Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 21 Abril 2020

Alcaldía de Bogotá no paga la atención de venezolanos sin plata del Gobierno, como dijo Claudia López

Por Laura Rodríguez Salamanca

La nación le transfiere recursos a la ciudad del Sistema General de Participación que, debido a la política de atención a la migración, forman parte del presupuesto para atender a esta población.

En la tarde del 2 de abril, después de haber sido criticada por exigir a Migración Colombia encargarse de la atención a la población venezolana en medio de la cuarentena por el nuevo coronavirus, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, publicó un video en la cuenta e Twitter de la Alcaldía de Bogotá para responder a la opinión pública.  

Su intervención, que duró un poco más de cuatro minutos, empezó así: “si de algo no se puede calificar a la Alcaldía de Bogotá es de xenófoba. Con los impuestos de los bogotanos, la Alcaldía de Bogotá paga, con cero pesos del Gobierno Nacional, cero, todo lo paga Bogotá. Pagamos el nacimiento de los niños venezolanos que nacen en Bogotá, el jardín y alimentación de los niños venezolanos que entran al jardín, el colegio”, dijo la mandataria local. 

Luego explicó: “lo único que hicimos fue pedir ayuda a ver si el Gobierno Nacional pone aunque sea un centavo para ayudarnos en este periodo de cuarentena, a poner más comida, además de la que ya pone Bogotá, y más apoyo para que no expulsen a esas familias de los arriendos en los que tienen”. 

Colombiacheck verificó la información y encontró que el discurso de Claudia López tiene un error en el estatus que otorga a los hijos de venezolanos nacidos en Colombia. Además, que su afirmación de que el Gobierno no aporta para la atención de la población venezolana es incorrecta.

Contactamos a la Consejería de Comunicaciones de la alcaldesa para saber las fuentes o datos en los que soportó su discurso. Su asesores nos respondieron por WhatsApp que los datos provenían de la Secretaría de Integración Social, que es la encargada de asesorar y gestionar la atención a población vulnerable. 

Esta entidad nos compartió cifras del número de atenciones que la Alcaldía ofreció a la población venezolana entre diciembre de 2018 y marzo de 2020. También cifras de inversión (entre enero y marzo de 2020) para la financiación de los servicios que ofrecen. Pero, cuando les pedimos los datos del origen de los recursos, nos respondieron que no contaban con información más profunda que la que nos habían compartido. 

Entonces buscamos en bases de datos públicas. Pero encontramos que la información que presenta la Alcaldía de Bogotá en su página web no explica más allá del presupuesto pendiente y ejecutado por sectores (salud, educación, integración, medioambiente, etc.) y por localidad. En ninguna parte especifica montos destinados a la población venezolana.

Presupuesto Alcadía de Bogotá

¿Por qué resultaban tan difíciles de rastrear los datos específicos? La respuesta la encontramos en la Gerencia de la Frontera con Venezuela de la Presidencia. Andrés Segura, asesor de comunicaciones de la entidad, nos explicó: “el rubro para venezolanos no existe porque la política que se diseñó para la atención a la migración en Colombia se hizo buscando integrar a la población venezolana, no segregarla. Eso significa que se decidió, por ejemplo, que el sistema de educación y de salud debía tener en cuenta a los venezolanos dentro de su presupuesto. Porque si se iba a tener como principio institucional no discriminar, ¿por qué se iban a llevar las cuentas discriminadas?

La política a la que se refiere Segura es el Conpes (Consejo Nacional de Política Económica y Social) 3950 ‘Estrategia para la atención de la migración desde Venezuela’. Este documento fue aprobado el 23 de noviembre de 2018 y dice: “el Plan de Acción y Seguimiento (PAS) de la presente política contiene un total de 68 acciones que se encuentran concertadas con las diferentes entidades participantes en esta, las cuales serán financiadas con el presupuesto de cada entidad de acuerdo al Marco Fiscal de Mediano Plazo vigente”. 

Todo lo anterior se traduce en que los fondos para atender a la población venezolana en Colombia, para decirlo coloquialmente, se juntan en el mismo monedero sin importar de dónde vengan; no en bolsillos separados. 

