Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 13 Noviembre 2020

Cabal repite mentira de Giuliani sobre votos de Biden en Pensilvania

Por José Felipe Sarmiento

No es cierto que al presidente electo de Estados Unidos le hayan quitado votos en ese estado. Ambos mostraron un mapa de un portal que todavía no lo había declarado como vencedor allí.

La senadora María Fernanda Cabal trinó el 9 de noviembre que al proclamado presidente electo de Estados Unidos, el demócrata Joseph R. Biden Jr., le “retiraron los votos de Pensilvania” con base en un mapa del portal RealClearPolitics que está adjunto al mismo mensaje, en el que ese estado aparece en disputa (gris) a pesar de que otros medios habían declarado la victoria del exvicepresidente allí desde uno o dos días antes.

Trino de María Fernanda Cabal sobre retiro de votos a Joe Biden en PA

Es más, fue gracias a los 20 delegados de esa circunscripción que el candidato superó el mínimo de los 270 necesarios para convertirse en el nuevo ocupante de la Casa Blanca a partir del próximo 20 de enero. Esta información fue confirmada, entre otros, por las cadenas de televisión CNN, NBC, CBS y Fox News; los diarios The New York Times y The Washington Post; así como la agencia de noticias Associated Press (AP).

Pero la afirmación de la congresista del Centro Democrático es falsa. No solo estos medios han mantenido su anuncio con respecto a la derrota del presidente y candidato republicano a la reelección, Donald Trump, en Pensilvania y a nivel nacional; el que ella cita no le había dado los votos de Pensilvania a Joe Biden hasta ese momento y, por tanto, es imposible que se los hubiera retirado.

“Esto es falso. Nunca declaramos Pensilvania y nada ha cambiado”, escribió en su cuenta de Twitter Tom Bevan, el cofundador y presidente de RealClearPolitics, el mismo día que Cabal publicó el mensaje. El periodista respondió así a una publicación en la que Rudolph Giuliani, asesor legal de Trump (que se ha rehusado a reconocer que perdió), compartía el mismo mapa que la senadora colombiana y aseguraba que ese portal le había “quitado” el estado al demócrata.

La publicación de la congresista uribista es posterior a ambos mensajes. Luego de ser consultada por Colombiacheck, dijo que “su tarea debe ser verificar el trino de Jack Posobiec”, el activista conservador que ella citó en el suyo, porque fue él quien puso el mapa. No se retractó de haberlo compartido.

Ese tuitero ha sido señalado como colaborador neonazi por la ONG defensora de derechos civiles Southern Poverty Law Center. También es un reconocido promotor de teorías conspirativas, en especial del falso escándalo de ‘Pizzagate’ sobre una inexistente red de pederastas demócratas, con desinformación que ha pretendido vincular al expresidente Barack Obama y al abogado Hunter Biden (hijo de Joe), entre otras figuras públicas.

En Estados Unidos no existe una autoridad electoral nacional, por lo que cada estado es el encargado de organizar sus votaciones y cada uno tiene leyes diferentes sobre el tiempo límite para entregar los resultados oficiales. Por eso, en ese país es tradición que los medios declaren, usando fórmulas estadísticas, ganador a uno u otro candidato en cada circunscripción incluso desde antes de que se cuenten todos los votos respectivos.

No todos los medios usan las mismas fórmulas, por lo que no todos dan una victoria en un estado al mismo tiempo. De todas formas, RealClearPolitics finalmente le dio el triunfo al candidato demócrata en Pensilvania el 13 de noviembre antes del mediodía.

Biden ha ampliado la diferencia a su favor en ese estado por encima de los 60.000 votos con el 99 por ciento escrutado mientras que, según el portal Business Insider, la demanda por supuesto fraude que Trump interpuso allí a duras penas lograría invalidar 14.000 en caso de salir a favor del republicano. Además, ahora el exvicepresidente también cuenta con resultados favorables en Nevada y Georgia, que suman 22 delegados (los seis del primero ya se consideran asegurados).

Así que la supuesta noticia que dio Cabal no solo era falsa en su momento y había sido desmentida por el mismo medio de donde salió el mapa tergiversado por su fuente, también es improbable a futuro.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 19 Noviembre 2020

No se ha demostrado que en Pensilvania hayan aparecido más de 21.000 muertos en lista de votantes

Por Laura Rodríguez Salamanca

La desinformación surgió a raíz de una denuncia que interpuso en octubre el grupo legal conservador Public Interest Legal Foundation, pero que el juez estatal no admitió por falta de evidencia.

El portal Oiga Noticias, al que hemos chequeado en varias oportunidades, difundió dos artículos con afirmaciones erróneas y titulados “En Pensilvania permitían que los muertos votaran” y “En Pensilvania aparecieron más de 21.000 muertos en la lista de votantes”

Los artículos, de solo dos párrafos, sostienen que “Pensilvania dejó los nombres de más de 21.000 personas muertas en las listas de votantes”, afirmación sobre la que no hay alguna evidencia, más allá de una demanda, sobre la que no se dan mayores detalles en el artículo, que fue desestimada. 

En estos artículos además se señala que, aunque Donald Trump tenía “una ventaja clara” el primer día de las elecciones en ese estado, “luego de una serie de denuncias por irregularidades, entre ellas permitir votar a los muertos, ha sido superado por Joe Biden”. Lo que tampoco es cierto, como hemos explicado en otros artículos.

