Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 11 Septiembre 2019

Uribe trinó cifras ciertas de violencia política, pero a corte de junio

Por José Felipe Sarmiento y Ana María Saavedra

Aunque ya hay cuentas de la MOE más actualizadas que el gráfico compartido por el expresidente, estas confirman la gravedad de los ataques en esta temporada electoral.

En un mensaje a través de la red social Twitter, el expresidente y senador Álvaro Uribe publicó la foto de un televisor con un gráfico que muestra los porcentajes de victimización por violencia política según el partido político al que pertenecía la persona atacada; imagen a la que se refirió como “lo que nos dejó [Juan Manuel] Santos”, su sucesor y mandatario hasta 2018.

Trino de Uribe

Según esa información, el partido más afectado por el fenómeno es precisamente el Centro Democrático, al que pertenece el congresista, con 21,5 por ciento de los casos. Luego aparece el Liberal con 11,5 por ciento. Después están La U y Alianza Verde con 10,1 por ciento cada uno y cierran Cambio Radical y el grupo significativo de ciudadanos Colombia Humana, ambos con 7,6 por ciento.

En la parte baja de la pantalla se ve el crédito del gráfico, que es del programa Zona Franca del canal Red Más con datos de la Misión de Observación Electoral (MOE). El director de ese espacio televisivo, Daniel Pacheco, le confirmó a Colombiacheck que los datos fueron tomados de la emisión del pasado 24 de julio.


Las cifras corresponden con el que era el informe más reciente de la MOE hasta ese momento, que cubría el periodo del 27 de octubre de 2018 al 27 de junio pasado. Es decir que el trino de Uribe es dos meses posterior al corte de las cifras, cuando esa organización civil ya ha hecho otras dos entregas con información más actualizada. De hecho, para la fecha de la publicación que cita el exmandatario, todavía faltaba un mes para el inicio formal de las campañas con candidatos oficiales.

Además, en la discusión del programa se hicieron algunas aclaraciones importantes. La directora de la MOE, Alejandra Barrios, explicó que la posición del Centro Democrático se debía sobre todo a las amenazas contra sus integrantes. “La violencia letal, que es atentado y asesinato, está especialmente centrada en los partidos Liberal y Verde”, señaló.

El actual informe más reciente, que va hasta el 27 de agosto, señala que 45 de 157 políticos víctimas de ataques son funcionarios o líderes sin partido definido (28,7 por ciento). Los 112 restantes están repartidos entre 15 colectividades de diversas tendencias ideológicas y los grupos significativos de ciudadanos. Para la organización, esto “evidencia que la violencia política golpea a todas las colectividades independientemente de su posición en el espectro político, aunque en diferente intensidad”.

No obstante, el escalafón de quienes sí tienen una filiación definida aún es liderado por el Centro Democrático, con 19 personas atacadas (12,1 por ciento). Le siguen los partidos Conservador y La U con 13 cada uno, Cambio Radical con 12, el Liberal con 11, Alianza Verde con 10 y la coalición Colombia Humana-UP con 9.

Al excluir las amenazas, La U asciende al primer puesto con un secuestro, una desaparición, un atentado y tres asesinatos; mientras el partido del expresidente Uribe queda segundo con cuatro atentados y un asesinato. Pero al contar solo la violencia letal, el CD vuelve a encabezar con cinco casos y después están La U, Cambio Radical y la FARC, con cuatro cada uno.

Hay que tener en cuenta que esta tabla no alcanza a registrar el asesinato de Orley García, aspirante del Centro Democrático a la Alcaldía de Toledo (Antioquia), ni la masacre contra la candidata liberal a la Alcaldía de Suárez (Cauca), Karina García Sierra, y otras cinco personas, incluida su mamá y el aspirante a concejal Yeison Obando; ya que ambos crímenes se presentaron en los primeros días de septiembre.

El director de comunicaciones de la MOE, Fabián Hernández, le envió a Colombiacheck cifras actualizadas hasta el 9 de septiembre para el periodo oficial de campaña, es decir desde el 27 de julio.
 

Tabla de la MOE

Cambio Radical, Centro Democrático y La U han sufrido cinco actos violentos en menos de mes y medio, incluyendo cuatro amenazas y un asesinato cada uno. Los grupos significativos de ciudadanos han tenido igual número de amenazas y un atentado. El Partido Liberal, además de la masacre que dejó dos candidatos muertos en Cauca, lleva un secuestro y una amenaza.
 

Peor que antes
Sobre la acusación contra el expresidente Santos, hay que matizar que las elecciones de 2018 fueron las más pacíficas en 20 años, como lo verificó Colombiacheck después de las legislativas y la primera vuelta presidencial; lo destacó el registrador nacional, Juan Carlos Galindo, después de la segunda y lo confirmó la MOE en sus informes finales sobre esos comicios, tanto el general como el de irregularidades.