Con esa información, simplemente revisamos el Sistema de Información y Consulta de Distribuciones de Recursos Territoriales (SICODIS) [una plataforma de acceso público donde hay información sobre el Sistema General de Participación y el Sistema General de Regalías] para encontrar si efectivamente el Gobierno Nacional destina dineros a Bogotá. 

En los informes encontramos, por ejemplo que en 2018, Bogotá recibió del Gobierno Nacional más de un billón de pesos para educación, más de 529.000 millones de pesos para salud y más de 7.000 millones para alimentación escolar. Y en 2019, la ciudad recibió más de dos billones para educación, más de 620.000 millones para salud y más de 7.000 millones para alimentación escolar. Todos esos recursos, sumados a los impuestos de los bogotanos, según lo establecido por el Conpes 3950, debieron constituir el fondo para atender tanto a los colombianos como a los venezolanos. 

Además, Colombiacheck pidió su concepto a dos investigadores del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario. El politólogo e internacionalista Ronal Rodríguez nos dijo: “Hoy no se diferencia por nacionalidad a la población vulnerable en Colombia, sino que se atiende a la población vulnerable en general. Y aunque Bogotá tiene sus particularidades porque fue una de las primeras ciudades que permitió, por ejemplo, la matrícula de niños venezolanos, es muy arriesgado decir que son los bogotanos los que pagan esto, porque es muy difícil decir cuántas instituciones del Distrito, a cuántos venezolanos se les pagó educación y si esos recursos vinieron únicamente de Bogotá, porque hay muchos recursos que se mezclan, incluso con aportes privados”. 

Por su parte, la internacionalista María Clara Robayo, advirtió: “es importante entender que Bogotá se autogestiona financieramente e incluso dineros para desarrollo de Medellín u otros departamentos salen de Bogotá. Yo no dudo que lo que da el Distrito y lo que produce el Distrito, la mayoría pueda ser producido por Bogotá, pero tiene que haber dineros del Gobierno Nacional, el Gobierno Nacional tiene que pasar plata”. 

Así mismo, ambos investigadores encontraron un error en las declaraciones de López: los niños hijos de venezolanos que nacieron en Colombia, a partir del 19 de agosto de 2015, no son venezolanos, son colombianos. Entonces, todos los servicios que se les presten y todos los derechos que se les otorguen, son garantizados a un colombiano. 

De este modo, calificamos como falsa la afirmación de Claudia López de que la Alcaldía de Bogotá financia sin un solo peso del Gobierno Nacional servicios como el nacimiento de niños con padres venezolanos, su jardín, educación y salud.

 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 17 Junio 2020

Ojo: mezclar Suavitel, vinagre, Clorox y agua es peligroso para la salud

Por Laura Rodríguez Salamanca

En redes sociales se recomienda esta receta como desinfectante para inactivar al coronavirus. Pero, además de que funciona solo por uno de sus ingredientes, esta mezcla puede generar gases tóxicos.

A raíz del desabastecimiento de productos desinfectantes por la pandemia de COVID-19, en redes sociales (especialmente en México) se ha venido compartiendo una receta casera para preparar un desinfectante en atomizador.

La mezcla (para un litro) consiste en poner en un recipiente una tapa de Suavitel (suavizante para ropa). Luego agregarle una cucharada de vinagre blanco o de manzana, una tapa de Cloralex (o Clorox como se comercializa en Colombia el hipoclorito de sodio) y agua. 

“Sirve para desinfectar los muebles, ropa, para las personas que entran y salen de tu casa, todo lo que tu quieras desinfectar”, dice una de las usuarias que comparte esta recomendación en un video. 

Sin embargo, con ayuda de un par de profesionales, verificamos la receta y encontramos que, aunque sí inactiva al SARS-CoV-2, causante del COVID-19, esto es gracias a la actividad virucida de solo uno de sus componentes y, además, la mezcla puede ser peligrosa para la salud. 

Gonzalo Amézquita Cuéllar, químico farmacéutico con maestría en Ciencias y miembro del equipo de Cuestión de Dosis, un canal de YouTube sobre medicamentos, nos ayudó a revisar detalladamente la mezcla. Según su análisis, ésta tiene algunos componentes que no desinfectan y solo uno que tienen efecto virucida. 

