Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 13 Mayo 2020

Con ‘la vacuna obligatoria para la Covid-19’ no se implantará un chip creado por Bill Gates

Por Laura Rodríguez Salamanca

Medios y pastores cristianos defienden esta hipótesis que combina argumentos falsos e inconexos.

Desde hace unas semanas, circula redes en sociales una hipótesis, según la cual existe una relación entre las investigaciones para la vacuna contra la COVID-19 y la futura implantación de un microchip supuestamente creado por el multimillonario Bill Gates para vigilar a la población. Con base en esta hipótesis, en las publicaciones se recomienda no acceder a la aplicación de la vacuna cuando esté lista.

Pero toda esta información es falsa.

Muchos usuarios, en su mayoría medios y pastores cristianos, han compartido esta hipótesis. Encontramos publicaciones al respecto en cuentas argentinas, peruanas y colombianas. En el caso de nuestro país, se viralizó un video de una conversación entre los pastores colombianos Miguel y María Paula Arrázola, y el pastor de origen dominicano Ruddy Gracia, en la que este último señala que “detrás de todo esto [la pandemia de COVID-19] hay un grupo élite a nivel global que está preparándose para poner una vacuna obligatoria y, detrás de esa vacuna obligatoria, poner un chip que se llama ID 2020 hecho por el señor Bill Gates”. 

Pero esta hipótesis se basa en una combinación de falsedades y de hechos verdaderos, pero inconexos. Nuestros colegas verificadores de La Silla Vacía le pusieron la lupa a esta desinformación y escribieron: “Esa teoría conspirativa mezcla dos elementos diferentes: la financiación de vacunas de la Fundación Gates y las investigaciones que se llevan a cabo sobre identidad digital”. 

Por una parte, es evidente tanto en el blog de Gates como en la página de web de la Fundación Bill y Melinda Gates, que estos multimillonarios han dedicado gran parte de sus inversiones filantrópicas a las vacunas. Y por supuesto, están involucrados en el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19. Pero, como dijo La Silla Vacía, ninguna de estas investigaciones se relaciona con microchips implantados. 

El 30 marzo el propio Gates escribió en su blog: “Para COVID-19, el desarrollo financiero no es un problema. Los gobiernos y otras organizaciones, incluida nuestra fundación (...), han dejado en claro que apoyarán todo lo que sea necesario para encontrar una vacuna. (...) El sector privado, los gobiernos y nuestra fundación comenzarán a identificar instalaciones para fabricar diferentes vacunas potenciales”.
 

Por otra parte, aunque hay fondos de la Fundación Gates que se destinan a la investigación sobre identificación digital, nada tienen que ver con la implantación de microchips para violar la privacidad. 

GAVI, la Alianza de Vacunas, es una organización público-privada que se construyó gracias a los aportes de los Gates y que ha recibido de su fundación más de 4.000 millones de dólares. Hoy día hace parte de los socios fundadores de la Alianza ID 2020 [La supuesta creadora del microchip], que según su página web, desde 2016 aboga por la protección de la privacidad para la identificación digital. 

Este propósito va en contravía del supuesto control y abuso de la privacidad que se está difundiendo en redes sociales. De hecho, los “requisitos centrales” que ID 2020 exige para esa identificación digital son que sea privada, portátil, persistente y personal. 

Además, la solución que la alianza propone, de acuerdo con la página web de Accenture, otro de los socios, consiste en una plataforma [de nuevo, no en un microchip] de servicios de identidad que permite acceder y compartir información sin la preocupación de usar o perder la documentación en papel, y que aprovecha un sistema biométrico que puede gestionar huellas digitales, escaneos de iris y otros datos. 

Fuera de contexto

Otro de los argumentos con los que se ha sustentado la acusación a Gates de querer implantar un chip a través de la vacuna contra el COVID-19 es un supuesta confesión del propio magnate. Diversos medios y blogs lo han publicado. Por ejemplo, el 27 de marzo La Matrix Holográfica publicó un artículo titulado “Comienzan a enseñar sus cartas: Bill Gates anuncia que implantará microchips para combatir Covid-19 y rastrear las vacunas”.