Por otro lado, Hernández y el profesor Yann Basset, doctor en Ciencias Políticas experto en democracia y conflicto, coinciden en afirmar que los comicios locales y regionales tienden a ser históricamente más violentos que los nacionales, en parte porque también hay mayor número de candidatos. Pero las cifras que tiene la MOE de 2019 también son preocupantes en comparación con las de hace cuatro años, como lo reconoce el docente investigador de la Universidad del Rosario.

Solo en el primer mes de campaña oficial, el número de asesinatos igualó al de los tres meses previos a las votaciones de 2015 y, con los casos más recientes, lo superó.

Tablas de la MOE

La Fundación Paz y Reconciliación también ha advertido desde abril pasado sobre la violencia relacionada con la dinámica electoral, con especial victimización de los movimientos de izquierda y la coalición de gobierno. Su director, León Valencia, lo había repetido en la citada emisión de Zona Franca y la organización lo reafirmó en un nuevo informe que publicó esta semana, que cuenta 116 hechos con 173 víctimas.

Basset considera que el aumento de la violencia política “tiene que ver con este contexto complicado de posconflicto”. Pone como ejemplo la “situación tensa” en muchas regiones alrededor de la restitución de tierras, que ha generado reacciones violentas de sectores que se oponen a ese proceso.

Si bien estos factores ya se presentaban en el gobierno Santos e incluso desde mucho antes de la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, también es cierto que todo el proceso electoral actual se ha desarrollado bajo la presidencia de Iván Duque, como lo recordó el exministro Guillermo Rivera en respuesta a Uribe.
 

De modo que los datos que presenta el exmandatario y congresista son ciertos, aunque están desactualizados por un par de meses, y son consecuencia de un contexto complejo en el que Santos puede tener responsabilidad, pero también su sucesor. Por eso calificamos la publicación en Twitter como ‘verdadera pero…’. 

RedCheq

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 08 Octubre 2020

Fenofibrato para Covid-19: aún sin resultados de ensayos clínicos

Por Johan Solano - RedCheq

La información que circula en redes sí corresponde con una publicación preliminar de estudios in-vitro con dicho medicamento.

Enlace Judío, una plataforma mexicana que divulga noticias de Israel para la comunidad de América Latina, publicó el 14 de julio un artículo bajo el título: “El fármaco que un científico israelí cree que podría convertir la amenaza del COVID-19 en la de un resfriado común”. El fármaco al que hacía alusión es el Fenofibrato, un medicamento avalado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos, FDA (por sus siglas en inglés) desde el 2004, que es prescrito en muchos lugares del mundo a pacientes con alteraciones en el metabolismo de los lípidos (grasas) para reducir los niveles de éstas en la sangre. 

La noticia fue publicada originalmente por The Jerusalem Post y luego de aparecer en español en Enlace Judío, fue rápidamente replicado por medios de otros países (incluido Colombia). Por lo cual decidimos verificar en Colombiacheck dicha información difundida respecto al fenofibrato y el COVID-19. 

En la publicación de Enlace Judío hacían referencia a la investigación, encabezada y realizada por el profesor israelí Ya’acov Nahmias de la Universidad Hebrea de Jerusalén y el microbiólogo Benjamin TenOever del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York, a través de la cual revalaron que el medicamento fenofibrato podría reducir la capacidad del virus SARS-CoV-2 para reproducirse e incluso hacer que desaparezca. Investigación que fue publicada como un pre-print (pre-impreso) en el portal Cell Press Sneak Peek, y que a fecha de hoy aún no ha sido publicada formalmente en la revista Cell Press. 

Esta situación no es nueva; ha ocurrido previamente con múltiples prometedores resultados de estudios in-vitro a lo largo de la pandemia que en muchos casos, debido a la contingencia, se han publicado en formato pre-print (aún pendiente de revisión por pares o especialistas), pero pueden tardar meses para ser publicados como un artículo formal en las revistas científicas. 

Según informaba el Jerusalem Post, los investigadores citados, después de tres meses de estudio sobre el metabolismo del nuevo coronavirus y su interacción con las células pulmonares, plantearon la hipótesis de que al “quitarle al nuevo coronavirus su fuente de alimentación” con medicamentos como el fenofibrato podrían evitar la replicación del virus. 

El hallazgo principal de los investigadores es que las alteraciones metabólicas pueden desempeñar un papel importante en el ciclo de vida del SARS-CoV-2 y la progresión del COVID-19. Sus hallazgos sugieren que el virus tanto directa como indirectamente modula el metabolismo de los lípidos (grasas) y la glucosa (azúcar) de las células pulmonares por lo cual se podrían usar medicamentos que inhiban dichas habilidades. 

