Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Miércoles, 24 Junio 2020

Alcaldía de Pereira sí aplicó aislamiento obligatorio antes que el Gobierno Nacional y sí pagó facturas de servicio público

Por Laura Castaño Giraldo

La medida de aislamiento municipal comenzó cinco días antes que la nacional y la Alcaldía cubrió con utilidades de empresas públicas los gastos de agua, energía, alumbrado público y aseo

El 22 de mayo, el alcalde de Pereira Carlos Maya publicó en su cuenta de Twitter un trino en el que afirmó que en la ciudad aplicaron el aislamiento antes que el Gobierno Nacional, que entregaban las mejores ayudas sociales del país y que eran los únicos que le pagaban las facturas a los estratos 1, 2 y 3, refiriéndose a las circunstancias relacionadas con la crisis del COVID-19. 

Trino de alcalde de Pereira

Seleccionamos esas tres afirmaciones para este chequeo y nuestro primer paso en la verificación fue comunicarnos con la prensa de la Alcaldía de Pereira para hacer unas aclaraciones. Queríamos saber qué quería decir el alcalde con las “mejores ayudas sociales del país” y si se refería a que son los únicos que pagan las facturas a los estratos 1, 2 y 3 en todo el país o solo entre los municipios de Risaralda. 

Ante nuestra solicitud, prometieron darnos más información, pero esta nunca llegó, a pesar de nuestra insistencia. Sin la aclaración de la Alcaldía, la entrega de las “mejores ayudas sociales del país” se vuelve inchequeable, así que solo nos hicimos cargo de las otras dos afirmaciones, que verificaremos a continuación en un chequeo múltiple.

1. “Aplicamos aislamiento antes que el Gob Nal”

VERDADERO

El Gobierno Nacional emitió el decreto 457 del 22 de marzo de 2020, con el cual ordenó el “aislamiento preventivo obligatorio de todas las personas habitantes de la República de Colombia, a partir de las cero horas (00:00 a.m.) del día 25 de marzo de 2020, hasta las cero horas (00:00 a.m.) del día 13 de abril de 2020, en el marco de la emergencia sanitaria por causa del Coronavirus COVID-19”. 

Tres días antes, la Alcaldía de Pereira, a través del decreto 382 del 19 de marzo de 2020, había emitido una medida temporal de aislamiento obligatorio, que rigió desde el viernes 20 de marzo a las 23:59 hasta el lunes 23 de marzo a las 23:59, con algunas excepciones. 

Esta medida se aprobó luego de una previa coordinación del alcalde de Pereira con el Ministerio del Interior y con la fuerza pública. Pero cabe precisar que esto no solo se dio en Pereira, sino en otras ciudades y departamentos como Bogotá, Cundinamarca y Santander, entre otros. 

Tras conocer el anuncio de la Presidencia sobre la orden de aislamiento nacional, el alcalde Maya publicó en su cuenta de Twitter que, siguiendo el ejemplo de Bogotá, había tomado la decisión de extender el horario del simulacro de aislamiento preventivo para “para empatar con el toque de queda nacional”. Es decir, la restricción iría derecho desde el 20 de marzo hasta el 13 de abril. 

Trino 2 del alcalde de Pereira

 

Con esto confirmamos que es verdadero que Pereira aplicó la medida de aislamiento obligatorio antes de que el Gobierno Nacional lo hiciera en todo el país. 

2. “Somos los únicos que pagamos las facturas a los estratos 1, 2 y 3”

VERDADERO PERO

La Alcaldía de Pereira sacó el Plan 3, 2, 1, 0, con el cual los servicios de agua, energía, aseo y alumbrado público tendrían un costo de 0 pesos, durante dos meses, para los hogares de estratos 1, 2 y 3 del municipio. Así lo dieron a conocer las empresas encargadas de proveerlos.

