Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 13 Mayo 2020

Con ‘la vacuna obligatoria para la Covid-19’ no se implantará un chip creado por Bill Gates

Por Laura Rodríguez Salamanca

Medios y pastores cristianos defienden esta hipótesis que combina argumentos falsos e inconexos.

Desde hace unas semanas, circula redes en sociales una hipótesis, según la cual existe una relación entre las investigaciones para la vacuna contra la COVID-19 y la futura implantación de un microchip supuestamente creado por el multimillonario Bill Gates para vigilar a la población. Con base en esta hipótesis, en las publicaciones se recomienda no acceder a la aplicación de la vacuna cuando esté lista.

Pero toda esta información es falsa.

Muchos usuarios, en su mayoría medios y pastores cristianos, han compartido esta hipótesis. Encontramos publicaciones al respecto en cuentas argentinas, peruanas y colombianas. En el caso de nuestro país, se viralizó un video de una conversación entre los pastores colombianos Miguel y María Paula Arrázola, y el pastor de origen dominicano Ruddy Gracia, en la que este último señala que “detrás de todo esto [la pandemia de COVID-19] hay un grupo élite a nivel global que está preparándose para poner una vacuna obligatoria y, detrás de esa vacuna obligatoria, poner un chip que se llama ID 2020 hecho por el señor Bill Gates”. 

Pero esta hipótesis se basa en una combinación de falsedades y de hechos verdaderos, pero inconexos. Nuestros colegas verificadores de La Silla Vacía le pusieron la lupa a esta desinformación y escribieron: “Esa teoría conspirativa mezcla dos elementos diferentes: la financiación de vacunas de la Fundación Gates y las investigaciones que se llevan a cabo sobre identidad digital”. 

Por una parte, es evidente tanto en el blog de Gates como en la página de web de la Fundación Bill y Melinda Gates, que estos multimillonarios han dedicado gran parte de sus inversiones filantrópicas a las vacunas. Y por supuesto, están involucrados en el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19. Pero, como dijo La Silla Vacía, ninguna de estas investigaciones se relaciona con microchips implantados. 

El 30 marzo el propio Gates escribió en su blog: “Para COVID-19, el desarrollo financiero no es un problema. Los gobiernos y otras organizaciones, incluida nuestra fundación (...), han dejado en claro que apoyarán todo lo que sea necesario para encontrar una vacuna. (...) El sector privado, los gobiernos y nuestra fundación comenzarán a identificar instalaciones para fabricar diferentes vacunas potenciales”.
 

Por otra parte, aunque hay fondos de la Fundación Gates que se destinan a la investigación sobre identificación digital, nada tienen que ver con la implantación de microchips para violar la privacidad. 

GAVI, la Alianza de Vacunas, es una organización público-privada que se construyó gracias a los aportes de los Gates y que ha recibido de su fundación más de 4.000 millones de dólares. Hoy día hace parte de los socios fundadores de la Alianza ID 2020 [La supuesta creadora del microchip], que según su página web, desde 2016 aboga por la protección de la privacidad para la identificación digital. 

Este propósito va en contravía del supuesto control y abuso de la privacidad que se está difundiendo en redes sociales. De hecho, los “requisitos centrales” que ID 2020 exige para esa identificación digital son que sea privada, portátil, persistente y personal. 

Además, la solución que la alianza propone, de acuerdo con la página web de Accenture, otro de los socios, consiste en una plataforma [de nuevo, no en un microchip] de servicios de identidad que permite acceder y compartir información sin la preocupación de usar o perder la documentación en papel, y que aprovecha un sistema biométrico que puede gestionar huellas digitales, escaneos de iris y otros datos. 

Fuera de contexto

Otro de los argumentos con los que se ha sustentado la acusación a Gates de querer implantar un chip a través de la vacuna contra el COVID-19 es un supuesta confesión del propio magnate. Diversos medios y blogs lo han publicado. Por ejemplo, el 27 de marzo La Matrix Holográfica publicó un artículo titulado “Comienzan a enseñar sus cartas: Bill Gates anuncia que implantará microchips para combatir Covid-19 y rastrear las vacunas”.

