Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 22 Octubre 2020

Destrucción de 63 laboratorios para procesar base de coca no tiene relación con la minga

Por Ana María Saavedra

En un portal y en redes sociales publicaron que el operativo de la Policía se había dado por la ausencia de los indígenas que participan en la minga en Bogotá. Esta conclusión es falsa. 

Una nueva desinformación sobre la minga indígena  circula desde el pasado lunes 19 de octubre. Esta vez, tanto en redes sociales como en un portal hacen una interpretación falsa de una noticia divulgada por las autoridades acerca de la destrucción de 63 laboratorios rústicos para procesar base de coca.

La desinformación, que se viralizó tanto en Facebook como en Twitter hace parecer como si las cocinas de base de coca les fueron incautadas a los indígenas. Es así como en un portal llamado Potilika titulan: ‘AUSENCIA DE INDÍGENAS DEL CAUCA Y CAQUETÁ POR MINGA, PERMITIÓ A ANTINARCÓTICOS DESTRUIR 63 LABORATORIOS DE COCA

La nota también asegura: “Mientras la Minga se desplazó hacia la capital de la República las fuerzas de seguridad del Estado han aprovechado para ingresar a los territorios Cauca de dominio indígena para destruir más de 63 laboratorios de procesamiento de coca protegidos por los indígenas y pertenecientes a los grupos armados ilegales que se encuentran en la zona del Cauca y Caquetá”.

Sin embargo, en Colombiacheck verificamos esta información y encontramos que es falso que los operativos de la Policía Antinarcóticos tengan relación con la minga indígena. Además, la zona en la que fueron realizados no es de “dominio indígena”, como aseguran.

Según el boletín de la Policía, el operativo se realizó “en el marco de la Estrategia Integral Contra el Narcotráfico” y se  “logró dar un contundente golpe a las finanzas de las estructuras criminales, con la destrucción de 63 laboratorios rústicos para la extracción de base de cocaína”. Las operaciones se presentaron en zona rural de los municipios de Piamonte (Cauca), San José del Fragua, Puerto Rico, Valparaíso y Milán (Caquetá)”.  

En la oficina de prensa de la Policía Antinarcóticos nos indicaron que 34 de las ‘cocinas’ fueron halladas en el municipio de Piamonte (Cauca) y 29 en San José del Fragua, Valparaíso, Puerto Rico y Milán (Caquetá).  También nos explicaron que los laboratorios para procesar pasta de coca pertenecían a la estructura Carolina Ramírez, de las disidencias de la Farc.

En ninguna parte del reporte de prensa de la Policía Antinarcóticos hablan de alguna relación de los laboratorios con las comunidades indígenas. Esta es  una de las evidencias que muestra la falsedad de la información publicada en el portal politika y en redes. 

Daniel Rico, investigador en temas de economías criminales y experto en narcotráfico,  nos dio otros elementos que demuestran la falsedad de la conclusión de estas publicaciones. “63 laboratorios rústicos no es una diferencia grave para el narcotráfico. Es una operación normal. Al ver el comparativo del número de laboratorios destruidos por mes se evidencia que no es una cifra fuera de lo común”.

Al revisar los datos del Ministerio de Defensa encontramos que en septiembre pasado en Colombia se destruyeron 409 laboratorios para procesar coca (entre cocinas y cristalizaderos). El año pasado la cifra fue de 5,461, según el Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la ONU. Así que, como dice Rico, esta no es una cifra representativa en la lucha contra el narcotráfico.

Rico también nos recalcó que no hay una causalidad entre los operativos y la minga. “No tiene que ver que haya habido una minga con unos operativos normales de la Policía Antinarcóticos”, dijo.

Entre tanto, la minga que salió del norte del Cauca, primero rumbo a Cali y luego a Bogotá, estuvo conformada en su mayoría por delegados del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, y de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte de Cauca, ACIN. A la minga se sumaron organizaciones campesinas y de la asociación indígena de Caldas, entre otras. 

Este es otro de los elementos que evidencia la falsedad de la relación entre la minga y el operativo de la Policía, pues las operaciones ocurrieron en el departamento de Caquetá y el único municipio caucano es más cercano a Putumayo y Caquetá que al norte del departamento.

Mapa 

Mapa

En el municipio de Piamonte están los resguardos del pueblo Inga de San Miguel y la Leona. “Del pueblo Inga fueron cinco guardias en representación y de los compañeros de Caquetá no tuvimos representantes”, nos explicó Joe Sauca, coordinador de Defensa de la Vida y Derechos Humanos del CRIC.

