Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 23 Abril 2021

De nuevo, trino de Petro sobre Chávez, Bolívar y los oligarcas en la Casa de Nariño es falso

Por Ana María Saavedra

En redes sociales revivieron un viejo montaje de un trino del senador de la Colombia Humana. Una vez más, le explicamos por qué es falso.

Esta semana volvió a circular en Facebook un supuesto trino de Gustavo Petro en el que este aseguraba: "Mi mayor deseo es llegar al poder para continuar el legado de Bolívar, legado de Hugo Chávez. Una vez lo obtenga, NO VOLVERÁN a ver un oligarca en la Casa de Nariño. Cerraremos los medios que se han encargado de engañar al pueblo". 

La imagen es una foto borrosa tomada a la pantalla de un computador a un trino de  @iDaltonica con el mensaje: “A @petrogustavo se le borró este tuitazo por suerte se lo recuperé” con el supuesto trino del líder de la Colombia Humana.

Y aunque la publicación realizada por un usuario de Facebook de este pantallazo es del 6 de agosto de 2020, en los últimos dos días volvió a moverse en esta red social. De acuerdo a una herramienta a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, una alianza con Facebook contra la desinformación, la publicación ha sido vista por más de 600 personas en esta red social en las últimas 24 horas. Además, en los últimos 120 días la han visto 20.900 personas.  

En Colombiacheck ya habíamos verificado el supuesto pantallazo y explicado que se trataba de un montaje. En la nota En trino, piden a “uribistas” que compartan un falso Twitter de Petro, publicada en junio de 2019, contamos que dicho trino no existía.

En ese momento la usuaria @iDaltonica no aparecía en Twitter. El mismo Gustavo Petro en otro trino pidió que se investigara la publicación, aunque esta había sido eliminada.

La mayor evidencia de que se trata de un trino falso es que el supuesto tuit tiene fecha del 21 de abril del 2012 y para ese año, los trinos solamente podían tener 140 caracteres; este tiene 228.

Solamente a finales del 2017, Twitter aumentó el número de caracteres a 280.

Así que calificamos de falsa la publicación difundida en redes sociales, en la que le atribuyen al senador Petro un trino que no ha publicado.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Lunes, 05 Marzo 2018

De La Calle le atina a baja inversión en ciencia y tecnología

Por Sania Salazar

El candidato presidencial tiene razón en el porcentaje de inversión en ciencia y tecnología, en que es muy poco y en que estamos por debajo del promedio latinoamericano.

Durante una charla en la Universidad Sergio Arboleda con la directora de La Silla Vacía, Juanita León, el decano de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Sergio, Miguel Ceballos y el director del Programa Zona Franca de Red + Noticias, Daniel Pacheco, el candidato presidencial por el Partido Liberal, Humberto De La Calle, aseguró que la "inversión es del 0,26 % del producto interno bruto en ciencia y tecnología. Realmente es una vergüenza; estamos incluso por debajo del promedio latinoamericano".

De La Calle mencionó la cifra al contestar una pregunta de una persona del público que quería saber la posición del candidato frente a la ciencia, la tecnología y la innovación en el país. El candidato le indicó a Colombiacheck que la fuente en la que basó su respuesta fue el informe del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Ciencia, Tecnología e Innovación en América Latina y el Caribe.

Tras contrastar la cifra y con base en información de dos expertos en el tema, Colombiacheck califica la afirmación como verdadera, pues la inversión no sobrepasa el 1% del PIB y está por debajo de economías similares en América Latina.

En el informe del BID, Colombia, en efecto, aparece con menos del 0,25 % del PIB, pero las cifras más recientes de dicho informe, publicado en 2010, corresponden a 2007.

Según el dato más reciente del Banco Mundial, el gasto en investigación y desarrollo en Colombia en 2015 fue del 0,24 % del PIB, dos décimas menor a la que mencionó De La Calle. El histórico de esta información muestra que la inversión más alta de desde el 2000 se registró en 2013, con 0,27% del PIB.

Por su parte, en una nota de El Tiempo titulada Ciencia, tecnología, e innovación en Colombia hoy, publicada en junio de 2017, Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional, advierte que el informe de Indicadores de Ciencia y Tecnología en Colombia (2016), que produce anualmente el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT), concluyó que en 2015 la inversión fue de 0,27% del PIB.

Basado en datos del más reciente Reporte Mundial de la Ciencia (2015), Wasserman muestra un gráfico en el que se ve la inversión del Estado con respecto al PIB, el número de investigadores por millón de habitantes y la inversión en investigación y desarrollo por habitante. El académico describe la situación de Colombia como “mala entre otros países de Latinoamérica, que a su vez se rezaga sustancialmente de países de Europa y Asia”.

El balance de Wasserman no es para nada alentador. “Colombia invierte menos como porcentaje del PIB, tiene un número de investigadores muy pequeño para su población y su inversión por habitante es una de las más bajas reportadas”.

Según la Unesco, el líder mundial en esta inversión es la República de Corea, con 4,3 % del PIB y en América Latina, Brasil con el 1,2 %.

¿Por qué es importante invertir en investigación?

El vicerrector de Investigación de la Universidad Javeriana, Luis Miguel Renjifo, explica que la inversión en investigación y desarrollo es la que tiene el mayor potencial de transformación del país y de la sociedad, en ingreso. “Por eso son ricos los países ricos”, indica.

Para Renjifo, pasar de una inversión tan baja a una alta no es tan difícil, así que el margen de maniobra es importante y sería una inversión con un alto poder de transformación.

“Ojalá quien llegue a la presidencia decida hacer una ruptura drástica con un pasado de pasividad irresponsable. Seguir igual, incluso mejorar un poco, no es suficiente. Hay que cerrar brechas. Mientras nosotros apenas hacemos estiramientos, los otros llevan ya horas corriendo”, concluye Wasserman en su artículo.