Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 31 Diciembre 2021

Es falso que el Presidente Duque se gaste $4.350 millones al día, como lo afirmó Rodolfo Hernández

Por María Lucía Bayona / Vanguardia

En un debate de precandidatos, el exalcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, aseguró que Iván Duque gasta $4.350 millones al día y que el 60% del presupuesto de 2022 está ‘fiado’. Colombiacheck verificó estas afirmaciones y encontró que no coinciden con los registros del Ministerio de Hacienda ni con conceptos económicos respectivos.

En medio de un debate con otros precandidatos presidenciales, realizado el 7 de noviembre de 2021 por la Revista Semana, Hernández afirmó que “¿Cómo es posible que el presidente de la República gaste $4.350 millones al día? Sábado y domingo también”.

Esta aseveración fue lanzada por el exalcalde al ser preguntadas las razones por las que Gustavo Petro lidera las encuestas para la candidatura presidencial, a lo que respondió que se debe a que los gobernantes actuales “Son unos pésimos administradores. Unos locos. No les importa nada. ¿Cómo es posible que el presidente de la República gaste $4.350 millones al día? ¿En semejante despelote, debiendo todo? Con unas finanzas en 60% del presupuesto del año entrante 'fiado', aumentando los intereses".

Sobre las afirmaciones de Hernández se desconoce la fuente o el origen de tales cifras, ya que no citó alguna. Sin embargo, el portal abierto del Ministerio de Hacienda asegura que durante 2021 se contó con $2 billones destinados a gastos de Presidencia.

Al respecto, Germán Machado, economista y docente de la Universidad de los Andes, explicó que “al dividir dicho presupuesto en los 365 días del año, el promedio da $5.671 millones al día, incluso más de lo que dice el ingeniero”, sostiene.

También afirma que esa cifra corresponde a los gastos de la Presidencia como sector y no exclusivamente del Presidente Iván Duque o del funcionamiento de la Casa de Nariño. “Una cosa es lo que gasta el Presidente y otra lo que ejecuta en sí con programas”, dice Javier Orlando Acevedo, economista y coordinador de la sede de la Universidad Industrial de Santander en Barrancabermeja.

Machado explica que de esos $2 billones se usa un dinero en programas de inversión como la implementación del Acuerdo de Paz, apoyos a departamentos y regiones, programas de seguridad, entre otros, los cuales no son gastos en favor de Presidencia. 

Teniendo en cuenta tal aspecto, se pone sobre la mesa los gastos del día a día ajenos a dichos programas: el personal contratado cuesta $311 millones diarios y la adquisición de bienes y servicios rondan los $160 millones, por lo que solo en la Casa de Nariño, la cifra alcanza los $480 millones al día, según el Ministerio de Hacienda. Eso va incluido en el presupuesto general. 

“No son gastos específicos de la entidad, como si el Presidente estuviese haciendo un mercado muy costoso o algo así. Hay que tener presentes los proyectos de inversión a cargo de la Presidencia”, recordó. 

Es decir, respecto a esta afirmación, Rodolfo Hernández se quedó ‘corto’, pues el gasto diario supera los $4.350 millones. Por tanto, calificamos la afirmación como Cuestionable.

“Las finanzas en 60% del presupuesto del año entrante ‘fiadas’”

En el mismo encuentro, Rodolfo Hernández cuestiona dicho gasto diario de la presidencia, a lo que dice: “¿En semejante despelote, debiendo todo? Con unas finanzas en 60% del presupuesto del año entrante 'fiado', aumentando los intereses.”

De acuerdo con los datos presentados en diciembre de 2021 por el Banco de la República, con corte a septiembre de 2021 la deuda externa del país se ubicó en el 52,5% del PIB con US$165.561 millones. El aumento fue de US$11.053 (7,2%) respecto a diciembre de 2020.

Además, de acuerdo con el balance del Marco Fiscal de Mediano Plazo, entregado por el Ministerio de Hacienda en junio de 2021, el país cuenta con una deuda pública del 65,1%. decir, que por cada 100 pesos que reciba el Gobierno, debe 65,1 y se proyectaba que este 2021, la deuda interna iba a terminar en 10,2%. La externa es del 52%”, dice Machado.
 

 

(Gráfica: Banco Fiscal de Mediano Plazo, 2021. Ministerio de Hacienda)

El economista Javier Orlando Avecedo señala que la palabra ‘fiar’ no es la adecuada, pues lo único que existe es la deuda en sí. Por su parte, el economista Machado dice que este término no se usa en presupuesto público, correctamente se emplea “financiar con deuda”. 

Acevedo agrega que la deuda pública se divide en la deuda a largo y corto plazo. A largo plazo puede pagarse en un tiempo posterior a un año, y la del corto plazo, debe saldarse en uno o menos de un año. “Es decir, que el Gobierno que entra tiene que pagar la deuda a corto plazo, la cual corresponde al 0,02% del PIB”. 

