Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 13 Mayo 2020

Con ‘la vacuna obligatoria para la Covid-19’ no se implantará un chip creado por Bill Gates

Por Laura Rodríguez Salamanca

Medios y pastores cristianos defienden esta hipótesis que combina argumentos falsos e inconexos.

Desde hace unas semanas, circula redes en sociales una hipótesis, según la cual existe una relación entre las investigaciones para la vacuna contra la COVID-19 y la futura implantación de un microchip supuestamente creado por el multimillonario Bill Gates para vigilar a la población. Con base en esta hipótesis, en las publicaciones se recomienda no acceder a la aplicación de la vacuna cuando esté lista.

Pero toda esta información es falsa.

Muchos usuarios, en su mayoría medios y pastores cristianos, han compartido esta hipótesis. Encontramos publicaciones al respecto en cuentas argentinas, peruanas y colombianas. En el caso de nuestro país, se viralizó un video de una conversación entre los pastores colombianos Miguel y María Paula Arrázola, y el pastor de origen dominicano Ruddy Gracia, en la que este último señala que “detrás de todo esto [la pandemia de COVID-19] hay un grupo élite a nivel global que está preparándose para poner una vacuna obligatoria y, detrás de esa vacuna obligatoria, poner un chip que se llama ID 2020 hecho por el señor Bill Gates”. 

Pero esta hipótesis se basa en una combinación de falsedades y de hechos verdaderos, pero inconexos. Nuestros colegas verificadores de La Silla Vacía le pusieron la lupa a esta desinformación y escribieron: “Esa teoría conspirativa mezcla dos elementos diferentes: la financiación de vacunas de la Fundación Gates y las investigaciones que se llevan a cabo sobre identidad digital”. 

Por una parte, es evidente tanto en el blog de Gates como en la página de web de la Fundación Bill y Melinda Gates, que estos multimillonarios han dedicado gran parte de sus inversiones filantrópicas a las vacunas. Y por supuesto, están involucrados en el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19. Pero, como dijo La Silla Vacía, ninguna de estas investigaciones se relaciona con microchips implantados. 

El 30 marzo el propio Gates escribió en su blog: “Para COVID-19, el desarrollo financiero no es un problema. Los gobiernos y otras organizaciones, incluida nuestra fundación (...), han dejado en claro que apoyarán todo lo que sea necesario para encontrar una vacuna. (...) El sector privado, los gobiernos y nuestra fundación comenzarán a identificar instalaciones para fabricar diferentes vacunas potenciales”.
 

Por otra parte, aunque hay fondos de la Fundación Gates que se destinan a la investigación sobre identificación digital, nada tienen que ver con la implantación de microchips para violar la privacidad. 

GAVI, la Alianza de Vacunas, es una organización público-privada que se construyó gracias a los aportes de los Gates y que ha recibido de su fundación más de 4.000 millones de dólares. Hoy día hace parte de los socios fundadores de la Alianza ID 2020 [La supuesta creadora del microchip], que según su página web, desde 2016 aboga por la protección de la privacidad para la identificación digital. 

Este propósito va en contravía del supuesto control y abuso de la privacidad que se está difundiendo en redes sociales. De hecho, los “requisitos centrales” que ID 2020 exige para esa identificación digital son que sea privada, portátil, persistente y personal. 

Además, la solución que la alianza propone, de acuerdo con la página web de Accenture, otro de los socios, consiste en una plataforma [de nuevo, no en un microchip] de servicios de identidad que permite acceder y compartir información sin la preocupación de usar o perder la documentación en papel, y que aprovecha un sistema biométrico que puede gestionar huellas digitales, escaneos de iris y otros datos. 

Fuera de contexto

Otro de los argumentos con los que se ha sustentado la acusación a Gates de querer implantar un chip a través de la vacuna contra el COVID-19 es un supuesta confesión del propio magnate. Diversos medios y blogs lo han publicado. Por ejemplo, el 27 de marzo La Matrix Holográfica publicó un artículo titulado “Comienzan a enseñar sus cartas: Bill Gates anuncia que implantará microchips para combatir Covid-19 y rastrear las vacunas”.

Pero este tipo de artículos, citan y sacan de contexto las respuestas de Gates en una sesión de preguntas que ofreció en la red social Reddit hace un mes. Hicimos una búsqueda avanzada con palabras como “digital, identificación, Covid-19” en los miles de mensajes del registro de la conversación. 

Encontramos que uno de los usuarios le pregunta “¿Qué cambios vamos a tener que hacer en la forma en que operan las empresas para mantener nuestra economía y proporcionar distanciamiento social?”. A lo que Gates responde: “La cuestión de qué empresas deberían continuar es complicada. Ciertamente, el suministro de alimentos y el sistema de salud (...) Eventualmente tendremos algunos certificados digitales para mostrar quién se recuperó o se hizo la prueba recientemente o, cuando tengamos una vacuna, quién la recibió”. No escribió nada más; no habló de microchips. Pero esta frase se usó para soportar la desinformación. 

Finalmente, nuestros colegas de Animal Político, en México, chequearon otra de las tantas versiones de la hipótesis, que se publicó en Youtube, y la calificaron como falsa. 

