Pasar al contenido principal
Lunes, 13 Mayo 2019

Explicador: Instrucciones para la inscripción de cédulas

Por Sania Salazar

El proceso de inscripción inició en octubre el año pasado y cerrará el 27 de agosto de 2019, pero se recomienda no dejar el proceso para última hora para no tener inconvenientes y evitar filas.

El 27 de octubre de este año se realizarán en Colombia las elecciones de alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y miembros de las juntas administradoras locales, para el periodo 2020-2023. Por eso, si usted quiere votar, pero no tiene inscrita su cédula o cambió recientemente de lugar de residencia, esta información le interesa.

La Registraduría Naciona del Estado Civil realiza la inscripción de cédulas para garantizar que todos los ciudadanos puedan ingresar al censo electoral y facilitarle a los sufragantes la votación con comodidad y cerca al lugar de residencia.

¿Quiénes pueden votar en estas elecciones?

Los colombianos mayores de edad que hagan parte del censo electoral. También los extranjeros residentes en Colombia, que cuenten con una visa de residente vigente y hayan vivido en Colombia durante los últimos cinco años o más. Para la inscripción, los extranjeros deben presentar su cédula de extranjería vigente.

Pero hay que aclarar que se puede votar únicamente en el lugar en el que se tiene inscrita la cédula y solo por los candidatos a los cargos de esa ciudad o departamento.

¿Quiénes deben inscribir la cédula?

Quienes cambiaron de lugar de residencia, bien sea de barrio, de ciudad, de departamento (o quienes estaban inscritos en el exterior y volvieron a Colombia) y quieran votar en las elecciones a autoridades locales de su nueva residencia.

Para votar también deben inscribirse las personas cuya cédula fue expedida antes de 1988 y no han inscrito su documento ni han votado en ninguna de las elecciones celebradas desde entonces, ya que actualmente no hacen parte del censo electoral.

El comprobante de inscripción se podrá descargar a través de la página web de la entidad: www.registraduria.gov.co.

¿Quienes acaban de recibir la cédula expedida por primera vez deben inscribirla?

No necesariamente, porque todo ciudadano, por el sólo hecho de obtener su cédula de ciudadanía al cumplir la mayoría de edad, ingresa automáticamente al censo electoral y queda habilitado para votar en un puesto de votación cercano a la dirección informada al momento de tramitar el documento. Debe inscribirse solo si desea cambiar su actual puesto de votación.

¿Dónde se puede inscribir?

El proceso se debe hacer personalmente en cualquier Registraduría  municipal, auxiliar o especial  del país a donde se puede acudir de 8:00 de la mañana a 5 de la tarde. También se podrá hacer en 76 centros comerciales de las principales ciudades del país, puntos que se pueden consultar en este link habilitado por la Registraduría en la pestaña “kioskos”.

Además, la Registraduría abrirá puntos de inscripción en los puestos de votación del país entre el 8 y el 14 de julio entre 10:00 de la mañana y 6:00 de la tarde.

¿Qué plazo hay para hacer la inscripción?

El proceso está abierto desde el 27 de octubre del 2018 y terminará el 27 de agosto de 2019.

¿Qué documentos hay que presentar?

La cédula de ciudadanía.  No se admiten contraseñas, carnés, libretas militares, licencias de conducción, denuncios de pérdida de documento. Únicamente la cédula original. Los extranjeros residentes en Colombia deberán presentar su cédula de extranjería de residente vigente.

¿Qué costo tiene el proceso?

La inscripción de cédulas es gratuita.

En el caso de Bogotá ¿si el ciudadano no inscribió la cédula puede votar en Corferias?

No. En Corferias sólo votan las personas con cédula expedida en Bogotá que nunca han inscrito su cédula en otro puesto de votación, y cuyo documento fue expedido entre el 1 de enero de 1988 y el 7 de enero de 2003.

Todas las cédulas expedidas a partir del 7 de enero de 2003 quedan asignadas al puesto de votación más cercano a la dirección informada al momento de tramitar el documento de identidad. La misma situación se presenta en los puestos de los demás municipios zonificados del país.

Miércoles, 06 Marzo 2019

Explicador: ¿Qué es un conflicto armado interno?

Por Sania Salazar

El Estado colombiano firmó convenios internacionales de Derecho Internacional Humanitario que define el tipo de conflictos existentes en el mundo y  regulan la guerra.

La reciente designación de Rubén Darío Acevedo (quien pone en duda que en Colombia haya un conflicto armado) como director del Centro Nacional de Memoria Histórica, revivió una discusión que se creía ya agotada en el país: ¿qué es, exactamente, un conflicto armado?

