Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 09 Junio 2020

Antecedentes de Floyd son ciertos, pero había rehecho su vida hacía años

Por José Felipe Sarmiento

Los registros criminales del afroamericano asfixiado por un policía en Minneapolis son viejos y de Texas. No eran conocidos por sus atacantes, así que no explican la violencia de la que fue víctima.

Una captura de pantalla que circula por redes sociales muestra una tabla con los antecedentes judiciales de George Floyd, el ciudadano afroestadounidense al que el policía Derek Chauvin asfixió el pasado 25 de mayo en Minneapolis, Estados Unidos, al arrodillarse sobre su cuello durante 8 minutos y 46 segundos tras arrestarlo por haber pagado unos cigarrillos en una tienda con un billete de 20 dólares supuestamente falso.

En Colombia, la imagen ha sido compartida por personas con miles de seguidores, pues el caso se convirtió en noticia internacional porque quedó registrado en videos virales que desencadenaron protestas masivas de la comunidad afro contra el racismo y los abusos policiales en el país norteamericano. El actor y cantante Jorge Cárdenas, por ejemplo, dijo en Twitter que el difunto “tampoco era ningún angelito”.

Trino de Jorge Cárdenas sobre antecedentes de George Floyd

El pantallazo es ‘verdadero pero…’ porque los antecedentes que presenta son reales. Sin embargo, estos no tienen nada que ver con las acciones de los oficiales que le causaron la muerte a Floyd. Ellos ni siquiera tenían acceso a estos archivos porque son de otra jurisdicción, de modo que su contenido no explica la violencia con la que actuaron contra el hombre después de haberlo esposado.

En cambio, los agentes implicados sí tienen un historial de abusos similares a este.

Una investigación del diario The New York Times reveló que hubo 17 quejas contra Chauvin en sus 19 años de carrera en la institución, que terminaron cuando fue despedido por este caso, y su nombre apareció en una demanda por brutalidad policial. Uno de sus ahora excompañeros, Tou Thao, también fue denunciado seis veces, incluyendo una demanda por una golpiza que le dio a un joven afro detenido mientras caminaba por la calle con su novia.

Además, el exagente Thomas Lane, que llevaba apenas cuatro días en el cuerpo de policía, fue condenado en 2002 por daño criminal a propiedad y obstrucción a proceso legal, por lo que estuvo un año en libertad condicional con trabajo comunitario. Ahora, Chauvin enfrenta un proceso judicial por homicidio en segundo grado y los otros tres, por instigación y colaboración en ese crimen.

Volviendo a la tabla que apareció en redes sociales, la imagen fue tomada de un artículo que el periódico británico Daily Mail publicó el 28 de mayo. El título de la nota es “Un nuevo comienzo se convierte en un final trágico para George Floyd, quien se mudó a Minneapolis resuelto a cambiar su vida tras salir de prisión en Texas”.

Los datos personales coinciden con los que han aparecido en otros medios de comunicación. En particular, la revista Texas Monthly, que sacó un reportaje sobre su juventud como estudiante de la preparatoria Yates, jugador de baloncesto y rapero. El músico y periodista Michael Hall recordó allí que “George Perry Floyd nació en octubre de 1973 en Carolina del Norte, pero su mamá se mudó pronto a Houston con él y sus hermanos”.

Con esta información, Colombiacheck replicó la búsqueda de Daily Mail el portal de la Oficina de la Secretaría Distrital del Condado de Harris, Texas, donde queda Houston. Así confirmó que la vida de ‘Big Floyd’, como era conocido, empezó a cambiar a finales de los 90. En ese entonces ya tenía un hijo, Quincy Mason Floyd. Pero el joven padre “se metió en problemas”, le contó su amiga de infancia Mesha Hawkins a Hall.

Antecedentes criminales de George Floyd en el condado Harris, TX

En octubre de 1997, el entonces joven de 24 años fue sentenciado a seis meses de prisión tras declararse culpable por fabricación y distribución de menos de un gramo de alguna droga de primera categoría en la clasificación estadounidense. En ese grupo están las que no tienen propósitos medicinales y sí alto riesgo de abuso, como la cocaína, la heroína o las metanfetaminas.

