en portal de la Supersociedades

Estos datos corresponden a tiempos en los que la aplicación apenas arrancaba en Colombia. Los más recientes son reservados, aunque un informe de Noticias Caracol del pasado 13 de enero estimaba que serían cerca de 20.000 millones de pesos anuales (9 por ciento de los 221.000 millones que recibe la Nación por “servicios desde el exterior”).

Lo que sí recauda Uber sobre su tarifa es el impuesto al valor agregado (IVA), por el que ha pagado 70.000 millones de pesos, según Escallón. Este es el único concepto de impuestos que la compañía ha hecho público en Colombia a través de medios en los últimos años. No obstante, la vocera de la empresa le dijo a Colombiacheck que en el transcurso de esta semana (hasta el 24 de enero) ampliará la información que entregó inicialmente.

Por su parte, el representante verde Mauricio Toro, que lidera una iniciativa para la regulación de este tipo de plataformas, explica que “Uber no paga renta sobre los ingresos que tiene en Colombia sino sobre el dinero que gira [la casa matriz en Estados Unidos] para la operación aquí”. Esto último incluye lo necesario para cubrir el salario de los empleados fijos (no los conductores) y el arrendamiento de sedes, por ejemplo. En cambio, los cobros a tarjetas de crédito se recaudan en el extranjero y, por tanto, no se declaran en el país.

El contador público especialista en tributación Henry Carvajal, profesor de la Universidad Central, dice que es la falta de reglamentación específica la que permite que las operaciones de Uber por medio de tarjetas se queden en el exterior. “Esos ingresos terminan no pagando renta porque no se consideran de fuente nacional”, explica. En contraste, aclara que sí quedan cubiertos por este impuesto los pagos en efectivo y otros servicios por los que sí le entra el dinero a la compañía en Colombia.

La diferencia con el IVA que encuentra el docente es, precisamente, que este gravamen sí tiene una norma específica que obliga a la empresa a pagarlo.

De modo que Robledo tiene razón en que algunas transacciones por viajes de Uber en Colombia le generan ingresos a la compañía que no pagan impuesto de renta en el país, pero eso no quiere decir que la empresa no responda por “ningún impuesto”, como lo han interpretado otros integrantes de su corriente política. Por eso es importante hacer la salvedad y la calificación queda en ‘verdadera pero…’.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Sábado, 12 Octubre 2019

Aporte del SITP a contaminación del aire en Bogotá depende del tipo de emisión

Por José Felipe Sarmiento

El programa de gobierno de Miguel Uribe dice que los colectivos generan 20 por ciento de las emisiones de fuentes móviles. Se acerca en material particulado, pero no en el resto de sustancias.

El programa de gobierno de Miguel Uribe Turbay, candidato a la Alcaldía de Bogotá con el aval de cinco partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos, dice que “los buses colectivos contaminantes del SITP generan el 20 por ciento de las emisiones móviles” y luego promete sustituirlos por otros más modernos, que afecten menos la calidad del aire en la ciudad.

Aunque la campaña no le confirmó a Colombiacheck el origen de la cifra, la entidad que lleva el inventario de emisiones provenientes de fuentes móviles es la Secretaría de Ambiente de la ciudad. Esta ya nos había enviado los datos con corte a 2016, que sigue siendo la actualización más reciente, para un chequeo de noviembre pasado en el que contamos que el informe completo es reservado y, por ende, no se conoce con exactitud la metodología de la medición.

Tabla de fuentes móviles de emisiones contaminantes en Bogotá. Fuente: Secretaría de Ambiente.

En todo caso, el cálculo del plan de Uribe solo se acerca a los datos de un tipo de emisión contaminante: el material particulado de 10 micras de diámetro (PM10). El transporte público colectivo (TPC) y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) Provisional aportan 13,63 por ciento y los buses zonales, 7,98 por ciento. Esto da 21,61 por ciento.

La suma para los óxidos de nitrógeno (NOx) es de 24,4 por ciento, un dato un poco más lejano del que da el programa. Mientras que las otras dos sustancias están muy por debajo: el resultado da 2,8 por ciento para el monóxido de carbono (CO) y 0,2 por ciento, para los hidrocarburos totales (THC).

Por otro lado, no hay medición de partículas más pequeñas (PM2,5), que provienen de procesos combustión y que sí se usan para evaluar, por ejemplo, el impacto del Día Sin Carro, como contamos en otro chequeo.

Un documento técnico de 2017, este sí público y elaborado por la Secretaría de Ambiente con datos hasta 2014, muestra cifras cercanas a las más recientes e incluso mide más sustancias. En el caso del PM, el resultado es de 21 por ciento entre TPC y SITP sin TransMilenio, aunque no aclara si es de 10 micras, de 2,5 o ambos. En NOx es 25 por ciento; en dióxido de carbono (CO2), 14 por ciento; en óxidos de azufre (SOx), menos de 10 por ciento; CO, menos del 5 por ciento y compuestos orgánicos volátiles (COV), 0 por ciento.

El director del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental (CIIA) de la Universidad de los Andes, Ricardo Morales Betancourt, dice que esta forma de medir por separado cada contaminante es la correcta. Según el profesor, “cada uno tiene efectos y fuentes diferentes, por eso no existe y no tendría sentido hacer un dato agregado de contaminación”.

El mayor productor de partículas, en los dos estudios de la Secretaría, es el transporte de carga con 42 por ciento en 2014 y 43,64 por ciento en 2016. Para el CO, las que lideran son las motos con 38 y 48,3 por ciento, respectivamente. Los camperos y las camionetas son los máximos contaminantes de THC con 33,8 por ciento en las cifras de 2016. Los automóviles producen más de la mitad de los SOx (56 por ciento) y también encabezan en CO2 con 34 por ciento, según el corte de 2014.

Con las cifras de 2016, el SITP solo lidera en NOx, con 15,6 por ciento para el provisional y el TPC. Aunque a este le siguen de cerca los vehículos de carga con 15,3 por ciento, al primero se le podrían sumar el 8,8 por ciento de los buses zonales y hasta el 3,2 por ciento de los articulados de las troncales de TransMilenio, con lo que todo el sistema completaría 27,3 por ciento.

Algo similar pasa con los datos de 2014, donde el liderato sería del transporte de carga con 17 por ciento. Pero al sumar 11 por ciento de TPC y 14 por ciento de SITP (contando TransMilenio), da 23 por ciento.

Así, la generalización que hace el programa de Uribe Turbay sobre la contribución del SITP a las emisiones contaminantes, con base en una cifra aproximada de un solo tipo de partículas, resulta cuestionable.

RedCheq