Nos explicó, como también escribimos en un chequeo reciente, que el vinagre no tiene ninguna acción comprobada sobre el nuevo coronavirus. También que aunque “el Suavitel tiene ciertos tensoactivos, que son precisamente los que componen al jabón [que sí destruye al virus, como también dijimos en otro artículo], son diferentes porque no están diseñados para unirse a cosas grasas y eliminarlas como los del jabón, sino que neutralizan cargas y por eso dejan la ropa suave. Entonces no se esperaría que eliminen el virus”. 

Además, Amézquita hizo un análisis de la cantidad de hipoclorito de sodio de la mezcla. Este compuesto químico es uno de los que recomiendan tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) para inactivar al nuevo coronavirus, pues demostró ser efectivo para otros virus como el SARS-CoV-1

Para eso, hizo un paralelo del Cloralex [que aparece en varios de los vídeos] con un producto equivalente colombiano [Clorox], que tiene una concentración de 5,25% de hipoclorito de sodio. “Asumiendo un volumen de 50 mL en la tapa y luego llevándolo a un volumen de 1 litro (el total del desinfectante que se obtiene en la receta), se alcanza la concentración de 0,26% de hipoclorito de sodio. Dicha concentración, de acuerdo con un reporte del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, está por encima de la de soluciones que ya se han demostrado efectivas contra virus análogos al que produce el COVID-19”, explicó. 

En resumen, la receta si tendría la cantidad de Clorox necesaria para hacer las desinfeccion y, de hecho, no se necesitaría -ni se esperaría- un valor agregado con la adición del vinagre o del Suavitel. 

Pero hay que anotar algo más, además de pudiera ser efectiva para el coronavirus [de nuevo, solo por la acción del hipoclorito], la combinación que se propone en esta receta puede ser peligrosa. 

En palabras de Luis Chávez Duque, ingeniero químico de la Universidad de La Sabana, “el hipoclorito de sodio es muy volátil al contacto con otras sustancias y al mezclarlo con vinagre puede descomponerse y generar gases de cloro que afectan al sistema respiratorio. Provocan tos, ardor en las vías respiratorias y dolor pectoral, por ejemplo. Esto es peligroso y puede afectar a muchas personas si la mezcla es muy volátil o si la concentración de cloro que está usando es muy alta” 

Amezquita lo expresó en estas palabras: “adicionar un ácido débil como es el ácido acético (vinagre) al hipoclorito de sodio es un abordaje que se usa para incrementar la capacidad bactericida de las mezclas, pero produce ácido hipocloroso. Este último ácido es inestable y puede producir gas cloro, que siempre sale en televisión como un gas verdoso. Es bastante tóxico e irritante. Ahora, qué tanto se produzca y qué tan terrible puede ser depende de qué tanto vinagre y Clorox se pongan en la mezcla final”. 

En ese sentido, no es recomendable recurrir a esta receta porque en casa generalmente no se tienen ni el conocimiento para determinar la concentración de los componentes ni los elementos de protección necesarios en caso de que se produzcan los gases. 

Además, como nos dijeron las dos fuentes que consultamos, no es adecuado usar la mezcla del modo en que se recomienda en redes sociales  porque el hipoclorito puede dañar la ropa o los muebles de tela y puede maltratar la piel. “De hecho, la EPA dice que el hipoclorito debe aplicarse de forma uniforme en superficies duras, no en la ropa ni en la piel porque son porosas. Entonces no serviría para desinfectarlas. Solo serviría para muebles”, agregó Chávez. 

Así las cosas, calificamos como falsas (y peligrosas) las publicaciones que recomiendan combinar Suavitel, vinagre, Clorox y agua para desinfectar la piel, muebles y superficies e inactivar al nuevo coronavirus.  

“No es necesario pasar por el riesgo de producir un gas tóxico cuando ya se sabe, de acuerdo con la OMS, que alcohol al 70 por ciento de concentración, el hipoclorito de sodio por sí mismo, y el jabón son las mejores alternativas de desinfección contra el SARS-CoV-2”, concluye Amezquita.