Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 21 Mayo 2021

Duque sacó pecho en entrevista sobre el paro con cifras de vacunación fuera de contexto

Por José Felipe Sarmiento

Ni el aumento de dosis en el tiempo ha sido tan constante ni Colombia va tan bien frente al resto de América Latina. Primera entrega sobre la entrevista de Noticias Caracol al Presidente en medio del Paro Nacional 2021.

El 17 de mayo de 2021, el presidente Iván Duque participó en una entrevista con el director de Noticias Caracol, Juan Roberto Vargas, y la directora del programa Los Informantes, María Elvira Arango, en el marco del Paro Nacional de 2021 que inició el 28 de abril y se ha mantenido durante 24 días.

En uno de los segmentos, los entrevistadores lo cuestionaron sobre el ritmo de la vacunación contra el COVID-19 en Colombia. El mandatario respondió que el plan de inmunización avanza cada vez más rápido. “El primer millón [de dosis aplicadas] nos tardó 28 días. El último millón, seis días”, afirmó. También dijo que “cuando usted desagrega, no por fecha sino por día de inicio en los días que llevamos de vacunación, nuestro promedio hoy es el tercero mayor de América Latina”.

Colombiacheck verificó ambas afirmaciones y encontró que una es “verdadera pero”, sobre todo porque le falta contexto, y la otra cuestionable, porque consiste en una comparación poco clara que omite un dato fundamental: el tamaño de la población de cada país.

El primer y el último millón

VERDADERA PERO...

“El primer millón [de dosis aplicadas] nos tardó 28 días. El último millón, seis días”.

De acuerdo con los datos oficiales recopilados por el portal estadístico Our World in Data, a Colombia le tomó 29 días llegar al primer millón de dosis aplicadas: lo hizo el 17 de marzo y puso la primera el 17 de febrero. El presidente se descachó solo por un día.

En el último millón, la equivocación fue igual. El día de la entrevista, el país llegó a 7,54 millones de dosis aplicadas. El 10 de mayo, ocho días antes, llevaba 6,48 millones. O sea que poner la diferencia le tomó exactamente una semana.

Sin embargo, el aumento del ritmo no ha sido tan constante como el mandatario lo hace parecer con ese dato. En un chequeo de marzo de 2021, por ejemplo, Colombiacheck encontró que el número de aplicaciones diarias era muy variable y que el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, estaba celebrando de manera prematura un récord de 100.000 dosis a pesar de que el promedio móvil de siete días todavía no llegaba a ese punto.

Dos meses después, el panorama ha mejorado pero sigue lejos de ser estable. Solo en la semana previa a la entrevista, el país tuvo días en los que aplicó alrededor de 200.000 dosis y otros en los que no llegó ni a la mitad.

En general, los domingos tienden a dar resultados particularmente bajos, como lo ha señalado la epidemióloga Silvana Zapata Bedoya. El analista de datos Jorge Galindo también ha advertido que todavía hace falta mayor velocidad para tener a un 70 % de la población vacunada al terminar el año.

A pesar de esto, Duque recalcó en el programa su promesa de que habrá 35 millones de personas completamente vacunadas para el 31 de diciembre de 2021. Por esa falta de contexto al dato, que se descacha ligeramente pero en general es cierto, su afirmación es “verdadera pero”.

El tercer promedio latinoamericano

CUESTIONABLE

“Cuando usted desagrega, no por fecha sino por día de inicio en los días que llevamos de vacunación, nuestro promedio hoy es el tercero mayor de América Latina”.

La afirmación no aclara si el presidente se refiere al promedio móvil de los últimos siete días o al general desde el inicio del plan de vacunación. Tampoco especifica si es por dosis aplicadas en bruto o con relación a la población. Colombiacheck le preguntó al equipo de comunicaciones de la Casa de Nariño pero, hasta el momento de publicar esta nota, no ha llegado ninguna respuesta.

Al revisar todas las posibilidades, la única que le da la razón al mandatario es la menos adecuada para comparar. Esto hace que su frase sea cuestionable.

