Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 07 Marzo 2022

Bolívar desinforma sobre la densidad de Tumaco mientras le achaca “todos los males de la Nación”

Por José Felipe Sarmiento

El senador, cabeza de lista del Pacto Histórico, publicó un trino en el que afirmó falsamente que el distrito es una de las ciudades más densas del país.

“Miren la densidad de Tumaco. De las más altas de Colombia. Caldo de cultivo para todos los males de la nación”, dice un trino que el senador Gustavo Bolívar publicó el 17 de febrero de 2021, acompañado con un video en el que se ve una toma panorámica del distrito hecha desde una aeronave.

El congresista aspira a la reelección y lo hace como cabeza de lista de la coalición Pacto Histórico para los comicios legislativos del 13 de marzo. La etiqueta #PetroEsPacífico que lleva el mensaje hace referencia a su colega y candidato presidencial de Colombia Humana y la Unión Patriótica dentro de la misma alianza, Gustavo Petro, con quien iba de viaje al puerto como parte de la campaña.

Algunas personas en sus respuestas calificaron el mensaje como estigmatizante, aporofóbico y racista frente a los problemas de la ciudad (1, 2), donde el 89% de la población es negra o afro y el 54% está en pobreza multidimensional, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Otras señalaron un posible error en el dato: “No tienes idea sobre densidad poblacional, ¿cierto, Gustavo?”, le cuestionó la historiadora Paula Castañeda.

Así que Colombiacheck decidió verificar la afirmación de Bolívar, que resultó ser falsa. En comparación con otras ciudades del país, Tumaco es una de las menos densas tanto en general como en su zona urbana, o sea que tiene menos población por unidad de superficie que la mayoría. La densidad se calcula al dividir el número de habitantes entre los kilómetros cuadrados o cualquier otra medida de área.

El puerto tiene 86.802 personas en su cabecera y 257.326 en total, de acuerdo con las proyecciones de población del DANE para 2022. Con una extensión calculada por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) de 3.857 km2, de los cuales hay 13,8 km2 urbanos, se obtiene una densidad general de 66,71 hab/km2 y de 6.284 hab/km2 en el área urbana.

“La ciudad, por definición, es densidad de población”, dice el arquitecto Fernando Viviescas Monsalve, profesor vinculado al Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional. El docente explica que “la densificación se va dando porque la población crece a un ritmo mayor del que puede crecer la construcción en la cual está la ciudad, la gente va quedando más junta, incluso el sentido de lo urbano tiene que ver con eso”.

Esto marca la diferencia con la vida “rural, campesina y aldeana”, que se caracteriza más por la dispersión, según el experto. Por tanto, lo correcto en este caso es comparar a Tumaco, clasificado como una “ciudad emergente” en la misma base de datos del IGAC, con otras entidades territoriales que tienen una población de tamaño, por lo menos, cercano o superior.

Así, Colombiacheck contrastó su densidad con las de los otros 98 municipios y distritos que, según las mismas proyecciones, tienen al menos 50.000 habitantes en su cabecera. Las áreas también se tomaron del Codazzi, excepto en los casos de Chía, Cundinamarca; Medellín y Riohacha porque tenían inconsistencias muy grandes frente a otras fuentes.

Tumaco quedó en el puesto 89 por densidad urbana y 91 por la calculada con el área y la población total, a pesar de que es la número 64 en número de habitantes. O sea que al menos 25 lugares menos poblados son más densos, es decir, concentran más gente por kilómetro cuadrado.

En la densidad general, la ciudad con el mayor resultado fue Itagüí, Antioquia, con 17.167 hab/km2. Le siguieron de lejos Barranquilla (9.698 hab/km2) y Soledad (7.392 hab/km2), en Atlántico; Medellín (6.145 hab/km2) y Sabaneta, de nuevo en Antioquia (5.633 hab/km2).