 

“En el Cauca somos 260.000 indígenas aproximadamente y en la minga nosotros éramos como 7.000, así que tampoco es cierto que los territorios se hayan quedado solos”, dijo.

Sauca agregó que esta es una más de las informaciones falsas con la que pretender desviar las peticiones reales de la minga al Gobierno y estigmatizarlos al señalarlos de narcos.  

Así se movió la desinformación

Luego de que el lunes 19 de octubre, el portal politika publicara que relacionaba los operativos policiales con la minga, en redes sociales empezó a moverse un pantallazo de la  noticia falsa. Además, se publicaron memes y trinos con una información similar. 

También circuló una cadena de WhatsApp con el mensaje: “Esta es la explicación de por qué la minga se devuelve al Cauca y sólo quedan unos pocos en Bogotá para el paro del 21. El gobierno se les metió a “sus territorios” para dialogar con los indígenas que no están con la minga y verificar donde han invertido los inmensos recursos que le hemos dado. También el ejército y la policía se les metió en los laboratorios de coca y cultivos de marihuana. Jugadas maestras en lo estratégico y táctico del gobierno....!Bravo presidente Duque y fuerzas militares!...quedó al descubierto la “narcominga”. Al final tenía un enlace a una nota de El Espectador acerca de la destrucción de los 63 laboratorios, en la que no se menciona ningún dato que relacione esta operación con las comunidades indígenas o la minga. 

Además de esto, en Colombiacheck encontramos, gracias a una plataforma a la que tenemos acceso por una alianza con Facebook, que la desinformación ha sido difundida en varias páginas y perfiles. Por ejemplo, la página Vox Colombia, que ya había compartido otra desinformación de la minga, publicó ese lunes un pantallazo de la nota de El Espectador con el mensaje: “LA MINGA SE FUE A PASEAR Y DESCUIDÓ EL CHUZO — POLICÍA ANTINARCÓTICOS LOGRÓ LA DESTRUCCIÓN DE 63 LABORATORIOS PARA LA PRODUCCIÓN DE BASE DE COCA EN CAUCA Y CAQUETÁ”.

También hallamos que el 20 de agosto se publicó la misma información difundida por politika en la página  MCN 24 horas informando. En la misma plataforma de Facebook encontramos que ese mismo día, en la tarde, el grupo Resistencia Civil difundió un pantallazo de la noticia falsa difundida por politika.

El mismo pantallazo de esa imagen fue publicado por Leonardo Cuervo, un expolicía que se convirtió en un youtuber.

Asimismo,  en esta red social compartieron un meme con el mensaje: “Mientras la minga le hacía un juicio acusatorio, el presidente les quemó 63 laboratorios”.

En cuanto a Twitter, encontramos que El Expediente trinó: “Dato: La minga indígena regresa a sus lugares de origen luego que el @COL_EJERCITO destruyera 63 laboratorios de Cocaina en el Cauca. Golpe de mano de @IvanDuque y @CarlosHolmesTru a esas estructuras del narcotráfico”.

Ese mensaje fue retuiteado por el director del portal, Gustavo Rugeles, quien agregó: Datos: Jaque Mate de Duque a la Minga cocalera. ¿Cómo fue el operativo de la dirección antinarcoticos de la Policia en el Cauca?

Estas fueron algunas de las publicaciones con la desinformación que detectamos en Twitter y Facebook. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 21 Octubre 2020

Contratos que ‘Santos le entregó a la Minga por la falsa paz’ son en realidad de apoyo a la Mesa Permanente de Concertación

Por Laura Rodríguez Salamanca

Una cuenta de Twitter sacó de contexto contratos que deben hacer todos los gobiernos para fortalecer mecanismos como la consulta previa. Esto con el objetivo de deslegitimar las movilizaciones sociales de los últimos días.

El usuario de Twitter @DenunciaJulio, con más de 6.000 seguidores, suele publicar contratos públicos fuera de contexto para generar confusión en la opinión pública sobre supuestos conflictos de interés entre actores involucrados en temas coyunturales. 

Hace unos días, por ejemplo, desmentimos una publicación en la que acusaba a algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, encargados en su momento del proceso contra el expresidente Uribe, de recibir “sobornos del gobierno Santos a través de sus familiares”. Pero la información resultó ser falsa porque varios de los contratos se celebraron años antes de que los magistrados ocuparan el cargo. 