“En conjunto, nuestros datos sugieren que el metabolismo elevado de los lípidos puede ser la base de la patogenia de COVID-19, ofreciendo nuevas vías terapéuticas”, refieren los autores. Ellos probaron 8 medicamentos que podrían interferir en la habilidad del virus para reproducirse, como se evidencia en una de las gráficas que acompañan la investigación publicada en versión preliminar. Entre esos medicamentos utilizaron Metformina, Rosiglitazona, Empaglifozina, medicamentos usualmente prescritos para pacientes con Diabetes Mellitus, así como el fenofibrato que, como se señaló anteriormente, es usado en pacientes con problemas de colesterol y triglicéridos. Los autores encontraron que el fenofibrato era uno de los que más reducía la cantidad de grasas al interior de las células infectadas por el nuevo coronavirus.

“Los virus son parásitos, no pueden replicarse a sí mismos. No pueden producir nuevos virus. Tienen que entrar a una célula humana y luego secuestrar esa célula”, explicó Nahmias, uno de los investigadores citados, “al comprender cómo el SARS-CoV-2 controla nuestro metabolismo, podemos recuperar el control del virus y privarlo de los mismos recursos que necesita para sobrevivir.”

Respecto a dicha información en Colombiacheck dialogamos con David Bautista, químico que trabaja con biomedicinas coloidales, inmunoterapias y vacunas, quien además es asistente de investigación en la Universidad de Antioquia. Él explicó que en el momento de la publicación sobre los posibles efectos del Fenofibrato para manejo del COVID-19, la información generó bastante revuelo entre los integrantes de la comunidad científica, pues era un ensayo prometedor. “De hecho el fenofibrato podría ser interesante por su capacidad antiviral y como un inmunomodulador, en otras palabras, algo similar al efecto de la Dexametasona (un corticosteroide utilizado en gran variedad de afecciones por sus efectos antiinflamatorios e inmunosupresores, ya estudiado y probado en pacientes con síntomas críticos de COVID-19 con beneficios significativos en el ensayo clínico Recovery)”, afirmó Bautista. 

El investigador explica además respecto al uso del Fenobibrato, que aunque hay una gran cantidad de artículos de prensa relacionados con el tema, no existen artículos científicos con suficiente validez sobre el avance de dicha línea de investigación: “Generalmente estas investigaciones se publican en revistas científicas especializadas para su revisión por pares. El portal Cell Press Sneak Peak sólo compartió lo que se conoce como un preprint, un preliminar de la investigación”. Lo que sugiere que los medios en los que se difundió propagaron precipitadamente los hallazgos descritos por los investigadores. 

“Ensayos In vitro con células de pulmón fueron las que arrojaron los resultados de tales investigadores, que si bien son prometedores no son concluyentes”, afirmó Bautista. Incluso en Israel en este momento atraviesan una segunda ola de Covid que ocasionó una nueva cuarentena estricta. “De tener ya pruebas definitivas de la efectividad del fenofibrato se estarían aplicando en el país para mitigar esta segunda ola”, explica el investigador.

Al realizar una búsqueda en Pub Med, el portal más importante de publicaciones médicas y científicas (comprende más de 30 millones de citas de literatura biomédica, revistas de ciencias biológicas y libros en línea), no encontramos registro de la investigación sobre Fenofibrato citada por el Jerusalem Post, ni de otras investigaciones relacionadas con dicho medicamento para COVID-19. 

Además en la página Clinicaltrials.gov que es la mayor base de datos de ensayos clínicos con registros de más de 329.000 ensayos de 209 países, donde se registran los ensayos clínicos en curso y que corresponden a los estudios de investigación de mayor validez científica que se están llevando a cabo, encontramos un ensayo clínico en fase inicial de reclutamiento a partir del 18 agosto de 2020. Este ensayo está siendo realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania y Arizona (Estados Unidos) para evaluar el uso de fenofibrato en pacientes con COVID-19 y busca reclutar 300 personas y compararlo con placebo. No obstante, aún quedan pendientes los avances de dicha investigación. 

Este caso es muy común en el mundo científico, donde en una investigación participan personas reconocidas, de instituciones muy reputadas, se hace la publicación del “pre print sin la revisión por pares” que genera un impacto mediático grande. 

Por lo que la información respecto al prometedor uso del Fenofibrato en COVID-19 la calificamos como Verdadero pero, debido a que lo difundido por el portal Enlace Judío sí correspondió a una publicación preliminar de estudios in-vitro con dicho medicamento en células de pulmón infectadas por el nuevo coronavirus, pero aún se requiere más evidencia científica para sustentar los efectos hallados en el laboratorio y corroborar la hipótesis planteada por los investigadores.