Excluyendo de la lista a los entes territoriales con más de 300.000 habitantes, Tumaco quedó en el lugar 77 de 84. Itagüí conservó su lugar, seguido por Sabaneta y compartiendo el podio con Dosquebradas, Risaralda (3.293 hab/km2).

Al calcular el dato aproximado para el área urbana, el primer puesto fue para Soacha, Cundinamarca, con 35.404 hab/km2. Debajo quedaron un municipio antioqueño y otros tres cundinamarqueses en ese orden: Bello (28.136 hab/km2), Cajicá (27.418 hab/km2), Facatativá (27.159 hab/km2) y Chía (27.008 hab/km2).

Dejando solo las cabeceras con poblaciones más cercanas a la del puerto, entre 50.000 y 100.000 habitantes, Tumaco fue el número 37 de 42. Cajicá tomó la cabeza. El segundo lugar fue para Caldas, Antioquia, con 22.448 hab/km2 y el tercero para Villamaría, Caldas, con 17.750 hab/km2.

Esto demuestra que el puerto nariñense está lejos de ser una de las ciudades más densas del país. Colombiacheck intentó consultar a Bolívar sobre las bases de su afirmación por medio de su equipo de comunicaciones, pero su respuesta a las preguntas no ha llegado hasta el momento de publicar este chequeo.

Lo malo no es la densidad

Aunque el resto del trino, donde el senador dice que la densidad del puerto es “caldo de cultivo para todos los males de la nación” no es verificable porque es una expresión poco específica, sí admite un análisis como parte del contexto por la connotación negativa que le atribuye al dato.

Viviescas señaló que una de las razones por las que las personas se juntan en ciudades que se van densificando es porque facilita el acceso a bienes y servicios. “Para sostener la humanidad es muy importante aglomerarla. Es mucho más fácil llevarles el agua a los 86.000 habitantes del casco urbano de Tumaco que estar buscándolas por todo el campo”, ejemplifica.

El urbanista también recuerda que la construcción física de las ciudades colombianas “se la debemos básicamente a la gente, sobre todo los sectores más populares, menos ricos, los más pobres, que en las condiciones más deplorables han tenido que construirlas”. Entonces, agrega, “el problema no es que vivan juntos, el problema es que lo hagan en esas condiciones económicas y sociales porque el Estado no atiende los requerimientos que la gente tiene”.

De hecho, las poblaciones más densas tienen, por ejemplo, indicadores de pobreza muy inferiores a los de Tumaco. Frente al 54% ya citado de pobreza multidimensional en el puerto, el mismo DANE registra 14% para Soacha, 6,8% para Cajicá y 11% para Itagüí, por poner como ejemplos a las ciudades que ocuparon el primer lugar en las diferentes formas de comparación que usó Colombiacheck.

“En Bogotá hay sectores donde la gente vive tan junta como mostraba el video que exponía el senador Bolívar”, indica el profesor. Uno de los proyectos del mismo Petro, cuando fue alcalde de la capital (2012-2015), era justamente densificar el centro ampliado de la ciudad.

Incluso en comparaciones internacionales, dos de las naciones más densas del mundo, Singapur (7.908 hab/km2) y Hong Kong (6.692 hab/km2), tienen un buen nivel de ingresos. El país insular genera, de hecho, el décimo producto interno bruto (PIB) más alto del mundo, mientras que el menos denso del planeta, Mongolia (2 hab/km2), tiene una producción que no alcanza a estar ni entre las 100 primeras, como lo registra el micrositio Datosmacro del diario económico Expansión de España (1, 2, 3).

Así que el dato que dio el congresista y candidato a la reelección Gustavo Bolívar de que la densidad de Tumaco era “de las más altas del país” es falso porque, contrario a esa afirmación, se trata de una de las ciudades con menos habitantes por kilómetro cuadrado en Colombia. Además, tampoco está claro por qué él relaciona esa estadística como un “caldo de cultivo de todos los males de la nación”.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 03 Mayo 2022

El exalcalde de Medellín y candidato mencionado por Otoniel es Luis Pérez, no Federico Gutiérrez

Por José Felipe Sarmiento

Un artículo del portal paisa NT24 cambia el contexto del testimonio del narcotraficante para relacionar al aspirante de la coalición Equipo por Colombia a la Presidencia con el Clan del Golfo.