Pero este tipo de artículos, citan y sacan de contexto las respuestas de Gates en una sesión de preguntas que ofreció en la red social Reddit hace un mes. Hicimos una búsqueda avanzada con palabras como “digital, identificación, Covid-19” en los miles de mensajes del registro de la conversación. 

Encontramos que uno de los usuarios le pregunta “¿Qué cambios vamos a tener que hacer en la forma en que operan las empresas para mantener nuestra economía y proporcionar distanciamiento social?”. A lo que Gates responde: “La cuestión de qué empresas deberían continuar es complicada. Ciertamente, el suministro de alimentos y el sistema de salud (...) Eventualmente tendremos algunos certificados digitales para mostrar quién se recuperó o se hizo la prueba recientemente o, cuando tengamos una vacuna, quién la recibió”. No escribió nada más; no habló de microchips. Pero esta frase se usó para soportar la desinformación. 

Finalmente, nuestros colegas de Animal Político, en México, chequearon otra de las tantas versiones de la hipótesis, que se publicó en Youtube, y la calificaron como falsa. 

Por todas estas razones, le otorgamos esta misma calificación a las publicaciones que difunden la idea de que con una supuesta vacuna obligatoria para la Covid-19 se implantará el microchip ID 2020, creado por Bill Gates para vigilar a la población mundial.
 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Junio 2020

Publicaciones que relacionan COVID-19 con ‘nuevo orden mundial’ están llenas de teorías conspirativas

Por Laura Rodríguez Salamanca

Se basan en profecías religiosas y en datos engañosos.

En las últimas semanas se han compartido miles de veces toda clase de publicaciones que presentan a la pandemia del COVID-19 como el primer paso para la implantación del “próximo nuevo orden mundial”. En ese contexto, de acuerdo con los usuarios, el virus será la puerta de entrada, por ejemplo, a la ideología de género, la creación de una religión única y la aprobación del incesto y la pederastia. 

Encontramos, por ejemplo, que un hilo de Twitter que sostiene esta hipótesis ha sido replicado más de 1.500 veces y un post de Facebook con el mismo contenido fue compartido otras 10.000. 

Captura de pantalla

Pero esta publicaciones, que calificamos como falsas, además de basarse en teorías conspirativas y en profecías religiosas [en muchas se cita al Apocalipsis], refuerzan prejuicios sobre las diversidades sexuales, étnicas, religiosas, etc.

Resumimos los principales argumentos verificables (hay muchos que resultan sumamente enrevesados para poder hacerlo o que simplemente son racistas u homofóbicos) de las publicaciones que se han viralizado. 

“La gente no ha entendido que esta pandemia esta diseñada para 18 meses a 2 años (esto ya lo ha dicho Bill Gates) hasta arruinar los países (sic)”

FALSO

Hicimos una búsqueda avanzada en Google con los términos “Bill Gates, 18 meses, 2 años” para verificar si hay registro de que el magnate estadounidense haya pronunciado que la pandemia está diseñada para ese periodo de tiempo, pero no encontramos nada. 

La búsqueda, en cambio, arrojó múltiples artículos de medios en los que se cita a Gates hablando sobre el funcionamiento de las vacunas y cuánto calcula que se podría tardar el desarrollo de una para el nuevo coronavirus. "Podría ser un mínimo de 9 meses y un máximo de dos años; aunque 18 meses parezcan mucho tiempo, es lo más rápido que los científicos han creado una vacuna nueva. El desarrollo se demora hasta cinco años", dice el multimillonario, de acuerdo con una de las publicaciones. 

Gates ha sostenido esto en varias entrevistas y en su blog.

Entonces concluimos que en las publicaciones virales se descontextualizan las palabras de Gates.   

“Impondrán esa única moneda tipo bitcoin que ya patentó Bill Gates, junto con el chip (con nanotegnologia de ADN que puede controlar la actividad cerebral, el sistema nervioso y el sistema endocrino) que es una sola patente (sic)”

FALSO


Primero, hay que decir que, de acuerdo con la página web de la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos, el Bitcoin es un tipo de criptomoneda (moneda digital) que se puede transferir a alguien en internet sin necesidad de un intermediario (como un banco). 

