Pasar al contenido principal
Jueves, 19 Abril 2018

El debate presidencial que terminó en una riña de gallos

Por Colombiacheck

Tras los disturbios que impidieron la realización de un debate presidencial en Manizales, dos candidatos aprovecharon para difundir información falsa en redes sociales, lo que ha calentado más el ya crispado clima político en Colombia.

Minutos antes del mediodía del miércoles 18 de abril, en la pantalla del canal Telecafé aparecía un letrero que advertía a los televidentes que el debate presidencial estaba retrasado. En redes sociales circulaba otro mensaje que daba cuenta de que esto se debía a motivos de seguridad.

Lo que ocurría era que a las afueras del Teatro Los Fundadores seguidores de varias campañas políticas impedían el ingreso de los candidatos presidenciales Iván Duque y Gustavo Petro. La razón: varios de ellos no alcanzaron a entrar al segundo piso de las instalaciones del principal centro cultural de Caldas, que había sido habilitado para que alrededor de 300 personas entraran de manera libre al debate.

Allí fue Troya. Horas después en redes sociales empezó a circular una foto en la que se veían tres sillas marcadas con el nombre del candidato Iván Duque y otra con un plano general que mostraban asientos reservados, pero no se podía leer lo que decían las hojas. Los mensajes que acompañan las imágenes aseguran que en el recinto solo habían sillas reservadas para la comitiva de Duque.

 

 

 

Petro le echó leña al fuego reenviando un mensaje con esas imágenes.

El debate lo organizaron la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, el Teatro Los Fundadores, el Comité Intergremial de Caldas, Manizales Cómo Vamos, la Corporación Cívica de Caldas, Alianza Suma, RCN Radio y el periódico La Patria. Este último medio informó que la localidad conocida como palco había sido habilitada de manera libre para el público, mientras que la parte baja del teatro había sido reservada, de manera equitativa, para los delegados de las campañas, sus familias y los invitados de los organizadores.

Cada uno de estos grupos tenía la autonomía para entregar las boletas a quienes quisieran.

Lo que no dijo Petro

El martes pasado, un día antes del debate, en las instalaciones de La Patria, el director de ese diario, Nicolás Restrepo, le entregó 100 boletas a cada partido político y 10 entradas preferenciales. Cristian Camilo López, asesor de la campaña de De La Calle, estuvo en la reunión. Allí se supo que Viviane Morales no asistiría, por lo que repartieron esas boletas entre las demás campañas.

En ese momento también se conoció la confirmación de Petro, por lo que no hubo representante de esa campaña en el lugar, pero los organizadores de la Cámara de Comercio, de Telecafé y de La Patria presentes en el lugar se comprometieron a guardar las boletas para su campaña.

López aseguró que recibió 100 boletas y que, como cada partido tenía la libertad para disponer de ellas, en su caso las entregó al directorio liberal en Caldas, donde está la sede de campaña de De La Calle y donde se repartieron entre seguidores del candidato.

Adriana Gutiérrez, vocera en Caldas del Centro Democrático y quien hace parte de la dirección nacional del partido, asistió a la reunión en nombre de Duque. Le aseguró a Colombiacheck.com que recibió 100 boletas y que no tuvieron ningún problema durante el debate para ocupar los espacios que les correspondían.

Según los organizadores del debate, a la medianoche del martes recibieron una carta en la que Petro cancelaba su asistencia, pero a las 8:20 de la mañana del miércoles dio marcha atrás y confirmó que iría.

Julián Mejía, subgerente de la campaña Colombia Humana(Petro) en Caldas, asistió a un sorteo a las 9:00 de la mañana en el que definieron el orden del debate y se asignaron camerinos, entre otros aspectos logísticos.

Correo con la respuesta que la campaña de Petro envió a la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas.

 

Los organizadores le advirtieron a Mejía las dificultades que se tenían con la boletería debido a la hora, pues ante la negativa de la medianoche, ya las habían repartido. Sin embargo, aseguran que lograron reunir entre 60 y 70 boletas para los seguidores de la campaña petrista. Además, le entregaron las hojas para marcar las sillas.

También resaltaron que la campaña de Petro no recibió las boletas en las mismas condiciones de los demás candidatos porque no confirmó a tiempo.

Mejía le dijo a Colombiacheck que recibió 60 boletas a las 10:00 de la mañana y que tuvo problemas para que los seguidores de la campaña entraran al lugar, pues para cuando las recibieron ya había instrucciones de no dejar entrar más personas al lugar.

Las pullas en Twitter entre Vargas y Petro

Mientras intentaban entrar al Teatro Fundadores Vargas Lleras y Petro se enfrentaron en Twitter. Trasladaron el ambiente hostil que se vivía en el lugar a las redes.

 

 

 

 

 

 

 

Antes de que se decidiera trasladar el debate a otro auditorio, por el ambiente caldeado que había y mientras que Vargas Lleras y Petro se lanzaban dardos por redes sociales, De La Calle publicó en su cuenta un mensaje en el que aseguró que hechos como esos no se deben repetir. “Lo que necesitamos es reflexión, no una riña de gallos”, concluyó.

 

 

 

Mientras que afuera los seguidores de las campañas protestaban y discutían, adentro los candidatos esperaban, en calma, a que los ánimos se calmaran.

