Pasar al contenido principal
Miércoles, 22 Agosto 2018

El promesómetro de Iván Duque: tres promesas de campaña que, a dos semanas de gobierno, se están enredando

Por Carlos González

Fracking, impuestos y consulta anticorrupción, tres promesas de campaña que se le están complicando a Iván Duque.

Con un nuevo gobierno recién instalado, en Colombiacheck vamos a comenzar a hacerle seguimiento a algunas de las promesas que el nuevo presidente Iván Duque hizo en campaña. Hoy comenzamos por tres que se le están embolatando.

Meses previos a ser elegido presidente, Duque les dijo a los colombianos que no iba a haber fracking en el país, pronunció la famosa frase “menos impuestos, mejores salarios” y, decididamente, dijo que su partido iba a apoyar la consulta anticorrupción impulsada por la senadora Claudia López. Todas esas frases de campaña han quedado en el aire.

En primer lugar, su ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, dijo en entrevista con El Espectador que quería convencer al presidente Duque de permitir la explotación de petróleo a través de la fractura hidráulica (método también conocido como “fracking”) de una manera “responsable y segura”.

El principal argumento de la funcionaria es que con el fracking se van a elevar las reservas de gas de 11 a 30 años, mientras que las de petróleo van a pasar de siete a 15 años, lo cual tendría un impacto positivo para la economía del país.

Si Duque acepta esta propuesta, sin embargo, estaría faltando a su promesa electoral. En abril, durante un evento de campaña en Bucaramanga, el entonces candidato dijo que “en Colombia no se hará fracking”.

Duque, además, dijo que "tenemos unos ecosistemas diversos y complejos, acuíferos subterráneos de enorme riqueza y unos riesgos de mayor sismicidad por los tipos de suelos que tenemos. Por eso he dicho que en Colombia no se hará fracking afectando algunos de sus elementos".

La propuesta de la ministra de minas, además, iría en contra de la tendencia mundial, pues el fracking es una técnica que ha sido prohibida en varios países como Francia o España.

En Francia, por ejemplo, el Tribunal Constitucional manifestó que “se pretende evitar los riesgos que este proceso de exploración y explotación de hidrocarburos pueda ocasionar en el entorno”.

Por otra parte, un artículo de The New York Times de 2011 encontró que en los 240 yacimientos que existen en los estados de Pennsylvania y West Virginia que fueron estudiados había residuos de agua con elementos radioactivos.

Pero para Duque, la tentación del fracking no será fácil de evadir en una economía que se ha ralentizado en los últimos años. Según Julio César Vera, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos, Acipet, más 30.000 millones de dólares de inversión extranjera podrían llega al país para trabajar en proyectos de fracking..

Según información de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), las reservas probadas de crudo del país a mayo llegaron a 1.782 millones de barriles, y hay 40 bloques de hidrocarburos de yacimientos no convencionales.

Con esto, se incrementarían las reservas hasta los 10.000 millones de barriles, además de extender las provisiones de 7 a 15 años, manifestó la ministra Suárez.

El cambio de opinión en este tema podría venir pronto. Actualmente, la ANH está estudiando una solicitud de la empresa energética ConocoPhillips para operar un campo con fracking en el departamento del Cesar.

Pero los retos del nuevo gobierno de Duque no terminan ahí. El ahora estrenó su eslogan de campaña “menos impuestos, mejores salarios” cuando inscribió su candidatura en marzo. Incluso, el nuevo presidente y su mentor, el expresidente y actual senador Álvaro Uribe, fueron al Congreso varias veces con carteles que incluían estas frases.

Sin embargo, en una de sus primeras declaraciones en el cargo, el nuevo ministro de hacienda, Alberto Carrasquilla, pidió que se estudiara la posibilidad de que las personas con ingresos mensuales de 1,95 millones empezaran a declarar renta.

Para el Duque de hace dos años, en medio de la discusión de la reforma tributaria de 2016, subir los impuestos a la clase media era desacelerar la economía.

Duque, incluso, dijo que la economía no se recuperaba con impuestos, sino con austeridad.

Por otra parte, Iván Duque se ha distanciado de algunos de sus copartidarios del Centro Democrático respecto a su posición sobre la consulta anticorrupción que los colombianos podrán votar este domingo.

En abril, durante la campaña presidencial, congresistas del Centro Democrático como Uribe y Paloma Valencia le dieron su apoyo a la consulta y se comprometieron a hacer campaña por el “sí”, con la condición de que se hiciera después de la elección presidencial.

Después de ser elegido presidente, Duque reafirmó su apoyo a la consulta. Pero el día de su posesión anunció que presentaría varios proyectos de ley sobre temas de corrupción similares a los tratados por la consulta.

Ese mismo día, Noticias Uno reveló un video de una reunión privada del Centro Democrática en la que Uribe, entre otras cosas, dijo que “menos mal que el presidente no se metió con eso de la consulta anticorrupción”.

