Pasar al contenido principal
Jueves, 24 Mayo 2018

¿Qué necesita Fajardo para construir 10 mil aulas?

Por Sofía Pérez

El candidato, que le apuesta a la educación, prometió reducir a la mitad el déficit de infraestructura educativa en Colombia en tan solo cuatro años. Analizamos qué tan viable es la propuesta.

El Plan Nacional de Infraestructura Educativa – PNIE, estableció como meta para el segundo periodo de gobierno de Juan Manuel Santos la construcción de 30.369 aulas de clase con el propósito de reducir el déficit de infraestructura educativa nacional en un 60%. Según el Informe de Gestión 2017 del Ministerio de Educación, hasta el año pasado se lograron 18.447 aulas entregadas y en ejecución, y se proyecta que para el final del mandato sean construidas otras 6.682, lo que dejará el déficit en 26.000 aulas para el candidato que se posesione en el próximo 7 de agosto, si es que quiere cubrir la totalidad de aulas necesarias para alcanzar el 100% de la jornada única.

Como parte de su programa de gobierno, el candidato por Coalición Colombia, Sergio Fajardo, cuya campaña se fundamenta en la educación como motor de transformación para el país, ha propuesto reducir este déficit a cerca de la mitad con la construcción y adecuación de 10.000 aulas para el año 2022.

 

 

Consultamos con varios expertos para saber si será posible cumplir esta propuesta y si el resultado podría mantenerse en el tiempo.

Financiación

La propuesta no tiene aún un presupuesto fijo, ni se han llevado a cabo los estudios de costo oficiales, pues este proceso se haría solo una vez Fajardo fuera elegido presidente. Sin embargo, de acuerdo con su equipo programático, el dinero se obtendría de los recursos actuales del FFIE (Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa), complementado con un aumento al presupuesto actual de educación, pero el monto exacto va a depender del estado de los proyectos que entregue el gobierno saliente.

Al realizar un estimado, teniendo en cuenta los precios y normativas para construir en 2018, según el arquitecto Carlos Lacoste, experto en urbanismo de la Universidad Pontificia Bolivariana y quien trabaja con la misma en arquitectura institucional, el proyecto costaría alrededor de unos 6 billones de pesos en total. Este valor tiene en cuenta los costos de mantenimiento: contratación inicial de maestros, energía, conectividad y agua potable.

Por otro lado, en el Conpes 3831 de 2015, el costo por aula construida es de 146,6 millones de pesos, lo que representa un total para la meta de Fajardo de 1,5 billones de pesos, sin incluir la compra de los lotes, pues el cálculo se realizó teniendo en cuenta los costos presentados en proyectos para los últimos cinco años e incluye baterías sanitarias, laboratorios, circulaciones e interventoría, entre otros; pero no el costo del lote.

Para financiar su propuesta educativa, Fajardo ha hablado de aumentar el gasto del gobierno para educación en un 10% anual, lo que, según él, representaría ingresos anuales cercanos a los 4 billones de pesos. De acuerdo con el Boletín Nº.151 del Ministerio de Hacienda Nacional, el presupuesto total para educación en 2018 se fijó en 35,4 billones de pesos, por lo que el 10% del aumento para el primer año sería de 3,4 billones de pesos, un valor cercano al que el candidato pregona.

Adicionalmente, de acuerdo con Jheyson Leandro Martínez, quien ha formado parte su equipo como director de medios durante los últimos diez años, gran parte del dinero que se destinará a la infraestructura educativa, se obtendrá con la disminución de la corrupción, que representa una pérdida anual de 50 billones de pesos; el problema de esta promesa es que la recuperación de esas arcas y la lucha contra la corrupción tardan años en dar frutos tangibles. El resto se obtendría por medio de alianzas público privadas y convenios internacionales.

Si se ponen en contexto estos valores, no son descabellados. La ejecución del presupuesto de inversión para infraestructura educativa en el país, de acuerdo con los informes de ejecución acumulados del Ministerio de Hacienda Nacional, ha sido de 5,47 billones de pesos para el periodo de 2015 a lo que va transcurrido de 2018. Es decir, los 6 billones que le costarían las obras a Fajardo no están tan alejados del presupuesto que se maneja actualmente para infraestructura de educación.

Así mismo, según expertos de la Subdirección de Acceso del Ministerio de Educación Nacional (MEN) consultados por Colombiacheck, si se revisan los históricos del Ministerio, en los que se han llegado a construir cerca de 5.000 y 6.000 aulas en periodos de 4 años, y casi 10.000 con el Plan Nacional de Infraestructura, la propuesta es técnicamente viable. De hecho, Santos lleva más de 18 mil intervenidas en los últimos tres años.