Por todas estas razones, le otorgamos esta misma calificación a las publicaciones que difunden la idea de que con una supuesta vacuna obligatoria para la Covid-19 se implantará el microchip ID 2020, creado por Bill Gates para vigilar a la población mundial.
 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 11 Agosto 2020

Putin sí dijo que su hija se vacunó contra el COVID-19

Por Pablo Medina Uribe

Aunque por ahora no hay manera de comprobar si su afirmación es cierta, debido a su secretismo familiar, el presidente de Rusia sí afirmó esto en una conversación con miembros de su gabinete.

Ayer el gobierno ruso anunció que había registrado una vacuna para el COVID-19. Pero, como lo contamos en otro chequeo, aún quedan muchas dudas sobre su eficacia, debido a que aún hacen falta más estudios al respecto.

Sin embargo, pronto comenzaron a moverse en español publicaciones que aseguraban que la hija de Vladimir Putin, el presidente de Rusia, ya se había vacunado con la anunciada vacuna contra el coronavirus.

Puesto que estas publicaciones han sido vistas más de 220.000 veces en Facebook, según una plataforma especial a la que tenemos acceso al ser parte del programa 3PFC, decidimos revisar esta información.

Encontramos que es verdad que Putin afirmó esto. Precisamente, lo dijo en una charla virtual que sostuvo con miembros de su gabinete para discutir el nuevo año escolar en Rusia y las medidas que está tomando su gobierno al respecto.

Según la transcripción hecha por el gobierno ruso (conocido como "el Kremlin", por el nombre de su sede), en una parte de la charla Putin le pregunta a su ministro de salud, Mikhail Murashko, si la vacuna rusa para el COVID-19 es la primera en el mundo en ser registrada. Murashko le responde que sí, aunque añade que sus colegas chinos también están cerca.

Luego Putin habla por varios minutos, entre los que dice:

"Я знаю, что эта вакцина, как Вы сказали, была сделана на базе аденовирусных векторов, но преимущество, на мой взгляд, заключается в том, что это на базе аденовирусных векторов человека именно сделана. И она работает более точно, формирует стойкий антительный и клеточный иммунитет. Я это тоже хорошо очень знаю, поскольку одна из моих дочерей сделала себе такую прививку".

Es decir:

"Yo sé que esta vacuna, como usted dijo, fue creada en base a vectores adenovirales, pero la ventaja, en mi opinión, es que fue hecha en base a vectores humanos adenovirales. Y funciona con mayor precisión, forma un anticuerpo estable y genera inmunidad celular. Yo estoy al tanto de esto en la medida que una de mis hijas se vacunó con esta vacuna".

Luego, Putin dice: 

"Я думаю, что в этом смысле она поучаствовала в эксперименте. После первого укола, после первой прививки, температура была у неё 38, на следующий день 37 с небольшим, и всё. После второго укола, второй прививки, тоже температура немного поднялась, но потом сошла на нет. Чувствует себя хорошо, и титры высокие".

Es decir:

"Creo que, en este sentido, participó del experimento [de la vacuna]. Después de la primera inyección, después de la primera vacuna, tuvo una fiebre de 38 grados, al día siguiente de un poco más de 37, y eso es todo. Después de la segunda inyección, la segunda vacuna, la fiebre también subió un poco, pero luego disminuyó. Se siente bien y su conteo de anticuerpos es alto".

Sin embargo, esta es la única mención que Putin hace de su hija y él mismo es la única fuente de esta información. Lo que ha generado sospechas, pues el presidente ruso es conocido por el estricto secreto en el que mantiene sus asuntos familiares. Como reportan Business Insider y algunos medios rusos como RBC, no es ni siquiera claro cuántas hijas tiene Putin.

Sin embargo se sabe de por lo menos dos, ambas también hijas de su exesposa Lyudmila Ocheretnaya (antes Shkrebneva): Maria y Katerina. Ambas nacieron en los ochenta en Dresden, Alemania Oriental, cuando Putin trabajaba allí como espía de la KGB. Ninguna de las dos suele aparecer en medios con Putin, ni dar declaraciones en relación con el gobierno de su padre. Pero Katerina (quien se hace llamar Maria Tikhonova) ha aparecido en televisión por su doble carrera como bailarina acrobática y directora de un proyecto científico en la Universidad de Moscú, aunque nunca ha sido presentada como la hija de Putin.

Algunos medios rusos, como Meduza y BBC Rusia, reportaron que Alexander Ginzburg, director del Instituto Gamaleya que desarrolla la vacuna, dijo que no sabía de qué manera se había vacunado la hija de Putin (si había sido uno de los voluntarios en la fase de pruebas, o si había conseguido la vacuna de otra manera), pues no miraba la identidad de todos los vacunados.

Además, ni Putin ni nadie más ha especificado, hasta el momento de la publicación de este chequeo, a qué hija se refería.

Así que es cierto que Putin dijo que su hija se vacunó contra el COVID-19. Pero por ahora no hay manera de saber si esta afirmación es cierta.