El día de la entrevista, Colombia completó 90 jornadas de inmunización contra el COVID-19 desde el 17 de febrero. Las fechas correspondientes para cada uno de los países de América Latina se pueden ver en la siguiente tabla, elaborada con base en notas de prensa y comunicados de autoridades sanitarias*.

Fechas de inicio y día 90 de vacunación contra COVID-19 por países en América Latina

Primero hay que aclarar que Paraguay, Guatemala, Uruguay, Honduras y Nicaragua todavía no han completado 90 días de vacunación pero están próximos a hacerlo. En estos casos, Colombiacheck usó las cifras más recientes disponibles en Our World In Data al 20 de mayo de 2021 para hacer las comparaciones.

Al revisar el promedio de dosis aplicadas a diario con base en el total que cada país llevaba para la fecha correspondiente, es cierto que Colombia tiene el tercero más alto de la región: 84.000 vacunas al día. Solo la superan Chile y Brasil con 100.000 y 350.000 aplicaciones en promedio cada jornada, respectivamente.

El problema de esta comparación es que no tiene en cuenta otras variables. La más evidente es el tamaño de cada país, como había pasado también en el citado chequeo al ministro Ruiz. Uruguay, con 3,5 millones de habitantes, no necesita la misma cantidad de vacunas que Brasil, donde viven 213 millones de personas.

Así como este último lleva la delantera en gran medida porque tiene que vacunar a más gente, casi todos los países que están por debajo de Colombia en el escalafón del presidente son también menos poblados. México es la única excepción.

Al revisar la tasa de dosis con respecto a la población acumulada en los primeros 90 días, el promedio de Colombia cae al sexto puesto con 14,8 aplicaciones diarias por cada 100 habitantes. El líder es Uruguay con 70,4 y le sigue Chile con 47,4 vacunas al día. El tercero, República Dominicana, casi duplica la cifra colombiana porque puso una media de 28,8 en el mismo tiempo (de hecho, arrancó el mismo día).

Otro aspecto a tener en cuenta es que, como el mismo presidente lo señaló para Colombia al resaltar la reducción de tiempos en poner el último millón de dosis frente al primero, cada país ha ido aumentando su ritmo de manera diferente. Por eso Colombiacheck revisó cuál fue el promedio móvil de siete días que alcanzó cada uno en la fecha correspondiente, es decir cuántas vacunas diarias pusieron de la jornada 84 a la 90.

Colombia es cuarta, con 151.000 dosis diarias en promedio durante la semana previa a la entrevista. La superan Brasil (941.000), Chile (219.000) y México (199.000).

Sin embargo, al ajustar la comparación de acuerdo con las proporciones de la población de cada país, el promedio colombiano es el sexto con 0,30 dosis puestas al día por cada 100 habitantes durante esa última semana. Los tres primeros superan el triple de esa cifra, ya que pusieron más de una vacuna en la misma relación con su número de habitantes. Estos son Uruguay (1,31), Chile (1,15) y República Dominicana (1,01).

En resumen, Duque presentó la comparación que más le convenía entre la vacunación de Colombia y la de América Latina. Esta es cuestionable porque está sesgada en gran medida por el tamaño de la población de cada país e ignora otras variables, por lo que hay formas más adecuadas de contrastar que resultan menos halagüeñas.

* A continuación están enlazadas las fuentes para las fechas de inicio de la vacunación por países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Cuba no tiene datos de vacunación en Our World in Data.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 26 Abril 2021

El proyecto de reforma tributaria no busca ‘quitarle el IVA a las armas y al material de guerra’

Por Laura Rodríguez Salamanca

En realidad propone pasar estos bienes de la categoría de exentos a excluidos, lo que evitaría que los fabricantes nacionales cobren la devolución del IVA de los insumos que gastan en su producción.

Desde hace varios días circula en redes sociales una imagen con la que se difunde que “lo que busca Duque en la Reforma Tributaria es quitarle el IVA a las armas y al material de guerra”. 

Esta afirmación se soporta en una captura de pantalla del artículo 35 del proyecto de reforma tributaria, radicado el pasado 15 de abril en el Congreso de la República, que introduce algunas modificaciones al artículo 424 del Estatuto Tributario sobre los bienes excluidos del Impuesto al Valor Agregado, IVA. 