 

 

 

*Con reportería de Luisa Gómez y Sania Salazar.

Martes, 06 Febrero 2018

Los ocho intentos perdidos por reformar el Congreso en los últimos tres años

Por Sania Salazar

La actual representante a la Cámara y candidata al Senado, Angélica Lozano, presentó las iniciativas en conjunto con la senadora Claudia López y otros congresistas. Ahora buscan que se aprueben a través de voto popular.

En una entrevista al periódico El Diario, de Pereira, Angélica Lozano Correa, actual representante a la Cámara y aspirante al Senado por el Partido Alianza Verde, aseguró que en los tres últimos años presentó siete veces proyectos de ley que buscaban cambiar malas prácticas en el Congreso, pero ninguno fue aprobado.

A la pregunta: ¿Será posible que haya un cambio real en el Congreso?, Lozano Correa respondió:

“Eso confiamos. Imagínese que estos tres años presentamos siete veces proyectos de ley que buscaban bajar el salario de los Congresistas, obligar la rendición de cuentas, que sea pública la declaración de impuestos, de bienes y de conflictos de interés, modificar la forma de contratación, quitar esa vagabundería de beneficios de cárcel para los de cuello blanco, pero el Congreso siete veces dijo no. Un día me puse a llorar y dije: ¿es que uno no puede hacer nada? de malas, vamos a intentarlo y nos metimos en la consulta anti corrupción y recogimos 4.3 millones de firmas”.

Colombiacheck califica la afirmación de Lozano Correa como verdadera, pues encontró los registros de todos los proyectos de ley reportados por la candidata, el número de veces que aseguró haberlos presentado, a nombre propio y en compañía de otros congresistas.

El equipo de trabajo de Lozano Correa explicó que, en la respuesta, ella se refirió a los siete mandatos de la Consulta Popular Anticorrupción, puntos que incluyeron en cinco proyectos de ley que presentaron ocho veces ante el Congreso. Precisaron que cada punto es una obligación específica y que algunos proyectos contenían más de uno.

Los cinco proyectos son:

- Reducción de salarios de los congresistas (dos veces). Este proyecto aparece reportado en el portal Congreso Visible y, efectivamente lo presentaron dos veces, en septiembre de 2015 y en julio de 2016. Según el reporte, lo acumularon (lo unieron con un proyecto de ley similar) la primera vez y la segunda fue archivado por vencimiento de términos.

- Proyecto de presupuesto participativo o “Articulado antimermelada”: proyecto de ley 076 de 2016 (una vez), que buscaba modificar el procedimiento para debatir el presupuesto general de la Nación. En la justificación de cada uno de los puntos de la consulta anticorrupción en la página www.vencealcorrupto.com indican que, “ante la negativa para ser debatido”, el proyecto antimermelada “fue retirado por los autores el día 14 de julio de 2017”. En la página de la Cámara de Representantes aparece como retirado.

- Proyecto de transparencia legislativa (tres veces). Este también aparece reportado en Congreso Visible las tres veces que dice haberlo presentado el equipo de Lozano Correa: en marzo de 2015, julio y septiembre de 2016. La información de ese portal indica que la propuesta buscaba promover “mecanismos de transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio de las funciones de los congresistas de la república”. Luego de la primera vez que lo presentaron, los autores lo retiraron, la segunda vez fue archivado en debate y la tercera, archivado por tránsito de legislatura.

- Limitar la reelección de congresistas (una vez). Congreso Visible reporta este proyecto, efectivamente radicado una vez, en julio de 2014. Según la página, el autor retiró el proyecto.

- Proyecto que pretendía modificar el régimen sancionatorio para quienes cometieran delitos contra la administración pública o actos de corrupción (una vez). El equipo de la aspirante al Senado indicó que retiraron este proyecto porque se acumuló con el de equilibrio de poderes (que no era iniciativa de ellos), es decir, en el Congreso decidieron unirlos porque eran similares. En la página de la Cámara de Representantes el proyecto 006 de 2014 aparece, efectivamente, como retirado.

Los asesores de Lozano resaltaron que en el proyecto de equilibrio de poderes se logró que, cuando un congresista incurra en delitos contra la administración pública, no lo reemplace otro persona del mismo partido, por lo que no incluyeron este punto en la Consulta Anticorrupción, que ahora debe ser presentada al Senado, ya que la Registraduría Nacional del Estado Civil avaló 3'092.138 de las firmas que recolectaron.

Lo anterior suma ocho intentos para que estos proyectos se convirtieran en ley.

¿Por qué estas iniciativas no pasan fácilmente en el Congreso?

Santiago Virgüez, investigador de Congreso Visible, indicó que entre los factores que pueden incidir para que estos temas no sean aprobados fácilmente está que los asuntos del Gobierno nacional son prioritarios y los de transparencia quedan relegados y se vence el tiempo para discutirlos y aprobarlos.

“La tendencia, basada en los datos, es que históricamente se aprueban más proyectos de ley de iniciativa gubernamental que los que son iniciativa de los congresistas”, indicó el investigador.

Virgüez señaló, además, que los proyectos de transparencia son poco atractivos para los legisladores y recordó que el 2017 fue un año preelectoral en el que los congresistas que quieren reelegirse estaban más pendientes de su campaña política que de las labores legislativas.