Por lo tanto, el 65,1% de la deuda pública no debe pagarse en los próximos 12 meses o precisamente durante el periodo del Gobierno entrante, como lo da a entender Rodolfo Hernández. Acevedo explica también que el próximo presidente tendrá que pagar cerca del 30% de la deuda interna, no el 60%. 

Al respecto, vale detallar que la plenaria de la Cámara de Representantes aprobó en segundo debate el proyecto de Ley 158 de 2021 “Por la cual se decreta el Presupuesto de Rentas y Recursos de Capital y Ley de Apropiaciones para la vigencia fiscal del 1o. de enero al 31 de diciembre de 2022”, en el que se define un presupuesto aforado en $ 350.4 billones de pesos. 

Y efectivamente la deuda pública es el principal gasto de tal cifra. A esto le siguen las pensiones de 2 '300.000 personas, que le cuestan cerca de $50 billones anuales al país. En el presupuesto también se incluyen transferencias a los municipios y departamentos por medio del Sistema General de Participación para salud, vivienda y agua potable. También se paga educación, salud y defensa. 

En conclusión, esta afirmación es verdadera, pero inexacta, ya que las cifras dadas por Rodolfo Hernández no coinciden con las registradas por el Ministerio de Hacienda ni con el funcionamiento de la deuda pública de Colombia. Por tanto, la calificamos como Cuestionable.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 26 Agosto 2020

Colombia sí fue portada del NYT, pero no ‘por la pobreza que ha traído Duque al país’

Por Laura Bayer Yepes - RedCheq

Es cierto que Colombia salió en el periódico estadounidense, pero hace más de un mes y la publicación original no habla de las medidas que ha tomado el gobierno ante la crisis económica generada por el COVID-19.

Un mensaje compartido más de 3.000 veces en Facebook, y reenviado varias veces a través de WhatsApp, afirma que “Colombia es portada del New York Times por la pobreza que ha traído Duque al país”. 

Agrega, además, que “uno de los periódicos más importantes del mundo [The New York Times]” revela “la pobreza en el país por causa de la pandemia y las pocas medidas que ha tomado el ‘presidente’ Duque para salvar a los más vulnerables de la hambruna”.

En el mensaje, se puede observar un fragmento de la portada de la edición impresa de The New York Times del 12 de julio de 2020, en el que se encuentra la fotografía de un niño con un tapabocas, captada en Bucaramanga por el fotógrafo Federico Ríos, acompañada de un pie de página que describe el éxodo inverso de refugiados venezolanos en medio de la pandemia del COVID-19 y debajo de este, un artículo titulado “En pandemia, para los pobres de Colombia, la esperanza ha terminado”.

Desinformación

El texto con el que circula la fotografía pertenece al portal pluralidadz.com, en el que se afirma que “la pandemia e Iván Duque tienen a los colombianos más pobres según The New York Times”.

Colombiacheck califica esta publicación como cuestionable, pues aunque un reportaje que tuvo como escenario a Colombia sí salió en el diario estadounidense el mes pasado, el mensaje con el que se está difundiendo la portada no corresponde al contenido publicado por el periódico. 

La fotografía y la información de la portada, como ya lo habían anotado nuestros colegas de La Silla Vacía, se refieren a un reportaje que cuenta diversas historias en diferentes ciudades de Colombia sobre lo que la pandemia por COVID-19 ha significado para los colombianos de más bajos recursos y los refugiados venezolanos en el país. 

Al verificar el artículo completo que salió en The New York Times, llamado “La pandemia amenaza con ampliar la desigualdad en América Latina”, hecho por las periodistas Julie Turkewitz y Sofía Villamil, y el reportero gráfico Federico Ríos, se puede constatar que no relata ni describe hechos, causas o consecuencias de las decisiones del Gobierno para intervenir los efectos de la pandemia en la economía del país. 

En cambio, el reportaje desglosa historias de colombianos y venezolanos en Bogotá, Medellín, Bucaramanga y Cúcuta, las ciudades que las reporteras recorrieron en su viaje de recolección de entrevistas y fotografías. Cuentan cómo una mujer recicladora se quedó sin sustento porque sus clientes cerraron; cómo un cultivador de fresas debió tirar su cosecha y despedir a sus recolectores; cómo familias venezolanas pasaron las noches en parques, plazas y terminales de transporte esperando regresar a su país, entre otras experiencias que ejemplifican los efectos de la llegada del COVID-19 a Colombia. Pero no mencionan que esto sea consecuencia de “la pobreza que ha traído Duque”.

Por lo tanto, las afirmaciones del mensaje que circula por la cadena de WhatsApp, como “Dolorosa publicación que le dio la vuelta al mundo y deja mal parado a las políticas sociales del presidente de Colombia Iván Duque” y “El reportaje indica que Colombia deberá iniciar de nuevo”, constituyen una opinión del emisor original de este mensaje y hacen que esta publicación sea cuestionable.