Por estos días, la cuenta ha estado haciendo el mismo ejercicio de desinformación, pero sobre la Minga del Suroccidente, que llegó el pasado 18 de octubre a Bogotá. El 12 de octubre publicó un trino en el que sostenía: “La Organizacion Nacional Indígena de Colombia (ONIC), hace lloraton y bloqueo de vías cada vez que quiere, durante la [paz] Aunaron 34 Contratos por $24.530.857.165  (sic)”.  Y se adjuntaron como pruebas los pantallazos de tres contratos celebrados entre esta organización y el Ministerio del Interior. 

Trino falso minga indígena

Pese a que esta publicación por sí misma no tuvo mayor alcance [269 retweets y 19 trinos citados], el portal Oiga Noticias, al que hemos desmentido en varias oportunidades [1, 2 y 3], replicó la información en un artículo titulado ‘Revelan los multimillonarios contratos que le regaló Santos a la Minga Indígena’, en el que se agrega que los contratos son la razón por la que “a Santos no le bloqueaban el país”. 

Pantallazo noticia falsa Oiga Noticias

En la nota, que solo tiene dos párrafos y un trino, se asegura: “Resulta que a Santos no le bloqueaban el país porque recibieron 34 contratos de la falsa pa$ por $ 24.530.857.165”.

Esta versión de la desinformación, de acuerdo con la herramienta de monitoreo de redes sociales CrowdTangle, ha tenido 871 interacciones y ha sido compartido en grupos de Facebook como ‘Bogotá Uribista’, ‘Centro Democrático Bogotá’ y ‘Uribe Senado’.

Pero en Colombiacheck calificamos las aseveraciones del trino y del artículo como falsos. La razón: se valen de tipos de contratos que celebran periódicamente los gobiernos para fortalecer la Mesa Permanente de Concertación para desinformar y deslegitimar la Minga de Suroccidente. 

Primero, buscamos en el SECOP los tres contratos con los que se sustenta la desinformación [1, 2 y 3]. Todos eran contratos directos [celebrados por convenios interadministrativos, lo cual justifica legalmente que no se haya hecho a través de una licitación pública] entre la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, y el Ministerio del Interior. Todos habían sido firmados en el gobierno de Juan Manuel Santos. 

Sin embargo, en los mismos contratos se especifica, contrario a lo que dice la desinformación, que no están asociados al proceso paz. 

Contrato MinInterior y ONIC

Contrato MinInterior y ONIC 2

Contrato MinInterior y ONIC 3

En los detalles del primero de los contratos se dice que fue celebrado para “aunar esfuerzos con la Organización Nacional Indígena de Colombia, para fortalecer y desarrollar las competencias institucionales de la Mesa Permanente de Concertación, su Secretaria Operativa y los miembros indígenas de la misma, mediante procesos formativos, acompañamiento técnico, administración de recursos financieros y la adopción de procesos de planeación, vigilancia y control”.

En el segundo se describe el contrato para “aunar esfuerzos para garantizar el derecho fundamental a la consulta previa, libre e informada a través de la implementación de la Ruta Metodológica para la Consulta Previa de las Iniciativas Normativas para la Implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en el marco del mecanismo abreviado del Procedimiento Legislativo especial para la Paz, con los afiliados de la Organización Indígena Nacional de Colombia - ONIC”. 

En el tercero se dice que es para  “aunar esfuerzos entre la Dirección de Asuntos Indígenas, Rom y Minorías del Ministerio del Interior y la Organización Nacional Indígena de Colombia -ONIC, para el fortalecimiento de la Mesa Permanente de Concertación, mediante la implementación de las estrategias para garantizar la apropiación, el posicionamiento y el cumplimiento de los acuerdos y políticas públicas consultadas y concertadas en el marco de este escenario de diálogo en condiciones de igualdad con el Gobierno Nacional y la definición de acciones y estrategias conjuntas que le garanticen el cumplimiento de los mismos”. 

Entonces consultamos a Guillermo Rivera, abogado con especialización en Derecho Administrativo que se desempeñó como ministro y viceministro del Interior en el gobierno pasado, para pedirle datos sobre  los contratos. Nos explicó que ese tipo de convenios “tienen que ver con el apoyo a la mesa de concertación que es una figura permanente en el marco de un espacio de diálogo ininterrumpido entre gobierno e indígenas” y que “uno de los asuntos que se tramita en ella son las consultas previas”. 

A la pregunta de si todos los gobiernos destinan recursos para el fortalecimiento de este tipo de espacios, respondió: “claro. Esa mesa es esencial para las consultas previas y muchas obras y proyectos de ley requieren consultas previas”. 