En cuanto al porcentaje de aulas a construir, versus el porcentaje a adecuar, el equipo programático de Fajardo aseguró que este dependerá de la situación que reciban del gobierno actual, “sobre todo en términos de cuántas aulas de las cerca de 30.000 que se comprometieron entregarán y qué recursos futuros ya están comprometidos en la construcción de las aulas”

El proyecto a largo plazo

Otro aspecto preocupante de esta propuesta, es el mantenimiento a largo plazo de las aulas. De nada sirve invertir dinero en 10.000 salones, si en cuatro años que llegue un nuevo presidente no se les hace mantenimiento. Esta es la situación que viven actualmente los 80 Parques Educativos que prometió construir Fajardo en Antioquia y que ha sido un proyecto referente para su campaña presidencial.

De acuerdo con información otorgada por Omar Arango Jiménez, fiscal de la Asociación de Institutores de Antioquia (Adida), al diario El Mundo de Medellín, solo 22 de estos están funcionando bien. Algunos, como el Parque Biblioteca España, presentan fallas en la estructura y otros están cerrados o fuera de funcionamiento.

Ante esta preocupación, Martínez responde que Fajardo no tiene forma de garantizar el mantenimiento de estas aulas; depende del gobernador de cada departamento, y no del presidente, destinar una parte de su presupuesto anual al mantenimiento de los proyectos. No obstante, según su equipo programático, trabajará con las alcaldías y gobernaciones para crear un sistema de información actualizado que identifique el déficit real de aulas.

Otra solución sería convertir el proyecto en política pública. Sin embargo, hasta el momento, no se ha planteado esta propuesta dentro de la campaña. Además, para que un proyecto se convierta en política pública tiene que tener un interés general. Según Adriana Ramírez, doctora en procesos políticos contemporáneos de la Universidad de Salamanca, para conseguir el mantenimiento de las aulas, Fajardo necesitaría un instrumento político (una ley) que vaya más allá de un periodo gubernamental, de tal manera que la sostenibilidad de ese proyecto no dependa del siguiente gobierno y su partido.

Por otro lado, según los técnicos consultados en el MEN, Fajardo tendría que garantizar la sostenibilidad del proyecto, por medio de estudios previos que confirmen la demanda de las aulas, antes de ejecutarlo. Es decir, tendría que demostrar que existen niños reales que necesitan las aulas. Una vez demostrado esto, por cada niño atendido, el Ministerio gira un recurso para poder sostener el proyecto en términos de pago de servicios públicos, nómina de maestros, vigilancia, aseo y alimentación escolar, entre otros.

 

* Sofía Pérez: Estudiante de periodismo de la Universidad Eafit de Medellín. Participó en el proyecto “Laboratorio de verificación de datos”, de Colombiacheck, con el apoyo de Facebook, Deutsche Welle Akademie y la Pontificia Universidad Javeriana. Este artículo fue desarrollado con el acompañamiento y edición de Colombiacheck.

Miércoles, 23 Mayo 2018

En el sur de Bogotá, Duque fue el que dijo el MIRA

Por José Felipe Sarmiento Abella

El candidato presidencial del Centro Democrático terminó su campaña ante un público lleno de militantes uniformados del partido cristiano.

De un momento a otro, llegó un montón de extraños a la plazoleta central del parque El Tunal. Los vecinos del barrio paseaban comiéndose un helado o jugando fútbol y los jóvenes saltaban en patineta en los alrededores casi indiferentes al evento que atrajo a unas 7.000 personas de diferentes puntos de Bogotá y varios municipios vecinos: uno de los últimos actos de campaña del candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque.

Las únicas que delataban en los alrededores que había tal celebración eran las lujosas camionetas parqueadas en el costado norte del parque y varios seguidores ataviados de camisetas anaranjadas con el nombre de Duque en la espalda que recorrían los prados tratando de encontrar la tarima ubicada en el corazón del sitio. A lo lejos, la voz de Jorge Celedón despertaba la curiosidad de los demás visitantes del parque y obligaba a que familias enteras se asomaran a la mediatorta desde afuera, encima de un morro.

La multitud que ingresó a disfrutar de la música y esperar los discursos, sin embargo, estuvo lejos de completar el aforo de la plazoleta. Según el Instituto Distrital de Recreación y Deporte, esta puede alojar hasta 60.000 asistentes. Pero el cierre de Duque no los completó ni trayendo gente de diferentes localidades y municipios vecinos de la capital.

Una de estas personas fue José Luis Mayorga, un campesino retirado de 90 años sin pensión. Él llegó desde Suba con ruana y sombrero y en compañía de su hija, porque quiere que Duque y su fórmula vicepresidencial, Marta Lucía Ramírez, “sean los que reinen contra la corrupción”.