Nuestros colegas de AFP Factual verificaron este tipo de afirmaciones sobre la patente de Bitcoin que solicitó Gates y que supuestamente puede controlar la actividad cerebral y el sistema nervioso. Las calificaron como engañosas.

“El 20 de junio de 2019 [antes de que se produjera la pandemia de COVID-19], Microsoft (empresa de la que Gates es accionista) solicitó una patente para una criptomoneda (como el bitcoin) que (...) propone monitorear la actividad física del usuario y emplear los datos resultantes para generar un nuevo tipo de criptomoneda”, escribieron los chequeadores. 

Esto no quiere decir que esta moneda digital pueda “controlar” al cerebro, al sistema nervioso o endocrino. Solo que se pueden usar los datos biométricos para, en palabras de AFP, “recompensar al usuario tras cumplir con metas durante su actividad física, pero no estaría integrado al cerebro, ni al cuerpo”. Entonces, la interpretación que se le da a la información, de nuevo, es errónea. 

“Todo estará controlado por la super computadora cuántica llamada la gran bestia, que esta en Bruselas (sic)”

FALSO

La supuesta computadora cuántica no es más que una teoría conspirativa de tipo religioso (también conocida como la Bestia 666 o la Computadora del Anticristo), que se erigió alrededor de la existencia de una computadora que supuestamente ocupa tres pisos en uno de los edificios de la sede de la Comisión Europea, en Bruselas, Bélgica. 

El supuesto objetivo de que exista no es más que ser una herramienta para que, según uno de los videos que encontramos, el “anticristo controle al mundo cuando llegue a tener el nuevo orden mundial”. 

Por supuesto, no existen referencias serias de estas ideas. Lo único que aparece al hacer una búsqueda avanzada en Google son artículos, videos y páginas de organizaciones cristianas. 

“Aprobarán la pederastia y el incesto consentido, sin límite de edad, y nadie podrá impedir que un adulto tenga sexo con niños mientras sea sexo consentido, o sea no obligado...ya existe en Francia una ley similar ”

FALSO

Este tipo de afirmaciones sobre la legislación francesa, según varios colegas chequeadores que verificaron esta desinformación en 2018 y 2019, surgieron de una interpretación errada de la normatividad de ese país. 

En agosto de 2018, en la Asamblea Nacional de Francia se promulgó la Ley Schiappa o la Ley contra la Violencia Sexual y de Género. Con esta se buscaba inicialmente, además de endurecer las penas por abuso sexual y violación, establecer la edad mínima de 15 años para tener en cuenta la presunción de consentimiento en las relaciones sexuales con mayores de edad.  

Esta última parte de la norma, de acuerdo con AFP, no fue aprobada por los legisladores franceses porque “la mayoría parlamentaria de La República En Marcha, el partido del presidente Emmanuel Macron, rechazó las modificaciones aludiendo un riesgo de anticonstitucionalidad”. Esto generó mucha indignación que desencadenó en desinformación. 

Sin embargo, como escribieron nuestros colegas de Animal Político, la norma sí cumplió con el propósito de endurecer las penas y no le abrió la puerta a la pedofilia. 

“La ley (...) no incluyó la propuesta de presunción de no consentimiento [para menores de 15 años]. En cambio, fue incluido que ‘cuando los actos son cometidos en contra de una persona menor de 15 años, la coacción moral o la sorpresa se caracterizan por un abuso de la vulnerabilidad de la víctima que no cuenta con el discernimiento para dichos actos’”, escribieron. 

Además, como explicaron nuestros colegas de Chequeado, en Argentina, “en los casos en que la violación a un menor de 15 años no pueda ser demostrada (es decir, cuando no haya pruebas de ‘violencia, coacción, amenaza o sorpresa’), la ‘infracción sexual’ era penada con cinco años de prisión y una multa de 75 mil euros, mientras que con la nueva ley la pena aumenta a siete años de prisión y 100 mil euros”. 

Entonces, reiteramos que las publicaciones que relacionan al nuevo coronavirus COVID-19 con la instalación o inicio del “próximo nuevo orden mundial” son falsas.