Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 05 Enero 2022

Es cuestionable que pasaporte inmunitario permita viajar a otros países sin haberse vacunado

Por Jhoandry Suárez

El documento para personas que se oponen a la inmunización anticovid-19 presuntamente autoriza el ingreso a territorios donde se exige carnet de vacunación; sin embargo, se pudo corroborar que en algunos destinos no se incluye dentro de las excepciones y en otros queda a discrecionalidad de las autoridades migratorias.

En redes sociales ha estado circulando desde diciembre de 2021 publicaciones en la que se asegura que con un “pasaporte ciudadano de inmunidad constitucional y natural” se puede viajar a otros países sin necesidad de estar vacunado contra el covid-19 ni presentar un carnet que lo certifique.

Esta identificación, de acuerdo con la organización que la promueve, Familias por la verdad, un movimiento antivacunas y ultra conservador colombiano, "es un documento simbólico que refleja fielmente la supremacía constitucional (...) un certificado de objeción de conciencia y de supremación constitucional" (sic).

La expedición de este pasaporte no tiene el aval de Migración Colombia ni la Cancillería, tal como nos aclararon desde los departamentos de prensa de esas instituciones, por lo que se pudo corroborar que solo se  puede imprimir desde la misma web de la fundación. Además, debe estar acompañado por una declaración juramentada “para generar los efectos jurídicos en defensa de tus derechos fundamentales”.

En la imagen publicada en redes sociales (1, 2) se aprecia una presunta conversación de Whatsapp en la que alguien afirma que una amiga viajó a Curazao con esa identificación y en la isla no le exigieron ningún documento que probara que tenía las dosis anticovid-19. Por lo que en Colombiacheck decidimos verificar si este “pasaporte de inmunidad” efectivamente funciona para ingresar a otros territorios sin necesidad del carnet de vacunación. Lo que encontramos es que esta información es Cuestionable. 

En primer lugar, investigamos si es requisito el certificado de inmunización para viajar a Curazao y nos conseguimos que en ese territorio no se exige este documento, según la página oficial del Gobierno de la isla. Entre sus requerimientos obligatorios aparecen cuatro: una prueba PCR con resultado negativo dentro de las últimas 48 horas, una tarjeta de inmigración digital, tarjeta de localización de pasajeros y una cita para una prueba antígeno el tercer día de estadía en suelo holandés.

También consultamos con embajadas y consulados de los destinos a los cuáles más viajan los colombianos según la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), y algunos otros países cercanos, para seguir analizando el alcance que podría tener este “pasaporte de inmunidad”. 

La Embajada de Estados Unidos en Bogotá vía correo electrónico nos envió los requisitos actuales para la entrada a su territorio, entre los que destacan presentar una prueba de un esquema inmunitario completo contra el covid-19, con al menos la última dosis aplicada 14 días antes. Entre las excepciones sólo figuran tener alguna contraindicación médica documentada para recibir una vacuna COVID-19, gozar de una excepción humanitaria o de emergencia concedida por el gobierno estadounidense, ser participante de ensayos de la vacuna anticovid, ser menor de 18 años o alguna de las otras señaladas aquí

Desde el consulado de Ecuador en Bogotá nos resaltaron que en los protocolos para viajeros contemplan presentar un certificado de vacunación. La admisión de otro tipo de papeles diferente a este queda a criterio de la aerolínea y los funcionarios de migración.

Una respuesta similar recibimos desde la Embajada de Chile en la capital colombiana, donde nos indicaron que la recepción de cualquier otro documento en sustitución de la tarjeta de inoculación quedaba también a discrecionalidad de las autoridades de migración, igualmente destacaron el riguroso proceso para visitantes los cuales deben hacer una validación del carnet de vacunación a través de la página web https://mevacuno.gob.cl/ para obtener un pase de movilidad.

El consulado de Panamá en Bogotá aclaró que si no se dispone de un documento que avale la inmunización, se debe mostrar el resultado de una prueba PCR. 

Se pudo confirmar mediante sus representaciones diplomáticas en territorio colombiano, que México y República Dominicana no piden certificado de vacunación para la entrada.

Familias por la verdad

También indagamos más sobre la organización Familias por la Verdad, encargada de promover el “pasaporte inmunitario”. Hallamos que aparte de oponerse a la vacunación, se describen como “activistas cristianos provida y profamilia”, cuyo principal vocero es Esteban Ramírez, hijo del exconcejal de Bogotá, Marco Fidel Ramírez, llamado “el concejal de la familia”. 

En su página web exponen teorías en contra de la inmunización y proponen tratamientos polémicos contra el Covid-19 tales como el dióxido de cloro, un método que hemos desmentido anteriormente

Una investigación de La Silla Vacía también desmontó en 2021 varias desinformaciones que este mismo movimiento difundió, entre ellas que las vacunas son experimentales, no tienen licencia o tienen poca efectividad.

Por lo tanto, ante la falta de hechos que garanticen que un colombiano sin certificado de vacunación puede ingresar a un país con el “pasaporte inmunitario”, donde sí solicitan expresamente demostrar que se está vacunado, y la discrecionalidad migratoria para su admisión, en Colombiacheck calificamos la información difundida como cuestionable. 

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 26 Abril 2021

No, ‘médicos y enfermeras’ no serán enjuiciados por crímenes de guerra por la vacuna del COVID-19

Por Ana María Saavedra

Un cartel que circula en redes sociales amenaza a los y las trabajadoras de la salud con que podrán ir a juicio por crímenes de guerra por no informar a los pacientes sobre las vacunas.