Energía de Pereira, por ejemplo, sacó un comunicado de prensa en el que explicó que se suscribió un convenio con la Alcaldía para que, durante los meses de abril y mayo, los beneficiarios de los estratos 1, 2 y 3 recibieran sus facturas de energía y alumbrado público con el concepto “Valor Pagado Gobierno de la Ciudad” y no tuvieran que dar ningún dinero por ello. 

Por otro lado, Aguas y Aguas de Pereira hizo un ABC para explicar el funcionamiento de este alivio económico. Allí confirma que en “las facturas del servicio de agua de los predios estratos 1, 2 y 3 que NO tengan otros cobros asociados en ella, aparecerá un sello en color rojo, el cual reafirmará la aplicación de la medida y el saldo a pagar será por $0 pesos”, durante abril y mayo. 

Finalmente, la Empresa de Aseo de Pereira confirmó por medio de una publicación en Facebook su adhesión al Plan 3, 2, 1, 0 bajo las mismas condiciones que las demás. 

Esta medida, encabezada por la alcaldía del municipio, generó un par de dudas relacionadas con la gratuidad y la legalidad.

Según la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, el numeral 99.9 del artículo 99 de la Ley 142 de 1994 dice que “en consecuencia y con el fin de cumplir cabalmente con los principios de solidaridad y redistribución no existirá exoneración en el pago de los servicios de que trata esta Ley para ninguna persona natural o jurídica” . Eso se sustenta en el artículo 367 de la Constitución, mencionado en la Sentencia C-041 de 2003, que dice que “el concepto de gratuidad de los servicios públicos ha sido abandonado en la Constitución Política de 1991 (art. 367) y ha surgido, en cabeza de los particulares, la obligación de contribuir en el financiamiento de los gastos en que incurra el prestador del servicio dentro de los criterios de justicia y equidad (arts. 95, 367, 368 y 369 C.P.)".

Para aclarar esto, el alcalde Carlos Maya dijo en una entrevista en W Radio que la medida no se trataba de una exoneración del pago de las facturas, como lo había propuesto la alcaldesa Claudia López en Bogotá, porque “la Alcaldía de Pereira, con sus propios recursos, va a sufragar esos servicios públicos” a través de las “utilidades de las empresas”. Es decir, los servicios no terminan siendo gratuitos. Sí se pagan, pero no de bolsillo de las personas, sino de empresas como Aguas y Aguas y Energía de Pereira. 

Aquí algunas pruebas de las facturas pagas publicadas por usuarios de Twitter:

Imagen 1

Imagen 2

Con esto determinamos que sí es cierto que la Alcaldía de Pereira asumió el costo de las facturas de agua, energía, aseo y alumbrado público de los estratos 1 y 2 durante los meses de abril y mayo. Sin embargo, aún nos queda por revisar si Pereira, efectivamente es el único municipio que adoptó esa medida, como lo afirma el alcalde. 

Encontramos que la Alcaldía de Facatativá (Cundinamarca) asumió los costos de las facturas de acueducto y alcantarillado de los hogares de estrato 1, 2 y 3, correspondientes a marzo y abril del presente año. Pero no cubrió los gastos de energía y aseo. 

Hicimos una búsqueda avanzada en Google para ver si había otra administración municipal que se hubiera hecho responsable de los costos de los cuatro servicios que incluyó la Alcaldía de Pereira en su Plan 3, 2, 1, 0, pero no obtuvimos resultados. Tan solo dimos con un par de casos similares a los de Facatativá, como el de Mosquera, Cundinamarca. 

A raíz de este panorama, le damos la calificación de verdadero, pero a la afirmación del alcalde. Sí es cierto que la Alcaldía de Pereira pagó las facturas de servicios públicos (agua, energía, alumbrado público y aseo) de los hogares estrato 1, 2 y 3. De todos modos hay que tener en cuenta que si bien no encontramos otro municipio en el país que haya hecho exactamente lo mismo, sí hay algunos que cubrieron, por ejemplo, los gastos de acueducto y alcantarillado. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 23 Julio 2020

No, no se debe echar cloro, lejía ni ningún corrosivo por el inodoro para evitar la expansión del coronavirus

Por Maldita Ciencia

No sirve de nada y es peligroso para el medio ambiente.