Pero este tipo de artículos, citan y sacan de contexto las respuestas de Gates en una sesión de preguntas que ofreció en la red social Reddit hace un mes. Hicimos una búsqueda avanzada con palabras como “digital, identificación, Covid-19” en los miles de mensajes del registro de la conversación. 

Encontramos que uno de los usuarios le pregunta “¿Qué cambios vamos a tener que hacer en la forma en que operan las empresas para mantener nuestra economía y proporcionar distanciamiento social?”. A lo que Gates responde: “La cuestión de qué empresas deberían continuar es complicada. Ciertamente, el suministro de alimentos y el sistema de salud (...) Eventualmente tendremos algunos certificados digitales para mostrar quién se recuperó o se hizo la prueba recientemente o, cuando tengamos una vacuna, quién la recibió”. No escribió nada más; no habló de microchips. Pero esta frase se usó para soportar la desinformación. 

Finalmente, nuestros colegas de Animal Político, en México, chequearon otra de las tantas versiones de la hipótesis, que se publicó en Youtube, y la calificaron como falsa. 

Por todas estas razones, le otorgamos esta misma calificación a las publicaciones que difunden la idea de que con una supuesta vacuna obligatoria para la Covid-19 se implantará el microchip ID 2020, creado por Bill Gates para vigilar a la población mundial.
 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Jueves, 04 Junio 2020

Alcalde de Medellín basó su decisión de horario para hacer deporte en investigaciones (aún) no validadas

Por Laura Bayer Yepes - RedCheq

El horario para hacer deporte en la capital antioqueña estuvo restringido de 2:00 a 3:00 p.m. porque un estudio preliminar afirmaba que la deficiencia de vitamina D está asociada con la tasa de muertes por COVID-19.

El 26 de abril el Alcalde de Medellín, Daniel Quintero, decretó el horario de 2:00 a 3:00 de la tarde como el permitido para que los ciudadanos salieran a hacer actividad física en la capital antioqueña. 

El Decreto municipal 510 de 2020 en su parte motiva no especifica las razones por las cuales se estableció este horario, pero el alcalde Daniel Quintero Calle justificó la medida en un hilo de Twitter el pasado 5 de mayo. 

Señaló en un primer trino que un “estudio preliminar asocia deficiencia de Vitamina D con tasa de muertes por COVID-19” y, en un segundo que “estudios indican que los coronavirus sobreviven menos tiempo cuando están expuestos a mayor radiación solar”.
 

En Colombiacheck revisamos los dos trinos del hilo de Quintero y los calificamos como Cuestionable y Falso, respectivamente.

Nos comunicamos con el equipo de prensa de la Alcaldía de Medellín para confirmar cuál era la fuente de ambas afirmaciones del alcalde, si existía algún estudio epidemiológico o médico que motivara estas declaraciones. 

El equipo de prensa nos expresó que la medida “fue una decisión en la junta del Área Metropolitana en la que participan los 10 alcaldes del Valle de Aburrá. El alcalde ha expresado en sus trinos algunas de las razones”, pero que para más detalles consultáramos con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA).

Es cierto que los otros 9 municipios del Valle de Aburrá adoptaron el mismo horario para permitir la realización de actividad física en sus ciudadanos, después de una reunión sostenida entre los alcaldes. Sin embargo, el equipo de prensa del Área Metropolitana del Valle de Aburrá le contó a Colombiacheck que esta disposición había sido autónoma de cada municipio, no una disposición ni resolución del ente administrativo que integra estos 10 territorios.

Este es nuestro chequeo de los trinos de Daniel Quintero:

Primer trino

Cuestionable

 

 

La primera razón que dio Quintero fue que la deficiencia de vitamina D está asociada con la tasa de muertes por COVID-19 y citó un artículo del portal diario Marca Claro de México que habla de que así lo demuestra un estudio realizado entre el Queen Elizabeth Hospital Foundation Trust y la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido. 

La vitamina D juega un papel importante en los sistemas nervioso, muscular e inmunitario y ayuda al cuerpo a absorber el calcio, uno de los principales elementos que constituyen los huesos. Se obtiene de tres maneras: a través de la piel (por medio de la exposición al sol), de la dieta y de suplementos.