En la imagen se resalta el apartado en el que se mencionan las “municiones, torpedos y minas de todos los tipos, clases y calibres para los sistemas de armas y el armamento mayor y menor que usan las Fuerzas Militares y la Policía Nacional”.

Armas_falso_reforma_tributaria

Según encontraron nuestros colegas verificadores de La Silla Vacía, la imagen fue publicada inicialmente, el 16 de abril, por el concejal de Bucaramanga Danovis Lozano en sus cuentas de Facebook y Twitter. Pero luego, el cabildante borró ambas publicaciones.

Asimismo, en Facebook, según una herramienta a la que tenemos acceso en Colombiacheck por el proyecto 3PFC, una alianza en la lucha contra la desinformación, más de 1.700 personas han visto esta publicación. 

En todo caso, el contenido de la imagen es falso porque hoy en día las municiones, torpedos y minas para el armamento mayor y menor que emplean las Fuerzas Militares y la Policía no pagan IVA, (en 2018 publicamos un chequeo sobre el tema). De hecho, la modificación que introduciría la aprobación de la reforma tributaria que presentó el Gobierno Nacional podría incrementar el valor final que se paga por ese tipo de productos. ¿Por qué?

Por una parte, en el artículo 477 del Estatuto Tributario aparecen como bienes exentos las “armas de guerra, excepto los revólveres, pistolas y armas blancas, de uso privativo de las fuerzas Militares y la Policía Nacional” y una lista de municiones, material de guerra o reservado y elementos pertenecientes a la fuerza pública.

Bienes_exentos

De acuerdo con Paola Andrea Jaramillo, especialista en auditoría y control y gerencia tributaria, “un bien exento lleva un de IVA del 0 % y le da derecho al productor de solicitar la devolución por el IVA que pagó en los insumos de producción”.

Entonces, hoy por hoy el material de guerra (de uso exclusivo de la fuerza pública) que se menciona en la publicación no solo no tiene IVA, sino que sus productores formalizados tienen derecho a deducir ante la DIAN el impuesto que pagan en el proceso de producción.

Por la otra parte, lo que se propone en el artículo 35 de proyecto de ley de reforma tributaria, del que fue tomado el pantallazo que se difunde en redes, es incluir a las “armas de guerra, excepto los revólveres, pistolas y armas blancas, de uso privativo de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional” y el resto de material mencionado en la publicación, en otra categorías de bienes: los excluidos, que se enumeran en el artículo 424 del Estatuto Tributario.

Este tipo de bienes, en palabras de Jaramillo, “no llevan IVA y por ende no generan derecho a devoluciones”.

En otras palabras, si un fabricante produce un bien exento, cuando compra su materia prima para elaborar el producto tiene derecho a solicitar en devolución el IVA que pagó por las materias primas. De este modo, el impuesto que pagó no afecta su precio de venta. “Pero si alguien produce un bien excluido, el IVA que paga cuando compra materias primas no lo puede solicitar como devolución.  Entonces sube el costo del producto y traslada el alza al precio de venta, con esto afecta la economía de los demás pues deberán pagar más por el producto”, dijo Jaramillo. 

Esto sería lo que ocurriría con el cambio de categoría de exento a excluido del armamento y las municiones. De aprobarse el proyecto de reforma tal como está, entonces, podría aumentar los costos de producción y, por lo tanto, encarecer el precio de este tipo de productos. 

De hecho, el proyecto de ley que presentó el Gobierno también contempla hacer el mismo cambio para bienes como las toallas higiénicas (como lo explicamos en otro chequeo), la leche, la carne, los huevos, el pollo, el pescado y el arroz, lo que ha generado críticas desde los sectores afectados. 

Con esta información, calificamos como falsa la imagen en la que se menciona que “lo que busca Duque en la Reforma Tributaria es quitarle el IVA a las armas y al material de guerra”. La reforma propone incluir a estos bienes en la lista de excluidos del IVA, pero eso implicaría que dejarán de ser bienes exentos, los cuales además de tener un IVA final del 0 %, le dan el beneficio a sus productores de solicitar la devolución del impuesto que pagan en la cadena de producción.