Sobre las 2:30 de la tarde se agolpaban junto al escenario algunos seguidores de los aspirantes. Eran, ante todo, admiradores del expresidente y senador Álvaro Uribe, el fundador del Centro Democrático. El incipiente público respondía a las peticiones del presentador que pedía “histerias” por el candidato presidencial, pero la gritería más espontánea de las primeras horas se dio cuando el locutor preguntó por la gente “que lleva en el corazón” al exmandatario “que las tiene bien puestas”.

Media hora después, la composición del público se transformó drásticamente con la llegada de los buses del partido cristiano MIRA. Una marea azul cubrió casi la mitad del espacio con banderas, camisetas y chaquetas. El uniforme miraísta hizo quedar como una minoría al sombrero aguadeño con el que se asocia a Uribe (que un vendedor ambulante ofrecía allí mismo) e incluso a las bombas naranjas y blancas oficiales de la campaña. Y ni qué decir de las máscaras de cartón con la cara de Duque, que fueron llamativas pero escasas.

María Fernanda, una joven de 22 años que viajó dos horas y media con parte de su familia desde Pacho (Cundinamarca) hasta El Tunal, dijo que su propósito principal era “apoyar al senador Carlos Alberto Baena, presidente del partido político”. En cambio, sobre las propuestas del presidenciable sabía poco más allá de su defensa de la libertad de cultos y señaló, por ejemplo, que no tenía permitido pronunciarse como militante sobre el matrimonio para las parejas homosexuales.

Foto: Twitter @IvanDuque

El peso del MIRA en el público fue determinante al final de la tarde, cuando por fin llegaron los discursos políticos. Los mayores vítores en la intervención de Ramírez se dieron cuando mencionó a ese partido. A su turno, Uribe los puso de primeros en los agradecimientos con idéntico resultado, a pesar de que entre los dos nombraron también a otros aliados de peso como el expresidente Andrés Pastrana, el exprocurador Alejandro Ordóñez, la exfiscal Viviane Morales y hasta el exvicepresidente Angelino Garzón como “representante de la izquierda democrática”.

El expresidente senador y su pupilo candidato tocaron casi los mismos temas. Uribe citó a los expresidentes Laureano Gómez y Darío Echandía y enfatizó en las comparaciones entre Colombia y Venezuela. Duque, por su parte, recordó al caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán y el pacifista indio Mahatma Gandhi. Eso sí, el exmandatario cerró su participación dejando claro que su elegido “en lugar de ser un pelietas como yo, es un gran pedagogo, un gran líder”.

Ambos insistieron en referirse (sin nombrarlo) a su contendor de la coalición Colombia Humana, Gustavo Petro, como un discípulo de Hugo Chávez, expropiador y promotor del “odio de clases”. También criticaron el Acuerdo de Paz con base en los asesinatos cometidos por las disidencias de las Farc y la posible reincidencia en narcotráfico del exjefe guerrillero ‘Jesús Santrich’ (que ellos dan por hecha sin que esté probada judicialmente).

 

 

Juntos prometieron la prohibición de la dosis mínima y Duque explicó que sus cambios de posición a este tema como una “tergiversación” de su propuesta. Los dos tocaron la agenda agraria, con énfasis en la amnistía para campesinos reportados en las centrales de riesgo, y reservaron breves menciones a la bandera de la economía creativa que caracteriza al exsenador. Pero sobre todo, repitieron hasta la afonía que su eventual gobierno bajaría impuestos y subiría salarios, afirmación que tuvo especial acogida en la audiencia.

Una vez el candidato terminó de hablar, los seguidores del MIRA empezaron a corear el nombre de Baena para que tomara la palabra. El senador se acercó al frente de la tarima y saludó con el brazo pero no tomó el micrófono. El disc jockey subió a la música para acallar la petición del público y el cantante Yeison Jiménez cerró la tarde con tres de sus éxitos del despecho. Pero la mayoría de los miraístas no se quedó a escucharlo sino que salió a buscar sus buses de regreso.

En la plazoleta quedaron solo los uribistas purasangre que estaban desde el principio y un grupo de artistas, casi todos músicos vallenatos, leyó un manifiesto de apoyo gremial a la candidatura. Mientras tanto un joven con camiseta de la campaña de Ordóñez recogía firmas a la salida para una campaña de solidaridad en favor del obispo de Hong Kong y otros católicos perseguidos por el comunismo en China.

Al final unas 20 personas, incluído un hombre con la bandera venezolana en la espalda, se quedaron esperando para ver pasar las camionetas de los políticos que se iban. Fueron los últimos en dejar el parque, casi al anochecer.

Este domingo se sabrá si los vecinos de El Tunal, ese parque donde Duque dijo haber pasado “momentos maravillosos”, finalmente acogieron su mensaje de cierre de campaña. La escasa y forzada asistencia podría vaticinar que no. Si todas las encuestas lo dan como el ganador de la contienda presidencial, debe ser porque sus seguidores están en otros lados, no en el sur de Bogotá.