Pasar al contenido principal
Lunes, 21 Enero 2019

“El Mocho Franklin” y “El Mocho Kiko” no son la misma persona

Por Ana María Saavedra

“El Mocho” abatido en 2016 en el Chocó no es el mismo “El Mocho” involucrado en el atentado en Bogotá de la semana pasada.

Tras el atentado con un carro bomba en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander de Bogotá, tanto el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, como el ministro de defensa, Guillermo Botero, identificaron en una rueda de prensa al autor material del hecho como José Aldemar Rojas Rodríguez, un militante del ELN conocido con el alias de ‘Mocho’ o ‘Kiko’ (o “Quico”).

Pero una noticia de hace tres años, en la que se informa de un operativo en el que fue abatido un militante del ELN con el alias “El Mocho” confundió a algunos usuarios de las redes sociales, que aseguraron que se trataba de la misma persona e incluso esparcieron teorías de conspiración:

mocho

“Según este informe. Alias el mocho, el que condujo según informes el vehículo al interior de la escuela de policía , ya había sido dado de baja. Pero esta Fiscalía asesina y resucita al que sea necesario para acomodar los hechos, que despelote”, escribió uno de los usuarios en Facebook.

Sin embargo, se trata de dos personas diferentes con el mismo alias.

Una de estas personas es José Aldemar Rojas Rodríguez. Como ya lo contamos en El Explicador: Lo que se sabe hasta el momento del atentado en la Escuela General Santander, según Martínez, Rojas Rodríguez fue identificado como el dueño del vehículo que estalló en la Escuela de Cadetes y su identidad fue confirmada a través de un análisis de necrodactilia realizada a su mano izquierda, que fue encontrada tras la explosión. 

Por su parte, el ministro Botero informó que se “ha podido establecer que entre 2008 y 2010 como explosivista [José Aldemar Rojas] perdió su mano derecha. Nació en Puerto Boyacá en 1962 y desde 1994 se desempeñó como miliciano del ELN”.

El ministro también dijo que Rojas había hecho parte del Frente de Guerra Oriental Domingo Laín (que opera principalmente en Arauca) del ELN por 20 años y que desde 2003 era cabecilla del Frente Adonay Ardila, parte del Frente de Guerra Oriental.

Kiko

La otra persona fue abatida en el Chocó en mayo de 2016, como reportaron varios medios en ese entonces. Esta persona compartía un alias, “El Mocho”, con Rojas, pues ambos habían perdido una extremidad. Pero, mientras que a Rojas le faltaba la mano derecha, al otro ‘Mocho’ (también conocido como ‘Franklin”) le faltaba todo el brazo, como se observa en la foto que se conoció hace tres años.

mocho4

En los artículos de 2016 ningún medio reportó el nombre de pila de ‘Franklin’, pero una fuente de inteligencia policial le reveló a Colombiacheck que su nombre era Dorian Darío Montiel.

‘Franklin’ ya había sido mencionado en artículos de prensa en 2012 como “cabecilla del Frente ‘Resistencia Cimarrón’” en el Chocó que, como reporta Verdad Abierta, es parte del Frente de Guerra Occidental del ELN. Como se ha revelado en un informe del Observatorio de Drogas del Ministerio de Justicia, este frente delinque en el Chocó, en la zona del Alto y Medio Baudó y en el Cantón del San Pablo.

Pero además hay otros claros indicios de que se trata de dos personas diferentes. 

Según la información entregada por el Ministro de Defensa y el Fiscal, Rojas hizo parte del Frente Domingo Laín del ELN por más de 20 años. La cédula de ciudadanía de José Aldemar Rojas, 14’318.507, fue revelada por las mismas autoridades. Al hacer una búsqueda de su pasado judicial en el portal de la Policía encontramos que aparece allí registrado sin antecedentes. 

pasadojudicial

También, al hacer una consulta en el RUNT (Registro Único Nacional de Tránsito) del Ministerio de Transporte por la cédula de Rojas, encontramos que Rojas fue inscrito en este registro el 5 de febrero de 2018 (casi dos años después de que fuera abatido “Franklin”).

runt

 

Jueves, 14 Diciembre 2017

¿Transmilleno?

Por David Tarazona

“La mayoría de los buses [de Transmilenio] no van con sobrecupo” dijo el alcalde Enrique Peñalosa en Semana en Vivo. Una frase que si fuera más conocida no alegraría en lo más mínimo a quienes viajan a diario abarrotados en los buses de este sistema de transporte. Por eso, Colombiacheck sometió éstas palabras de Peñalosa a prueba.

La declaración del alcalde fue hecha en una entrevista con María Jimena Duzán, en su programa Semana en Vivo el pasado 16 de noviembre de 2017. Tras hablar con un experto en movilidad, con los representantes de Transmilenio y revisar las contradictorias cifras de ocupación que llevan los buses rojos, Colombiacheck calificó la declaración del alcalde Enrique Peñalosa como Engañosa. Peñalosa aseguró en Semana en Vivo: “Yo le invito a que un día usted se instale frente a una troncal de Transmilenio a ver buses pasar y le aseguro, la mayoría de los buses no van con sobrecupo”.

En Bogotá y en el resto del país, los estándares de sobrecupo en los sistemas de transporte masivo de pasajeros se rigen por la norma técnica NTC 4901-1 del Icontec, acogida por el Ministerio de Transporte y la Secretaría Distrital de Movilidad. La norma dice: “la ocupación máxima promedio dada por el diseño es de siete pasajeros de pie por metro cuadrado”.