Un mensaje en el que se asegura que los sanitarios, los médicos y las enfermeras podrían ir a juicio por crímenes de guerra por las vacunas circula en redes sociales.

Cartel con datos falsos sobre vacunación y crímenes de guerra

Este cartel, que tiene su origen en España, desde hace varios días ha sido compartido en redes sociales de Colombia. En Facebook, por ejemplo, lo publicaron con el mensaje: “Más responsabilidad por favor no somos conejillos de India Lean el Código Núremberg”. Sin embargo, el texto está repleto de mentiras mezcladas con artículos verdaderos para llegar a un conclusión falsa: la amenaza de los crímenes de guerra.

Nuestros aliados de Maldito Bulo, en España, verificaron la misma imagen el 9 de abril de 2021 y explicaron que se trataba de información falsa. En Colombiacheck también analizamos las afirmaciones del cartel y lo calificamos de falso.

La desinformación, según una herramienta a la que tenemos acceso gracias al proyecto 3PFC, una alianza con Facebook para combatir la desinformación, ha sido compartida en Colombia desde el 22 de febrero de 2021 por cuatro usuarios de Facebook diferentes y ha sido vista por más de mil personas.

Un "crimen de guerra"

El cartel tiene una advertencia en letras más grandes acerca de que los empleados de la salud podrán ser llamados a juicio por crímenes de guerra, lo que es falso.

Alejandro Jiménez Ospina, coordinador de Justicia Transicional del centro de estudios jurídicos y sociales Dejusticia, le explicó a Colombiacheck que lo primero que se debe tener claro es que para que haya un crimen de guerra debe existir un conflicto armado, internacional o no internacional, y que este haya sido cometido en el marco de ese conflicto. 

Así se explica en el Artículo 8 del Estatuto de Roma, que es el tratado fundacional de la Corte Penal Internacional, encargada de juzgar crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidio y crímenes de agresión. 

La pandemia causada por el coronavirus Sars-Cov-2 no es un conflicto armado, agrega Jiménez.

Miguel Vieito Villar, abogado especialista en derecho sanitario, citado por nuestros colegas de Maldita, también explicó que “los Convenios de Ginebra, con sus protocolos adicionales, no son aplicables a una situación de pandemia” como la actual de COVID-19.

La vacuna contra la COVID-19 no es "experimental"

Según el cartel, los médicos y enfermeras podrán ser llamados a juicio por los crímenes de guerra si no informan a los pacientes que la vacuna es experimental. En ese caso también es falso.

Colombiacheck aclaró en el Explicador: ¿Son seguras las vacunas del Covid-19? que las vacunas aprobadas para su uso han pasado por tres fases para su aprobación. 

Fases de desarrollo de una vacuna

Esas fases fueron siempre monitorizadas por Juntas de Monitoreo de Datos y Seguridad, mientras las pruebas estaban en curso y sólo si no había problemas de seguridad pendientes, se permitía el avance a la siguiente fase. Tal sistema de monitoreo está configurado para detectar todos los efectos secundarios más comunes asociados a las vacunas, así como los menos esperados que alertaran para detener los estudios.

Asimismo, como indicaron nuestros colegas de Maldita, hay una fase 4, la última de investigación clínica, y ocurre cuando está ya comercializada y se usa a gran escala.

En la falsedad de ese primer punto también coincide Diana Rocío Bernal, profesora de la Universidad del Rosario, especializada en derecho médico. En esta fase 4 en la que se encuentran las vacunas, que se están aplicando en el mundo, que fueron aprobadas con autorizaciones de emergencia por la pandemia, no se puede considerar que sean experimentales. “Hay otras vacunas que están en fase experimental, pero esas son las que siguen en proceso. Las que se están aplicando en el mundo ya no son experimentales”.

Código de Nuremberg y Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO 

En este caso, como muchas otras desinformaciones, el cartel usa elementos reales, los saca de contexto y le atribuye consecuencias falsas. En efecto, los puntos 2, 3 y 4, así como los artículos citados mezclan elementos falsos con verdades manipuladas.

El cartel también hace referencia a la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO y al Código de Nuremberg, que sí existen. El abogado Miguel Vieito Villar le explicó a Maldita que ninguno de los dos son textos legales. "No son leyes españolas, ni tampoco son convenios internacionales", sino que "forman parte de la bioética o de la deontología de los profesionales de salud".

Un documento de la Universidad del Rosario indica que “la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, como se infiere del propio título, fundamenta los principios en ella consagrados en las normas que rigen el respeto de la dignidad de la persona, los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Se trata de una declaración que resultó de la sesión de la Conferencia General de la UNESCO realizada en París el 19 de octubre de 2005.

La profesora Diana Rocío Bernal, por su parte, señala que si bien es cierto que los pacientes tienen derecho a ser informados sobre la vacuna, como se está haciendo, no se puede decir que por no hacerlo puedan ser llamados a juicio por crímenes de lesa humanidad o ser acusados en el ámbito penal.

“En el ámbito penal en principio podría decir que no, pero desde la perspectiva de derechos humanos hay dos teorías frente al uso de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos de la UNESCO. Una dice que es un instrumento de buena voluntad, pero hay otros que dicen que ya para los Estados, así no los conviertan en una normativa, tiene carácter vinculante, pues le da unas pautas a los países e incluso se le considera fuente de nuevos derechos”, anota.

En cuanto, al consentimiento informado, “la Corte Interamericana de DD.HH. ha dicho que el consentimiento informado no es un simple documento, es un derecho. Pero de allí a que se pueda decir que por incumplir una pauta, que no se está incumpliendo en el caso de la vacunación, se pueda decir que se está cometiendo un crimen de guerra es una falsedad”.