Este artículo fue publicado originalmente por Maldita Ciencia de Maldita.es el 13 de julio de 2020. Este contenido es reproducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

Nos habéis hecho llegar un mensaje que está circulando en cadenas de WhatsApp en el que se pide añadir una cucharada de cloro a cada desagüe de los inodoros, lavabos, bañeras, duchas, lavavajillas. Este mensaje es muy parecido a otro del cual ya hablamos sobre la lejía. Echar sustancias como la lejía, que contiene cloro, por los desagües es un “atentado medioambiental”, como dice la Sociedad Española de Microbiología. Además, el agua que llega a los hogares ya ha pasado por tratamientos que eliminan o inactivan el virus. Os explicamos que sabemos.

Chequeo Maldita

El cloro es la base de la lejía y echarla por el inodoro es un “atentado medioambiental”

El elemento cloro es la base de los blanqueadores más utilizados, por ejemplo, la solución de hipoclorito de sodio, que es lo que llamamos normalmente “lejía”.

Ya explicamos que la lejía ha demostrado ser un producto efectivo para desinfectar las superficies en las que pueda haber coronavirus u otros microorganismos. Aquí os explicamos la forma de hacerlo. “Si se quiere desinfectar el inodoro, se puede echar media taza pequeña al agua y dejar actuar media hora. De hecho, es aconsejable este tipo de higiene en domicilios donde viven enfermos diagnosticados”, señalaba la Sociedad Española de Microbiología a Maldita Ciencia.

Sin embargo, una cosa es desinfectar el inodoro cuando sea necesario y otra echar una taza de lejía concentrada por el lavabo, la bañera, la ducha, el fregadero, el inodoro o hasta el lavavajillas, cada vez que se usan, como pide el mensaje. La Sociedad Española de Microbiología lo califica como “un atentado medioambiental”. La lejía sin diluir es muy agresiva y debe diluirse en agua para su uso.

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) explica que la lejía o hipoclorito de sodio tiene efectos muy tóxicos y duraderos para los organismos acuáticos

El virus se multiplica en el interior de un organismo huésped, no en las aguas residuales

El maldito químico Franco Vairoletti, que nos ha prestado sus superpoderes, señala que “el mensaje es muy similar al de la lejía”. Y precisa: “En este se habla del cloro. Seguramente el mensaje se refiera a desinfectantes que funcionan liberando cloro activo en solución. Estos desinfectantes son los que se conocen generalmente como lejía, lavandina, solución de cloro, etc. y su ingrediente activo suele ser el hipoclorito de sodio, aunque existen otros compuestos de cloro que pueden cumplir la misma función”.

Por lo tanto, añade: “Cuando el mensaje se refiere a ‘agregar una cucharada de cloro’ se refiere a alguno de estos productos, así que solo sería un cambio de nombre, en lo demás el mensaje es idéntico. Es común que en algunos países se denomine como ‘cloro’ a las soluciones mencionadas. El mensaje no puede estar refiriéndose al cloro como tal (es decir, a la molécula de Cl2) porque esta molécula es un gas, muy peligroso por su toxicidad, por ser corrosivo e irritante”.

Por su parte, Carlos Gutiérrez Jiménez, maldito que trabaja en una depuradora de aguas residuales, coincide en que los consejos dados para el uso de la lejía por los desagües servirían para el cloro "puesto que es el mismo compuesto, con la salvedad de que en el caso del cloro es más peligroso y nocivo para el medio porque su concentración es más pura”. Y añade que no es habitual encontrar cloro (hipoclorito sódico) en las tiendas o en el circuito habitual de los consumidores.