En la nota titulada “Exalcalde de Medellín entre los aliados del Clan del Golfo según Otoniel” (sic), publicada el 21 de abril de 2022, el portal antioqueño NT24 relaciona unas declaraciones de ese narcotraficante con el candidato presidencial de la coalición Equipo por Colombia, Federico Gutiérrez.

“Ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) declaró Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, cabecilla del Clan del Golfo que un exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia están entre los aliados del Clan del Golfo” (sic), dice el primer párrafo.

Enseguida, el segundo señala: “Durante la época de mayor auge en Antioquia por parte del Clan del Golfo se encontraba al mando de Medellín Federico Gutiérrez, que está vinculado por tener nexos con grupos criminales y que para el inicio de su administración este Clan se expandió a nivel en Antioquia” (sic).

Luego, el texto recoge algunos señalamientos hechos por el capturado exjefe de la organización criminal, próximo a ser extraditado a Estados Unidos, relacionados con desviación de recursos hacia ese grupo armado por medio de contratos, así como reuniones entre líderes políticos y paramilitares de 1999 a 2004, cuando Úsuga era parte de las extintas AUC. También dice que los implicados serán investigados.

Colombiacheck encontró que el artículo es cuestionable, pues mezcla eventos ciertos de forma engañosa para relacionar a Gutiérrez con el grupo narcotraficante que lideraba Otoniel. Con la información disponible en ese momento, se podía saber que no era ese exalcalde de Medellín al que se refería el exjefe del Clan del Golfo, como se confirmó luego. 

Al buscar en Google “candidato presidencial Otoniel” con resultados del 20 al 22 de abril de 2022, lo primero que aparece es un artículo del diario El Tiempo con la misma fecha que el de NT24 titulado “Los políticos que mencionó ‘Otoniel’ ante JEP; habrá compulsa de copias”. En el texto se informa que entre estos estaría “un exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia”, sin especificar quién ni si era candidato presidencial.

Otro resultado es un video de Noticias Caracol del 20 de abril en el que la periodista Catalina Vargas informa que “alias Otoniel entregó detalles de políticos, gobernadores, alcaldes, empresarios, universidades, de algunos exmiembros del DAS, también de algunos exmiembros del Gaula y de la Fuerza Pública, que al parecer habrían sido pagados por algunos miembros de las AUC y también por algunos miembros del Clan del Golfo”. Así que tampoco hizo referencia a ninguno de los aspirantes a la jefatura de Estado.

Por otro lado, teniendo en cuenta el dato de El Tiempo, cabe recordar que Gutiérrez sí ocupó la Alcaldía de Medellín de 2016 a 2019, pero ni siquiera ha aspirado a la Gobernación de Antioquia y mucho menos ha llegado a ella.

En cambio, en los últimos 35 años, que es el tiempo que ha transcurrido desde el ingreso de Úsuga a la ilegalidad a finales de los 80, como ya lo ha corroborado Colombiacheck, hay cinco políticos que sí han ocupado ambos cargos:

Dos de ellos están en el tarjetón presidencial de 2022: Pérez, por el grupo significativo de ciudadanos (firmas) Colombia Piensa en Grande, y Fajardo, por la coalición Centro Esperanza.

Por tanto, en general o solo contando a los presidenciables, para el momento en el que NT24 publicó su nota, se sabía que el aspirante del Equipo por Colombia no cumplía con el perfil descrito sobre la persona mencionada por Otoniel. Sin embargo, ni siquiera menciona a Fajardo o a Pérez, quienes sí cabían en la descripción conocida hasta entonces que publicó El Tiempo.