No pasó mucho tiempo antes de que se viera implicado en otro delito. En agosto de 1998, participó en un robo en el que amenazó a un hombre con un arma de fuego, por lo que también confesó y fue condenado a 10 meses de cárcel en febrero de 1999. Dos años más tarde, en septiembre de 2001, le dieron 15 días de prisión por no identificarse como fugitivo ante un oficial de policía que se lo pidió.

Dos semanas después de cumplir 29 años, Floyd volvió a enfrentar un proceso por drogas. Esta vez fue por posesión de menos de un gramo de cocaína, no hubo cargos por fabricación y distribución como la primera vez. Se declaró culpable en marzo de 2003 y pagó una pena de ocho meses. Casi al mismo tiempo, le impusieron 30 días cuando aceptó haber traspasado propiedad privada sin uso de la fuerza.

Otra acusación como distribuidor de drogas, de nuevo por menos de un gramo de alcaloide, le llegó al hombre un año más tarde. Tras negociar su colaboración con la justicia, le impusieron otros 10 meses de cárcel en julio de 2004. También recibió otra condena igual en septiembre de 2006 porque le habían encontrado más de 4 gramos de cocaína en diciembre de 2005.

El último caso y el más grave en el que se vio involucrado fue un robo a una residencia en agosto de 2007. Para entrar a la casa, donde estaba una pareja con su hija de un año, él amenazó con una pistola a la madre, quien le abrió la puerta a un cómplice que se había hecho pasar por trabajador del acueducto. Con el uso del arma como agravante del delito, Floyd se declaró culpable y fue condenado a cinco años de cárcel en abril de 2009.

A pesar de esos registros, el Daily Mail aclaró en su artículo que “ninguno de los oficiales [que lo atacaron en Minneapolis] pudo tener conocimiento de la historia criminal de Floyd, que ya tenía más de una década de antigüedad en el momento del arresto”. El padre de familia se había mudado a esta ciudad de Minnesota en 2014, poco después del nacimiento de su hija, Gianna, para buscar un mejor futuro. “Trabajaba como guardia de seguridad en un restaurante local, dejando atrás su pasado en el área de Houston”, destacó el diario.

En el condado de Hennepin, donde queda Minneapolis, sus únicos antecedentes eran dos sanciones por manejar sin licencia de conducción en agosto de 2017 y abril de 2018 (solo desde 2014, Lane, uno de los expolicías, registra tres sanciones de tránsito en la misma base de datos). Así que estaba alejado del crimen y tenía un trabajo como cualquier ciudadano en la ciudad donde había rehecho su vida, hasta que llegó la cuarentena por la pandemia de COVID-19.

Antecedentes de George Floyd en el condado Hennepin, MNAntecedentes de Thomas K. Lane en el condado Hennepin, MN

Su último jefe, el dueño del restaurante donde hacía de guardia, Jovanni Tunstrom, dijo para un informe de la agencia AP que “tenía buena actitud”. También había trabajado en la seguridad de una tienda de la organización cristiana Ejército de Salvación y como conductor de un camión. Floyd “estaba feliz con el cambio que estaba haciendo”, les dijo Christopher Harris, otro amigo suyo de toda la vida, a los periodistas.

Es cierto que el difunto padre de familia afroamericano tenía un historial criminal de drogas y robos. No obstante, su vida ya era muy distinta. Habían pasado 13 años desde su último delito y seis desde que salió de la cárcel. Incluso había cambiado de ciudad para construir una vida diferente. Lo estaba logrando, hasta que Chauvin, un oficial blanco que desconocía su pasado y tenía antecedentes de abuso policial, le aprisionó el cuello contra el suelo con su rodilla por casi nueve minutos, al punto no le permitió respirar más.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 04 Abril 2018

La ‘peñalosada’ de Iván Duque con la Universidad de Harvard

Por José Felipe Sarmiento Abella

Por varios meses el candidato del Centro Democrático se jactaba de haber hecho varias especializaciones, una de ellas en Negociación de la prestigiosa institución. Todo resultó falso.