Un día después, Uribe dijo en el Congreso que no apoyaba la consulta anticorrupción y que prefería apoyar los proyectos presentados por Duque.

Y, aunque Duque confirmó esta semana que seguía apoyando la consulta, su partido sigue menospreciándola. Sin ese apoyo que el Centro Democrático había prometido durante la campaña, la consulta la tendrá más difícil para conseguir los más de 12 millones de votos necesarios para ser aprobada.

Jueves, 13 Diciembre 2018

Explicador: ¿Cómo funciona la retefuente y qué le modifica la ‘Ley de financiamiento’?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La reforma tributaria plantea bajar la tarifa sobre la cual partiría el cobro de la retención con el fin de que más personas paguen el impuesto.

En este momento está haciendo su curso por el Congreso la próxima reforma tributaria, llamada Ley de financiamiento. Fue presentada por el Gobierno del presidente Iván Duque el pasado 31 de octubre y se espera que esté lista en los últimos días del año.

Con ella, vienen varias modificaciones de tipo económico para el país, pues el gobierno espera conseguir a través de ella 7,5 billones de pesos de los 14 que, argumentan, hacen falta. Entre esas modificaciones están incluidos, también, algunos cambios frente al recaudo de la retención en la fuente para el impuesto a la renta.

Y para todos aquellos que se pregunten qué es la retención en la fuente y cómo funciona, y que no sepan si el otro año tendrían que entrar a tributar, Colombiacheck preparó esta nueva edición de su Explicador con respuestas a esas preguntas.

De lo general a lo particular

La retención en la fuente es un mecanismo creado por el Estado para cobrar por adelantado algunos impuestos que son facturados anualmente, según explica Alejandro Rodríguez Llach, investigador del centro de estudios Dejusticia.

Esto se hace para que la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) no deba esperar todo un año para hacer el recaudo de algunos impuestos, sino que pueda, mensualmente, hacerse al cobro.

Existe retención en la fuente para el impuesto a la renta (ingresos); Impuesto al Valor Agregado (IVA); industria y comercio, avisos y tableros (ICA), entre otros. “Todos los tipos de impuestos que existen pueden tener un mecanismo de retefuente”, sostiene Rodríguez Llach.

Según Henry Carvajal, contador público especializado en impuestos, de todos los tipos que hay, el concepto de retención en la fuente para el impuesto a la renta es el que reúne más personas para hacer el pago, y, por cuenta de la ley de financiamiento, algunos que hoy no hacen parte del cobro resultarían afectados de aprobarse la reforma.

De modo que, en aras de explicar cuál es este cobro al cual se refiere Carvajal, para este caso nos referiremos de manera exclusiva a la retención en la fuente para las rentas laborales de las personas naturales del impuesto a la renta. Es decir, solamente al cobro que se hace a quienes son asalariados o independientes con menos de dos empleados a su cargo, para el pago anticipado del impuesto a la renta.

Cómo funciona

El impuesto a la renta se cobra anualmente entre agosto y octubre año vencido; el cobro del año 2017 se efectuó en esos meses del 2018, por ejemplo. Sin embargo, como ya explicamos, para que la DIAN no deba esperar todo un año para cobrar el tributo del año anterior, mes a mes va quitando del sueldo la retención en la fuente.

El cobro de la retención en la fuente se hace directamente en el mismo sueldo que reciben los asalariados. ¿Y a quiénes se les cobra? Aquí es donde se vuelve relativo, ya que el impuesto mira individualmente los salarios y las deducciones y exenciones a las que haya lugar para cada caso.

La reglamentación para este mecanismo está consignada en el artículo 383 del Estatuto Tributario. En él, se expone que los salarios que estén entre 0 y 94 Unidades de Valor Tributario quedan libres del pago, pero a partir de 95 UVT comienza a generarse el cobro, con base en la siguiente tabla.

Tabla de retención en la fuente del artículo 383 del Estatuto Tributario

La UVT (Unidad de Valor Tributario) es una medida de valor que fija cada año el gobierno para estandarizar y homogeneizar distintos valores tributarios. Este año, de acuerdo con la resolución 63 de 2017, la UVT quedó establecida en 33.156 pesos.

Entonces, quien actualmente devengue más de 3’937.275 pesos mensuales es sujeto de retención y, probablemente, declarante del impuesto a la renta. No obstante, no en todos los casos puede hacerse el cobro, tanto de retefuente como del impuesto. Les explicamos por qué en dos ejemplos.

Supongamos que usted, como asalariado, gana cinco millones de pesos. De esos cinco millones se le hará un descuento de 450.000 pesos por el pago de salud y pensión, que son los ingresos no constitutivos de renta. Es decir, no hacen parte del monto sobre el cual se hace el cobro.

A ese subtotal ($4’550.000) se le descuentan las deducciones a que tenga derecho como asalariado. Estas pueden ser el pago de medicina prepagada; pago de interés de crédito de vivienda o leasing habitacional y/o tener dependientes económicos. Todo esto de acuerdo al artículo 387 del Estatuto Tributario.