Las dos publicaciones, de acuerdo con la herramienta de monitoreo de redes sociales CrowdTangle, han sido compartidas en Colombia en grupos de Facebook como Uribe Senado, Bogotá Uribista, Soy Colombia No, Centro Democratico Bogotá, Amigos de Uribe y Uribe Noticias. 

Pero las afirmaciones de esos artículos son cuestionables, porque el juez a cargo de decidir sobre la demanda en la que se basa la información determinó, el pasado 20 de octubre, que ésta presentaba errores en la sustentación. 

El pasado 15 de octubre, dos semanas antes de las elecciones, el grupo legal conservador Public Interest Legal Foundation demandó a la secretaria del estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, que es demócrata, “por no mantener listas de votantes precisas y actualizadas, como lo requiere la ley federal”.

En su alegato, el demandante sostuvo que, según sus propios hallazgos, “al 7 de octubre de 2020, al menos 9.212 inscritos han muerto durante los últimos cinco años, al menos 1.990 inscritos han estado muertos durante los últimos diez años y al menos 197 inscritos han estado muertos durante al menos veinte años”. Además, asegura que “Pensilvania dejó los nombres de más de 21,000 personas muertas [exactamente 21.206] en las listas de votantes menos de un mes antes de una de las elecciones generales más importantes para los funcionarios federales en muchos años”. Y, por eso, el grupo conservador pidió impedir que estas personas votaran con una medida cautelar. 

El caso alentó a los líderes de opinión y usuarios de redes sociales a compartir información, especialmente desde principios de noviembre, sobre los supuestos 21.000 muertos inscritos para votar, pero además señalando que esta era la muestra de un posible fraude a favor de Joe Biden. 

Según reportó el New York Times, “Breitbart News, la publicación de derecha, escribió un artículo al respecto. Otros luego lo citaron como evidencia de que los demócratas estaban tratando de robarse las elecciones. Rudy Giuliani, el abogado personal del presidente Trump, compartió el artículo en Twitter y recopiló 74.800 me gusta. Diamond and Silk, el popular dúo de redes sociales pro-Trump, publicó sobre el rumor en Facebook. Y el representante Matt Gaetz, un republicano de Florida, trinó: ‘El voto muerto parece haber favorecido abrumadoramente a Joe Biden".

Sin embargo, lo que ni los políticos estadounidenses que ha compartido la información, ni Oiga Noticias han referido en sus publicaciones es que, de acuerdo con nuestros colegas verificadores de FactCheck.org, el grupo conservador no logró convencer a un juez federal en octubre de que su lista [de votantes muertos] era precisa y, por lo tanto, ese juez se negó a aceptar la demanda en la que se basan las desinformaciones. 

El juez John E. Jones III explicó en la decisión que no aceptaba la moción porque la medida solicitada [una medida cautelar para que quienes aparecían en las listas no votaran] solo se puede conceder “si se demuestra claramente que el demandante tiene derecho a dicha reparación”. Pero el material presentado por Public Interest Legal Foundation no presentaba “apoyo fáctico” para llegar a dicha conclusión. 

Contrario a esto, el juez escribió: “Si le concediéramos al demandante la reparación preliminar solicitada, el status quo en este caso se alteraría irreparablemente: si las personas supuestamente fallecidas son removidas, pero de hecho están vivas, no pueden votar en las elecciones de 2020. No habría nada que pudiéramos hacer para paliar ese hecho en un juicio sobre el fondo”. 

Una de las razones que incluyó Jones en su argumentación fue que “la lista ofrecida por el demandante, de 21.206 votantes registrados supuestamente fallecidos, no cuenta toda la historia”. Esto porque, de una lista de 9.300 votantes registrados fallecidos que Public Interest Legal Foundation envió inicialmente para su consideración en la demanda, “aproximadamente 5,000 no aparecieron en las listas de septiembre u octubre del demandante”. 

Esto, para el juez, “podría ser resultado de una serie de factores, incluidas las deficiencias en los procedimientos de extracción de datos del demandante” o “de los esfuerzos del estado y del condado para eliminar a los votantes no elegibles”. 

Pero en cualquiera de los casos, este error, para el juez, demostraba vacíos en la exposición del demandante. Y, en palabras de FactCheck.org, “la discrepancia llevó a la corte a "cuestionar seriamente cuántos votantes en la lista [de la organización legal] han fallecido''.

De hecho, el juez anotó que, aunque no dudaba de la buena fe con la que el demandante recabó los datos para determinar la lista de votantes fallecidos, consideraba que la información presentada “fácilmente podría ser idéntica en varios individuos” y que el demandado no tenía tiempo para verificar la lista de manera independiente. Entonces, decidió no privar al electorado de su derecho “sin previo aviso o sin una investigación adecuada sobre la base de una empresa especulativa y mal enmarcada lanzada en esta fecha tardía”. 

Después de la emisión de la decisión de la corte, de acuerdo con los chequeadores estadounidenses, la organización legal presentó una queja enmendada el 5 de noviembre en la que alegó “que entre las elecciones de 2016 y 2018, se emitieron un total de al menos 216 votos "por (o al menos en nombre de)" personas que habían muerto antes de las elecciones. [Pero la organización] no proporcionó ninguna evidencia para el reclamo en la queja”. 

Sin embargo, como escribimos en otro chequeo reciente, aunque es posible que estos casos se presenten, eso no quiere decir que esas papeletas representen una parte significativa de todos los votos emitidos y mucho menos de que, como escribió Gaetz, esto demuestre un fraude en contra de Trump. 

Ya que no se ha comprobado que la evidencia en la que se basan los artículos de Oiga Noticias tengan alguna validez, los calificamos como cuestionables.