Hay que tener claro que en 1996 entró en vigor en Colombia el Protocolo Adicional II a los Convenios de Ginebra, primer tratado internacional pensado para conflictos armados internos. Los convenios de Ginebra y sus Protocolos son la base del Derecho Internacional Humanitario, DIH, que regula la guerra y bajo el cual actúan las fuerzas militares en Colombia.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, es el órgano de defensa del DIH por antonomasia.

¿En qué momento la violencia se transforma en conflicto armado?

Kathleen Lawand, quien fue jefe de la unidad del CICR explica que un conflicto armado no internacional (o "interno") se refiere a una situación de violencia en la que tienen lugar, en el territorio de un Estado, enfrentamientos armados prolongados entre fuerzas gubernamentales y uno o más grupos armados organizados, o entre grupos de ese tipo.

Mientras que en los conflictos armados internacionales se enfrentan las fuerzas armadas de los Estados, en un conflicto armado no internacional al menos una de las partes que se enfrentan es un grupo armado no estatal.

Además, resalta que la existencia de un conflicto armado no internacional da lugar a la aplicación del DIH, también conocido como derecho de los conflictos armados

¿Qué es el DIH?

“Un conjunto de normas destinado a limitar, por razones humanitarias, los efectos de los conflictos armados. Protege a las personas que no participan o que han dejado de participar en las hostilidades e impone restricciones a los métodos y medios bélicos”. Todas las partes involucradas en el conflicto deben respetar el DIH.

¿Cómo se decide si en un país hay un conflicto armado interno?

Según el CICR, esto está determinado por dos criterios objetivos del DIH: la organización de las partes y la intensidad de las hostilidades. Por ‘organización’ se pueden observar, entre otros factores, la cadena de mando, estructura, capacidad para entrenar personal, capacidad para sostener operaciones militares en el tiempo y administración del territorio. Por ‘intensidad’ se pueden tener en cuenta factores como la gravedad, frecuencia y duración de los enfrentamientos, el equipamiento utilizado, el número de heridos y muertos e involucramiento de las fuerzas armadas cuando la policía no es suficiente.

Christoph Harnisch, jefe de la delegación del CICR en Colombia, le dijo a Colombia2020 que el Estado puede usar otras palabras, pero “nosotros nunca vamos a usar esos términos, ni el término terrorista, porque no están en los Convenios de Ginebra ni en los Protocolos I y II. Uno puede cambiar políticas de seguridad, pero quienes tienen la obligación de respetar el DIH, porque son firmantes, son los Estados. Y esto vale para Colombia y para todos los Estados del mundo. Nosotros somos los guardianes del DIH y les recordamos a los Estados cuáles son sus obligaciones en cuanto al tratado internacional que han firmado. Se deben respetar las reglas y las palabras”.

¿En qué casos aplica el Protocolo II firmado por Colombia?

Según explica el CICR, en conflictos no internacionales entre las fuerzas armadas de un país y fuerzas disidentes o grupos armados organizados, así como entre grupos armados dentro del mismo país. Esto incluye a los grupos que controlen una parte del territorio desde el cual puedan realizar operaciones armadas sostenidas.

¿Y en qué casos no aplica?

En situaciones que no alcancen el umbral de un conflicto como, por ejemplo, disturbios, situaciones de tensión o actos de violencia aislados.

¿Qué pasa si las partes en un conflicto armado no internacional no respetan las obligaciones que les impone el DIH?

El CICR explica que cada una de las partes en un conflicto armado está obligada a respetar y hacer que las personas bajo sus órdenes, o bajo su dirección y control, respeten el DIH. Cabe destacar que cada parte debe respetar el DIH aunque su adversario no lo haga; en otras palabras, la obligación de respetar el DIH no depende de la reciprocidad.

Precisamente sobre esa regulación del DIH bajo la cual actúan las fuerzas militares en Colombia llamó la atención Humberto De La Calle, exjefe negociador del Gobierno en La Habana, en una reciente columna en El Espectador selañó que, “como lo define el Manual Operacional de las Fuerzas Militares, “cuando se está ante un conflicto armado interno (…) entran a aplicarse las disposiciones del DIH”. Si no existe un conflicto, las reglas aplicables son las que configuran el Derecho de los Derechos Humanos y las demás regulaciones normativas de derecho interno. De tal manera que es la existencia del conflicto la que permite señalar objetivos militares y regular el uso de la fuerza letal dentro de los límites humanitarios de rigor”. En conclusión, sin conflicto armado, acciones militares como bombardeos y ataques serían ilegales y generarían serias responsabilidades a soldados y oficiales, resalta De La Calle.