Pasar al contenido principal
Miércoles, 25 Julio 2018

¿Vuelve la confianza inversionista con Duque?

Por Carlos González

Antes de que Iván Duque se asegurara el triunfo en las elecciones presidenciales, mercados, analistas e inversionistas sentían preocupación de que Gustavo Petro fuera el primer mandatario de los colombianos, lo cual llevó a algunos, como Guillermo Botero, presidente de Fenalco, a señalar que, le tenían pánico a sus propuestas económicas, otros mencionaron que no harían las inversiones previstas, lo cual hubiera creado un caos en la economía, por todo lo que eso hubiera representado en empleo y crecimiento.

En su cuenta de Twitter, el expresidente Álvaro Uribe ha mencionado una y otra vez que con Duque empezó a mejorar la confianza y que ahora Colombia tiene mejores posibilidades económicas. En Colombiacheck revisamos y encontramos que asegurar que la confianza inversionista regresó con la victoria electoral de Duque es ligero.

Revisamos qué tanto efecto positivo tuvo para los mercados la elección de Duque. Antes de las votaciones del 17 de junio, por ejemplo, el dólar se cotizaba en $2.859 por unidad, luego de conocerse el triunfo de Duque, el dólar volvió a superar los $2.900 y llegó a cotizarse incluso a $2.944.

Aunque factores externos pueden influir en la devaluación de una moneda, como lo menciona el diario Portafolio, cabe mencionar que esta noticia tendría que haber hecho bajar el precio del peso o mantenerlo, en vez de subirlo, pues eso puede indicar desconfianza de los inversionistas. Incluso, Alberto Bernal, analista de la firma XP Securities, afirmó que si ganaba Duque, el precio del dólar podría bajar hasta los $2.700, mientras que si el triunfo era de Petro, el cambio se ubicaría más allá de $3.000, incluso de $5.000.

Sin embargo, Diego Franco, director de la firma comisionista Franco Group, señaló que el impacto no se dio porque se daba por hecho que Duque sería el presidente, así que el efecto se fue perdiendo en los días anteriores.

El experto mencionó que, a pesar de eso, Duque le da confianza a los inversionistas, ya que es un candidato pro mercado, que no le va a dar un gran giro a la política económica. Además, el exsenador “toma una economía en plena recuperación, con buenos precios del petróleo, más recaudo fiscal y una inflación estable”, así que se espera que Colombia tenga unos buenos próximos años.

Pero además del dólar, el comportamiento de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) tampoco ha sido el mejor. Desde que Iván Duque fue elegido presidente, el índice Colcap, en el cual están las acciones con mayor movimiento de la BVC, ha caído varios puntos.

El expresidente Uribe ha señalado que, con mejores salarios y menos impuestos, el rumbo de la economía va a mejorar y, aunque Duque aún no se ha posesionado, como afirmó Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, “la economía y los mercados no se mueven con la confianza del mercado, sino de conciencia que las cosas van por buen camino”.

 

El dirigente explicó que en este momento no se ha dado el impacto que se preveía debido a otros temas de carácter externo, como la guerra comercial entre China y Estados Unidos, pero ahora mismo Colombia tiene un resultado ligeramente mejor que los demás países en estos aspectos de cambio frente al dólar y cotización de la Bolsa de Valores, y eso es gracias a la elección de Duque. Según él, “la pregunta es en dónde estaríamos con el otro candidato”.

Si se compara el desempeño de las monedas de algunos países de la región, como México, Perú, Brasil o Chile, la moneda local no tiene el mejor desempeño, la que mayor valor le ha recortado al dólar es la moneda mexicana, que ha subido 8,73% en el último mes, mientras que el peso colombiano ha perdido 0,06% de su valor desde que Duque es presidente.

 

“Con Duque llegó la tranquilidad a los mercados. Es un muro de contención de lo que pudo haber pasado”, expresó López.

Como lo evidencia el comportamiento del Colcap, esto tampoco es cierto, ya que incluso, ha bajado su cotización desde el pasado 17 de junio.

Calificadoras internacionales

Al día siguiente de que se conoció el resultado, una de las calificadoras de riesgo más importantes del mundo, Fitch Ratings, manifestó su preocupación de que Duque baje los impuestos, como lo propuso en campaña, pues eso no le permitirá a Colombia cumplir con sus metas de gasto y deuda, lo cual puede afectar la confianza de los inversionistas.

Para la firma es muy importante que se dé continuidad a la política económica y fiscal del gobierno actual, para dar un mensaje de responsabilidad. En el mismo sentido, Fitch está preocupada por el acuerdo de paz con las Farc, pues de llegar a modificarse puede crear incertidumbre a la hora de invertir en el país.

Según López, la llegada de Alberto Carrasquilla le da confianza a las calificadoras, pues es una persona prudente con los impuestos y con otras medidas.

Miércoles, 02 Mayo 2018

Las diferencias entre Duque y ‘Uribito’

Por José Felipe Sarmiento Abella

¿La propuesta agraria de Iván Duque se parece o no al polémico Agro Ingreso Seguro? De la Calle advirtió que el candidato del Centro Democrático quiere “revivirlo”. Comparamos para ver si es cierto o no.