Obviamente para que todas estas deducciones hagan efecto deben ir acompañadas del respectivo documento que las demuestre, según aclara Carvajal.

Adicionalmente a estas deducciones, se le pueden agregar las exenciones, como el aporte voluntario a un fondo de pensión, a cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFP) y una exención del 25% del sueldo al cual todos tenemos derecho por cuenta del artículo 206 del Estatuto.

Todas estas deducciones y exenciones, sin embargo, no pueden ser, en ningún caso, superiores al 40% del subtotal (de los 4’550.000, en este ejemplo).

Suponiendo que, para el caso del ejemplo, usted cuente con todas las deducciones y exenciones, el valor neto sobre el cual se entraría a revisar el pago de la retención da 2’730.000 pesos (restando el 40%); que, al dividirlo por los 33.156 pesos de las UVT da 82,33 UVT; es decir, no alcanzaría a entrar en el cobro de retención en la fuente, pues ahora se cobra en ingresos desde 95 UVT al mes.

Ahora, si usted, con su sueldo base de 4’550.000 no tiene ninguno de los casos de deducción, igual la ley establece que todos los sueldos acceden a la exención del 25%. Entonces, el valor del subtotal menos el 25% exento queda en 3’412.500, que, al dividirlo por las UVT, da 102,9. Aplica retención en la fuente.

Según explica Carvajal, sin embargo, el pago no se haría sobre las 102 UVT, sino que, como indica la tabla del artículo 383, se descuentan las primeras 95; es decir, solo se haría el pago sobre las 7 UVT restantes para un total de 262.680 pesos, que serían el valor de la retención en la fuente que le descontarían a usted mensualmente.

Este segundo ejemplo aplica prácticamente de igual manera para los independientes, ya que, por lo general, no suelen contar con las demás deducciones; únicamente la exención del 25% del sueldo.

Por otro lado, para el impuesto a la renta aplican las mismas deducciones y las mismas exenciones; por lo cual es válido afirmar que en la mayoría de los casos quien pague retención en la fuente será declarante para el impuesto a la renta.

No obstante, ser declarante no quiere decir en todos los casos ser contribuyente, ya que al final del año, todo lo que le quitaron de retención en la fuente se presenta a la DIAN como parte del impuesto que tiene que pagar de renta. Y al hacer la resta de lo que tiene que pagar menos lo que ya pagó es posible que le dé cero o saldo a favor.

Cuando el mecanismo se convierte en impuesto

El artículo 241 del Estatuto Tributario establece la reglamentación para el impuesto de renta; y allí se señala que a partir de 1.090 UVT inicia el cobro.

En línea con lo último que señalamos en el punto anterior, sin embargo, es posible que, en algún caso, el mecanismo de recaudo de la retención en la fuente, se convierta en un impuesto en sí mismo.

Esto ocurre si un independiente, por sus ingresos mensuales, resulta sujeto de retención y se le hace el descuento mes a mes del mismo. Pero si al final del año, al sumar sus ingresos anuales (y restar la exención del 25%), sus ingresos resultan de menos de 1.090 UVT, no es declarante de impuesto a la renta y no debe pagar.

En ese caso, para ese independiente, la retención en la fuente se le convirtió en un impuesto (y no en un mecanismo de recaudo anticipado). Sin embargo, la ley prevé también que quien así lo desee puede declarar el impuesto a la renta y pedir la devolución del pago que ya hizo. El tema no es sencillo, según Carvajal, pero es posible.

¿Qué modifica la Ley de financiamiento?

Aún está en debate la Ley de Financiamiento y, hasta que no sea sancionada por el presidente Duque, es imposible saber con certeza cuáles de las modificaciones quedarán para este impuesto y para el mecanismo de retefuente.

Hasta el día de hoy, las modificaciones de la ponencia final se mantienen y esto es lo que incluyen.

El artículo 31 de la reforma tributaria propone modificar el artículo 383 en dos aspectos; 1). Baja el valor de las UVT sobre el cual comienza el recaudo, de 95 a 87 UVT; y 2). Agrega a la tabla dos tarifas marginales nuevas: del 37 y 39%.

Según Nicolás Carrero, socio fundador de la firma de contadores Carrero & Asociados, estos cambios lo que hacen es aumentar la base gravable (más personas entrarían a tributar) y, en función del principio de progresividad, hace que quienes más ganan paguen todavía más.

Por otro lado, un tema que estuvo planteado en el borrador inicial, que fue eliminado de la ponencia final y que, según Carvajal, es posible que se reviva durante el debate en el Congreso, es la eliminación del artículo 206 del Estatuto Tributario que hace exento del pago el 25% del sueldo. Esto estaba en las derogatorias del artículo 87.

Y finalmente, otro de los cambios que están pendientes es la reducción del porcentaje en el límite de exenciones y deducciones, pasando del 40 al 35%. Así estaba establecido en el artículo 28 del borrador y fue eliminado para la ponencia final dejando el límite tal cual está hoy, en el 40%.