Cuando contactamos al equipo más cercano al alcalde Peñalosa para conocer los fundamentos de la frase del mandatario distrital, nos remitieron a los voceros de Transmilenio. Estos nos dijeron que hoy los buses rojos de este sistema viajan en promedio con “cuatro pasajeros” por metro cuadrado.

Esta información es contradictoria con dos declaraciones del gerente del proyecto del Metro de Bogotá, Andrés Escobar, que buscaban ilustrar que este medio de transporte podría ser más cómodo que Transmilenio. La más reciente, según Caracol Radio, deja ver que la cifra de pasajeros aglomerados en los buses rojos sería más alta que la del registro oficial: “Transmilenio[...] hoy alcanza nueve personas por metro cuadrado”, dijo el gerente del Metro. Este anuncio fue hecho en la sesión del 17 de octubre de 2017 del Concejo de Bogotá donde se debatía el aporte de la ciudad de seis billones para el metro, vigencias futuras que fueron aprobadas el pasado 30 de octubre.

Una segunda frase del gerente del Metro, Andrés Escobar, sobre el tema fue dicha en octubre de 2016, como refleja la página web de la Alcaldía: “hoy en día TransMilenio está en seis personas por metro cuadrado”. Para aclarar si la cifra es de seis o nueve pasajeros por metro cuadrado, Colombiacheck contactó en múltiples ocasiones al gerente del Metro y a su equipo de comunicaciones, pero no hubo una respuesta al cierre de esta publicación.

En otras palabras, el gerente del Metro, un proyecto que está en planos, admitió que la aglomeración en el sistema no solo habría superado los límites de la norma técnica aceptada por el Ministerio de Transporte de siete personas por metro cuadrado, sino también los del estándar mundial, llamado ITDP, para buses de tránsito rápido (BRT) como Transmilenio, según el cual se considera que hay sobrecupo cuando van de pie desde seis pasajeros por metro cuadrado.

El especialista en movilidad Fernando Rojas considera que el sobrecupo en Transmilenio no ha mejorado. Crédito: Fernando Rojas
El especialista en movilidad Fernando Rojas considera que el sobrecupo en Transmilenio no ha mejorado. Crédito: Fernando Rojas

Colombiacheck contrastó los anteriores datos con el especialista en temas de movilidad, Fernando Rojas, profesor investigador en la Universidad del Rosario, que considera que el problema del sobrecupo en Transmilenio está lejos de superarse, sobre todo en las horas pico. “Se ve que el alcalde no entra a Transmilenio en hora pico, ni ha visto las condiciones en las que la gran mayoría de las personas que se movilizan en Transmilenio tienen que hacerlo”, dijo Rojas.

Además, nos comentó que el sobrecupo en los buses va mucho más allá de la incomodidad. “En un accidente puede ser catastrófico, se puede generar una estampida al interior del bus[...] También facilita la inseguridad y facilita el acoso [a las mujeres]”. Rojas agregó que la situación de aglomeración es peor en las estaciones de Transmilenio, como demostraron una investigación del concejal Juan Carlos Flórez y un especial de la revista Semana en 2014, con paradas donde el hacinamiento, llega a ciertas horas, desde 15 hasta 19 personas por metro cuadrado.

Un vocero de Transmilenio reconoció en una conversación telefónica con Colombiacheck que “no se le está dando a la gente el servicio que se merecen”. Aún así, manifestaron haber ejecutado más de 200 mejoras para agilizar los trayectos y extender la red de troncales que, según Transmilenio, se atrasó durante las tres administraciones pasadas. También comentaron que a pesar de los esfuerzos en prevención, los colados en el sistema siguen contribuyendo al sobrecupo.

Más allá de las diferencias entre las cifras de aglomeración en los buses articulados entre el gerente del Metro de Bogotá y Transmilenio, el especialista en movilidad Fernando Rojas negó de manera rotunda que haya mejoría o “medidas reales que solucionen” el sobrecupo. Además, nos dijo que el sobrecupo de los buses rojos llega “en horas pico hasta doce personas por metro cuadrado”. Y concluyó al decir que esta problemática lleva a que la gente evite el sistema y compre más motos y carros.

Una mirada al pasado tampoco aclara las discordancias entre las cifras de sobrecupo en Transmilenio que tienen entre esta entidad y el gerente del Metro de Bogotá: el propio alcalde Peñalosa dijo en una entrevista en 2014, antes de su mandato, que Transmilenio viajaba con “siete pasajeros por metro cuadrado”. Sería llamativo que hoy el sistema haya logrado reducir la aglomeración a cuatro personas por metro cuadrado como nos dijeron, cuando en 2012, el Gobierno del exalcalde Gustavo Petro admitió que el sistema viajaba de “manera inhumana” con ocho pasajeros por metro cuadrado.

La ambigüedad en los datos sobre el sobrecupo en los buses de Transmilenio, medido en número de pasajeros por metro cuadrado, no permite saber si éste sistema de transporte cumple con los límites nacionales del Ministerio de Transporte, ni con los estándares internacionales. En base a ésta información contradictoria dentro del Gobierno distrital, Colombiacheck califica la frase del alcalde Peñalosa, según la cual la mayoría de los buses [de Transmilenio] no van con sobrecupo” como Engañosa, ya que no hay información clara que apoye dicha declaración o permita distinguir la realidad de los hechos. Además, de confirmarse las declaraciones del gerente del Metro de Bogotá, Andrés Escobar, éstas demostrarían que el sistema viaja con sobrecupo, lo que muchos bogotanos ya saben, pues lo viven día a día.