Con respeto a la peligrosidad de echar lejía por nuestros desagües para supuestamente desinfectarlas, “todo lo que venga después de la premisa falsa ‘el virus está creciendo y multiplicándose en las aguas residuales’ puede ser descartado directamente”, según nos explica el también maldito Joaquín Ruiz, biólogo especialista en genética, microbiología y virología, que también nos ha prestado sus superpoderes.

Un virus solo se multiplica en el interior de su organismo huésped. Sin él, es una partícula inerte, como un granito de arena en versión muchísimo más pequeña. ¿A alguien se le ocurriría pensar que la arena se reproduce sola?", dice.

Y añade que los elementos a tratar para eliminar el virus son personas y superficies de contacto. En conclusión, “tratar aguas fecales o residuales es como tratar el techo de una habitación: ¿puede haber virus? Sí. ¿Tenemos probabilidades de entrar en contacto con él? Cero, o muy pocas”, afirma. 

No hay evidencias de que las trazas halladas en aguas residuales tengan capacidad infectiva

El mensaje difundido en WhatsApp indica que “las autoridades holandesas han descubierto que el virus está creciendo y multiplicándose en el sistema de aguas residuales”. 

Gertjan Medema, del instituto de investigación del agua KWR, ha analizado con su equipo las aguas residuales de los Países Bajos. Según indicaba a Maldita Ciencia, el mensaje difundido referido a la lejía “no tiene sentido”. Si bien es cierto que su equipo ha encontrado trazas del SARS-CoV-2 en aguas residuales de este país, a día de hoy no hay evidencias de que el virus pueda crecer ni multiplicarse en el agua. “Solo puede multiplicarse en nuestras células”, explica Medema. 

Tampoco se ha demostrado que las trazas encontradas tengan capacidad infectiva: “Hemos encontrado el ARN del virus en las aguas residuales, pero no el virus infeccioso. Incluso en las heces de personas con COVID-19 es casi imposible encontrar virus infecciosos”. E insiste en que “en ninguno de los países que sufren la pandemia hay una señal de que las personas (incluidos los trabajadores de alcantarillado) se contagien a través de la exposición a las aguas residuales”.

Tal y como explica a Maldita Ciencia de Víctor Jiménez Cid, catedrático del departamento de Microbiología y Parasitología en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Microbiología, “el virus se multiplica en la mucosa del intestino y por tanto se detecta en buena cantidad en heces y acabará en las aguas residuales, pero la transmisión fecal no está demostrada como una vía importante en la epidemia de COVID-19 u otros coronavirus”, dice. Y recuerda que “la respiratoria es la predominante. En las aguas residuales se puede detectar virus, pero sobre todo sus restos (RNA de virus inactivado, no infeccioso), y eso es lo que se ha propuesto como un método sensible para detectar precozmente la presencia del virus en una comunidad. Es improbable que se elimine una dosis infectiva importante en heces porque el virus es muy sensible a las sales biliares, producidos durante la digestión, por lo que no es probable que se eliminen por heces muchos virus infectivos”.

El texto también indica que “incluso las personas que estaban confinadas en sus casas cogieron el virus”. Como ya os contamos aquí, el agua que llega a los hogares pasa antes pasa por un proceso de potabilización que elimina o inactiva el virus, según los CDC.

Además, añade Jiménez, “el agua que consumimos ya viene clorada por el sistema de abastecimiento, salvo en zonas rurales remotas, donde se suele advertir que el agua no está tratada. El agua del grifo, y por ende, de inodoros, lavabos, bañeras, duchas, lavavajillas ya tiene una dosis de cloro que garantiza su calidad microbiológica, a dosis que matan los virus patógenos, coronavirus incluido”, como viene explicado en este documento, insiste.

Para redactar este artículo, nos han ayudado los malditos Franco Vairoletti, químico, Joaquín Ruíz, biólogo especialista en genética, microbiología y virología, y Carlos Gutiérrez Jiménez, que trabaja en una depuradora de aguas residuales.