Además, el texto relaciona la expansión del Clan del Golfo tras la firma de la paz entre el Estado y las FARC con la administración de Gutiérrez en la capital antioqueña. Los tiempos coinciden, pero este proceso se dio en otras áreas del departamento e incluso en sus vecinos, áreas que escapaban a la jurisdicción sobre la que ejercía funciones el entonces mandatario municipal.

Según un análisis de la Fundación Ideas para la Paz publicado en octubre de 2021:

“Las AGC [Autodefensas Gaitanistas de Colombia, como se autodenomina el grupo armado] comenzaron un proceso de expansión y fortalecimiento producto de la desmovilización de las FARC con el que llegaron al norte del Chocó, al norte de Antioquia y a algunas zonas del sur de Córdoba. Sin embargo, este proceso se desaceleró con el lanzamiento de la segunda fase de la Operación Agamenón, en 2017”.

Esta misma ONG ya advertía en 2015, antes de la alcaldía de Guitérrez, que se había consolidado la presencia del Clan del Golfo en Medellín “gracias a un complejo entramado de redes criminales que les permiten tener el dominio territorial y, con ello, el control de la población y la regulación de diversas actividades, tanto ilegales como legales”. De modo que NT24 hizo una asociación engañosa entre una cosa y la otra.

La administración del actual candidato sí ha sido cuestionada por vínculos con la Oficina de Envigado, una compleja red criminal de la ciudad que en 2013 pasó de enemiga a aliada del Clan, según el medio especializado Insight Crime. Su primer secretario de Seguridad, Gustavo Villegas, fue capturado mientras ocupaba ese cargo y luego fue condenado por colaborar con esa organización ilegal.

El exfuncionario también ocupó las secretarías de Gobierno con Fajardo, quien primero lo tuvo como director de Paz y Reconciliación, y Hacienda con el parapolítico Ramos, entre otros cargos en la ciudad y el departamento bajo diferentes administraciones. Incluso trabajó con los gobiernos nacionales de Andrés Pastrana, como negociador en su fallido proceso de paz con el ELN, y Álvaro Uribe, como miembro de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación surgida del acuerdo para la desmovilización de las AUC.

Sin embargo, NT24 solo afirma vagamente que Gutiérrez “está vinculado por tener nexos con grupos criminales” en relación con el citado testimonio de Otoniel que en realidad no lo tocaba. Es decir que le cambió el contexto a este último para que pareciera que se había referido al aspirante presidencial de la coalición derechista, cuando no era así.

Dos días después, el 23 de abril de 2022, el diario El Espectador finalmente publicó el nombre del exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia mencionado por Úsuga ante la JEP y resultó ser el también candidato presidencial Pérez Gutiérrez. El exjefe del Clan del golfo lo señaló de tener una relación cercana con el extraditado alias Mi Sangre, otro exparamilitar y narcotraficante.

El candidato de Colombia Piensa en Grande negó la acusación y la calificó como un “refrito” en diferentes medios de comunicación (1, 2, 3).

El 1 de mayo, la columna del periodista Daniel Coronell en la revista digital Cambio reveló el listado completo de 63 personas mencionadas. Gutiérrez no aparece, Pérez sí.

De modo que la nota de NT24 es cuestionable porque tergiversa lo dicho por Otoniel para asociarlo con cuestionamientos a Gutiérrez a pesar de que el candidato del Equipo por Colombia no cumplía con el perfil señalado por el narco y finalmente se supo que efectivamente no era la persona mencionada por él.

Además, no es la primera nota engañosa de ese portal contra el mismo aspirante presidencial, pues Colombiacheck ya había verificado una sobre un video también sacado de contexto en el que supuestamente abuchean al expresidente Uribe por hacerle campaña, cuando la grabación en realidad era de 2018. En ese chequeo se explica que el contenido del sitio está enfocado a favor del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y el candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, e incluso ha sido cuestionado antes por medios locales.