Hay que señalar que la Mesa Permanente de Concertación fue creada a través del Decreto 1397 de 1996 para concertar entre los pueblos y organizaciones indígenas y el Estado, de acuerdo con la ONIC, “todas las decisiones administrativas y legislativas susceptibles de afectarlos, evaluar la ejecución de la política indígena del Estado, y hacerle seguimiento al cumplimiento de los acuerdos a que allí se lleguen”. Esta es resultado de los reclamos y la organización de los pueblos indígenas y se integra, además de los delegados del gobierno y de los indígenas, por veedores de la Organización Internacional del Trabajo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la ConferenciaEpiscopal de Colombia.

De hecho, encontramos que, como ya nos había dicho el exministro, el gobierno de Santos no es el único que debía destinar recursos para contratos de fortalecimiento como estos. En el Plan Anual de Adquisiciones del Ministerio del Interior de 2019, ya en el gobierno Duque, se hace referencia a la planeación de adquisiciones por 2.000 millones de pesos para “Elaborar convenios que tienen por objeto Fortalecer y desarrollar las competencias institucionales de la Mesa Permanente de Concertación, su Secretaria Operativa y los miembros indígenas de la misma (...)”. 

Plan de Adquisiciones 2019 MinInterior

Además, encontramos varios contratos [1, 2, 3 y 4] que se han celebrado este año entre la ONIC y el Ministerio del Interior con el mismo objetivo de “fortalecer las competencias de la Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organizaciones Indígenas”. Aquí, un ejemplo.

Ejemplo contrato ONIC MinInterior Gobierno de Duque

Así mismo, hay que señalar otro de los errores del trino sujeto a verificación y del artículo que lo replicó: la minga no es una institución, sino que, como escribimos en un artículo reciente es un “trabajo y sentir comunitario para resolver un problema”; la ONIC no es la organización que la convocó y no solo los indígenas participaron de la movilización. 

Aunque la Minga del Suroccidente cuenta con el apoyo del la Organización Nacional de Indígenas de Colombia, no toda la organización, que según su página web está conformada a su vez por 50 organizaciones zonales y regionales, participa de la Minga, sino que fue convocada por “el Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC, el Consejo Regional indígena de Caldas CRIDEC y el Consejo Regional Indígena del Huila CRIHU” y contó con la participación de integrantes de “Fensuagro, Marcha Patriótica, la Comisión Nacional Agraria CNA, CIMA, Ciudad en movimiento, ACON, CUT Cauca y Valle y ASONAL Judicial”.

De hecho, encontramos varios videos en donde se evidencia, por ejemplo, la participación de organizaciones como Congreso de los Pueblos, el Coordinador Nacional Agrario y el Proceso de Comunidades Negras y el Proceso Campesino y Popular de La Vega, Cauca. 

Finalmente, hay que señalar que no es cierto, como se dice en la desinformación, que no se hayan realizado movilizaciones indígenas en el gobierno de Santos. Como escribimos en un artículo reciente: “El 26 de noviembre de 2015, alrededor de 2.000 miembros de distintos cabildos del departamento del Cauca, liderados por el CRIC, se desplazaron hacia Bogotá en el marco de una movilización que llamaron ‘Minga por la Defensa de la Vida, el Derecho a la Protesta Social y la Jurisdicción Especial Indígena’. 

Así como “el 11 de noviembre de 2018, cerca de 500 miembros de comunidades indígenas de Riosucio y Carmen del Darién, Chocó, se movilizaron desde sus territorios hasta Bogotá, en una minga que tuvo como objetivo reclamar atención por la incursión de grupos armados en esta región del país. En ese momento también pretendieron reunirse con el Presidente de la República (Juan Manuel Santos) pero no se dio el encuentro”. 

De hecho, encontramos registros de varios bloqueos a la vía Panamericana durante el gobierno de Santos. Entre estos se cuentan, por ejemplo, un cierre de siete días durante 2017 que hicieron indígenas del Cauca entre el municipio de Mondomo y Popayán, y otro de 17 días durante como apoyo al Paro Nacional Agrario

Con esta información, calificamos como falsos tanto el trino de @DenunciaJulio como el artículo del portal Oiga Noticias en los que se difunde que el gobierno Santos le dio millonarios contratos a la ‘Minga’ y por esa razón los indígenas no ‘le bloqueaban el país’. Por una parte, los contratos que se usan como evidencia para sostener esto son convenios que realizan todos los gobiernos con la Organización Nacional Indígena para fortalecer la Mesa Permanente de Concertación y que, por supuesto, también ha firmado el gobierno de Duque. Y por la otra parte, todas las organizaciones que conforman la ONIC no fueron las que convocaron la reciente movilización.