Horas previas al debate en Teleantioquia, circuló por las redes sociales la foto de una carta que le había dirigido la prestigiosa Universidad de Harvard al estudiante de doctorado en finanzas de la Universidad de Chicago, Alejandro Hoyos, en la que le aclaraba que el aspirante a la presidencia por el Centro Democrático, Iván Duque, había completado dos cursos, uno de cinco días en 2004 (sobre capital privado y de riesgo) y otro de seis días en 2008 (de negociaciones estratégicas). Cursos, no especializaciones como el candidato y su equipo han promovido a lo largo de su campaña presidencial.

Esta carta de Harvard hizo que muy rápidamente los administradores de la página web de Duque eliminaran la frase en la que el candidato presidencial aseguraba que había hecho "varias especializaciones, entre ellas una en negociación en la Universidad de Harvard".

El caso recuerda el famoso episodio de la hoja de vida del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien durante años se presentó como doctorado en Administración Pública, aunque en realidad nunca cursó ese posgrado.

Si bien los requisitos para aspirar a la presidencia no incluyen títulos de especializaciones o doctorados, llama la atención que este candidato haya maquillado su hoja de vida con títulos que no ha cursado.

Hoyos, quien ha trabajado con el Banco Mundial y el Interamericano de Desarrollo (BID), ventiló el caso por su cuenta de Twitter y ha logrado que la campaña empiece a desmontar la frase que le alude las especializaciones a Duque. En el BID fue donde Duque hizo gran parte de su carrera. Su último cargo allí fue como jefe de la División de Cultura, Creatividad y Solidaridad, antes de llegar al Senado de la mano del expresidente Álvaro Uribe en 2014.

 

 

“Soy economista, trabajé en el Banco Mundial en Washington y en el BID en Bogotá y conozco a muchos que trabajaron en el BID. (...) Sabía que muchos de los logros que él se acreditaba no eran ciertos”, le explicó el denunciante a Colombiacheck. Entonces le envió un mensaje a la Universidad de Harvard para que le confirmaran qué estudios había hecho en esa reputada institución el candidato que hoy lidera la intención de voto a la Presidencia.

Hoyos, además de demostrar que Duque hizo esos cursos cortos, también encontró que el político fue admitido en el programa de Gerencia Financiera Pública en un Mundo Cambiante, pero se retiró sin terminarlo.

 

 

Colombiacheck hizo su propia revisión de diferentes perfiles del candidato y encontró el mismo texto -que ya fue corregido- que Hoyos en la página. La afirmación de la supuesta especialización también aparece en un video que acompañaba esa biografía y en la descripción de otra pieza de campaña disponible en YouTube.

Ver descripción del otro video: https://www.youtube.com/watch?v=pmzb--dAHqg.

Incluso Wikipedia contenía esa información hasta el 4 de abril en la tarde y citaba como fuente el sitio oficial de Duque.

Es más, en la presentación de Duque para el debate presidencial del pasado martes, organizado por la revista Semana y el canal regional antioqueño, también se mencionó el título de Harvard. Notas de prensa y columnas de opinión en medios nacionales e internacionales alcanzaron a replicar la información. Entre estos, el New York Times de Estados Unidos, Cambio 16 de España, El Colombiano, El Heraldo, La Opinión y Kienyke.

No obstante, en otros espacios sí se habla de su paso por las aulas de Harvard como “estudios ejecutivos”, “cursos” u otros términos menos específicos. Es el caso de los perfiles de Duque en LinkedIn y Congreso Visible, así como su folleto oficial de propuestas de campaña.

Intentamos obtener una respuesta de la campaña sobre el tema pero no nos dieron una oficial. Nos enviaron un mensaje por WhatsApp con la biografía correcta del candidato y negaron que la página mencionara especializaciones.

 

Actualización

Después de publicada esta nota, la Universidad de Harvard aclaró que Duque sí terminó en 2005 un tercer curso, de 13 días, sobre Instituciones Financieras para el Desarrollo de la Empresa Privada que aparece en su perfil de LinkedIn. No obstante, esto tampoco configura una especialización en esa institución, por lo que nuestra calificación se mantiene en que la frase de su campaña que lo presentaba con ese título es falsa.