El fantasma de Agro Ingreso Seguro (AIS) ronda a Iván Duque. Salió nuevamente a la palestra luego de que su opositor, el candidato del liberalismo, Humberto de la Calle, asegurara que la propuesta agraria del aspirante presidencial del Centro Democrático buscaba revivir el cuestionado programa.

En varios debates y en Twitter, De la Calle comparó dos propuestas de Duque con AIS: la exención de renta por 10 años para la agroindustria y el congelamiento del impuesto predial. Con estos argumentos advirtió que estos planes buscaban hacer lo mismo que ese programa, “favorecer a las empresas”.

El lunes 30 de abril, De la Calle repitió su comparación en esa red social y señaló que la agenda agraria del CD consiste en entregar “plata a los de arriba, a los más poderosos, a ver si baja hasta los pobres”. Por eso también se ha referido a su contendor como “un salto al pasado”.

 

 

 

 

Agro Ingreso Seguro fue un programa del gobierno del gobierno de Álvaro Uribe que entregó subsidios a grandes terratenientes que debían ser invertidos en obras de infraestructura, con el compromiso de generar empleo en el campo. Pero lo cierto es que buena parte de esos dineros terminaron en los bolsillos de políticos y familias adineradas de la Costa Caribe que nunca realizaron las obras ni generaron empleo. Luego se descubrió que financiaron la campaña presidencial del el exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias.

El exfuncionario, también conocido con el apodo de ‘Uribito’, fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 17 años de cárcel por delitos como peculado por apropiación y celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales, por lo que se fugó del país, años después fue apresado en Estados Unidos y, ahora, está pendiente de ser extraditado a Colombia.

Al revisar la propuesta agraria de Duque, este plantea beneficios tributarios por 10 años para las empresas que inviertan y generen empleo en el campo, compromisos como los de AIS pero con incentivos muy diferentes. Por otra parte, promete el congelamiento del predial en las ciudades como una forma de estimular la construcción de vivienda, aunque en un entrevista en Semana en Vivo sí cuestionó la iniciativa de aumentar el impuesto rural y consideró que ponerle impuesto a la tierra “puede generar un efecto muy negativo”.

Más allá de la discusión sobre el programa de gobierno de Duque, lo cierto es que esta parte de su propuesta agraria está lejos de parecerse a lo que fue el polémico Agro Ingreso, como ha dicho De la Calle. Según el ex gerente del extinto instituto de tierras Incoder, Juan Manuel Ospina, lo que hizo el aspirante liberal fue lanzar un “argumento político” para hacer parecer a Duque con ‘Uribito’, al menos en su política para el campo.

Ospina explicó que la ley que creó el programa original, con un presupuesto de 400.000 millones de pesos al año, tenía cuatro componentes: subsidios directos, asistencia técnica, créditos con descuento y apoyo a la comercialización. Ninguno de estos coincide con las propuestas criticadas por el candidato liberal.

Es más, Ospina recalcó que la norma buscaba beneficiar a todos los productores del campo para desarrollar la economía rural, para hacerle frente a la competencia de productos agrícolas que llegarían al país con los tratados de libre comercio. El texto no diferenciaba a los beneficiarios según su tamaño.

Incluso el fallo de la Corte Suprema, que condenó al exministro Arias, reconoció que la fórmula con la que se calculaba el puntaje de los proyectos no estaba sesgada a favor los grandes productores, contrario a lo que dice De la Calle. Así también lo atestiguó Antonio Navarro, actual senador de la Alianza Verde, que intervino en calidad de exgobernador de Nariño y reconoció las “facilidades para participar” que tenían los campesinos.

Ospina le dijo a Colombiacheck.com que el problema de AIS fue la desviación de sus recursos, que tuvo un “claro sabor de mermelada política”. La Corte determinó que hubo “total desproporción” en la asignación de los dineros porque los criterios de calificación eran difíciles de cumplir para los pequeños productores de manera individual.

Ahora, Duque también tiene otras propuestas para el agro. En el debate de RCN, el aspirante habló de un programa para mejorar 200.000 viviendas rurales ーsu meta total es de 600.000 incluidas urbanasー, apoyar el desarrollo de sistemas de riego y centros de acopio, sacar a los pequeños campesinos de los reportes de riesgo financiero y darles créditos con microseguros.

Este último elemento es el más parecido a AIS, pero no incluye subsidios directos o condonaciones ni estaría dirigido a los grandes productores.

De hecho, el planteamiento completo es similar al que tiene hoy el programa Desarrollo Rural con Equidad (DRE), que fue el resultado de una “reorientación” y cambio de nombre que le hizo el gobierno de Juan Manuel Santos al antiguo Agro Ingreso, basado en la misma ley. En consecuencia, el programa tampoco está tan muerto como considera De la Calle, por lo que, al decir que Duque lo quiere “revivir”, tampoco es acertado.

El Ministerio de Agricultura explica que los componentes y el presupuesto de la versión santista son los mismos que se establecieron para AIS, mientras que Finagro tiene planeado ejecutarlos por lo menos hasta 2018. La diferencia es que el programa ahora sí se enfoca de manera explícita en los pequeños y medianos productores, como lo planea hacer el candidato uribista.

La conclusión es que el fantasma de Agro Ingreso Seguro invocado por De la Calle está vivo, pero el uso que le dio para atacar a Duque no se ciñe a la realidad.