Sin embargo, la afirmación de Quintero es Cuestionable, porque aunque el estudio es real, no solo el portal citado aclara que “los resultados de esta investigación aún no han sido validados por la comunidad científica”, sino que el portal académico Research Gate, donde se encuentra publicada la investigación, destaca que esta es un “preprint”, es decir, un documento que no ha sido revisado por pares académicos que garanticen su validez científica. 

“La ciencia es mejor en la medida en que haya revisión por pares. La tradición de que el nuevo conocimiento sea primero validado garantiza que haya menos errores, aunque esto signifique que el conocimiento se demore más en salir a la luz”, dice Alejandro Uribe Tirado, doctor en Bibliotecología y Documentación Científica e investigador asociado del Ministerio de Ciencia. 

Los pares académicos poseen una “vida investigativa que, sin duda alguna, será la base para validar o rechazar la nueva información que recibieron para su correspondiente dictamen”, explica Marco González Tous, investigador junior en las áreas de Veterinaria.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “exponerse al sol o a temperaturas superiores a los 25 grados centígrados NO previene la enfermedad por coronavirus (COVID-19)”. Sí existe una relación entre la vitamina D y la prevención de enfermedades respiratorias, pero para que esta se dé satisfactoriamente, la intervención con la vitamina debe hacerse de manera continuada y antes de que comience la enfermedad. 

Ahora bien, “desde la perspectiva legal, cuando se hace una investigación en salud, siempre hay un componente ético que debe estar presente”, afirmó Javier González, médico y profesor de Economía de la Salud de la Universidad del Rosario, cuando Colombiacheck le preguntó por el hecho de que Quintero señale que tomó medidas basándose en un “preprint”. “La administración [municipal] debió aplicar el protocolo mundial de revisión de literatura médica y científica antes de tomar una decisión”, dice. 

Segundo trino

Falso

 

 

En su hilo de Twitter, el alcalde asimismo aseguró que los coronavirus sobreviven menos tiempo cuando están expuestos a mayor radiación solar

La OMS, por su parte, afirmó que el virus puede transmitirse tanto en clima cálido como húmedo.  “Con independencia de las condiciones climáticas, hay que adoptar medidas de protección si se vive en una zona donde se hayan notificado casos de COVID-19 o si se viaja a ella. La  mejor manera de protegerse contra la COVID-19 es lavarse las manos con frecuencia”.

Una afirmación similar realizó Bill Bryan, un alto funcionario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, quien no hace parte de la comunidad científica. “El virus muere más rápido en presencia de luz solar directa en estas condiciones”, citó el portal de noticias CNN. 

Bryan también aseguró que “los estudios sobre el virus mostraron que el cloro mata el coronavirus en aproximadamente cinco minutos”. Gracias a esta afirmación, el presidente Donald Trump sugirió la posibilidad de una inyección de cloro. 

Este ejemplo de lo sucedido en Estados Unidos lo usó el médico Javier González para explicarle a Colombiacheck por qué considera que las afirmaciones de Quintero son riesgosas. “La gente cree que lo que dice una autoridad pública es la verdad revelada”, dijo. 

“Puede que él quiera beneficiar a la gente con la posibilidad de captación de la luz solar. En la piel hay un principio bioquímico llamado provitamina D que con la luz solar se convierte en la vitamina y promueve la absorción del calcio, pero no hay evidencia de que la vitamina D sea un tratamiento contra el COVID-19 o para prevenirlo. Mucha gente va a creer que el sol le mata el virus; tiende a tomar las cosas así porque muchos no tienen el hábito de leer y menos de leer completos los efectos secundarios. Por ejemplo, el incremento de la radiación UV aumenta el riesgo de cáncer de piel o su envejecimiento”, puntualizó González. 

Por eso, Colombiacheck califica esta segunda afirmación como falsa. 

El 29 de mayo, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, derogó la medida. Aún así, el alcalde sigue recomendado hacer deporte “en horas de buena radiación solar y baja circulación como indican expertos. Vitamina D, una aliada necesaria en días de confinamiento”, trinó al derogar el Decreto 510 de 2020.